Los mejores trenes de juguete para pequeños

La industria juguetera ya intuyó, desde finales del siglo XIX, el filón que tenían los trenes, un juego que se ha desarrollado en paralelo a la aparición y evolución de la locomotora. De hecho, se han editado compilaciones y dedicado decenas y decenas de exposiciones a la historia del juguete ferroviario en España.

Expertos en la materia, como miembros del Museo del Ferrocarril en Madrid, destacan diferentes periodos cronológicos en la fabricación de este juguete tan popular que hoy prosigue siendo uno de los regalos estrella de las Navidades.

Desde su aparición, allá por la última década de 1800 (donde los trenes se fabricaban de manera artesanal por jugueteros nacionales), y hasta nuestros días, donde el mercado está copado por firmas extranjeras, ha llovido mucho.

Merece la pena pasarse por determinados museos que existen a lo largo y ancho de nuestra piel de toro para disfrutar de las compilaciones y las maquetas que cobijan entre sus paredes.

El Museo del Ferrocarril de Madrid, el Museu del Ferrocarril de Catalunya, la Fundación del Museo Vasco del Ferrocarril, el Museo do Ferrocarril de Galicia, el Museo de Castejón o el Museo del Ferrocarril de Asturias son determinados de los más señalados.

Pero el tren no queda circunscrito a exhibiciones museísticas. La fiebre por estos medios de transporte es tal que, en 1963, se formó la Federación Española de Asociaciones de Amigos del Ferrocarril, una entidad no lucrativo que reúne prácticamente a la totalidad de las Asociaciones de Amigos del Ferrocarril de España.

Hoy superan el centenar. Y no es para menos, teniendo presente que los trenes de juguete, concebidos para los pequeños, empezaron a ser demandados por los adultos, que tienen el modelismo como uno de sus hobby.

Y, ¿por qué atraen tanto? En principio, como todo juguete, el tren es una fuente de divertimento.

Además, y esto lo destacan los propios museos en sus talleres para los institutos, los estudiantes desarrollan la creatividad, aprenden (en el caso de los párvulos, por ejemplo, los horarios, los números o las señales), y asimilan determinados de conceptos relacionados con los medios de transporte. Igualmente, el hecho de montar y poner las piezas ya es un ejercicio psicomotriz fabuloso.

A tener en cuenta

Antes de hacer clic en la adquiere de un tren de juguete, asegúrese de comprobar tres particularidades esenciales:

– La edad recomendada. Hay pequeños que tienden a morder, chupetear o lanzar los juguetes. Por eso hay que poner singular cuidado en descartar modelos con piezas enanas o afiladas que pongan bajo riesgo al menor. Además, los pequeños menores de seis años no tienen desarrollada su motricidad fina.

– El número de piezas que contiene el juguete. Será un factor determinante en el momento de la creación y entretenimiento. Las posibilidades de juego y el tiempo dedicado a él aumentan cuantas más piezas incorpore.

– El material del que está fabricado. De esto va a depender la durabilidad del juguete. No resistirá lo mismo un tren de plástico que de metal.

El mercado ofrece rebosantes modelos. En la próxima comparativa nos hemos centrado en trenes de juguete que tienen una relación calidad-costo excelente (desde 20 y hasta más de 200 euros) y que engatusarán a los futuros maquinistas de la casa.

El preferido: Pequetren Renfe Ave

Pequetren es una compañía de españa que lleva fabricando trenes eléctricos de juguete a baterías desde principios de los años 80. Su misión es “extender el entusiasmo por los trenes eléctricos” desde la infancia.

Todos sus trenes son Made in Spain y están fabricados con materiales de calidad que los dotan de gran realismo, consiguiendo producciones precisas de los trenes de TALGO y RENFE.

Entre los rebosantes y variados modelos destaca como el favorito el tren de alta velocidad Renfe Ave. El bulto incluye una maqueta y un enorme circuito de 6,5 metros que podrán edificar a su gusto, toda vez que las vías queden bien conectadas.

Un consejo que dan los especialistas es extremar las cautelas al encajarlas por el hecho de que los enganches son frágiles y pueden romperse si se ponen mal.

Sin embargo, uno de los puntos fuertes que tiene este tren y que contrarresta los posibles aspectos negativos del montaje de vías es la alta velocidad sin descarrilar que puede conseguir.

Además, el alto grado de detallismo le hace sumar puntos. Contiene un diorama como paisaje que viene acompañado de: turismos de diferentes tipos, señales de tráfico, pasos de nivel con barreras, un túnel de cartón, una estación, un centro de salud, un parque de bomberos, etc. Un kit realmente completo.

Es 100% eléctrico, pero las pilas (2AA) no vienen incluidas con el juguete con lo que habrá que adquirirlas aparte. Una buena idea es adquirir baterías recargables que sirven para muchos usos.

El rango de edad recomendado por el fabricante es desde 5 años de ahora en adelante aunque, con completa seguridad, los adultos disfrutarán de este juego tanto como los pequeños.

Siendo la opción mejor tiene determinados peros que también es justo comentar:

• La locomotora hace bastante estruendo, con lo que si el juego es prolongado, puede resultar molesto.

• El botón on/off está en el propio tren y para pararlo hay perseguirlo.

Y en la parte positiva, los expertos en el ferromodelismo destacan los trenes de Pequetren por el gran servicio de postventa que ofrece a sus clientes si brota algún género de inconveniente.

Una buena alternativa: Lego City tren de pasajeros de alta velocidad

Este tren aerodinámico de Lego City es un sueño para los auténticos apasionados de los trenes y las construcciones. Como habitúan, los productos de Lego estimulan la curiosidad, la imaginación y el intelecto. Si a esto le sumamos la excelente calidad, el resultado es un producto 10.

A diferencia del Ave de Pequetren, este modelo se maneja por medio de control recóndito por medio de infrarrojos de 8 canales. Y tiene 7 velocidades que dejan parar el tren en la estación de paso para recoger otros pasajeros y en los pasos a nivel, tal como si de un tren de verdad se tratara.

Que funcione con mando es super práctico por el hecho de que no hay que tocarlo para empezarlo o pararlo. Además, los vagones se conectan con imanes con lo que, si alguno se desprende, solo habrá que echar marcha atrás para volver a engancharlo.

El tren de pasajeros de alta velocidad de Lego City es un juguete con el que se puede interactuar de múltiples formas por el hecho de que sus pequeños detalles invitan a crear historias emocionantes.

Por ejemplo, al levantar el techo para situar al maquinista se puede observar su panel de instrumentos; los vagones tienen asientos y mesas; y se incluyen las figuras del maquinista, el viajante y el corredor como un mapa de servicios ferroviarios, una camioneta y una carretilla elevadora.

Viaja por una ruta circular compuesta de 16 tramos encorvados y 4 tramos rectos que completan un espacio de 70,4 centímetros de ancho y 95,9 de largo. El motor integrado a la locomotora se conecta a una caja que requiere 6 pilas AAA (no incluidas).

La única queja de este modelo es que su costo es el más elevado de esta comparativa, con diferencia, y por eso no está puesto primeramente. Le gana el Ave de Pequetren por el hecho de que tiene un costo asequible a todos los bolsillos manteniendo una deliciosa calidad.

La edad apropiada para este género de juguete es de 6 a 12 años.

El mejor para datas navideñas: Christmas Train Set de The Twiddlers

En esta guía de adquiere no podía faltar el tradicional tren navideño para poner alrededor del árbol de Navidad.

Se trata de un juguete, pero también de un factor decorativo que convertirá el salón de la casa en el más original. Sorprenderá a los convidados y sostendrá a los pequeños entretenidos.

Entre todos los modelos que existen en el mercado destaca el bulto de 11 piezas de The Twidlers. Este modelo cuenta con sonido y luces que lo hacen realista, y una pista de 330 centímetros de largo con la que rodear los árboles de mayores dimensiones. Además, es realmente simple de instalar en tanto que marcha con 2 pilas AA, que no vienen incluidas.

Es el mejor modelo de tren para el árbol de Navidad en relación calidad-costo, y un bonito regalo para todas las edades.

El preferido para los más pequeños: Brío- Gran locomotora + bulto de vías de madera + campana imantada

La marca sueca Brio se identifica por diseñar juguetes con líneas limpias y simples que despiertan la creatividad y la imaginación de los pequeños de la casa.

Los aspirantes a maquinistas lo pasarán en grande con esta gran locomotora que hace “chu-chu”, tiene luces y expulsa vapor al apretar un botón.

Lo ideal es rodarlo sobre el bulto de vías de madera de la misma marca y que se vende por separado. Pero si se prefiere un juego libre por todos los rincones de casa, con pulsar un botón instalado en la parte superior va a pasar de ser un juguete eléctrico a un juguete manual con ruedas giratorias. ¿A que es una brillante idea?

Para ampliar el juego, Brio vende muchos accesorios entre aquéllos que los especialistas destacan la campana que suena al pasar la locomotora. Lo asombroso es que no precisa pilas por el hecho de que los imanes la hacen marchar.

Aunque la edad recomendada por el fabricante es desde los 6 años, este modelo pueden emplearlo de forma perfecta pequeños menores por el hecho de que es robusto y soporta los temibles golpetazos. Tan solo hay que prestar atención para que no intenten rodarlo si está en modo eléctrico y evitar, así, que al forzarlo pierda la tracción.

Las vías

La campana

El mejor costo: Internet tren con vapor

Este colorido trenecito con locomotora de diseño tradicional se convertirá en uno de los juguetes preferidos sin hacer un enorme desembolso.

Al igual que el modelo de Lego City, marcha con control recóndito con el que dirigir la marcha y encenderlo o apagarlo.

Tan solo es necesario agregar las 2 pilas recargables AA que incluye el set, y esta operación puede hacerse con el cable cargador de entrada USB (también incluido).

Lo más chulo de este tren es que expulsa humo por la chimenea al rato de comenzar a marchar, además de esto de generar el propio sonido del tren cuando las ruedas chocan contra el acero.

La locomotora viene acompañada por 3 vagones y 12 tramos de vías que forman un circuito circular bastante extenso, con 103 centímetros de largo y 78 de ancho.

Los detalles son increíbles, con uno de los vagones para el transporte de lignito y otro con tejado a dos aguas dedicado a los pasajeros.

Última actualización el 2019-12-04 at 12:00 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados