Los mejores transportines para gatos (o perros pequeños)

gato transportin

Los dueños de los gatos saben lo difícil que es meter (a veces) a su mascota en un transportín, y de ahí lo preciso que resulta este artículo. Porque un transportín es la forma más eficaz de llevar al minino al veterinario o de vacaciones, sobre todo sabiendo, como sabemos, que los gatos habitúan a ser asustadizos y se corre el riesgo de fuga o de un accidente mayor si uno se encuentra en un vehículo.

De ahí que la principal función del transportín sea, sobre todo, la protección y la comodidad. Como la que ofrece Yimidear.

Lo que debemos tener en consideración

Todos tenemos la imagen del transportín tipo: de plástico y enrejado. Sin embargo, el mercado de las mascotas oferta un sinfín de modelos para todos los gustos y necesidades. Los especialistas, tanto vendedores como veterinarios, aseveran que hay varios aspectos esenciales a tener en consideración.

Lo primero es la dimensión del transportín. Para ello habrá que cerciorarse de que el gato puede tumbarse plácidamente, darse la vuelta o entrar de pie sin que deba agacharse al hacerlo.

Además, habrá que fijarse en el material del que está hecho. Es esencial que sea simple de lavar. Algunos modelos son más difíciles que otros: no es exactamente lo mismo el plástico que el poliéster o el mimbre, por ejemplo.

La ventilación es una de las claves. Los agujeros o rejillas no solo dejan la ventilación del habitáculo, sino le dotan al dueño de una visión de lo que hace su gato.

Por último, el peso es una característica que se deberá tener en consideración, en especial si uno viaja a menudo y lo hace acompañado de su mascota. Un transportín pesado puede entorpecer el movimiento y el desplazamiento de la persona por lugares frecuentados, como lo es una estación.

En la próxima comparativa se aportan diferentes modelos, que cubren todo género de necesidades y gustos, para que la adquiere sea satisfactoria.

Yimidear, la opción preferida al mejor costo

Si se busca un modelo fácil, transpirable y de poco peso (800 gramos), la marca Yimidear brinda un transportín que recoge todas estas características particulares y a un bajo costo.

Hecho de plástico, paño y EVA (un material flexible) ofrece la seguridad que precisa la mascota en los viajes o en la visita al veterinario.

Además, su simple montaje mediante cremalleras no va a suponer ningún inconveniente. Lo mismo que si se quiere guardar por el hecho de que ocupa espacio y no se usa a menudo. La placa de abajo es desmontable para una simple limpieza.

El diseño, si se equipara con el resto bolsas, resulta vivaz y alegre con sus estampados de flores y con la posibilidad de elegirlo en tres colores: beis, rosa y gris.

El único inconveniente de este producto es que no está recomendado para animales inquietos y que tiendan a morder.

La una parte de arriba puede resultar algo enclenque teniendo presente que hay unos agujeritos para facilitar el aireado y el gato puede meter el morro.

Por último, tenga en mente que si se desplaza en aeroplano, los transportines deben cumplir con la normativa IATA sobre la seguridad en el transporte. Para eso, este no es la opción mejor.

BPS, el mejor modelo para viajar en aeroplano

No todos los transportines sirven para viajar en aeroplano. Los habitáculos deben cumplir una serie de reglas de seguridad para que las mascotas viajen en condiciones ideales y no causen ningún inconveniente.

Por eso, los transportines tradicionales habitúan a ser la opción mejor. BPS dispone de jaulas de tres tamaños fabricadas en plástico y con puertas metálicas resistente a los impactos. Los laterales están perforados para mejorar la ventilación.

Como ya se ha mentado en la introducción de esta comparativa, para determinadas mascotas acostumbrarse a la bolsa de transporte es un calvario. Sin embargo, cuando lo hacen, la asocian a un lugar familiar por el olor y seguro, por el hecho de que los aísla de los ruidos y de las personas ignotas.

Es clave, por ende, que el cajetín de transporte no tenga un solo acceso de entrada y salida. Esto dejará que, al acudir al veterinario, el especialista pueda coger al gato sin mayor complicad o, incluso, manipularlo y hacer un diagnóstico sin sacarlo.

Esta es otra de los beneficios de modelos como BPS, en tanto que los laterales pueden abrirse y la una parte de arriba puede retirarse. Muy cómoda de adecentar, por otro lado.

El peso roza el kilogramo, pero en estos modelos es lo normal.

Ewolee, un modelo ‘manos libres’

Los dueños que demanden tener las manos libres y no cargar el peso en un brazo, tienen en la mochila Ewolee un complemento perfecto.

Compatible con la mayoría de las líneas aéreas, está fabricado con materiales de nylon resistentes al agua, a la abrasión y a las posibles mordeduras.

Incorpora una hebilla para anudar a la mascota y que no se escape. Además, dispone de una malla transpirable en el frente y en la parte superior para mejorar la ventilación y, de paso, ver qué hace el minino.

La base, aunque no es muy recia, es suficientemente estable para animales de poco peso.

Es una forma moderna y prudente de llevar a la mascota bien sea de viaje o para hacer la adquiere. Su peso de 800 gramos no será un enorme inconveniente, aunque tras un rato puede llegar a cargar la espalda.

Petcomer, un trolley muy práctico

En el mercado de los transportines para mascotas ha pasado lo mismo que con las mochilas para llevar libros. La carga que debían aguantar los escolares a la espalda acabó por poner de tendencia el trolley.

Por eso, ahora también existen modelos como el que plantea Petcomer para transportar a los gatos o bien otros animales de compañía.

Al igual que el modelo precedente, dispone de mallas transpirables tanto en la una parte de arriba como en los laterales, y un pasador en el interior para enganchar el collar del gato y mantenerlo quieto.

Una de los beneficios de este modelo es que tiene dos bolsillos exteriores de gran amplitud para meter el alimento, el comedero o unas toallitas. Además, se puede doblar para que no ocupe tanto lugar.

Se puede emplear como carro o mochila. Aunque los especialistas advierten que es un transportín poco estable si se deja en el suelo y es mejor apoyarlo contra una pared.

PawHut, el más económico

Rebajas

La marca PawHut ha lanzado al mercado hace parcialmente poco un modelo con asas y correa graduable a un costo muy asequible.

Es un transportín básico, plegable en apenas unos segundos, lavable y simple de adecentar gracia a su tela Oxford.

La única queja de este transportín es que el fondo es algo blando, con lo que puede resultar algo incómodo para un gato que tenga un peso sobre lo común.

Última actualización el 2019-12-04 at 18:50 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados