Los mejores timbres inalámbricos

El timbre eléctrico, que se ideó en el siglo XIX por el científico Joseph Henry, se comenzó a popularizar entre las familias pudientes décadas después. Aquellas armonías que acompañaban al pulsar un interruptor no dejaron indiferente a nadie y hoy la mayoría de las residencias cuentan con uno.

Pero los avancen tecnológicos ofrecen hoy modelos inalámbricos para comercios, oficinas, fincas, unifamiliares o naves. Aunque su empleo se ha extendido y ciertas personas lo usan cuando se precisa, por ejemplo, la atención de un cuidador o un camarero.

El éxito del timbre inalámbrico se debe a su simple instalación, que no precisa de cableado, y a su bajo coste. Entre todos los modelos del mercado el elegido como preferido de esta comparativa es el WA659 de Tecknet, un aparato fiable cuyo alcance supera los 250 metros.

Cómo marcha

El funcionamiento de estos gadgets es fácil. Al igual que en la comunicación, hay un transmisor que, en un caso de esta forma, transmite una señal de radiofrecuencia a un receptor enchufado a la red eléctrica y que le hace sonar.

Los fabricantes aconsejan poner el pulsador lejos de zonas y estructuras metálicas para que no haya interferencias en la señal y pueda reducir el rango del alcance.

A tener en cuenta

El alcance

Esta característica es esencial para asegurarse un buen funcionamiento. En las especificaciones técnicas del aparato encontrarás un rango de alcance elevado que, por lo general, cambia entre los 150 y los 300 metros. Esta medida es real en campo abierto y es un alcance tan alto para que desde la puerta hasta la otra punta de la casa funcione.

Pero no olvidemos que las puertas y paredes son obstáculos que dismuyen la señal. Para un piso o bien oficina será suficiente con un modelo de menor rango; si, por contra, quieres ponerlo en una casa de múltiples plantas o en una nave industrial vas a deber decantarte por los timbres de mayor alcance.

Las funciones

Además de generar una señal sonora, una luz LED la acompaña de forma intermitente cada vez que alguien llama. Este aspecto es esencial para personas con pérdida de audición o locales con mucho estruendo de fondo como peluquerías, talleres o fábricas. También tienen múltiples niveles de volumen para acomodar el sonido a la hora o momento del día y disponen de múltiples armonías.

La batería

El transmisor puede marchar con pilas que, normalmente, vienen incluidas, o con una batería que autogenera electricidad cada vez que se pulsa el timbre. Aunque las dos opciones son buenas, los modelos sin pilas tienen una durabilidad fiable durante mayor tiempo. No obstante, el consumo de batería es tan nimio que si optas por un timbre con no vas a deber preocuparte en mudarlas en múltiples meses. Todo va a depender, obviamente, del empleo que se le dé.

La instalación

Poner en marcha uno de estos aparatos es cuestión de escasos minutos. El transmisor se queja con una cinta de doble cara, aunque se incluyen tornillos para fijarlos a la pared. La unidad (o unidades receptoras) se enchufa cualquier red eléctrica. Así de fácil y cómodo.

La impermeabilidad y el factor de protección

La mayoría de timbres se encuentran a la intemperie y deben aguantar las inclemencias del tiempo, como evitar que el polvo se cuele dentro y estropee el aparato. Por esta razón, las marcas fabrican los timbres impermeables, como los de esta comparativa, y con un índice de protección (IP) elevado que evita la entrada de micropartículas.

Ahora que conoces cuáles son las características particulares, encuentra en la próxima guía el que más se adapte a tus necesidades. Nuestro consejo es que no te dejes llevar tanto por la estética (todos ellos están diseñados con gusto) sino por la funcionalidad. Por en torno a 20 euros comprarás con aparato fiable y durable.

El preferido: TECKNET WA659

El timbre inalámbrico elegido como preferido ha sido desarrollado por TeckNet, una marca británica que, desde 2005, comercializa aparatos electrónicos y además informáticos de toda clase.

Los timbres inalámbricos son uno de sus mejores productos y, entre su variado catálogo, destaca el modelo WA659 por su fácil instalación y la eficiencia de sus funciones.

Está compuesto, por un lado, por un transmisor que se pon en el exterior de la residencia o del comercio por medio de una cinta de doble cara o atornillándolo a la pared. Y por el otro, por dos receptores que se enchufan a cualquier toma de corriente estándar.

La idea de que incluya dos receptores es idónea para residencias de múltiples plantas, oficinas o guardes. Además, tienen un rango de 250 metros de alcance y 64.000 códigos de encriptación que evita el acople con otros aparatos electrónicos y, en consecuencia, las temidas interferencias.

No obstante, si no precisas de más de dos receptores se puede adquirir el modelo simple con un transmisor y un receptor.

El transmisor marcha con pilas que, conforme la opinión de los usuarios, marchan durante al menos un par de meses. Para ahorrar y acudir con el medio ambiente siempre y en todo momento se aconseja adquirir baterías recargables cuando se hayan consumido las de origen.

En cuanto al sonido, el W659 deja elegir entre 32 armonías diferentes, como ajustar el volumen en cuatro niveles que fluctúan entre los 25 y los 85 decibelios. Incluso se configura para que cada receptor emita una armonía diferente.

Asimismo, los receptores emiten una luz LED azul intermitente al paso que reproduce el sonido. Esta particularidad es espléndida para las personas que tengan pérdida de audición o para lugares como talleres o fábricas donde el estruendo se convierte en un auténtico inconveniente.

Sin duda, el TeckNet W659 se ha ganado el título de preferido merecidamente debido a sus estupendas posibilidades y a su coste, que no alcanza los 20 euros.

El de mayor rango: GOVEE H7204

Rebajas

El segundo de los timbres inalámbricos de esta guía es la opción mejor para quienes precisan conseguir el mayor rango posible. Buscando entre cientos y cientos de modelos y ayudados por la opinión de los especialistas nos hemos decantado Govee, una marca novel con menos de tres años de andanza, pero cuyas ventas se han disparado exponencialmente.

Govee ha alcanzado su éxito gracias a un equipo exclusivo de I+D centrado en reunir sus sacrificios para crear dispositivos cuyas funciones faciliten la vida de un hogar inteligente.

El H7204 se compone de un transmisor y dos receptores, de igual modo que el favorito de TeckNet. Pero la diferencia principal reside en su señal de mayor rango que alcanza los 300 metros.

La forma de instalar es idéntica. El transmisor se pon por medio de un autoadhesivo de doble cara o por medio de tornillos; al paso que que los receptores se enchufan a la toma de corriente. Incluye hasta el destornillador para soltar los tornillos de la tapa trasera del transmisor.

Para su recomendable funcionamiento, el pulsador precisa pilas (ya incluidas) que habrá que substituir con el tiempo. Aunque no hay por qué preocuparse: el consumo es tan bajo que las baterías tienen una larga autonomía.

Tiene 36 armonías y 5 niveles de volumen (desde 0 hasta 85 decibelios). Incluso puede anularse el sonido y que el aparato emita solo su luz de flash LED de forma fácil observable. También se puede programar la armonía y el volumen de cada receptor.

Su diseño y acabado está más cuidado que el de TeckNet. Un perfil en plata y unas esquinas sutilmente redondeadas le dan un aspecto bien elegante.

Diseño de calidad: iKALULA

El tercer puesto lo ocupa un timbre inalámbrico que, además de esto de marchar estupendamente, cuenta con un bonito y moderno diseño. Quienes cuiden este género de detalles en su hogar o lugar de trabajo probablemente hallarán en el modelo de iKALULA su preferido.

Al igual que los dos precedentes, cuenta con dos receptores para ponerlos en diferentes lugares. Pero lo que destaca de ellos es su atrayente diseño, en color negro o blanco a elegir, que los transforma en una pieza decorativa en cualquier rincón donde se pongan.

El pulsador, con unas dimensiones algo mayores que las de sus contendientes, está fabricado con plástico ABS muy resistente y de larga durabilidad.
iKALULA es una marca responsable que ha pensado en la mejor forma de ahorrar y respetar el medio ambiente. Por eso, el transmisor no precisa de pilas para su funcionamiento en tanto que autogenera electricidad por sí mismo.

En cuanto a las características particulares de empleo puedes elegir entre 51 armonías y acomodar el volumen de cada receptor en cuatro niveles que fluctúan entre los 25 y los 85 decibelios. También incluye aviso luminoso con luces LED de color azul.

Si bien sus ventajas son muchas, este modelo no tiene tanto alcance como otros en tanto que su rango es de 150 metros. Aunque como ya se ha mentado quizás resulte suficiente para un piso o una residencia de una planta.

Por último, cuando a la instalación se refiere, es tan fácil y veloz como el resto. El interruptor de ancla a una superficie por medio de una cinta adhesiva o unos tornillos y anclajes incluidos en la caja y los receptores se conectan a un enchufe.

Sencillo y de calidad: MLITER

Quizás el fácil diseño del timbre de MLITER no sea su aspecto más relevante, pero tiene ciertas características particulares que lo transforman en un aparato funcional y durable.

La primera es que no requiere el uso de baterías para el pulsador en tanto que su diseño autogenera energía. Asimismo, tiene un grado de protección frente al polvo y la lluvia IP55 superior a los tres modelos de timbre precedentes.

También es el modelo con mayor cantidad de tonos: 58 nada menos. Incluye canciones de Navidad, armonías variadas y tonos tradicionales como el ding-dong. Los usuarios y especialistas valoran, además de esto de esta función, que en el caso de generarse un corte del fluido eléctrico la memoria guarda la última armonía y nivel de volumen elegidos.

Como el resto de aparatos cada receptor tiene su configuración tanto del tono como del volumen que se regula en cuatro niveles desde los 25 y hasta 85 decibelios.

Las personas con adversidades auditivas o los trabajadores en salas con exceso de estruendo valorarán las luces LED intermitentes que acompañan al sonido.

Por último, ofrece un alcance de 150 metros de distancia al aire libre y se instala como el resto de timbres.

El mejor coste: OMERIL

Otra empresa novel que se ha subido al carro de la innovación es OMERIL. Su escalada en el mercado se debe a unos productos de muy alta calidad a costes muy competitivos. Un binomio que se ha ganado la confianza de los especialistas y los clientes.

Se trata, a diferencia de los otros cuatro timbres, de un modelo fácil con un receptor y un transmisor cuya señal alcanza hasta 150 metros. Dispone de 52 armonías y cinco niveles de volumen que dejan silenciarlo o ir ampliando el tono hasta los 110 decibelios, el más alto de esta comparativa.

El pulsador no precisa pilas para su funcionamiento. Al presionarlo genera la electricidad y, en consecuencia, no precisa de baterías ni gastos extras.

Los especialistas destacan que marcha estupendamente incluso con la climatología más desfavorable y las temperaturas más extremas (desde -20ºC hasta 60ºC).

Al igual que el resto, emite una luz LED al paso que suena el timbre; pero, en un caso de esta forma, el color se elige entre cinco opciones diferentes.

La instalación no difiere del resto de timbres inalámbricos y, en este sentido, resulta tan fácil que no te demandará más de diez minutos para poner este fabuloso aparato en marcha.

Última actualización el 2020-03-13 at 16:10 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados