Los mejores termostatos digitales inteligentes

photo  babcbd

Mucho se habla hoy día de la relevancia de la eficiencia energética y el impacto en el medio ambiente. También se hacer referencia al ahorro energético que esta eficiencia nos deja.

La pregunta que sigue es ¿de qué manera podemos llevarla a la práctica? La contestación es fácil: valiéndonos de aparatos como los termostatos, que nos asisten a medir la temperatura del hogar.

Los especialistas han escogido determinados de ellos, y entonces de múltiples mediciones han optado como el favorito al termostato inteligente Nest Learning. Ahora es suficiente con aprender de qué forma marchan para llevar buenas prácticas energéticas.

¿Por qué un termostato?

No se trata solo de un instrumento interesante y curioso que podemos sumar al hogar, bien empleado y bien aprovechado, es una herramienta estupenda que nos dejará emplear de forma más racional la energía, contribuyendo no solo a la eficiencia energética sino al ahorro en nuestra factura de la luz.

En muchos hogares la calefacción a lo largo del invierno, puede suponer hasta un 50% del consumo total de la energía, tratándose más en el caso de las familias numerosas o de casas muy grandes. Un termostato en estos casos es un aliado para ahorrar energía.

Si nuestro sistema de calefacción es por medio de calderas de gas, gasóleo o pellets podremos hacernos con cualquier termostato,; solo bastará con prestar atención a al compatibilidad.

¿Qué es un Termostato?

Es un dispositivo que nos deja aumentar o reducir la temperatura de un espacio. Seguramente nos suene conocido de ciertas salas del instituto, aunque estos se caracterizan o caracterizaban por ser analógicos y regularse por medio de una rueda.

Su funcionamiento reside en permitir la apertura o el cierre del circuito eléctrico en función de nuestras necesidades de temperatura; se conectan a la caldea y activando o desactivando el sistema de calefacción.

Los modelos más actuales son digitales, dejando podre regular los grados por medio de botones y ver la información en una pantalla.

Más allá de la labor que realice el termostato, es esencial que nosotros seamos siendo conscientes del manejo de la temperatura, puesteo que al fin y al postre, el termostato hará lo que nosotros le afirmemos. Un buen factor, es saber de qué manera se manejan las temperaturas en el hogar:

  • La temperatura de inercia es aquella que existe “de base” en todas las casas, está sosten el aislamiento que tenga nuestro hogar, los materiales de construcción, la ubicación, el moblaje, etc.
  • La temperatura de confort, es con la como nosotros nos sentimos a gusto en el hogar, la conocida sensación térmica.
  • La temperatura media, es la diferencia entre la de inercia y la de confort; y es realmente la más esencial de cara al ahorro energético, pues para que se genere la auténtica eficiencia, la diferencia entre una y otro no debe superar los 5º. Si nuestra temperatura de confort es de 25º, debemos procurar que la de inercia no baje de los 20º.

A tener en cuenta

No todos los termostatos son iguales, ya hemos visto que los precursores han sido los analógicos, pero incluso de esta manera entre los modernos de hoy día, podremos hallar los programables y los inteligentes.

Los termostatos programables, también conocidos como cronotermostatos, dejan que podamos preestablecer una temperatura específica para un determinado horario y momento, su encendido o apagado, o dejarlo en suspensión si nos ausentamos por determinados días.

Nos dejan programar una agenda diaria, semanal o estacional; conforme a nuestras demandas. Por ejemplo, que la habitación esté a 25º, de lunes a viernes por las mañanas y por las noches.

Seguramente hayamos empleado este género de termostatos, pues son los más frecuentes en los hogares de hoy día y vienen asociados a la caldera.

Un paso más son los termostatos inteligentes, que usando cálculos basados en algoritmos de confort, eficiencia y temperatura; pueden identificar el gasto que energético y contribuir al ahorro, inspeccionar remotamente la temperatura, conocer las condiciones climatológicas, y obviamente poder establecer programaciones al día, semanales, mensuales, etc.

Claro que cada termostato inteligente tiene sus particularidades, les dejamos ciertas para que puedan orientarse en el momento de elegirlos:

  • Inalámbricos o fijos: Lo ideal es que el termostato quede en un mismo lugar en una misma habitación, de todas formas muchos se valen de los inalámbricos como una segunda opción, por ejemplo para trasladarlos de una casa a otra, o para estancias de importante tamaño.
  • Calor o frío-calor: Dependerá de nuestro sistema de climatización, pues van asociados. No debemos cometer el fallo, de que en el caso de tener un sistema de climatización frío-calor, equipara un termostato exclusivo de calor, nos compensará más uno que abarque las dos opciones.
  • El precio: cuánto más complejo, más posibilidades, diseño, marca y demás; más atrayente pero también más costoso.
  • Conectividad: Su funcionamiento por norma general es por medio de la tecnología WiFi, pero ya sabemos la guerra que da muchas veces esto. Un truco es mirar las aplicaciones a las que están asociados, y leer si entre los comentarios los fallos de conexión son muy frecuentes.
  • Diseño: Si más luz en la pantalla, si negro, mejor blanco, mejor líneas simples, que sea atractivo; a gusto de cada uno de ellos o sujeto a capacidad presupuestaria.

El preferido: Nest Learning

Como su nombre lo apunta en inglés “Learning”, es por el hecho de que aprende de nosotros mismos. Memoriza la temperatura que elegimos cuando estamos en casa, y al irnos la baja automáticamente. Al ir ajustando la temperatura durante el día, el termostato aprende esas diferencias para entonces ejecutar los cambios por sí mismo. Si nos levantamos a las 8 de la mañana en invierno y queremos la casa a 20º, con el correr de los días el termostato lo aprende para entonces en el momento en que nos levantemos a las 8, la casa ya esté a 20º.

La única desventaja con que aprenda solo, es que para apagar la caldera cuando no estamos se vale del dispositivo móvil, pero ¿qué sucede si el que tiene enlazado el termostato al móvil se va, y el resto nos quedamos?, meridianamente esta función tiene sus inconvenientes y ventajas.

Una solución a lo precedente, es poder manejarlo desde la APP móvil o valernos de los horarios y temperaturas aprendidas; en el caso de alguna urgencia con la caldera, nos va a expedir una alarma, una función que suma un plus de seguridad.

Desde la misma APP, podremos saber el consumo energético que tenemos cada día, para ajustarlo a nuestro presupuesto.

Es compatible con múltiples sistemas de calefacción (gas, diesel, condensación, bombas de calor, etc.) no obstante para el aire acondicionado, determinados especialistas han sentido que dependiendo el aparato o el sistema de enfriamiento no se puede enlazar.

También es verdad que el protocolo de comunicación que usa es el “OpenTherm” y por fuera de este protocolo posiblemente no enlace bien con los sistemas de calefacción y refrigeración. No afectará al funcionamiento en sí, pero vamos a perder muchas posibilidades.

¿Parece un reloj? Si, solo que al ingresar en la habitación se vale de la función “vista de lejos” para que podamos visualizar la temperatura. Cuando no vemos su interfaz de temperatura, se convierte en reloj, pasando prácticamente inadvertido, pues entre el diseño de la interfaz y del termostato es sumamente sobrio y fácil, podremos incluso emplearlo como un objeto decorativo más que buscar un lugar dónde no se vea tanto. Además deja mudar el aro exterior, pudiendo seleccionar el color que mejor combina con nuestra decoración.

La principal desventaja para determinados especialistas, es que su instalación no es intuitiva, de verdad lo aclara el fabricante. Algunos especialistas, con un tanto de paciencia y también información extra lo han instalado ellos, pero si no estamos prácticos en estos temas, lo mejor es un profesional.

Otras opciones

Honeywell T6

Rebajas

Una de las primeras marcas en emplear la tecnología Wi Fi para los termostatos, vanguardista en el desarrollo de espacios automatizados.

En su funcionamiento muy similar al Nest. Permite memorizar los hábitos que tengamos con respecto a la temperatura para entonces replicarlos, pero limitados a no más de 6 ajustes al día.
Se vale de la tecnología “Geofencing” y de la ubicación del móvil, advierte nuestra ausencia y apaga los sistemas de climatización. Claro que el inconveniente es el mismo, ¿qué ocurre cuando se ausenta el que tiene el enlace del termostato al móvil?

Mediante la APP podremos inspeccionarlo a distancia y manejar los datos de consumo, incluso es compatible con el Apple Home Kit, para los entusiastas de la manzana. En estos determinados especialistas no están muy conformes, pues en comparación con otros termostatos, los fallos de conectividad entre el termostato y la aplicación son mayores.

En cuánto a su diseño, asemeja un termostato, no hay posibilidad de disimularlo como el Nest. Y aunque su diseño es muy sobrio y fácil se queda un tanto corto en comparación con otros termostatos de esta gama.

Su interfaz es magníficamente intuitiva tanto desde el panel táctil, pero siempre y en toda circunstancia marcará la temperatura, sin posibilidad de desactivar la vista como el Nest.

Netatmo

Rebajas

Todo lo que al Momit le hace falta cuando a diseño exterior, lo tiene el Netatmo. Si lo situamos a la vera de cualquier objeto decorativo que tengamos por casa, pasa como uno más.

Su interfaz es muy simple, nos señalará de forma muy frecuente la temperatura máxima y la mínima. A lo igual que el resto toma los factores de nuestra rutina diaria para establecer un programa de temperaturas con el objetivo de ahorrar energía.

Las funciones “Auto” de este termostato son un enorme plus, la función Auto-Adapt se vale del aislamiento de la residencia y la temperatura exterior para activar el momento de encendido de la calefacción; al paso que que la función Auto-Alert, nos notificará caso de que registre un funcionamiento anormal en la caldera.

Desde la APP podremos inspeccionar el termostato a distancia y realizar un seguimiento de nuestro consumo, para optimar el gasto energético. Si tenemos en nuestro haber un iPhone o un iPad, siri puede asistirnos a inspeccionar el termostato por medio de la voz.

Aunque no vienen incluidas con el termostato, la marca contempla la posibilidad de ponerle a cada radiador de la casa una válvula inteligente, para enlazar cada uno de ellos al termostato y poder inspeccionar el funcionamiento de forma particular.

Tado V3

Diseño sigiloso, los números de la interfaz pasan prácticamente inadvertidos de esta manera como la forma y color del termostato. Claro que durante el día, es recomendado para personas que tengan buena vista, inconveniente que no tendremos de noche siendo retroiluminado.

Podremos valernos de la APP y del Geolocalizador, para inspeccionar remotamente la temperatura. Incluso podremos inspeccionar múltiples habitaciones de la casa de forma independiente, siempre y en toda circunstancia y cuando nos hagamos con otros termostatos o con las válvulas inteligentes para radiadores compatibles con Tado.

De todas formas, a pesar de los controles ocultos el Tado integra la previsión meteorológica a su sistema de control de temperatura, amoldando la de la casa y contribuyendo a no gastar energía de más cuando afuera nos acompañe el buen tiempo. Es tan eficaz, que si advierte una ventana abierta, va a apagar la calefacción.

Además de un termostato es un asistente, nos mantiene informados por medio de notificaciones, nos ofrece consejos sobre de qué manera mejorar el consumo, y también incluso nos alarma sobre la calidad del aire o en el momento en que una habitación tiene exceso de humedad par que podamos ventilar la estancia.

A diferencia de otros termostatos que solo son compatibles con Siri, este deja vincularse y obedecer las órdenes de voz de Apple Home Kit, Smart Home, Alexa o Google Assistant.

Qiumi

Rebajas

De todos los termostatos, quizás no sea el que más se destaque por una moderna interfaz, pero si hay algo que no podemos negar es que resulta muy intuitiva y nos ofrece una sencillez de empleo que cualquiera puede entender sin recurrir al manual.

Su diseño en sí, es de los más tradicionales. Cuadrado, poco grande y el color blanco favorece que pase inadvertido en cualquier lugar.

Sus sensores como todo termostato son de temperatura y humedad, pero en contraste al Nest no tiene sensor de presencia y iluminación; esto es que para poder visualizar los datos debemos encender la pantalla retroiluminada y ponernos bastante cerca, en tanto que simple golpe de ojo y con tantos datos en la pantalla, le lectura no siempre y en toda circunstancia es veloz. De todas formas al sostener su pantalla apagada, no resta puntos cuando a eficiencia energética.

La programación es muy fácil, incluso mucho mejor desde la aplicación del móvil que desde el propio aparato.
A diferencia de otros termostatos, no es de los que aprenden de nuestros hábitos de temperatura, pero desde el móvil podemos ver la temperatura que hay en casa, encender, apagar o alterar cualquier programación con una contestación instantánea y sin que la wifi de guerra.

Además marcha con perfección integrado con Alexa o con Google Home.

Si en casa se cortase la luz, el termostato vuelve a conectarse sin inconveniente y recupera de la memoria los horarios y programas escogidos, con lo como no deberemos volver a configurarlo.

Según los usuarios, la instalación da un tanto de guerra. Es preciso contar con fase y neutro y la verdad es que no todas las instalaciones de termostatos lo tienen; al menos se puede agregar.

Otra cuestión de instalación es que se trata de un termostato para empotrar a la pared y será preciso hacer roza para ponerlo o bien hacernos con un una caja de superficie para poder montarlo como cualquier otro termostato de superficie.
En determinados casos, para su recomendable funcionamiento resulta necesario pasar los cables de la luz, en tanto que solo con los que viene le termostato no alcanza.

Última actualización el 2019-12-04 at 12:50 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados