Los mejores termómetros digitales

photo  ebea

Cuando nos sentimos mal, lo primero a lo que atinamos es a medirnos la temperatura, tener o no fiebre hará que nos preocupemos aproximadamente por nuestro estado de salud y que actuemos en consecuencia. Para los progenitores, es una información de alarma en los pequeños pequeños y más todavía en tomas.

Poder hacernos con un instrumento que deje tener los datos de temperatura de forma precisa, nos da garantía de calma y seguridad. Para ello, los especialistas han elegido algunos de los termómetros digitales que se encuentran en el mercado, y elegido como el favorito al Braun PRT2000.

¿Por qué un termómetro digital?

Medirnos la temperatura es el paso inicial que damos en el momento en que nos sentimos mal, pues la fiebre acostumbra a ser el primer síntoma que nuestro cuerpo manifiesta frente a una enfermedad.

Si bien es verdad que cada cuerpo tiene su temperatura, sobre los 37,5º, los médicos ya estiman que nuestro cuerpo tiene un estado febril.

Antiguamente nos valíamos de los termómetros de mercurio, pero hace ya algunos años estos están prohibidos, debido a la toxicidad del material que empleaban.

La tecnología nos ha tolerado avanzar hasta conseguir termómetros más precisos, veloces en la obtención de los datos, fáciles de utilizar y que no impliquen el contacto del cuerpo con materiales que puedan ser peligrosos; tal es el caso de los termómetros digitales.

Tipos de termómetros

Los termómetros digitales son dispositivos térmicos resistivos (RTD), que marchan por medio de un sensor llamado termisor, que predice la temperatura por medio de el calentamiento de una resistencia eléctrica, como una lámpara. Se pueden utilizar para medir la temperatura en la boca, las axilas o el recto.

Los termómetros digitales infrarrojos, miden la temperatura del cuerpo calculando la radiación que este emite. Pueden realizar la medición al contacto o no con nuestro cuerpo. Son muy fiables y miden la temperatura de forma muy veloz. Podemos localizar termómetros de esta clase para realizar mediciones de frente, de axilas y de oído.

Ventajas de los termómetros digitales

Los viejos termómetros de mercurio requerían un contacto sensiblemente más directo y preciso que los termómetros digitales, pues dependían de la dilatación del líquido para brindarnos la temperatura. Los termómetros digitales, al marchar por medio de la radiación infrarroja de nuestro cuerpo, dejan medir la temperatura incluso a distancia.

El tiempo de medición con los termómetros digitales es sensiblemente más corto, en menos de un minuto nos lanza la temperatura, mientras que que con los tradicionales, deberíamos esperar de 2 a 5 minutos. Además, muchos modelos digitales cuentan con una señal auditiva, para alertarnos de que la medición ya se ha realizado.

Son sensiblemente más fáciles de utilizar, es suficiente con ponerlos en la parte del cuerpo dónde tomemos la temperatura y conseguiremos el valor en la pantalla. Los viejos termómetros, habíamos de estar sacudiéndolos para bajar el mercurio y que se pongan a “0”, cuidando claro de que no se rompieran y que quedara tanto el vidrio como el mercurio desperdigadas por el suelo. Leer las mediciones, era un curso aparte.

Son de muy, muy bajo consumo, una pequeña pila bastará para múltiples años de mediciones.

Para asegurarnos la durabilidad y precisión del termómetro, lo idóneo es limpiarlo entonces de cada medición. Lo ideal es utilizar una solución aséptica o alcohol. Dependiendo el modelo, pueden traer fundas de plástico tirables, que por mucho que parezcan una tontería, habitúan a ser realmente útiles cuando algún miembro de la familia tiene alguna enfermedad eruptiva infecciosa, como la varicela.

A tener en cuenta

  • Ergonomía: Sobre todo si son de contacto, no deben incordiar durante su empleo. En general todos predominan las formas redondeadas, pues son las que mejor se amoldan al cuero. En los infrarrojos, la ergonomía pasa más por que resulten cómodos mientras que se mantienen con una mano.
  • Señal sonora: La mayoría de los modelos incluyen este género de aviso cuando realiza la temperatura, pero algunos modelos de bajo costo, pueden no incluirla.
  • Batería: Ya aseveramos que su consumo es muy, muy bajo, pero debemos asegurarnos de que al momento de mudar la pila, utilice una que sea fácil de conseguir en cualquier mercado o ferretería.De todas formas, para aportar durabilidad a la batería, muchos cuentan con la función de apagado automático tras algunos segundos.
  • Memoria de almacenamiento: Muchos modelos pueden guardar las mediciones que realizamos, siendo realmente útiles cuando debemos registrar la temperatura durante un periodo de tiempo determinado, para ver su alteración.
  • Precio: Dependerá en gran medida de las posibilidades que tenga, los modelos más básicos no habitúan a ser realmente costosos, pero algunos termómetros infrarrojos si pueden llegar a serlo.
  • Garantía: Sobre todo en termómetros costosos, la garantía tendrá que ser de al menos un año.

El preferido: Braun PRT2000

Braun ya nos tiene acostumbrados a la calidad de sus productos y avances en tecnología. En este caso han desarrollado un termómetro ideal para toda la familia, tengan la edad que tengan.

Basándose en estudios médicos que aseveran que la definición de fiebre cambia con la edad, sobre todo en los pequeños, han desarrollado la tecnología “Age Precision” para acudir a los progenitores en la interpretación de las lecturas de fiebre de los más pequeños.

Permite ajustar la edad de los pequeños y del resto de la familia conforme a tres rangos: 0 a 3 meses, de 3 a 36 meses y de 36 meses de ahora en adelante. La pantalla nos ofrecerá una lectura con un número en grados y se alumbrará conforme con un color determinado, que en conjunto nos ayudará a saber si el número que aparece en la pantalla se corresponde con un estado febril o no.

Su lectura es muy veloz, de solo 8 segundos. Ideal en el caso de los bebés o los pequeños que habitúan a ser bastantes inquietos durante las tomas. Al terminar, emitirá una señal sonora que nos notificará que podremos consultar la temperatura.

Los especialistas apuntan en que aunque poder establecer la temperatura por edad es una cosa que suma, podría mejorarse la forma en la que se elige. Al encenderlo, el termómetro comienza a educar los diferentes rangos de edad en la pantalla y debemos apretar el botón en el momento justo en que aparezca la edad que queremos elegir. Lo ideal sería que seamos nosotros desde el botón, los que movamos el rango de edad. Incluso cada vez que lo encendamos debemos hacer esta operación, pues el rango de edad no queda grabado.

Mediante una pantalla LED retroiluminada, podremos consultar de forma observable y clara la temperatura, además de esto de apuntarnos en todo momento el formato de edad que hemos elegido para evitarnos confusiones.

La punta es redondeada y el cuerpo de plástico flexible (libre de BPA), para que al ponerlo la sensación no de molestias y se acomode de manera perfecta a la parte del cuerpo dónde lo empleemos. De hecho su diseño ha sido premiado.

Una desventaja, es que solo nos deja guardar una sola memoria, la de la última toma; debemos recurrir al papel y lapicero si pretendemos llevar el registro de múltiples días.

Otras opciones

Omron Eco Temp Basic

Otra gran marca conocida, sobre todo en aparatos que sirven para monitorear nuestra salud como los tensiómetros, con lo como podremos fiarnos de él.

Sin embargo, muchos especialistas han tenido dudas cuando a su precisión, pero el inconveniente no reside en que sus medidas no sean fiables, sino en que la señal sonora que emite para informarnos de que la toma ha finalizado, acostumbra a llegar a ser antes del tiempo previsto para una recomendable medición.

De hecho, otros especialistas han afirmado que como tarda en torno a 60 segundos en darnos el resultado, tiempo ideal en termómetros como estos para conseguir un dato preciso de temperatura, no es capaz para pequeños muy pequeños; para los que no tienen pequeños y aunque les parezca inverosímil, sostener un pequeño quieto durante 60 segundos para tomarles la temperatura es una auténtica hazaña.

El visor de la pantalla nos va a mostrar la temperatura, pero sus números no son muy grandes, con lo tal como si pensamos en este termómetro para personas de edad avanzada, mejor manejar otras alternativas.

A lo igual que el Braun, solo deja guardar la última medición, ya sabemos que para hacer un seguimiento, debemos valernos de anotar las medidas aparte.

El resto de particularidades son recomendables, un diseño ergonómico aunque no flexible, simple de utilizar, una batería con una duración aproximada de un par de años incluso con un empleo intensivo, y un coste más que asequible para poder hacernos con un termómetro digital para el botiquín de casa.

INTEY

Del género de termómetros infrarrojos, con una tecnología de medición precisa y un margen de fallo de solo 2 décimas.

La forma recomendable de utilizar este género de termómetros es colocándolos a la altura de la frente, manteniendo una distancia de 2 a 3 cm y en un segundo conseguiremos los resultados. Al terminar la toma, emitirá un sonido y los datos aparecerán en la pantalla; que debido su importante tamaño, proporcional números grandes y legibles, haciéndolo ideal para personas mayores.

A lo igual que el Braun, la pantalla va a tomar un color diferente si advierte una temperatura normal o un estado febril, para asistirnos a interpretar la lectura. En este sentido, aunque el Intey es capaz para toda la familia, el Braun deja ampliar el espectro a pequeños pequeños y tomas.

Está pensado para toda la familia, hasta tal punto que si tenemos mascotas, también podremos tomarles la temperatura, solo debemos mudar a la opción de “animales”.

Normalmente tomamos la temperatura en grados Celsius, pero si por laguna razón debemos realizar las medidas en grados Farenheit, también podremos hacerlo.

Su diseño ergonómico, ligero y fácil de utilizar con una sola mano, bastará solo con solo apretar la tecla en su mango.

La botonera que del lateral, nos deja consultar las memorias guardadas de hasta 99, si procuramos un termómetro para realizar un seguimiento de rutina, este es el ideal.

Para una mayor calma, está certificado por la FDA, CE y cuenta con certificación RoHS.

Se carga con 2 pilas AAA, tanto recargables como las que se consiguen en cualquier tienda y tras unos segundos de no empleo, se va a apagar automáticamente.

LiSmile

Una alternativa económica al Braun, es el termómetro LISmile, que debe su nombre a que conforme con la temperatura que arroje, aparecerá en el visor una carita feliz o una triste, indicándonos si estamos frente a un estado febril o no.

Muchos especialistas emplean el detalle de la carita, como un juego con los pequeños, ver que caita aparece al tomar la temperatura, o ver si el termómetro está feliz o contento. Es una forma de poder entretenerlos y tomarles la temperatura al tiempo.

Los números de la pantalla son grandes y legibles, además de esto esta retroilumindada, ideal para hacer mediciones en la noche sin despertar a ningún miembro de la familia. Claro que si advierte que tenemos fiebre, empezará a generar una señal sonora intermitente y los números parpadearán en pantalla.

Su cuerpo es flexible, adaptándose a todos los recovecos de nuestro cuerpo. Su punta es de acero inoxidable y silicona, pero si precisamos más certezas, está avalado por la FDA y la CE.

Cuenta con un registro para 10 memorias y la posibilidad de mudar los grados de Celsius a Farenheit. Incluye además de esto un estuche para que podamos guardarlo y resguardarlo.

Yukicare

A pesar de no ser una marca muy conocida, cuenta con la certificación tanto de la FDA como de la CE.

También del tipo infrarrojo, con el beneficio de que deja tanto la toma desde la frente como desde el oído, con solo retirar la tapa frontal y en solo 1 segundo.

Si tenemos bebés o pequeños pequeños en casa, este termómetro nos viene realmente bien, pues una de las indicaciones para conseguir temperaturas sensiblemente más precisas en los pequeños, es tomar la temperatura desde el oído.

En caso de advertir un estado febril, cambiará el tono de la pantalla y emitirá una señal sonora. Lo bueno es que en este termómetro esa señal podremos desactivarla, y es buen recurso si precisamos tomar la temperatura de noche y no despertar ni incordiar a nadie en la familia.

Permite guardar en la memoria hasta 20 lecturas, y mudar la escala de medición de Celsius a Farenheit.

Su empleo es muy fácil y también intuitivo, pero si por alguna razón debemos recurrir al manual, nos encontraremos con la sorpresa de que el mismo no está en castellano.

Última actualización el 2019-12-04 at 12:40 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados