Los mejores sacos de silla de bebé para invierno

Cuando el frío aprieta, tu bebé agradecerá un buen saco en los paseos invernales. Es un complemento que le arropa y le resguarda del viento gélido y las bajas temperaturas. La mayoría de los papás, preocupados por el bienestar de sus hijos, habitúan a consultar por esta prenda a los expertos en puericultura.

Aunque cada marca de turismo incluye en su catálogo sacos a juego, se puede decantarse por modelos universales. Es el caso del ganador de esta comparativa: el saco de silla para invierno de Mibebestore. Fabricado en España, esta prenda destaca por la unión que ofrece y sus tejidos, estudiados para que el bebé descanse plácidamente durante las horas que pasa fuera de casa.

A tener en cuenta

Como se ha descrito de antemano, hay marcas que ofertan sacos de bebé universales compatibles con la mayoría de los asientos de las sillas de camino. Los papás intentan alternativas bien sea por el color o el estampado. Los hay numerosísimos, pero no es lo más esencial. En todo caso, vas a deber tener en cuenta también estos aspectos antes de realizar tu adquiere:

  • El tamaño. No es exactamente lo mismo un saco para una silla grande que para una ligera como, por poner un ejemplo, la de segunda edad. Ten en cuenta las medidas de anchura y largura. Corres el riesgo de que, si empleas un solo saco para todos los géneros de silla, ocupe demasiado espacio, roce las ruedas delanteras en los modelos ligeros y también impida el plegado en las sillas de paraguas.
  • El tejido exterior. Busca un modelo impermeable que realice, al tiempo, la función de cortavientos. Los progenitores intentan diseños simples de adecentar con una toallita si se ensucia con el aguardado jugo o esas galletas tan ricas que sacian el hambre. Por eso, los tejidos exteriores son de ecopiel, tipo napa o poliéster con acabado técnico, igual que los abrigos. Si esta característica no es determinante en tu elección también encontrarás materiales textiles como el algodón impermeabilizado o la lana.
  • El tejido interior. Piensa que el bebé debe sentirse cómodo en el saco, cuya función es sostener la temperatura anatómico ideal y que no le haga sudar cuando sale un rayo de sol. El más recomendable y empleado en la fabricación es la microfibra de forro polar, un material de muchas prendas deportivas que sobresalen por su ligereza, pues mantiene la temperatura anatómico y mantiene sus propiedades tras rebosantes lavados. Si te agradan (o prefieres) otro género de tejidos interiores siempre y en todo momento encontrarás algodón acolchado relleno de guata, un tejido natural y transpirable; o poliéster con acabado de terciopelo, extremadamente suave y caluroso.
  • La unión. Un saco se compone de dos piezas unidas por una cremallera: el cubrepiés, que tapa y abriga al bebé; y la trasera, que se pon y sosten a la silla y también impide que el saco se resbale cada vez que metemos o sacamos al pequeño. Los progenitores, los expertos en puericultura y los fabricantes dan mucha relevancia a la unión de este accesorio. Ten en cuenta el modelo de tu silla para elegir el más recomendable. Vas a hallar sacos que se mantienen al asiento por la parte superior con una solapa de tela. Estos son los que mejor resultan por mucho que el pequeño tire y tire cara abajo; pero, si la capota de tu silla no es independiente del respaldo, vas a deber conformarte con dejarlo apoyado. Por eso, muchos incluyen otros elementos de unión, extra como una zona antideslizante o cintas para mantenerlo por la una parte de arriba y por el reposapiés.
  • El lavado. Que los bebés manchan no es ninguna sorpresa cuando la silla hace las funciones de trona para comer o cuando meten las manos sucias en su interior. Los fabricantes, que estudian al detalle todos los posibles “accidentes”, incluyen una zona plastificada en la parte inferior interior para que, con una simple gamuza húmeda, quede limpio hasta el próximo empleo.
    Aun así, de cuando en cuando es conveniente darle un lavado general y muchos de ellos son capaces para su limpieza en la lavadora a 30ºC. Fíjate en la etiqueta de lavado antes de la adquiere.

Sin duda, el saco de silla para invierno es una prenda ideal para regalo pues además de esto de que los modelos universales se acoplan a la mayoría de las sillas, no suponen un enorme desembolso. Los hay desde 25 euros y no superan los 75. Algunos de ellos están diseñados con tanto gusto y dedicación que pondrán una nota alegre a la silla de camino.

El preferido: Mibebestore

El saco de invierno de Mibebestore, fabricado en España, es el favorito tanto para los expertos en puericultura para muchos progenitores. Varios son los motivos que le llevan a encabezar esta lista: su calidad/coste, su tejido técnico exterior impermeable y su interior de forro polar suave y calentito.

Asimismo, la marca oferta distintos diseños con bonitos colores y estampados tan cuidados que los hacen únicos en el mercado.

Son sacos universales, con unas medidas de 91×46 cm, que encajan en sillas grandes, como las Bugaboo, o en sillas ligeras, como las Maclaren o Baby Home.

Los especialistas destacan especialmente del saco de Mibebestore la unión. La parte posterior tiene un tejido antideslizante para que este no se resbale y, determinados diseños, una goma graduable en la parte superior. Además, si la silla lo deja, puede engancharse en el respaldo o asegurarlo en la zona trasera por medio de unas cintas de tela.

El cubrepiés, extraíble, se anuda con dos cremalleras laterales de doble cursor para permitir la apertura tanto por la una parte de arriba como por la de abajo. Para terminar este apartado, los arneses de la silla pasarán sin complicad por las extensas ranuras y, en consecuencia, será muy fácil amoldarlo al desarrollo del pequeño.

Por último, y como todos los sacos de esta comparativa, es antialérgico y transpirable.

El subcampeón: JANABEBÉ

JANABEBÉ es otra marca de españa que se ha afianzado en el mercado del bebé por diseñar fundas y sacos a medida para todo género de sillas de camino, de auto, tronas y hamacas, además de esto de otros accesorios como bolsos, mantas o baberos.

Utiliza tejidos de calidad hilados de manera fuerte para evitar la electricidad estática, mejorar la transpirabilidad y abrigar al bebé en los paseos invernales.

Tanto a los especialistas como a los usuarios les chifla el algodón impermeabilizado de la tapa exterior que repele la humedad sin perder ese toque tan agradable que lo caracteriza. Asimismo, el relleno está compuesto por una fina capa de napa (cuero sintético) que lo aísla del frío, pero sin dar excesivo calor, al paso que que la zona donde se sienta el pequeño es de suave forro polar.

El saco se compone de dos piezas unidas por una cremallera. El cuerpo principal que se acopla a la silla con hasta siete puntos de anclaje (cinco para el arnés y dos en la parte superior para que el saco no se escurra cara abajo); y la capa exterior, que puede retirarse por completo cuando entramos en sitios cerrados muy frecuentados o con calefacción.

Quizás tus dudas vengan por el diseño. Escoge entre colores planos o valientes estampados. Si optas por un color claro cuyas máculas se ven con sencillez, despreocúpate pues se lava a máquina a una temperatura máxima de 30 grados. Aunque te invitamos a que lo metas en la lavadora un día que no vayas a salir a la calle o que tengas uno de repuesto ya que no es capaz para la secadora.

Variedad: Borda y más

Los sacos de Borda y más son los que requieren un mayor desembolso esta guía de adquiere, pero vale la pena la inversión. Ofrece una infinita pluralidad de modelos con tejidos de la máxima calidad y con estampados únicos. Para que te hagas una idea, los hay tradicionales con bodoques, modernos con lentejuelas, de valientes colores o tematizados de Star Wars, la Patrulla Canina o Marvel. Sin duda, tú y tu pequeño vais a ser el centro de atención.

Pero al lado del diseño, que es un factor muy importante en la elección, los sacos de Borda y más destacan por los tejidos, como ya se ha hecho mención.

Para el interior podrás elegir entre algodón plano, piqué o pelo sintético tipo peluche; y para el cubrepiés, ecopiel o lana extrasuave.

Un detalle que destacan los especialistas es que la zona interior donde se introducen los pies del bebé está plastificada para limpiarla con sencillez y mejorar la durabilidad del saco cuando los pequeños ya llevan zapatos con suela.

Cabe resaltar que es compatible con la mayoría de las marcas: Arrue, Bebecar, Bugaboo, Chicco, Inglesina, Maclaren, Peg Peregó, etc.

Para los grandotes: TecTake

Este saco es ideal para los progenitores que no desean desamparar a sus paseos incluso en los días más crudos del invierno y intentan tejidos técnicos que soporten bajas temperaturas, la lluvia y el viento.

Además, si tu pequeño es grandote y se estresa dentro, échale un vistazo pues el modelo de TecTake tiene una cremallera en la parte inferior por donde pueden sacar los pies sintiéndose liberados, pero sin parar de estar bien abrigados.

El exterior es hidrófugo y está confeccionado con poliéster tipo anorak que realiza la función de cortavientos. El interior, por su lado, está cubierto al completo con forro polar suave y caluroso. De por sí ya es calentito, aunque si hace mucho frío, podrás ajustar con una goma la zona de la cabeza para que le resguarde todavía más. Se asemeja, para que te hagas una idea, a una capucha cuando estiras de los cordones o a un saco de dormir tipo momia.

Otro par de aspectos esenciales y señalados por los especialistas son: su cremallera central, que facilita la apertura del saco; y su parte posterior antideslizante que lo sosten al asiento.

Está recomendado especialmente para modelos de sillas de paraguas, marcas específicas como Baby Jogger o asientos que van unidos a la capota por medio de una cremallera. Ten en cuenta que en otros géneros de silla no queda tan bien sujeto ya que no se ajusta en la parte posterior del respaldo.

El saco de TecTake tiene unas medidas de 97 x 47 cm y dispones de seis colores planos para tu elección: rosa, azul, gris, cobrizo, negro y rojo.

El mejor coste: Interbaby

¿Te complacería contar con de dos sacos de quita y pon de la máxima calidad y con las mejores posibilidades?

Si el diseño o estampado no es lo que prima en tu elección, los sacos de Interbaby son lo que buscas: modelos universales con acabados y colores planos por un coste que no supera los treinta euros.

Tiene un diseño práctico y funcional, con una cremallera central para meter y sacar al pequeño con sencillez y darle un respiro cuando entramos en un lugar cerrado.

Por una parte, el exterior es aislante y también impermeable; por otra, el interior está confeccionado con microfibra polar en diferentes tonos de gris o beis conforme el color elegido entre las siete opciones libres: rojo, gris plata, negro, cobrizo, fucsia, beis y marino.

El Interbaby se ajusta al respaldo con una solapa de tela y cintas que se atan por tras el respaldo (si el modelo de silla lo deja). Además, la superficie que queda en contacto con la silla es antideslizante gracias a unas pequeñas burbujas de plástico que evitan que el saco se deslice cara abajo.

Al igual que el resto de modelos, es compatible con la mayoría de carros de bebé gracias a sus medidas de 89 x 49 cm.

Última actualización el 2019-12-04 at 01:10 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados