Los mejores reproductores y auriculares para nadar (acuáticos para la piscina y mar)

photo  aeebcdb

La música y el deporte son compañeras inseparables; pero hay deportes que llevar música consigo no es labor fácil. Escuchar música al paso que nos ejercitamos nos motiva, nos hace compañía, no pone de mejor humor, nos relaja, etc.

Pero, ¿qué ocurre si nuestro deporte preferido es acuático? Nada, simplemente nada. Los especialistas han probado determinados auriculares para nadar, que harán que no perdamos ni un segundo de música, todavía bajo el agua. El preferido ha sido el AGPtek S12, elegido entre otros auriculares también muy recomendables.

¿Por qué?

La música es compañía, levanta el ánimo, motiva, da energía. En los gimnasios nunca falta la música, es ese motor que deja rendir más sin que nos demos cuenta.

Los auriculares para nadar están pensados no solo para que el dispositivo soporte el agua y sino también la presión de estar sumergidos incluso hasta los 3mts. En el agua el sonido no es el mismo, al zambullirnos podemos apreciar que los sonidos exteriores pierden nitidez, este género de estos dispositivos están concebidos para no perder calidad de sonido.

No solo están pensados y diseñados para nadar, sino están apropiadamente normados por el grado de protección IP, que clasifica a los dispositivos conforme el grado de protección aportado a sus componentes o la resistencia de sus componentes frente al líquido y al polvo. Sin entrar mucho en detalle, deben cumplir al menos con un mínimo IP67 (o IPX7), el “6” apunta que el polvo no entra bajo ninguna circunstancia, y el “7” nos da la pauta de que soporta una inmersión de 1 metro durante 30 segundos, sin filtración de agua.

Son versátiles, los auriculares acuáticos también nos sirven para otros deportes o actividades. Dependiendo del modelo se pueden conectar al mp3, al pc, al móvil, etc.

Recomendaciones

No todos tenemos el mismo canal auditivo, y antes de seguir debemos fijarnos en que el tamaño del auricular y que nos queden puestos en nuestros oídos con comodidad y recomendable; sino entre el agua, el sudor y el movimiento los podremos perder por el camino. Si nuestro canal auditivo es muy pequeño, tal vez nos resultan convenientes más unos cascos con gancho, si al contrario no tenemos este inconveniente podremos valernos solo de los cascos. Los ideales son los de tipo “In-Ear” que hacen las veces de barrera y no permiten que en lagua entre en el canal auditivo.

Una buena referencia es tener en consideración que género de auriculares empleamos diariamente, de todas formas muchos que en el día a día emplean los cascos normales, para nadar prefieren emplear los cascos con gancho por el hecho de que el movimiento en el agua resulta más intenso.

¿Recuerdan lo que les mentamos anteriormente del grado de protección IP? Es esencial comprobar que lo cumplan, y de ser posible que aporten detalles sobre cuantos metros de inmersión soportan durante cuánto tiempo, o al menos cuántas atmosferas (1 ATM= aprox.10 mts); fundamentalmente para no llevarnos sorpresas y que entonces el auricular se estropee.

Si vamos a nadar en una piscina climatizada, además de esto de las especificaciones precedentes sobre profundidad, debemos fijarnos si los fabricantes aclaran que temperatura pueden aguantar los auriculares. El calor y la electrónica no siempre y en toda circunstancia son buenos amigos.

¿Con cable o inalámbricos? El cable de los auriculares acostumbra a tener entre 1 y 1,5 mts de extensión, bracear con un cable no es muy cómodo; por lo como prácticamente mejor agacharse por algún sistema inalámbrico; teniendo el debido reparo de contrastar cuál es la máxima distancia de conexión que soportan. Si por ejemplo, los vamos a conectar al móvil y debemos dejarlo en la otra punta de la piscina, deberemos asegurarnos de que la conectividad sea inmejorable.

Muchos de estos equipos son auriculares que dejan conectarse a otros dispositivos como al mp3 o al móvil; al paso que que otros son un equipo en sí.

Los dispositivos que son en sí un equipo, tienen una memoria interna, normalmente de 2 a 8 gigas, que nos dejará aproximadamente música. La mayoría de los modelos brindan una autonomía suficiente para realizar una o dos horas de práctica. En los dos casos la elección aquí va a depender de con qué frecuencia queremos cargar los auriculares y cuánta pluralidad de canciones nos agradará oir.

En el diseño reside la funcionalidad y aquí lo que prima es la unión, pues si no cuentan con un buen agarre el agua hará que se resbalen, además de esto de la resistencia que ejercita el agua al nadar, de los chapuzones y giros. El material empleado acostumbra a ser algún tipo plástico, naturalmente por su resistencia al agua. Si de color se trata tenemos a predisposición una gran pluralidad, determinados modelos que son reflectantes además de esto aportan visibilidad.

La gama de costos de este género de auriculares es extensa, va a depender de la sofisticación y sobre todo de la marca. Hacernos con unos buenos auriculares nos garantizará durabilidad, pero si no estamos seguros de cuánto tiempo nos durará el fanatismo por el agua, con unos económicos van a bastar para comenzar.

El preferido: AGPtek S12

Con certificado IPX8 y una capacidad de memoria de 8GB este auricular para nadar es como un Mp3 sumergible. Los formatos del archivo que acepta son Mp3, WMA y WAV; no tiene mucha complicad para guardar música, es suficiente con conectarlo al PC por medio de USB y guardar toda la música en la carpetita que nos habilite cuando reconozca el dispositivo, como haríamos con cualquier otro Mp3

El mando de control tiene un mini clip que hace que podamos mantenerlo así sea en el bañador, en la gorra o en las antiparras. En la botonera tiene unos detalles de diseño en relieve que deja que podamos manejar el mando sin especificar ver los botones, para que bajo el agua simplemente nos valgamos de nuestro tacto (similar a un código braile). Por ejemplo el botón de “play” no tiene ningún relieve, pero está separado de los otros dos botones. Los mandos de volumen y de selección de canciones, tienen diferente cantidad y distribución de puntos en relieve.

A pesar de llevar cable, no siendo la opción mejor para dar brazadas en el agua, lo bueno de este auricular es que es extensible. Está desarrollado con una espiral que deja que el cable se estire hasta 35 cm o se retraiga hasta los 16 cm. Da igual dónde lo pongamos, lo mejor es que cable no nos sobrará y podremos nadar sin estorbos.

Otro detalle que les ha resultado interesante a los especialistas es el diseño y la utilidad de los auriculares, su función no es solo dejarnos oir música, sino hacen las veces de tapones para que no entre agua en los oídos. Los tres pares de tapones acuáticos se pueden poner en el auricular de forma de emplear uno, dos o los tres al tiempo, adaptándose a la forma de nuestro canal auditivo. También incluye dos tapones normales, por el hecho de que probablemente al salir de la piscina nos quedemos con ganas de oir algún otro tema.

Su autonomía es de en torno a 16 a 18 horas dependiendo el nivel de volumen con el que lo usemos y para cargarlo estaremos en torno a hora, hora y media.

Al principio, entender un tanto el menú de opciones con el que marcha puede ser complicado, pues no es muy intuitivo, pero es suficiente con hacernos con un tanto de práctica. Su costo es de en torno a 30 euros, es un Mp3 económico pero tras un tempo lo vamos a ver reflejado en su vida útil.

El mejor para nadar en el mar: Sony Walkman NW-WS413

Rebajas

Con los auriculares Sony podremos nadar dónde sea. Están fabricados con un material que soporta la corrosión y el polvo, haciéndolos resistentes tanto en el agua salobre como en agua dulce, conque podremos llevarlos al mar en vacaciones o emplearlos en la piscina sin preocuparnos por de qué forma le afectará el cloro.

En invierno, no tendremos disculpa para nadar, por el hecho de que como soportan una temperatura en el rango de los -5º a 45ºC, son capaces para empleo en piscinas climatizadas.

Los mandos de control están incorporados en los auriculares, conque despidámonos de los cables con este modelo. Para que se ajusten y amolden bien al canal auditivo trae incluidas tres pares de almohadillas de diferentes tamaños así como otras tres para su empleo fuera del agua.

Con las almohadillas para agua, el sonido puede escucharse un tanto más bajo que lo que estamos acostumbrados, pues incorporan una membrana que al tiempo impide el paso del agua en el auricular y en nuestros oídos. Además tiene un indicador de volumen alto, pero no distingue si estamos bajo el agua o no, con lo como mide con la misma encalla el volumen alto bajo el agua que en la superficie.

Un detalle que a los especialistas les ha semejado estupendo, es que tiene un modo de sonido ambiente; o sea podremos oir música sin perder contacto con el ambiente o simplemente desactivarlo y aislarnos por completo. Es una función segura, por el hecho de que nos deja estar atentos a lo que pasa alrededor, singularmente si adiestramos con algún monitor. Además, la función ambiental se puede regular de tres modos diferentes.

Una recomendación por un lado de nuestros especialistas, con este género de auriculares, es emplearlos por bajo la gorra, para acudir a su sonido y unión.

Está pertrechado con una memoria de 4 GB y el tiempo estimado de carga es hora y media. Su autonomía es de 12 horas, aunque cuidado por el hecho de que el indicador de batería no notifica con mucha antelación. Admite formato Mp3 pero también LC-AAC,LPCM y WMA.

Otras opciones

Tayogo

El grado de protección de los auriculares Tayogo es IPX8, aguantando una profundidad de hasta 3 mts. También soporta temperaturas altas, conque si procuramos una alternativa económica frente a los Sony, estos auriculares bien pueden valernos para la piscina climatizada.

Son muy flexibles y dejan que podamos amoldarlos sin inconveniente a nuestra cabeza, aunque aquí no nos valdrá de asistirnos con la gorra para su unión, pues los mandos de control los tiene puestos en la parte posterior.

Con respecto a la ubicación de los mandos, voces a favor y en contra. A determinados especialistas les ha semejado una buena opción de diseño, por el hecho de que le quitan peso a las orejas o evita los cables. Otros en cambio, creen que esto es muy incómodo, pues además de esto como el bajo relieve de los mandos no es tan fácil de reconocer al tacto, debemos apelar a memorizar los mandos con la utilización.

Sus auriculares están fabricados en silicona y trae consigo 5 pares de diferentes tamaños, y muchos de los usuarios han estado bastantes conformes con la calidad de sonido. Cuenta con una memoria de 8GB y una autonomía de 10 horas de reproducción.

Finis Duo

¿Quieren no tener ningún inconveniente con la unión de los cascos al oído?, pueden decantarse por este género de auriculares de transmisión de sonido de conducción ósea.

El auricular se engancha como un clip en las antiparras, y queda puesto por fuera de la oreja sobre los pómulos, haciendo que el sonido llegue por transmisión ósea al oído interno. Es decir, el sonido viaja por medio de los huesos de la cara.

La ventaja con este género de sonido, es que no precisamos de ningún género de casco, desentendiéndonos de si se amoldan o no al canal auditivo. Además, el sonido de estos auriculares es sensiblemente más limpio.

Al ir enganchado a las antiparras, pueden afectar un tanto el cierre hermético de estas y hacer que pueda entrar agua. Como solución determinados han optado por otras antiparras o por una vincha o banda accesoria para ponerles en torno a la cabeza.

Es de grado IPX8, pudiendo estar sumergido hasta 3 mts durante 30 segundos. Admite formatos del archivo Mp3 y WMA, cuenta con una memoria de 4GB y una autonomía un tanto menor que otros dispositivos, pero incluso así con una duración de 7 horas.

Sunstech Triton

Una opción simple, fácil y económica, si queremos evitarnos auriculares con cable. Su diseño es ergonómico aunque no tan flexible como otros auriculares de la marca, lo que complica que quede completamente bien acomodado a la forma de nuestra cabeza.

Podremos emplearlo en hasta 3 mts de profundidad, su autonomía es de 10 horas con una capacidad de almacenamiento de 4GB.

Para poder ajustarlo, nos van a valer las almohadillas de silicona intra-auditivas que protegen el auricular y el oído del agua en forma hermética. No trae consigo almohadillas extra, si no nos valen, deberemos procurarnos la vida con otras almohadillas para que no nos entre agua al paso que nadamos.

Cuando los terminemos de emplear, mejor secarlos bien y comprobar que la conexión USB no tenga restos de agua. Uno de los principales fallos con este modelo es la durabilidad de la batería, conque si queremos que pervivan, mejor cuidarlos bien.

Si bien son económicos, no ofrecen mucha utilidad, simplemente nos deja oir música bajo el agua sin cables, pero es lo que hay si pagamos en torno a unos 40 euros por unos auriculares de esta clase. Si procuramos algo similar con más posibilidades, debemos estar preparados a invertir un tanto más.

Última actualización el 2019-12-04 at 18:21 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados