Los mejores rellenos nórdicos naturales y sintéticos para enfrentar el invierno

La relevancia del reposo nocturno demanda la elección de una serie de componentes que, en conjunto, redundan en hacer de este periodo del día un hábito aproximadamente saludable.

Obviamente, es imprescindible para esto contar con un buen somier y un jergón que se adapte a la necesidad de cada usuario.

Pero no solo. La alternativa de un relleno nórdico como complemento suma, o resta, en este proceso en función de sus características particulares.

Las preocupaciones de los potenciales compradores pasan por saber, primordialmente, si calienta sin llegar a ser estresante la temperatura.

A la hora de proponerse su adquisición hay que hacerse ante unas reflexiones personales. Una si se es aproximadamente friolero y otra, menos común, saber si es o no alérgico a determinados tejidos o rellenos.

Otro de los factores afecta a la habitación. Es recomendable examinar la temperatura media a la que se mantiene y, lógicamente, tener en cuenta si se deja o no la calefacción.

La uniformidad de diseño, en tanto que el margen de pluralidad es casi nulo, hace que sea el material de relleno el que marque las diferencias de calidad y costo.

Hemos elegido como líder el relleno sintético Montse Interiors 400 gramos por su costo económico a cambio de muy buenas posibilidades. Los modelos escogidos se ajustan a camas grandes de 1,35-1,50 metros.

Rebajas

Tipos de relleno

Pluma y/o plumón

Son los conocidos como nórdicos naturales. Mayoritariamente están compuestos de una mezcla de pluma y plumón provenientes de patos y ocas. En el caso de estas últimas son más caras por ser más escasas y tener más propiedades su plumaje.

Cuanto más plumón tenga la mezcla mejor. Cuenta con múltiples ventajas sobre la pluma: más ligero, más transpirable y con mayor capacidad para sostener el calor. Es recomendable saber cuáles son los porcentajes de pluma y plumón que lleva el relleno para valorar su calidad.

Uno de los inconvenientes que acarrea este relleno es el raquis. Es decir, la caña de la pluma. Normalmente se evita, pero no es un caso apartado la ruptura del tejido que envuelve a las plumas y el plumón a raíz de este elemento.

La presencia elevada de raquis se puede revisar al tacto. Si es de esta forma, el riesgo de deterioro es alto.

Como recomendación, el relleno de plumón por dar más calor y ser más durable. Como acostumbra a ser frecuente, como desventaja su costo.

Para exender la duración de este género de productos se aconseja guardarlo en los periodos cálidos en una bolsa de algodón transpirable.

Sintético

Fabricados normalmente en microfibra o en fibra hueca siliconada.

La microfibra está compuesta por minúsculas burbujas de aire. La fibra hueca siliconada está hecha de poliéster y formada por finas hebras huecas en su interior y siliconadas en el exterior con forma rizada.

En determinados modelos de nórdicos sintéticos estas microfibras se mezclan con vegetales naturales, caso de la fibra procedente del bambú.

La fibra hueca siliconada, por su composición, tiene una textura muy similar al de los nórdicos naturales.

Seda

Se da por hecho que uno de sus elementos diferenciadores es el costo por lo elevado que resulta en los modelos cien por ciento seda.

Este material tiene la gran cualidad de colaborar en la regulación de la temperatura del cuerpo. Así, se mantienen frescos con el calor y cálidos con el frío. Evidentemente, son suavísimas al tacto.

La composición que les da más calidad es la de 100% fibra larga de seda de morera frente a la corta que no garantiza con igual eficiencia la regulación de la temperatura anatómico.

Las finas capas con las que se fabrican favorecen además de esto la transpiración. Es enormemente recomendable para personas con alergias o inconvenientes musculares.

Lana

Un material que se identifica con el invierno. En consecuencia, su característica principal es el calor que dan. No son extremadamente empleados y resultan poquísimo transpirables. Se pueden meter en lavadoras con programas específicos de lana.

¿Natural o sintético?

Dentro del relleno nórdico natural hay por su lado una subdivisión que marca el factor de calidad: mejor el plumón que la pluma y mejor todavía el de oca que el de pato. Eso sí, son, obviamente, más costosos.

Hay que fijarse en los porcentajes de pluma y plumón. A mayor de este último aumenta la calidad.

Tienen muy, muy buenos niveles de transpiración y son ligerísimos. Mantienen con garantías la temperatura anatómico, aíslan de la humedad y resultan muy cómodos por su escaso peso.
Cuanto mejor sea el plumón menos se precisarán y, por ende, más ligero sería sin por este motivo perder su poder calorífico.

Hay que matizar que el de pluma aúna menos ‘pros’ además de esto del ya citado de la caña o raquis que puede deteriorar el tejido. Ni transpiran ni aíslan como los de plumón.

Limpieza en seco, no se pueden meter en la lavadora.

Los sintéticos son sensiblemente más económicos y su mantenimiento es más fácil en tanto que se pueden meter en la lavadora sin inconveniente.

Salen derrotados respecto a los naturales en los factores de peso, transpiración, capacidad de aislamiento y duración del producto.

Todo ello con carácter general en tanto que las fibras que se usan no son idénticas y, en consecuencia, además hay diferencias entre ellos.

Pero además tienen ventajas como tener un riesgo bajo o nulo de provocar alergias.

Es más resistente y su conservación es más fácil en tanto que, por ejemplo, no absorben la humedad.

Consejos generales

Mucho cuidado con la talla. Hay que fijarse bien con la referencia que debe sobresalir unos 30 centímetros por cada lado de la cama.

Por ejemplo, para un jergón de 150 centímetros el recomendable sería de 220×220 centímetros.

Tener en cuenta el gramaje o densidad de relleno. Es además un esencial indicador de la calidad. A mayor gramaje, mejor.

El gramaje se mide en gramos por m2 y cambian las necesidades dependiendo del material con el que esté fabricado.

De este modo, en lugares no friísimos pueden ser suficientes edredones de plumón de 200 gramos/m2. Si son de fibra deberían ser de 300 o 350 gramos.

Es esencial fijarse bien en las costuras para revisar que la distribución del relleno es uniforme y no se apelmaza en unas partes y está prácticamente vacío en otras.

Los sintéticos, por ser más de batalla, son recomendables para las camas de los más pequeños.

Fijarse bien en los datos de las etiquetas. Aquellas que incluyen control de calidad son más ilustrativas.

Montse Interiors. 400 gramos

Rebajas

Precio prácticamente irresistible hasta en los sintéticos de fibra y una excelente relación con su calidad.

Las inmejorables valoraciones vienen incluso de determinados usuarios que viven en casas con temperaturas invernales muy, muy bajas.

Bien es verdad que, como se apuntaba, las consideraciones están en función de de qué manera aguante cada como el frío, pero normalmente es práctico, cómodo y muy simple de conservar.

Doble capa unidas con corchetes lo que le deja amoldarse a temperaturas más benignas quitando una de ellas.

Muy esponjoso y suave al tacto. Poco peso. No es la solución más eficaz para temperaturas extremas en plena montaña, por ejemplo, pero sí para la mayoría de las necesidades que se plantean dependiendo de la climatología.

Da realmente bien el tallaje (siempre y en toda circunstancia y cuando se escoja el tamaño recomendable de cama) de tal modo que la caída por los laterales y parte delantera es holgada. Muy fácil de manipular en el momento de hacer la cama.

Una de las puntuales objeciones se refiere a su rigidez y las posibles mejoras de las costuras.

Pikolin Home

Relleno de plumón con sus ventajas y además inconvenientes. Entre las primeras, una de ellas, su capacidad de sostener la temperatura anatómico.

Su composición en dos piezas tiene ‘pros’ y ‘contras’. Por un lado, deja con las dos capas enfrentar temperaturas por bajas que sean o, con una, estar a gusto en otras estaciones más cálidas. La suavidad y el escaso peso son además factores positivos. Muy buenos acabados en las costuras.

Entre las objeciones se destaca el estruendo que hace o que la forma de unir las capas que no resulta cómoda a determinados usuarios.

Este modelo lleva aplicado el tratamiento downproof desarrollado para evitar que se salga el plumón. A juzgar por las valoraciones, su eficiencia no es total.

Este tratamiento se realiza en el tejido exterior con algodón satinado de calidad superior debido a que lleva el doble de pasadas de hilo.

SEASONS Camapòli Duvedecor

Un costo razonable para quienes prefieren productos naturales a sintéticos. Esta misma ventaja económica además implica que su gramaje no alcanza, teóricamente, para estancias friísimas.

Como ubicación estándar resulta excelente para zonas de inviernos moderados o para casas bien alejadas con una calefacción tipo. Por aportar alguna temperatura de referencia, por bajo los 15 grados de temperatura ambiente puede quedarse algo corto.

La crítica más habitual es que se escapan ciertas plumas. Como es obvio, demasiadas para determinados usuarios y no tantas para otros. El estruendo al sacudirlo o moverse en la cama es otra objeción menor.

SABANALIA-4 Estaciones Xtreme

Rebajas

Uno de los de más calidad en la gama de sintéticos a un costo, eso sí, más elevado sobre la media.

Dos capas de diferentes gramajes lo que le hace más versátil. A pesar de no ser natural, se valora de forma perfecta la conservación del calor.

Buenos acabados en las costuras y simple su mecanismo de corchetes para separar las dos capas que trae.

Muy suave al tacto y relleno bastante sólido.

Since Silk Edredón Relleno de Seda

Para el material de relleno el costo no resulta astronómico. Una pluralidad atípica que, no obstante, cuenta con extenso respaldo de sus compradores.

No es un modelo para duros inviernos, pero su suavidad y ligereza lo hacen enormemente agradable a temperaturas sin excesos y para inviernos en zonas cálidas.

Muy recomendable si tienes más margen económico y se quiere dormir bajo un tejido suave y ligero.

Última actualización el 2020-02-10 at 18:40 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados