Los mejores pulsioxímetros de dedo

vFMTzTsL

Cuidar de nuestra salud siempre y en todo momento es esencial, pero más todavía si precisamos realizar con cierta frecuencia algún género de medición, por el hecho de que de esta manera lo requiere nuestro organismo.

De la misma forma que controlamos y medimos nuestra tensión con un tensiómetro, podremos hacerlo con la saturación del oxígeno en sangre valiéndonos de un pulsioxímetro.

Como en todos los géneros de aparatos médicos, están los más complejos usados en las clínicas y centros de salud. Pero además son muy esenciales aquellos que sin ser tan profesionalmente precisos sí que nos sirven para un empleo familiar que asista a inspeccionar nuestra salud. Como los pulsioxímetros de dedo, sobre todo para aquellas personas que precisan un control de sus niveles de oxígenos.

Los especialistas han probado múltiples marcas y nos han brindado opciones para todos los bolsillos, siendo el favorito el Hylogy cuando a posibilidades-coste.

¿Por qué un pulsioxímetro?

En primer lugar vamos a aclarar que no es exactamente lo mismo un oxímetro que un pulsioxímetro. Un oxímetro mide la concentración de oxígeno en una disolución aguada y sobre todo lo usan en estudios oceanográficos. Sin embargo, un pulsioxímetro (además llamado oxímetro de pulso) explicado grosso modo podríamos decir que lo que mide es porcentaje de oxígeno que tenemos en la sangre.

Al igual que el tensiómetro o el termómetro anatómico, que han calado en nuestros hogares y se consideran aparatos prácticamente imprescindible, el pulsioxímetro de dedo acabará a su lado, poco a poco más preciso a consecuencia de las enfermedades pulmonares como el asma.

Estamos hablando de instrumentos no invasivos, que nos asisten a sostenernos alarma frente a las enfermedades y nos dejan reaccionar con velocidad ante cualquier situación extraña. Incluso podemos realizar un seguimiento que podría ser realmente útil para aportar datos al médico cuando llegamos a la consulta. Porque esa información podría para facilitarle las cosas en el momento de elaborar su diagnóstico.

Tipos de Pulsioxímetro

Desde los más básicos a los más profesionales usados en el ámbito médico, todos miden la saturación de oxígeno en la sangre (SpO2) y la frecuencia cardiaca (PR).

La saturación de oxígeno apunta el porcentaje de oxígeno transportado por las células en el torrente sanguíneo, y la frecuencia cardiaca mide los latidos del corazón por minuto. Ambos factores son muy esenciales para determinar enfermedades cardio-pulmonares.

Hay aparatos de diferentes tipos, usos, y con aproximadamente posibilidades, pero por norma general se clasifican dependiendo de en qué una parte de nuestro cuerpo lo pongamos para realizar la medición.

  • Pulsioxímetro de dedo: Este pequeño dispositivo es muy simple de emplear. Solo hay que introducir un dedo de la mano o del pie en el aparato, y ese pequeño ‘gesto’ nos dejará saber al momento la saturación de oxígeno y el pulso cardiaco, gracias a la pantalla que incorpora.

    El margen de fallo que presenta su medición con respecto a la que nos darían aparatos médicos profesionales mayores, es bastante pequeño Por eso se trata de una herramienta bastante buena y veloz de emplear para los primeros auxilios.

    Además, se emplea poco a poco más en el campo del hogar por ser cómodo, fácil, práctico y portátil (siendo de batería recargable o pilas), con lo que ha pasado a formar una parte de cualquier botiquín que se precie.

  • Pulsioxímetro de muñeca: Colocamos en nuestra muñeca un aparato de medición que está conectado, mediante un cable, a un sensor que se sitúa por norma general en el dedo índice o corazón de la misma mano.

    Los datos que lanza son los mismos: saturación de oxígeno y pulsaciones del corazón, los cuáles podremos visualizar en la pantalla del dispositivo situado en la muñeca.

    Con mucha frecuencia se emplea para sostener una vigilancia muy frecuente, y es usual verlo en los centros de sueño monitorizando a pacientes que sufren de apnea del sueño. Posee una precisión similar al pulsioxímetro de dedo, pero deja registrar datos durante un intervalo de tiempo.

    Aunque es mayor que el pulsioxímetro de dedo, su tamaño además deja la movilidad del paciente, con lo que se considera portátil.

  • Pulsioxímetro de mano: Al igual que el precedente, un sensor puesto en el dedo del paciente consigue la medición de los factores. El sensor se conecta a una máquina mediante un cable, dónde se muestran los resultados conseguidos.

    El tamaño es mayor que el dispositivo de muñeca, pero más preciso. Su empleo es más habitual a nivel médico en tanto que puede ofrecer otras mediciones como por ejemplo la frecuencia respiratoria (RRp).

  • Pulsioxímetro de mesa: Se emplea en el campo hospitalario. Los sensores que tiene son sensiblemente más precisos en la medición, pudiendo hacer un seguimiento más preciso del paciente.

    Registra además de esto otras medidas como la tensión, la frecuencia respiratoria (RRp), el índice de variabilidad pletismográfica (por explicarlo de una manera informal, la cantidad de aire puede contener usted en los pulmones)(PVi) y otros factores derivados de la respiración y el pulso cardiaco.

    Obtiene datos durante un intervalo de tiempo y ofrece gráficas de las mediciones registradas en tiempo real, siendo realmente útil para los sanitarios en el diagnóstico de ciertas enfermedades pulmonares o del corazón.

El dispositivo de dedo es bastante económico y el más recomendado para el hogar por su sencillez en el uso. Cuanta más precisión médica tenga el aparato, más incrementa su coste, aunque se pueden localizar pulsioxímetros de dedo muy, muy buenos desde 15 a 60 € para el campo familiar.

¿Cómo marcha un pulsioxímetro?

El principal objetivo del pulsioxímetro de dedo es medir el porcentaje de sangre portadora de oxígeno (hemoglobina arterial). Esta medida se conoce como saturación de oxígeno en la sangre (SpO2), cuyos niveles normales en pacientes sanos rondan entre el 95% y el 100%. Por bajo 90% se considera hipoxemia (saturación de oxígeno baja) y bajando del 80% es considerado una hipoxemia severa. La complicad para respirar es el síntoma principal, y hace preciso percibir oxígeno externo para aumentar la saturación de oxígeno en la sangre.

Este aparato emplea el principio físico de absorción de luz tanto de la hemoglobina oxigenada (HbO2) como de la hemoglobina desoxigenada (Hb) en diferentes longitudes de onda infrarroja (940 nm) y roja 660 (nm).

Para realizar la medición, el dispositivo emplea 2 minúsculos diodos emisores de luz (LED), que mandan una secuencia de impulsos lumínicos en longitud de onda infrarroja y roja (con una frecuencia de unas 30 veces por segundo), para atravesar las capas de la piel llegando a los pilíferos sanguíneos y rebotando en ellos.

Una una parte de los impulsos la absorbe la hemoglobina oxigenada (longitud de onda infrarroja de 940 nm), otra la absorbe la hemoglobina desoxigenada (longitud de onda roja de 660 nm) y otra pequeña parte no absorbida rebota cara un fotografía-diodo que la capta.

El microprocesador integrado en el aparato calcula la relación de impulsos emitidos, absorbidos y rebotados de cada longitud de onda, equiparando los cálculos con tablas conseguidas de forma experimental, y presentando la información como porcentaje de saturación de oxígeno en sangre (SpO2).

Una parte interna de la medición presenta picos máximos de hemoglobina oxigenada debido al bombeo del corazón presente en los pilíferos arteriales, empleándose estos para el cálculo de la frecuencia cardiaca (PR).

El preferido: Hylogy

Un pulsioxímetro por bajo los 20 €, pero que puede aportarnos medidas de saturación de oxígeno en sangre con un margen de fallo de un 1 o 2% y datos sobre la frecuencia cardiaca con un fallo estimado del 1%, márgenes de fallo contemplados en la mayoría de este género de aparatos.

Algunos especialistas aseveran que el margen de fallo es mayor, al paso que que otros mantienen que sus valores son recomendables. Aquí debemos tener en cuenta el uso que le vayamos a dar. Es un pulsioxímetro que nos dejará conocer los valores básicos y salir de un aprieto. Es ideal para tenerlo en el botiquín y cogerlo en el en caso de que veamos alguna alarma, o efectuarnos mediciones periódicas como una parte de un control de rutina.

Si procuramos algo para realizar un seguimiento pormenorizado, quizás no sea la opción mejor. En casos tan particulares que nuestra salud demande y que requieran mayor dificultad y precisión con las medidas, debemos estar preparados a invertir más en un pulsioxímetro. De todas formas, como hemos explicado, son aparatos concebidos para el hogar y no para cumplir demandas profesionales.

Su interfaz es de simple lectura y aunque los números no son muy grandes, gracias a la tecnología OLED brindan un alto contraste haciendo los datos claros y perceptibles.

Muy fácil de emplear, es suficiente con ponerlo en la yema del dedo, presionar el único botón para conseguir los datos y en una cualquiera de las 4 direcciones podremos leer los resultados: lateral derecha-izquierda o vertical derecha-izquierda, sin precisar desplazar el pulsioxímetro. Al terminar, no precisamos apagarlo, por el hecho de que tras un tiempo se activa el auto apagado… y las pilas tan agradecidas.

Tanto la interfaz como la sencillez de su empleo, lo hace singularmente recomendable para realizar mediciones veloces y fáciles, incluso si el uso será por un lado de personas mayores.

Trae incorporada una cinta de unión al cuello y un estuche, para poder transportarlo y llevarlo con nosotros en el en caso de que precisemos efectuarnos alguna medición fuera del hogar, o incluso estando de viaje.

El indicador de batería nos afirmará cuando resulta necesario el repuesto de las dos baterías AAA con las que marcha, nada del otro planeta y fáciles de conseguir.

Otras opciones

Medisana PM 100

Una marca con determinado respaldo y trayectoria en el cuidado de la salud es Medisana, con lo que podremos tener la calma de que estamos en las manos adecuadas. Si precisamos más garantías, está avalado por la directiva Europea MDD.

Las mediciones que lanza son las mismas, la posibilidad de medir la saturación de oxígeno en sangre y las pulsaciones. Sus mediciones son muy precisas, incluso para brindarnos calma al usarse con pequeños.

Su interfaz además es una pantalla OLED, pero en contraste al Hylogy, podremos ajustar su brillo en 10 diferentes niveles. Parecerá una tontería pero no lo es. Por ejemplo en el caso de personas mayores, cuanto más brillo, mejor nitidez para poder leer los resultados. Y si precisamos proseguirse un patrón horario para nuestras mediciones y alguna toca de noche, poder ajustar el brillo de la pantalla será muy esencial. Por lo preciso o por lo incómodo, conforme nos afecte en todos y cada momento. Si no, es suficiente con pensar en lo molesto que es el brillo del móvil de noche.

Otra ventaja es que es legible desde 4 ángulos distintos, al paso que pongamos bien el dispositivo en el dedo. Da igual como esté orientada la pantalla, los resultados podremos leerlos igual mudando su orientación y no debiendo realizar una nueva medición.

Su funcionamiento es de igual forma fácil: es suficiente con apretar un botón para tener los datos libres. Y al terminar su apagado automático se efectuará a los 8 segundos, lo que deja ahorrar baterías. Por cierto, emplea 2 AAA y cuenta con nivel de batería.

Beurer PO 30

Rebajas

Beurer es otra gran marca con trayectoria en tecnología médica y de bienestar personal, y en la gama de Medisana.

Las mediciones que lanza son las mismas: saturación del oxígeno en sangre y frecuencia cardiaca; pero este modelo particularmente, por su frágil precisión, está indicado para personas con insuficiencia cardiaca, enfermedad pulmonar o asma bronquial.

Claro que no solo es suficiente con la precisión en todos y cada una de las mediciones, sino quienes sufren esta enfermedad precisan un seguimiento pormenorizado.

Pensando en ello, el Beurer PO 30 tiene la posibilidad de migrar los datos mediante Bluetooth a una APP móvil: “Beurer HealthManager”, dónde se podrá conseguir un seguimiento detallado de los datos con gráficos y estadísticas. Una información que además de esto es ideal para llevar a la consulta médica periódica y contribuir en el seguimiento.

De todas formas tiene una capacidad de memoria de 100 mediciones, con lo como no resulta necesario que se esté pendiente de una migración diaria de datos, por el hecho de que con llevar el aparato sería suficiente.

El resto de características particulares es similar a los otros modelos: 4 perspectivas de visualización de datos, brillo de pantalla graduable, apagado automático, aviso de batería baja (marcha con 2 pilas AAA) y además incluye una correa para su transporte.

Suaoki

Otra opción en los pulsioxímetros económicos. Brinda las mediciones básicas: nivel de oxígeno en sangre y pulso cardiaco.

La pantalla del dispositivo es LED y no se puede ajustar la situación de lectura de los datos ni el brillo, pero para compensar esas faltas tiene un alto contraste entre el color rojo de la tipografía y el fondo negro. Incluso los números son sensiblemente más grandes que en otros dispositivos similares. Con algún pequeño sacrificio, la lectura de datos está garantizada.

Por más que el fabricante detalle que es capaz para pequeños, determinados especialistas que han constatado su empleo en pequeños no lo aconsejan, pues les ha costado mucho que reconozca la huella del pequeño. El inconveniente es que el pequeño tamaño del dedo de un pequeño fluctúa demasiado en el aparato.

Para su funcionamiento es suficiente con 2 baterías AAA y no debemos preocuparnos por su descarga, pues este dispositivo además cuenta con apagado automático tras 8 segundos.

Etekcity

Aunque a primer aspecto la marca no inspire mucha confianza, no existe nada que temer: está aprobado por la FDA, CE RoHS y es compatible con la directiva médica 93/42/CEE.

También en la gama de pulsioxímetros económicos, mide la saturación de oxígeno en sangre y el pulso cardiaco.

La pantalla OLED no deja ajustar el brillo de la pantalla pero sí deja la lectura en 4 direcciones diferentes.

Una gran ventaja de este modelo es que deja configurar los niveles recomendados de SpO2. Así, si el pulsioxímetro advierte que los niveles están por fuera de los factores, emitirá una alarma sonora para que el usuario pueda tomar las medidas precisas; siendo incluso una excelente forma de alertar a personas que tengan alguna complicad en la visión, o que no puedan recurrir a su memoria para inspeccionar los factores.

Un detalle que les agradó mucho a los especialistas es la cavidad de goma que cubre el interior dónde se pon la yema del dedo volviéndolo sensiblemente más agradable. Mejora además el agarre de la yema al dedo, haciendo que la obtención de los datos sea sensiblemente más fácil.

A lo igual que el resto de los modelos, marcha con 2 pilas AAA y su pagado es automático al terminar su empleo.

Última actualización el 2019-12-04 at 18:10 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados