Los mejores objetivos macro

photo  fcfbc

Los objetivos macro dejan retratar con precisión motivos muy pequeños, mostrando con todo detalle y nitidez al sujeto, bien sea una planta, un insecto o un pequeño objeto, y captando detalles que normalmente pasan inadvertidos a nuestros ojos. Podremos hacerlo comodamente con ópticas como este Sigma DG Macro HSM, uno de los objetivos analizados por nuestros especialistas.

Las lentes de macrofotografía tienen la capacidad de poder retratar en escala 1:1, esto es, pueden reproducir un objeto en tamaño real (el objeto retratado tiene el mismo tamaño en la vida real que en la reproducción del sensor), ya que por la proximidad de la óptica a la cámara, ocupan un enorme espacio en el sensor ofreciéndonos una información completa del sujeto y muy detallada.

Algunos objetivos ofrecen ampliaciones mayores en escala, de 1:5, por poner un ejemplo, lo que quiere decir que el motivo retratado es cinco veces mayor en el sensor que en la vida real. Hablamos entonces de fotografía microscópica.


Además de empleo para fotografía macro, estas ópticas resultan idóneas para fotografía de retrato por la construcción de sus lentes, ofertando gran calidad y nitidez en sus imágenes.

A tener en cuenta

Debemos tener en cuenta ciertas consideraciones en el momento de seleccionar un buen objetivo macro:

La relación de aspecto presal de un sujeto y el tamaño que ocupa en el sensor es de 1:1. Por lo que si hablamos de una relación de aspecto mayor (de 1:5, por poner un ejemplo), el propósito podrá aumentar todavía más el tamaño del objeto retratado.

Distancia mínima de enfoque. Hay que tener en cuenta que estas lentes deben acercarse bastante a los sujetos a retratar, con lo que si queremos retratar pequeños insectos o animales, o la fuente de luz está muy próxima, conseguir una imagen perfecta puede ser una labor costosa. Por tanto, es muy esencial saber la distancia mínima de enfoque de nuestro objetivo para saber a qué distancia debemos ponernos para retratar adecuadamente.

Longitud focal y distancia focal. Cada óptica dispone de una distancia focal diferente. Si queremos retratar pequeños sujetos, es esencial saber qué focal disponemos, ya que nos ayudará (o no) a aproximarnos o separarnos de la escena para poder retratar adecuadamente. De esta forma, para ópticas macro de 50mm vamos a deber estar cerca del sujeto, pero para ópticas macro de 180mm podremos retratar comodamente a mayor distancia.

Por otra parte, la distancia focal hará que cambie también el fondo de nuestra escena, acercándolo o distanciándolo, mudando por tanto el aspecto de la imagen.

Estabilizador de imagen. Es esencial tener en cuenta este factor, ya que nos ayudará a corregir los movimientos precedentes al disparo, ofertando imágenes limpias y no tembladas. Es recomendable siempre y en todo momento el uso de un trípode, pero a veces es complicado (sobretodo si el sujeto se mueve).

Factor de recorte. No debemos olvidar que si no disponemos de una cámara con sensor de tamaño completo (full frame), debemos aplicar un factor multiplicador al objetivo para saber exactamente en qué focal trabajamos.

Estas son nuestros objetivos elegidos para fotografía macro:

En primer lugar, Zhongyi 20mm f / 2 4.5X

Esta económica óptica macro de 20mm. se puede montar en equipos Canon M, Canon EOS, Fuji X, Nikon, Pentax, Sony A, Sony Nex y Micro 4/3.

Permite una ampliación de hasta 4,5X, y es ligera, compacta y robusta. Ofrece la única opción de enfoque en modo manual, aunque en esta disciplina emplearemos de forma extraña el enfoque automático.

Tiene una distancia mínima de enfoque de aproximadamente 3 cms. con lo que debemos tener precaución para poder iluminar adecuadamente el escenario y evitar la aparición de sombras, y ser realmente cautos si retratamos animales, ya que estaremos muy cerca de ellos a la hora del disparo.

Es una lente bastante lumínica, y tiene un rango de apertura de f:2 a f:16. Como punto débil indicaremos que no es una meta que disponga de estabilizador, con lo que recomendamos su empleo con trípode.

Este objetivo es bastante pequeño (62mm x 60mm) y ligero (con 240 gramos de peso). Una óptica idónea para iniciarse en el planeta de la macrofotografía con una buena lente, y a un coste económico.

En segunda situación: Tokina 100 mm f/2.8 ATX M PRO D Macro

Rebajas

Esta potente lente fija de Tokina ofrece un teleobjetivo corto de 100mm, con una buena apertura de f:2,8 lo que nos deja retratar en condiciones de luz bastante difíciles.

Se ofrece para Nikon, y puede presumir de iluminación. No tiene motor de enfoque integrado, y es suavísima en modo manual. Permite una distancia mínima de enfoque de 0,30 metros.

No dispone de estabilizador de imagen, y ofrece una calidad muy competitiva si lo empleamos también en retrato.

Este objetivo es algo pesado, con 570 gramos de peso, y no es extremadamente grande, con unas dimensiones de 7,3 x 7,3 x 9,51 cms.

Su acabado es robusto y fiable, con una buena calidad de construcción. Esta óptica es muy competitiva cuando a calidad-coste.

En tercer lugar: Samyang 100mm F2.8 ED UMC

Este tele de 100mm es compatible para cámaras Canon EF, Canon M, Fuji X, Micro 4/3, Nikon AE, Olympues 4/3, Pentax, Sony A, Samsung NX y Sony E, y deja ampliar en 1:1 con gran precisión.

Tiene una distancia mínima de enfoque de 0,307 m. y trabaja en modo manual con suavidad y mucha precisión.

Ofrece una calidad óptica envidiable, gracias a la construcción de sus lentes para evitar la refracción de la luz en el centro de la imagen y esquinas. Es una óptica idónea para emplear también como teleobjetivo en paisaje o retrato.

Es bastante robusto, pero también pesado, con 735 gramos.

En cuarta situación: Sigma DG Macro HSM

Este completo teleobjetivo es también bastante luminoso, con una apertura de f:2,8. Se ofrece para cámaras Canon, aunque también está libre para Nikon , Sony y Sigma. Es idóneo para realizar fotografías macro de 1:1.

La construcción de las lentes nos ayudará a evitar dispersión de imagen, corrigiendo también la aberración cromática y esférica. El resultado será el de unas imágenes limpias, contrastadas, y de enorme calidad.

Permite el enfoque en modo automático y manual. Y un punto a favor suyo es que dispone de estabilizador de imagen, lo que nos ayudará a corregir los movimientos de la cámara precedentes al disparo y la capacidad de disparo sigiloso sin trípode.

Tiene una distancia mínima de enfoque de 31cms, lo que nos ayudará a retratar en modo macro a cierta distancia, dejando iluminar comodamente.

Un factor a tener en cuenta en esta óptica es su peso: 1,13 kgs. Así que debemos pensar en un trípode y una bolsa de transporte para llevarlo con nosotros de forma fácil.

En quinto lugar: Tamron A17E – Objetivo para Canon (70-300 mm, f/4-5.6, Macro, AF, 62 mm)

Rebajas

Este teleobjetivo de focal variable de Tamron nos deja retratar en una focal de 70-300mm con sencillez, además de esto de asistirnos a tomar imágenes en modo macro.

El punto débil de este propósito es que no resulta muy luminoso, con una apertura de f:4/5,6. Sin embargo, su punto fuerte es sobretodo el coste. Es complicado hallar ópticas más asequibles, con esta longitud focal y además de esto, macro.

Esta óptica está dispuesta para montar en equipos Canon, aunque también se ofrece para Nikon. La construcción de lentes evita la dispersión y aberración cromática.

Permite una distancia mínima de enfoque de 0,95 metros, con lo que podremos retratar a cierta distancia comodamente en modo macro. Bien acabado, fiable en su construcción, no resulta demasiado pesado, con 570 gramos de peso. Además, incluye parasol.

Última actualización el 2019-12-04 at 18:00 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados