Los mejores lapiceros de grafito para la vuelta al cole

Los primeros pasos en la escritura se dan únicamente y nada menos que con un lapicero. Incluso los primeros garabatos en el kinder también se hacen con lapiceros, aunque en un caso de esta forma los favoritos son los de colores.

El lapicero es ese gran aliado en el momento de las cuentas, pues nos deja regresar sobre nuestro fallo sin dejar huellas. Lógicamente en el momento de dibujar, siempre y en toda circunstancia partimos del lapicero.

Los hay de diferentes tipos, la principal diferencia está ente los lapiceros negros y los de colores. Pero cada una de estas familias, tienen su conjuntos y características particulares entre sí.

Vamos a ofrecerles una breve guía sobre los lapiceros, para que en esta vuelta al cole elijamos los más indicados y los que mejor se amolden a cada actividad escolar.

Lápices de grafito HB





Rebajas












Rebajas




Lápices de grafito H, B y F

Rebajas




















Portaminas

Rebajas

Rebajas



Rebajas







Rebajas



Rebajas

Rebajas




Rebajas








Otros lapiceros y accesorios




Rebajas



Rebajas


Rebajas









Rebajas

Algunas curiosidades

En el año 1564 se descubrió el grafito en Inglaterra. El lapicero que empleamos hoy en día fue inventado por Nicolas-Jacques Conté, un pintor, militar y aeronauta francés; cuyo apellido, da nombre a una conocida marca de lapiceros.

Otro apellido que da nombre a una marca de lapiceros es el de Johann Sebastian Staedtler, pero a este se le debe la autoría del lapicero de cera de color, uno de los primeros lapiceros de color.

La palabra lapicero, viene del latín lapis que significa “piedra grafito”, material del que esta compuesta la mina del lapiz. En heleno, la palabra grafito se traduce como graphein, cuyo significado es “dibujar”.

El grafito es un mineral de carbono de color oscuro que se extrae de las rocas. El otro material que se combina con el grafito para conseguir la mina del lapicero es la arcilla.

Tipos de lapiceros negros

Los lapiceros se dividen conforme su grado conforme con sus características particulares de dureza y oscuridad. Paradójicamente, los más duros son los de trazo más claro y los más blandos de trazo más oscuro.

La dureza de un lapicero viene dada por la cantidad de arcilla con la que se fabrica el lapicero en combinación con el grafito. Los lapiceros más duros cuyo trazo es más claro, son los que más arcilla poseen en sus minas. Al contrario, cuanto más puro el grafito, conseguiremos lapiceros más blandos de trazos más oscuros.

La clasificación de lapiceros empleada es la europea, y es la que deja distinguirlos conforme la dureza de sus minas. Esta clasificación se establece mediante letras, es como la “H” apunta la dureza del lapicero, la “B” apunta su oscuridad y la “F” apunta el punto fino.

Lápices con la letra “H” o lapiceros duros

Esta denominación procede de la inicial de la palabra inglesa hard, que significa “duro”. La mina de estos lapiceros es durísima y genera un tono gris muy claro; gracias a su alto contenido de arcilla.

La letra “H” va acompañada de una escala de números entre 2 a 9. Cuánto mayor sea el número que acompaña la “H”, mayor será la dureza del lapicero y más claro su trazo.

El trazo de estos lapiceros es fino y limpio, con lo que se usan mucho en dibujo técnico o arquitectónico. También se usan en dibujo artístico para hacer algunos bocetos o como líneas guía de acuarelas.

En ciertas escuelas, se usa el 2H por el equilibrio entre su dureza y su trazo, y ya que se consigue una mejor y más clara caligrafía.

Lápices con la letra “B”

A lo igual que la denominación precedente, le debe su nombre a la inicial de la palabra inglesa black, esto es “negro”.

Identifica los lapiceros que generan trazos más oscuros ya que su mina es sensiblemente más blanda y con alto contenido de grafito.

También consiguen una clasificación mediante una escala de 2 a 9 que acompaña la letra “B”, y cuanto mayor sea el número, más oscuro su trazo y más blanda su mina.

Como su trazo es un tanto más “sucio” y menos uniforme, son más empleados en dibujo artístico. Al ser más blando es más suave con el papel y se usa mucho para el sombreado de dibujos.

Lápices con las letras “HB”

El lapicero HB es un intermedio entre los dos precedentes. De hecho, es como el punto 0, de un lado tenemos los H, del otro los B y en el medio el lapicero HB. Algunos artistas estiman que está en un punto medio de dureza, pero con tendencia a los lapiceros blandos.

Es el lapicero frecuente de escritura y el de empleo escolar por antonomasia. De hecho, cuando en la papelería pedimos un lapicero, sin precisar más, por lo general nos dan un “HB”.

Como su trazo es más blando y favorece que le lapicero se deslice por la hoja, y son los más empleados cuando los pequeños dan sus primeros pasos con letras y números.

Lápices con la letra “F”

También debe su inicial a una palabra inglesa, fenezca, que significa “fino”. Se lo considera un lapicero intermedio, aunque algunos aristas lo sitúan más del lado de los lapiceros duros.

Su grafito es poco común y aunque apuntan una dureza media, son un tanto más duros que los “HB”. Al sacarle punta a estos lapiceros, su grafito puede afinarse más que los “HB”.

A lo igual que el “HB”, también se puede usan para la escritura, ya que, gracias a la finura de su mina y su bajo contenido en grafito, deja conseguir mejores trazos y más limpios.

Minas de grafito

Las minas de grafito también se pueden conseguir sin la tradicional madera que las cubre. De hecho, podemos conseguirlas como minas de portaminas o barras de grafito.

Las primeras son las que se usan con el tradicional portaminas y habitúan a ser las favoritas entre los estudiantes de bachillerato o en las oficinas, ya que evitan tener que estar lidiando con el sacapuntas.

Las barras en cambio precisan ser afiladas con un cúter para poder emplearlas y su empleo está destinado al campo artístico.

Otras características particulares

Muchos de los lapiceros también se clasifican conforme la forma de su cuerpo. Los lapiceros exagonales son los más frecuentes y dejan diversidad en el agarre. Los lapiceros redondos hacen que el agarre sea menos “apretado” pero más resbaladizo, con lo que es habitual que le añadan algún grip. Los lapiceros triangulares son los más empleados para la enseñanza artística en los pequeños, pues son sensiblemente más ergonómicos.

También difieren en el material de su cuerpo. La gran mayoría se fabrica con madera de cedro, pero otros en cambio están hechos con wopex, una técnica que usa grafito, plástico y serrín. La resina es otro de los materiales empleados, similares a los wopex, pero que careen de serrín.

Última actualización el 2019-12-04 at 10:20 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados