Los mejores juguetes de madera

Hoy día son muchas las familias que optan por adquirir solamente juguetes de madera para sus hijos. La principal razón, aunque no la única, es por contraposición al empleo del plástico, un material tan injuriado en todos los campos de nuestra vida.

Quienes gocen del aire libre saben que ciertas actividades que se desarrollan en la naturaleza acostumbra a virar en torno a los sentidos.

Tanto guías, como profesores o progenitores (entre otros) invitan a los pequeños en las excursiones al campo a palpar los árboles para estimular el tacto. A los más pequeños (además a los mayores) este simple gesto les resulta tan agradable pues el contacto con lo natural difiere del contacto con lo artificial.

Por eso, el juguete de madera y, en especial el que no está lacado, aporta calidez a la estancia de juego y además invita a manipularlo.

Además hay otras razones, además de esto de las medioambientales, por las que decantarse por la adquiere de juguetes de madera:

  • La madera acostumbra a ser más durable que otros materiales. El juguete tendrá un recorrido más largo y podrá pasarse de hermano a hermano.
  • Resisten mejor los golpes y las inclemencias como la lluvia o el frío.
  • Desarrollan la imaginación al no estar tallados con tanto detalle. Algunos no incluyen ni siquiera luces o sonidos que distraigan la atención de los pequeños.
  • Son fantásticos para comenzar a desarrollar la motricidad. Su peso y ergonomía los hace manejables para los pequeños y pequeñas de menor edad.

En la próxima lista encontrará los mejores productos del mercado que encantarán a sus hijos, no sin antes realizar unas advertencias para un empleo responsable: verifique la edad recomendada y que no contengan pinturas tóxicas.

Una recomendación

Los especialistas aconsejan que, tratándose de un material sólido, la opción mejor es agregar a la cesta de la adquiere una alfombra rompecabezas que resguarde el suelo de la estancia. Las encontrará a un coste asequible, de igual forma que los juguetes de madera que se describen ahora.

Recuerde que, aunque en comparación con otros juguetes de plástico resulten más costosos, se amortizan pues son juegos intergenaracionales.

Para los futuros arquitectos: cubo de 100 bloques de madera de Colorbaby

Una forma de atinar con un regalo para pequeños desde un año es recurrir a un juguete de siempre y en todo momento como son los bloques de madera de Colorbaby.

El cubo está lleno a rebosar de 100 piezas de diferentes tamaños y formas, fabricadas con madera natural y coloreadas con pintura atóxica.

Este género de juego de construcciones nutre la creatividad y la imaginación, además de esto de estimular la vista con sus vivos colores y el tacto para reconocer las distintas formas.

Las piezas se recogen de una vez en el cubo, que mide 23 centímetros de alto, una vez terminado el juego.

Para los apasionados del motor: pista con 4 vehículos de Colorbaby

Hay pequeños y pequeñas que adoran cualquier juego o juguete que deba ver con vehículos o pistas. Les encanta subir y bajar los bólidos por las rampas, hacer carreras y rodarlos por todas partes.
Por eso, destaca esta pista de Colorbaby, en especial desarrollada para los más pequeñines que han cumplido los 18 meses y que aman el planeta de las ruedas.

La minipista está compuesta por unas rampas que se dividen en 4 pisos y el juego incluye 4 vehículos de diferentes colores.

Es una adquiere ideal para que los peques mejoren la coordinación ojo-mano y la habilidad manual.

Para los cocinitas: comestibles de juguete de Melissa & Doug

Rebajas

El juego simbólico es el favorito por los pequeños en tanto que con él imitan las acciones rutinarias que realizan los adultos que les rodean. Por ejemplo hacer la adquiere en el súper, ser el dependiente o jugar a las cocinitas.

Con este set de comestibles los chefs podrán crear variados menús, aprender de alimentación y clasificar los comestibles por conjuntos (lácteos, vegetales, carne, pescado, fruta) o por colores. ¡No solo es entretenido sino además educativo!

Está dividido en 4 cajas de madera donde guardar los 21 comestibles diseñados y pintados a mano con un gusto delicioso que les dota además de esto de un enorme realismo.

Las piezas son sólidas: resisten caídas y golpes sin dañarse. Son planas y tienen el tamaño recomendable para las manos pequeñas.

Para los manitas de la casa: banco de herramientas de madera de Nuheby

Los bancos de herramientas además son otro género de juego simbólico que encandilan a los pequeños. Les agrada reparar, atornillar, pegar, medir y, generalmente, participar en la mayoría de actividades que realizan sus progenitores.

Pero, para su decepción, las herramientas de verdad están fuera de su alcance pues pueden hacerse daño. Por eso, con este banco fabricado absolutamente de madera hallarán todo género de aparejos y piezas con las que “reparar” chismes como los mayores.

Es un set colorido con el que los pequeños harán sus primeros pinitos en el planeta del bricolaje, y un producto recomendable para desarrollar la psicomotricidad fina.

Perfecto para agasajar a pequeños y pequeñas mayores de 3 años en datas singulares como aniversario o Navidad.

Para desarrollar la psicomotricidad fina: centro de actividades y ábaco de madera de Acwenie

Los cubos multifunciones son fantásticos en tanto que en un juguete encuentran diferentes actividades y formas de divertirse. Entre todos, destaca el modelo de la marca americana Acwenie.

Tiene un cuidado diseño con cantos redondeados y planos, y 7 funciones diferentes con las que pasar largos ratos de juego: el laberinto de cuentas, la rueda con cascabeles, el rompecabezas con abecé, por un lado. Y por otro, animales como la mariquita con patas que se mueven, además de esto de un ábaco y el reloj.

Es un juguete recomendado desde el año, pero los mayores además disfrutarán del juego al tener un nivel mayor de aprendizaje y habilidad manual.

Como muchos de estos juguetes, este centro de actividades robustece las habilidades motrices y cognitivas de los nenes.

Para los viajantes: circuito de tren y pueblo de madera de Eyepower

Unos juguetes que encandilan a todas las edades son los trenes. El mercado ofrece gran pluralidad, pero de los modelos de madera el mejor valorado por los especialistas es el circuito de la marca Eyepower.

Este bulto cuenta con 130 piezas de madera, entre aquéllas que hay más de 5 metros de ferrocarril.

Esto es lo más interesante pues, aunque el circuito cuenta con una configuración base, los pequeños pueden montarla a su gusto. Y esto les hará pensar, poner, suprimir… En terminante, desarrollar su imaginación y creatividad.

Incluye una hermosa locomotora, 6 vagones, casas, árboles y vehículos que completan un animado ambiente de juego.

Es un juguete para que pequeños con edades comprendidas entre los 3 y los 10 años inviertan sus horas imaginando el viaje de sus sueños.

Para los que gozan con los desafíos: Camelot Jr de Smartgames

Camelot Jr es un juego con el que pequeños de 4 a 9 años desarrollarán su capacidad lógica y habilidades espaciales.

La finalidad del juego es que el príncipe y la princesa, situados cada uno de ellos a un lado, se reúnan mediante la construcción de torres y escaleras.

El reto consiste en conseguir encajar las piezas con las pistas que nos da el bloc de notas dependiendo del nivel de complicad que se escoja. Cuanto mayor sea, menos pistas conseguirán y más tendrán que darle al ‘coco’.

Lo bueno de este juego es que como tiene múltiples niveles se amolda de manera perfecta a la edad de cada pequeño.

Para desarrollar la memoria: 24 piezas de ajedrez de memoria de Yosoo

Este juego es muy entretenido y está en especial creado para activar la “memoria de pez”.

Las reglas son fáciles: las piezas, que se asemejan a los peones del ajedrez, se ponen mediante unos tacos de colores en los agujeritos del tablero.

A continuación se lanza el ya que tiene un color en todos y cada cara para hallar el tono de la ficha que coincida con el del dado. Si se saca el mismo color, el jugador se queda con la pieza y puede proseguirse jugando; pero, si no acierta, el turno pasa al siguiente.

La “gracia” del juego es que hay que procurar recordar donde están los colores que van surgiendo con cada tirada.

Cuando un jugador consiga 6 piezas de diferentes colores o haya conseguido el mayor número de ellas, se proclamará como el ganador de la partida.

Este género de juego es común en la pedagogía Montessori, que promueve juguetes que capten la curiosidad del pequeño, los anime a aprender y desarrollen sus capacidades cognitivas.

Para los pequeños grumetes: rompecabezas de pesca imantada para pequeños de 2 años de Goula

Este simpático rompecabezas magnético hará que los críos viajen mar adentro para pescar las distintas especies del planeta marino.

Con una caña cuyo cebo es un imán, los intrépidos pescadores van a deber atrapar una de las 10 especies marinas de vivos colores para encajarlas, después, en su hueco del rompecabezas.

Es un juego estupendo para mejorar la coordinación ojo-mano, la percepción visual y la motricidad fina. Perfecto para iniciarles en el planeta del rompecabezas añadiendo otro modo de juego.

Está indicado para pequeños desde los 2 años.

Para los artistas: pizarra imantada con rompecabezas de Tonze

Rebajas

Se trata de un juego que ofrece múltiples posibilidades en tanto que, por un lado, es una pizarra negra para dibujar con tiza; y, por el otro, es una pizarra imantada para hacer dibujos con rotulador. Además, contiene 85 piezas con imán que conforman un rompecabezas con el que crear personajes y amenas historias.

Su tamaño hace que, desde bien pequeños, puedan manipular la pizarra de forma autónoma.

También es una alternativa para que se entretengan durante los viajes, alejados de la pantalla del móvil o la tableta. Se recoge en un periquete con solo abrir y cerrar, igual que un maletín.

Al contener piezas pequeñas está recomendada para pequeños mayores de 3 años.

Última actualización el 2019-12-04 at 17:20 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados