Los mejores invernaderos para proteger nuestras plantas

La desfavorable climatología es una de las principales amenazas para tener las plantas o los cultivos en perfectas condiciones de revista. En estaciones frías el invernadero familiar se convierte en un práctico complemento para proteger esquejas, semillas, plantas o tu cosecha.

Con este dispositivo, poco a poco más extendido, se evitan indeseadas congelaciones y se garantiza una temperatura compatible con la supervivencia de ornamentos vegetales o productos hortofrutícolas.

El origen de estas estructuras está ligado al ámbito agrícola. En específico fue el empeño de generar uvas en los Países Bajos, una fruta de países más cálidos, lo que dio origen a fines del siglo XIX a esta alternativa tan extendida en el sudeste de España.

En la actualidad, su versión casera también se aplica a pequeños huertos urbanos y a las plantas decorativas. Con carácter general, la adquisición debe ir absolutamente ligada al género de productos para los que se va a emplear.

De entre los escogidos optamos por un modelo de cuatro estantes de la marca Finether que resulta extenso, muy simple de montar y tiene un costo ajustado para la capacidad que ofrece.

Rebajas

¿En qué consiste?

Con independencia del tamaño, la estructura de cualquier género de invernadero se sosten en un espacio cerrado, estático y asequible cubierto por vidrio o plástico que deje el paso de la luz.

El paso de los rayos de sol a través del material de la cubierta, así sea vidrio o plástico, calienta los cultivos o plantas ubicadas en el interior.

¿Qué es el efecto invernadero?

Como consecuencia del calentamiento por medio de la cubierta se genera el conocido como ‘efecto invernadero’. Es decir, los productos o flora calentada por la radiación solar generan por su lado más calor que es retenido en el circuito cerrado provocando una subida socorrer de la temperatura.

¿De qué material?

Con carácter general, las estructuras son de materiales resistentes como el hierro, el acero o el aluminio.

Los de aluminio son los más extendidos y son muy versátiles en el sentido de que aceptan todo género de coberturas.

Tampoco se oxidan como los de hierro aunque estos tienen el beneficio de ser más resistentes, cualidad esencial en cubiertas de vidrio.

¿Cubierta de vidrio o de plástico?

Por estética no hay color en favor de los de vidrio. También son los que mejor dejan pasar la luz. Sin embargo, tienen sus inconvenientes. Uno de ellos referido a su capacidad de aislamiento.

No es la más recomendable en tanto que es una más extremo en su relación con la temperatura. Se calienta en exceso en verano y se enfría en invierno.

En el caso de las coberturas de plástico las hay de PVC que cuenta con ‘pros’ como su costo económico y la ligereza. Se instalan de forma muy fácil. Entre los ‘contras’ su translucidez es mejorable.

Por ejemplo, los de polietileno dejan pasar mejor la luz, pero, eso sí, sus paneles son más costosos.

¿Dónde debe instalarse?

Es recomendable un espacio despejado para que luz no tenga obstáculos para traspasar la cubierta. Obviamente con prioridad a los lugares más refulgentes.

Si la cubierta es de plástico se he de ser cauteloso para que ninguna rama pueda desgarrarla. Con el fin de reducir los riesgos en el caso de viento es mejor ubicarlo en un lugar protegido.

¿De qué tamaño?

Aunque sea una cosa obvia, el tamaño del invernadero depende del espacio del que se disponga y de la constancia en la afición por las plantas o los cultivos con el objetivo de que no acabe transformado en un ostentoso trasto.

En todo caso, como los avances se dan en todos los ámbitos, hay soluciones pensadas de gran ingenio. Por ejemplo, los modelos ‘túnel’ que pueden ajustarse de longitud dependiendo de la cantidad de macetas que debas proteger.

Otra alternativa eficaz para compaginar el poco espacio en casa con la alta capacidad de los invernaderos es adquirir uno vertical. Estrecho en la base y alto para cobijar más plantas.

La opción del mini invernadero

Muy válida si no se cuenta en casa con más que una terraza usual. Las ventajas son inherentes a sus particularidades. Ocupan y cuestan poquísimo. Son de diseño sólido y se pueden poner prácticamente en cualquier lugar.

Aun en sus breves medidas se pueden localizar en el mercado hasta con termostato regulador, con cubierta desmontable o con baldas.

Estos modelos son los más ideales para esquejas y plantas pequeñas que demanden unas condiciones de temperatura y humedad muy determinadas.

Finether 4 estantes: Muy recomendable para el campo familiar

Rebajas

Un invernadero que cuenta con buenas posibilidades para el campo familiar. No resulta necesario tener un extenso jardín ni una terraza de enormes dimensiones para poner ponerlo.

Sus cuatro estantes le dan una capacidad muy satisfactoria a lo que se une la sencillez de montaje, la ligereza y la portabilidad si se desean poner las ruedas, algo que resulta recomendable. En suma, una más que buena relación calidad-costo.

La utilidad de montaje deja que el número de baldas se ponga conforme las necesidades. Es decir, se pueden poner menos si lo que se desean proteger son plantas altas.

Es ideal para evitar que se hielen las plantas más frágiles. También para emplearlo como alojamiento de semilleros. La capacidad para estos recipientes es de unos ocho aproximadamente.

Uno de los aspectos más sorprendentes, a favor del producto, es que, a pesar de que puede parecer débil, resulta bastante estable. Obviamente, siempre y en toda circunstancia haciendo empleo de las baldas para macetas y plantas de peso medio.

El material de la cubierta también cuenta con las cualidades que se piden a estos productos. Es decir, deja pasar a la luz, pero no se aprecian entradas de agua a raíz de la climatología.

La altura de este invernadero resulta muy recomendable para, por ejemplo, que las personas mayores no deban agacharse para cuidar sus plantas.

Relaxdays 10018889: La capacidad como punto fuerte

Más costoso que el líder de esta selección, pero también con una mayor capacidad. Orientado ya a casa que dispongan de jardín, patio o áticos.

Es un invernadero muy espacioso y cómodo para el cuidado de las plantas. Buena estética en forma de casa y muy simple de montar. En todo caso, ciertas de las objeciones se derivan de aspectos que deben ver más con las cautelas precedentes al montaje que con el producto en sí.

Es decir, su consistencia no alcanza para aguantar fuertes vientos, pero, como se apuntaba, es muy recomendable ubicarlo en sitios protegidos. En cualquier caso, hay que contar con el estruendo que hará el panel con el aire.

Tampoco sus estantes aguantarán macetas de importante tamaño y peso. La opción es, por si las moscas tal vez, poner estas en el suelo y reservar las baldas para menores dimensiones. Con de espacio va bien, incluso se pueden poner las más pesadas en banquetas o portamacetas.

Con el fin de que la cubierta tape toda la estructura hay que calibrar la profundidad recomendable a la que se encajan las piezas de montaje en el suelo.

Worth Garden: Buen cierre de cremalleras

Una alternativa muy acomodable a cualquier casa por su tamaño o para residencias con jardín que precisen cuidados más frágiles para determinadas plantas. En costo está algo sobre modelos de similares particularidades.

A su manejabilidad y sencillez de montaje une un factor apreciadísimo por los usuarios como es el cierre con cremalleras de la tela transparente.

La extrema ligereza de la estructura puede ser un ‘pro’ si se sitúa en terraza de piso o porche de chalet, o sea a salvo del viento. De no ser así, corre serio riesgo de derrumbarse.

Ese cierre deja que las plantas queden muy protegidas. Muy recomendable, por ejemplo, para bonsáis o cactus.

Spear & Jackson: El costo de la estética

Otro nivel y otro costo, claro. La estética se paga y en un caso así es suficiente con ver el producto. Claro que no son todo ventajas. El montaje es, obviamente, sensiblemente más difícil. En general, se valora como un producto costoso, pero el diseño y los caprichos también tienen su público.

A pesar de su apariencia más robusta las recomendaciones de ubicación en lugares resguardados también son de aplicación.

La abertura superior resulta cómodo para el regado de las plantas. La construcción en madera le dota de una mayor vistosidad, pero también es verdad que su consistencia y, sobre todo, su riesgo al deterioro dependiendo de la climatología es mayor que en otros materiales como el aluminio.

En resumen, ideal para quien tenga disponibilidad económica para primar la estética frente a otros factores más prácticos.

Mini invernadero Romberg: Óptimo recipiente para semillas

Una buena opción para conseguir que las semillas afloren. Compacto y, como es propio de su tamaño muy manejable y con un peso ligerísimo. Cuenta con sistema de ventilación regulable en la parte superior.

Dentro del segmento, se trata de un modelo muy específico al que hay solicitarle lo que puede ofrecer. Es decir, los materiales de fabricación no ofrecen la misma resistencia que la de otros invernaderos familiares más grandes y también concebidos para otros cometidos.

Si se le da el trato recomendable y se emplea como soporte para tratar plantas o flores que solo pueden desarrollarse en ciertas condiciones puede resultar útil.

Última actualización el 2020-03-21 at 16:10 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados