Los mejores hervidores eléctricos de agua (teteras eléctricas o kettle)

SkeQdL

Una de las preparaciones que tal vez con más frecuencia acostumbramos a hacer son las infusiones, en promedio una o dos infusiones al día tomamos. Realizarlas es muy fácil, pero que el café o el té nos queden tan bueno como el del bar, no es realmente simple.

El secreto muchas veces está en la temperatura del agua. Para asistirnos a conseguir infusiones exquisitas, los especialistas han probado los hervidores eléctricos y elegido como preferido al hervidor Russell Hobbs 20190-70 Chester. A ver si logramos que nuestro té, no tenga nada que envidiarle al de la tetería.

¿Por qué?

Lo ideal en el momento de preparar un té, café o cualquier otra infusión es prestar atención a la temperatura del agua. Si leemos las recomendaciones que nos hacen en los bultos de los productos, siempre y en toda circunstancia está indicada la temperatura ideal para preparar la infusión, evitando como en el caso del té, que las hebras se quemen y pierdan su calidad y auténtico sabor.

Si queremos hacer buenas infusiones, debemos tener en cuenta que cada una lleva su temperatura específica. No es exactamente lo mismo preparar un té verde, que un early grey o una manzanilla. Parece que no, pero en el sabor y en el color se aprecia si está bien preparado o no.

Para preparar biberones los hervidores son una herramienta estupenda, pues como calculan la temperatura del agua, nos ofrecen la seguridad de qué el biberón estará siempre y en toda circunstancia listo a la temperatura precisa para que el pequeño pueda tomarlo. También existen calienta biberones que tiene un empleo bastante extendido.

Los hervidores eléctricos (además llamados teteras eléctricas) son muy veloces calentando el agua y su funcionamiento es muy fácil, por eso son ideales para las mañanas dónde preparara un buen desayuno a veces no es posible por el hecho de que el tiempo apremia.

Muchas teteras emiten un silbido agudo y además incluso molesto para determinadas personas, con la intención de informarnos que el agua está en su punto de ebullición; con los hervidores eléctricos nos eludimos este estruendo molesto.

En general son ligerísimos y transportables, con lo que los transforma en una buena opción para viajes.

A tener en cuenta

Lo primero el material, hay hervidores fabricados en plástico y otros en acero inoxidable. Si creemos que el plástico puede ser tóxico, no hay patentizas en los hervidores eléctricos de plástico que los componentes del material puedan migrar al agua, pero es bueno que estén libres de BPA.

Dependiendo de la calidad, determinados hervidores de plástico pueden dar mal sabor al agua, sin llegar a ser tóxica. La mayoría son de plástico, y los de acero inoxidable habitúan a tener alguna pieza plástica (filtros, partes de la tapa, visor del nivel de agua). Mientras el plástico sea bueno, el resto ya es cuestión de acabado, estética y durabilidad.

El ajuste de temperatura. En muchos modelos es suficiente con bajar una pequeña palanca y cuando el agua entra en ebullición, esta brinca y ya tenemos el agua hervida. Lo bueno de otros modelos es que dejan regular la temperatura a la que queremos el agua.

En este aspecto hay que poner en claro si procuramos celeridad o precisión: si procuramos un electrodoméstico que hierva el agua de forma veloz, o al contrario, queremos un asistente que nos deje realizar las infusiones a la temperatura recomendable.

Incluso hay modelos que dejan elegir temperaturas prefijadas o la posibilidad de seleccionar la cantidad de grados precisa; debemos valorar entonces cuan precisa precisamos que sea la temperatura del agua.

Una de sus grandes ventajas es la velocidad a la como calientan el agua, entre 3 y 4 minutos o incluso menos, podemos tener el agua a punto y reducir tiempos de espera.

El mango de agarre, he de ser aislante por el hecho de que estamos manipulando agua a temperaturas muy elevadas y precisamos poder servirla en un recipiente. Siempre está la opción de una agarradera de tela o silicona, pero si estamos invirtiendo en un hervidor eléctrico, debe contemplar que su mango sea aislante.

¿Cuánta agua queremos hervir? La capacidad del hervidor por lo general viene indicada en una ventana con medidas impresas. Nos deja conocer su capacidad máxima, mínima y medir el nivel de agua que pongamos.

No debemos exceder nunca su medida máxima de llenado, por el hecho de que al entrar en ebullición el agua puede verterse y entrar en los circuitos del aparato. Tampoco es recomendable, llenarlos por menos de su capacidad mínima. En general su capacidad es de 1 a 1,5 litros.

La mayoría de los hervidores tienen apagado automático, pero la cuestión es que en el momento en que se apaga, con el paso de los minutos la temperatura del agua comienza a descender. Si procuramos que la temperatura se sostenga, debemos contemplar que incluya la opción de sostener caliente el agua.

Para un recomendable mantenimiento y limpieza es recomendable:

  • Si el agua es durísima, mudarla en todos y cada empleo para evitar que las durezas se queden ancladas en el filtro dentro del hervidor.
  • Aun así, es recomendable desclasificarla de cuando en cuando. En el manual de empleo está indicado como realizarlo, pero si no con el procedimiento de agua y vinagre o limón puede realizarse además.
  • Si el filtro es extraíble, cada cierto tiempo limpiarlo con un cepillo.
  • No emplees limpiadores abrasivos, ni estropajos que puedan rayarlo, ni lo introduzcas en el lavaplatos.

En su mayoría marchan apoyados sobre una base de contacto conectada a la corriente eléctrica que los hace inalámbricos, aunque hay modelos dónde la base y el hervidor están integrados. Si creemos que mejor calentar agua en el micro o la vitro, un hervidor eléctrico acostumbra a ser sensiblemente más eficaz cuando a potencia y vatios. Cuantos más vatios, mayor velocidad al calentar el agua y menor empleo de energía, siendo lo idóneo que el hervidor use cerca de 3000 vatios.

Importante: Los hervidores de agua, tal como su nombre lo apunta, están diseñados para contener agua. Es esencial esta aclaración, pues podemos estar tentados a calentar con la leche, el té, el café o cualquier otra bebida, incluso hay muchas personas que los emplean para hervir huevos. El resultado es que el hervidor puede estropearse y que la garantía no cubra el arreglo.

El preferido: Russell Hobbs 20190-70 Chester

En 55 segundos con el hervidor preferido tendremos lista el agua hervida. De acero inoxidable pulimentado y con capacidad para 1 litro de agua. Para poder servir el agua está desarrollado con una boquilla de precisión, que evita salpicaduras. Funciona con una potencia de 2200 vatios, no es la idónea de 3000 vatios pero ahorra prácticamente un 60% de energía.

Al ser de acero, posiblemente el exterior no esté realmente bien apartado y al calentarse se note un tanto caliente al tacto, lo mejor es que cuenta con un mango de plástico aislante para manipularlo.

Es muy fácil de emplear, es suficiente con abrir de forma automática la tapa abatible, ponerlo bajo el grifo y llenarlo hasta la medida que deseemos. Se calienta en una base 360º que deja poner el hervidor en cualquier situación; además de esto tiene recogecable, para que cuando no lo empleemos el cable no este suelto entorpeciendo el espacio.

La longitud del cable puede ser mejorable, por mucho que en una cocina hay enchufes por doquier, su largo no supera los 25 cm.

En su interior tiene un indicador con la cantidad de agua para una, dos o tres tazas de 235 ml cada una; indicándonos así su capacidad mínima y optimando el uso del agua. En su exterior, la ventana para visualizar el nivel de agua nos deja calcular el llenado para 0.5, 0.75 y 1 litro de agua, medidas medias debemos calcularlas a ojo de buen cubero.

El filtro es extraíble, ideal para poder realizar una limpieza periódica.

Puede que con poca capacidad de agua parezca que no está muy estable en su base, pero es cuestión de peso, por el hecho de que el contacto para calentar el agua lo realiza sin inconveniente.

No deja regular la temperatura del agua, pero una vez alcanzado el punto de ebullición, se desconecta de forma automática; avisándonos tanto el encendido como el apagado mediante un indicador con luz LED de color rojo.

Lo ideal es emplearla con agua mineral o tratada, pero si al poco tiempo advertimos máculas en su base interior, probablemente sean de cal y se pueden adecentar. De todas formas siempre y en toda circunstancia es recomendable proseguirse los pasos de empleo y mantención del manual del hervidor.

Es un hervidor de buena marca, perdurable, a buen costo, que cumple con su función básica.

Otras opciones

Aigostar Juliet

Que su diseño sea sólido no quiere decir que sea más pequeño, sino sus medidas están distribuidas de otra manera; esto es su capacidad es de un litro como el hervidor Russell Hobbs, pero el Aigostar es un tanto más bajo y más ancho. Al repartir sus medidas de forma diferente hace que se adapte mejor a los espacios.

Las indicaciones de llenado mínimo no son en tazas, sino en el mismo visor de nivel de agua está todo indicado, el máximo de 1 litro, el mínimo de 0.3 litros y medidas medias de 0.5 y 0.75 litros.

Está fabricado en plástico libre de BPA, se llena mediante la tapa abatible y el filtro es extraíble para una mejor limpieza.

Opiniones a favor y en contra, determinados especialistas han sentido que con el uso el agua puede saber un tanto a plástico, otros en cambio no encontraron diferencia alguna. También es verdad que el fabricante aconseja hervir un par de veces el agua antes del primer empleo, para evitar el mal sabor.

El interior de su cuerpo es de plástico y la base es metálica, con lo como mejor limpiarlo regularmente por el hecho de que el plástico y la cal no habitúan a llevarse absolutamente bien. Además emplear vinagre o limón para este hervidor, puede hacer que su cuerpo plástico tome mal sabor.

Su potencia es de 1100 vatios, lo que hace que sea un tanto más lento para calentar el agua y que demore cerca de unos 3 minutos. El conduzco de encendido se apaga de forma automática, indicándolo mediante una luz LED; y no deja su encendido si está vacío.

Tristar WK-1323

La opción compacta fabricada en metal, con una capacidad un tanto mayor que el resto: 1,2 litros. El visor para el nivel del agua es mejorable, por el hecho de que apunta el llenado cada 0.4, 0.8 y 1.2 litros; es así por el hecho de que apunta el mínimo, máximo y la mitad de capacidad del hervidor, pero convengamos que no son las medidas de empleo corriente como medio litro o litro entero. Además las medidas medias se calculan a ojo de buen cubero y es un tanto más difícil que en el resto de los hervidores.

Prestar singular atención por el hecho de que se puede confundir el color con el material. Su color es el del acero inoxidable, pero su material aunque es acero inoxidable, no es el mejor de los aceros. Si cada tanto no la secamos por la parte interior, posiblemente tras un tiempo comience a oxidarse. El filtro no es extraíble, no implica que no se pueda adecentar, solo que es pero complicado.

Como en todos los hervidores de acero, la temperatura se siente si tocamos su exterior y entonces nos valemos del asa y en este modelo es un aspecto mejorable, pues no es absolutamente ergonómica ni agradable al tacto.

También posiblemente en estos géneros de hervidores aparezcan máculas (posiblemente de cal), pero se pueden suprimir, siempre y en toda circunstancia siguiendo las instrucciones de limpieza del manual.

La potencia de 2000 vatios lo hace muy veloz calentando el agua. El resto de funciones son similares a el resto hervidores: apagado automático, protección por sobrecalentamiento y almacén en su base para guardar el cable.

Adler AD 02

Si procuramos un hervidor de menor capacidad, el Adler es buena opción, dejando su llenado desde 0.2 a 0.6 litros de agua. Punto a favor para el visor de nivel de agua de este hervidor, apunta sus medidas cada 0.1 litro de agua facilitando el cálculo de llenado.

Su filtro es anti cal, otro punto a favor. El apagado aunque es automático, demora un tanto en accionarse entonces de hervir el agua, y si empleamos la capacidad de llenado a encuentre, posiblemente tengamos algún derrame de agua. No tiene indicador de llenado, esto es si lo ponemos en marcha sin agua, se estropeará.

Su potencia es mucho menor 760W, pero tampoco precisa sensiblemente más tratándose de un hervidor de poco más de medio litro de agua. Al ser más pequeña y económica que el resto, es una alternativa ideal para viajes y usos poco frecuentes.

Arendo

Si preferimos un diseño un tanto más tradicional, podemos decantarse por el hervidor Arendo. Está realizado en acero inoxidable cepillado, por eso su acabado es brillante y liso muy similar a un acabado cerámico.

En el resto de los hervidores la tapa abatible facilita su llenado; en un caso así se llena por la boca de vaciado no siendo absolutamente práctico.

Si queremos capacidad de llenado es una excelente elección, con 1,8 litros como máximo, ideal para familias numerosas. El tamaño acompaña su capacidad de llenado, con lo como preparemos espacio de guardado pues es bastante grande. Eso sí, el visor de nivel de agua además mejorable, por el hecho de que señalando las medidas cada 0.4 litros no es algo muy fácil de calcular y más a ojo de buen cubero.

La potencia es de prácticamente 3000 W, pero recordemos que estamos hirviendo más agua, con lo como no lo hace más veloz. Además puede resultar un tanto más estruendoso que el resto de hervidores.

El sistema Strix-Controller facilita la desconexión automática incluso al retirar el hervidor de su base. El filtro es extraíble y de simple limpieza.

Bosch TWK8611P

Bosch es otra marca que fabrica hervidores eléctricos de muy, muy buena calidad, incluso este modelo ha ganado un premio. Aunque un tanto más costoso incluso que muchos de la marca, brinda además más posibilidades.

Permite inspeccionar la temperatura desde 70º hasta 100º, y en el momento en que ha hervido pude sostener el agua caliente con la función “keep warm” durante 30 minutos. Como medidas de seguridad evita el sobrecalentamiento, el encendido si no contiene agua y apagado automático.

Al conseguir la temperatura del agua emite una señal acústica, que no es un silbido como el de los hervidores para cocinas, pero es recomendable escucharlo antes de adquirirlo, por si las moscas llega a resultar molesto.

El visor de nivel de agua está un tanto más conseguido que en otros modelos. Con medidas cada 0.5, 1 y 1.5 litros y medidas medias.

En tamaño es un tanto más grande y más pesado, sobre todo teniendo presente que su capacidad de llenado es de 1,5 litros. Con 2400 voltios, podríamos decir que ni muy veloz ni tan lento, lo justo para un hervidor de sus particularidades.

Está fabricado en acero inoxidable y plástico, y su diseño es diferente al de otros hervidores, sensiblemente más simple y complejo. Incluso más aislante y con un mango ergonómico y cómodo para su agarre.

Última actualización el 2019-12-04 at 18:40 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados