Los mejores escáneres para tener a mano y seguro todo el papeleo y las fotografías familiares

El escáner ya es un tradicional en el planeta de la informática. Como es evidente en un ámbito que es homónimo de tecnología, su evolución, tanto en posibilidades, como en tamaño y costo, ha sido mareante desde que en 1984 se presentase el primer modelo en blanco y negro que fue desarrollado para Apple. El anglicismo (scanner) que le ha hecho conocido universalmente se puede traducir por ‘el que explora o registra’.

Un significado que se ajusta a las distintas funciones que abarca en la medicina, la electrónica o la informática. En esta comparativa nos centramos en estos últimos, en específico en sus modelos de mesa.

De los escogidos, optamos por el LiDE 300 de una marca puntera como Canon por su satisfactorio desempeño para el campo familiar a un costo muy barato.

Rebajas

¿Por qué un escáner?

La razón esencial es que facilita al máximo el archivo de documentación de todo género a la que se podrá entonces acceder de forma muy fácil. Su utilidad sobrepasa el campo profesional en tanto que todo el papeleo de casa y, muy esencial, las fotografías familiares estarán a mano y a buen recaudo en el computador.

¿Qué hace y para qué exactamente vale?

En síntesis, emplea la luz para convertir documentos o fotografías en archivos digitales que entonces pueden tratarse, alterarse y editarse en el computador.

¿Cómo marcha?

Se trata de un proceso algo complejo de explicar que, no obstante, se lleva a la práctica con máxima sencillez por la simplicidad de sus funciones.

El escáner proyecta luz sobre una imagen que, mediante los sensores, captan los diferentes tonos de luz del documento o imagen sobre la que se trabaja. Las zonas más oscuras reflejarán poca luz y las más claras mucha.

Estas alteraciones lumínicas, mediante sensores individuales o agrupados en tiras si es de color, son transformadas en señales electrónicas.

Estas, por su lado, son mandadas como datos y precedente aplicación de un algoritmo, al computador mediante la interfaz.

Es decir, mediante un conversor capaz de traducir la corriente eléctrica al sistema binario de ceros y unos que forma los pixeles o unidades de color que componen la imagen.

Por tanto, la interfaz permite que las señales emitidas por un aparato, en un caso de esta forma el escáner, sean comprensibles para otro, en un caso de esta forma el computador.

Partes de un escáner

  • Componentes externos:
    • Tapa: Asegura que la hoja no se doble ni se mueva a lo largo del proceso de escaneado.
    • Cama: Placa de cristal sobre la que se pon el documento o imagen.
    • Panel de control: Mandos para ordenar las funciones. Suele ser realmente fácil.
    • Cubierta: Es la carcasa que rodea este periférico. Tiene un doble cometido. Por un lado, le dota de estética y, por otro, resguarda sus circuitos.
    • Cable de alimentación: Entrada de la energía eléctrica.
    • Puerto USB: Vía de conexión con el computador.
  • Componentes internos:
    • Fuente lumínica: En el caso del modelo plano de escáner, la fuente de luz acostumbra a ser halógena o fluorescente.
    • Sistema óptico: En general, formado por espéculos que recogen la luz procedente del objeto a escanear y la reconduce a los sensores.
    • Sensor: Viene a ser el ánima de este periférico. Su cometido es convertir los diferentes niveles de iluminación captados a señales eléctricas que son las que ‘entiende’ el computador.

En el caso del color, el sensor acostumbra a utilizar la tecnología CCD a base de silicio por la sensibilidad a la luz que presenta este material.

Digamos que este sensor es como un ojo electrónico que recoge la luz y la transforma en señal eléctrica. De este modo, advierte la presencia y cantidad de colores de cada punto de la imagen que filtra en tres: rojo, verde y azul.

  • Cabezal: Pieza que barre toda la cama de cristal y que lleva incorporado el sensor.
  • Cinturón motorizado: Una especie de cadena de bicicleta que mueve el cabezal por toda la superficie de la imagen.
  • Motor: Es el factor mecánico encargado de desplazar el cabezal y el cinturón.

¿Qué tipos hay?

Hay una nutrida pluralidad derivada, por un lado, de su especialización (microfilm, diapositivas) y, por otro, de sus características particulares técnicas. Si nos ceñimos a estas últimos podemos distinguir:

  • Planos: O de mesa. Son los más frecuentes en el campo familiar como además lo es que vengan incorporados a una impresora.
  • Portátiles: Se van haciendo hueco. Como es obvio, su cualidad más señalada es la manejabilidad y la desventaja que no ofrecen, generalmente y a pesar de los avances en tecnología, la calidad de impresión de uno plano. Suelen emplearse para tareas muy específicas como contratos.
  • De tambor: Escanean con una muy alta calidad, pero requieren paciencia en tanto que son lentísimos, un usuario con conocimientos técnicos y mucho margen económico. Están orientados al ámbito profesional.

Parámetros principales a tener en consideración

  • Resolución: Grado de detalle o calidad de la imagen o el documento escaneado. Su traducción cuantitativa es el número de pixeles (o puntos) que el escáner es capaz de advertir en una determinada superficie. A mayor resolución, más calidad de la imagen. Para consultar su rango, este factor se expresa en Puntos por pulgada (dpi) o Puntos por pulgada (ppp).
  • Densidad: Un alto rango en este factor es homónimo de que el escáner puede reproducir sombras y brillos con un solo barrido de luz.
  • Profundidad de color: Mide en ‘bits por pixel’ (bpp) la capacidad que tiene el dispositivo para separar los tonos de los colores. Normalmente, tienen, al menos, 24 bits.
  • Velocidad: Primero, dejar claro que más velocidad no es homónimo de mejor calidad sino al revés. Las ratios que se emplean pueden ser de dos tipos. Por un lado, el número de segundos que tarda en escanear una página (s/página) o el número de páginas que es capaz de escanear en un minuto (ppm).
  • Tamaño: Tan esencial como que define el tamaño de los documentos o ilustraciones que vamos entonces a poder digitalizar.
  • Opción OCR: Muy recomendable un modelo que incorpore esta alternativa en tanto que incluye un programa de reconocimiento de texto. De este modo, puede identificar cada letra y palabra del documento escaneado para de esta forma trastocarlo en cualquier editor de texto.

Canon CanoScan LiDE 300: Muy casero

Rebajas

Escáner de una de las marcas punteras que reúne las cualidades más apreciadas para el campo familiar.

Es pequeño, ligero (no llega a los dos kilos), manejable, simple de instalar y de utilizar, cumple bien con las funciones básicas y tiene un costo muy competitivo.

No le vamos a ver habitualmente en una oficina, pero en casa resulta realmente útil. No está concebido para empleo intensivo ni es el más veloz (en torno a unos 15” segundos por página), pero tampoco son inconvenientes de extensión en este segmento.

Una recomendable resolución de colores suma ‘pros’ a este Canon muy recomendable para empleo ocasional en tanto que, por su costo, vale la pena, aunque se use por temas muy puntuales.

También se puede digitalizar con paciencia y tiempo el álbum fotográfico familiares, aunque está más orientado a los documentos.

Ni siquiera precisa conexión a la red en tanto que se nutre mediante la toma USB. Como es regla general, el cuadro de mandos, en un caso de esta forma con cuatro botones de funcionamiento, es muy fácil de utilizar.

Entre las objeciones puntuales, se apuntan inconvenientes de compatibilidad con el sistema operativo Windows 10.

Epson Perfection V370: Muy recomendable para negativos y diapositivas

Rebajas

Lo suyo es la imagen en sus variedades. Fotos, negativos o diapositivas son las piezas más codiciadas y que mejor resultado dan al pasar por su cama de cristal.

Esta especialización comporta, por su mayor extensión tecnológica, un costo más elevado del dispositivo y acostumbra a emplearse en otro campo vinculado a los profesionales de la fotografía.

Se instala de forma muy fácil, el terminal lo reconoce al momento (en un caso de esta forma incluido Windows 10) y su manejo es además muy asequible.

Como se apuntaba, su tratamiento de los negativos es inmejorable toda vez que se repare antes en la forma recomendable de poner el soporte sobre el cristal.

Ofrece la posibilidad de escanear hasta seis negativos al tiempo y cuatro en el caso de las diapositivas.

En cuanto al software hay muchas opciones, entre las comunes, obviamente, importar las imágenes de los negativos o las diapositivas directamente a Adobe Photoshop.

En suma, una alternativa dirigida primordialmente a los amantes de la fotografía con conocimientos avanzados o profesionales del ámbito.

Doxie Flip: La portabilidad como reclamo

Un dispositivo que ofrece una muy, muy buena resolución a una velocidad notable. Sin embargo, su cualidad más valorada es su portabilidad.

No llega ni al kilogramo de peso, marcha con baterías y ni siquiera precisa estar conectado a un computador para hacer su trabajo, aunque sí entonces para verlo.

Sus archivos digitalizados se guardan en una tarjeta SD que entonces se puede volcar al terminal informático.

Este sistema es, exactamente, motivo de alguna crítica en tanto que se valoraría más que se pudiera hacer directamente mediante un puerto USB.

En todo caso, en la gama de escáneres planos y portátiles sin duda se encuentra entre los líderes por sus posibilidades.

Otra de los beneficios añadidas es la posibilidad de escanear comodamente libros en tanto que la tapa se puede quitar.

Viisan VF 3240: Puede con el A3

En este modelo su cualidad más resaltable viene dada por su capacidad para escanear en tamaño A3 sin que por este motivo sea considerablemente mayor que uno modelo usual.

Evidentemente, esta es una gran ventaja en función de los trabajos que se vayan a realizar. Otra de sus características particulares es la velocidad de escaneo y una resolución bastante admisible. Todo ello sin que el costo sea elevado.

Muy recomendable para digitalizar obras artísticas. Entre las objeciones, su software tiene margen para la mejora. Es decir, más resaltable el producto en sí que sus programas. Un inconveniente, en cualquier caso, a la perfección subsanable.

Brother ADS2400N: La oficina en casa

Rebajas

Una opción que va alén de lo familiar, pero que puede ser de enorme utilidad para profesionales que tienen la oficina en casa.

Puede parecer costoso, pero sus posibilidades son ya sensiblemente más completas y complejas que otros modelos de gama inferior.

Así, es veloz, acepta mucha carga de trabajo y, entre otros extras muy a tener en consideración, escanea por los dos lados y digitaliza sin inconvenientes tarjetas de visita.

Última actualización el 2020-04-17 at 13:10 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados