Los mejores bolis o lapiceros 3D para pequeños

Los bolis 3D son una nueva forma para crear objetos y dibujos. ¿Y quién mejor para disfrutarlo que los pequeños?

Los fabricantes han sabido ver a los pequeños como uno de los usuarios que más provecho le van a sacar a estos dispositivos. Por ello, encontraremos en el mercado una gama de lapiceros 3D pensados solamente para ellos.

Un ejemplo de bolígrafo 3D bien conseguido el 3Doodler Start Essentials, un bolígrafo con numerosas posibilidades de seguridad y que no tiene partes calientes, con lo que es uno de los bolis 3D más recomendables para pequeños.

A tener en cuenta

Antes de dejar que los pequeños den rienda suelta a su imaginación, vamos a deber tener en cuenta ciertas variables para evitar defraudes o accidentes.

Tengamos en cuenta que este bolígrafo marcha con plástico que se funde dentro del dispositivo para poder dibujar en 3D.

Conexión a la corriente

Podremos hallar dos géneros de bolis 3D: que funcionen conectados a la corriente o con batería o pilas.

En general, uno enchufado irá más veloz y será más eficaz que los que van a pilas. Sin embargo, uno con batería independiente será más fácil de manejar para un pequeño, que no tendrá que estar poniendo el cable una y otra vez.

Tipo de plástico

El bolígrafo 3D funde plástico para poder dibujar con él. Sin embargo, no vale cualquier género de plástico. Actualmente, los más usados son dos, con sus ventajas y sus inconvenientes:

  • ABS: Es más resistente y flexible, con lo que le resultará más simple de manejar a un pequeño. Por el contrario, huele mucho a plástico quemado cuando se emplea y precisa de más temperatura para poder fundirse. Esto hace que no valga cualquier bolígrafo para utilizar este género de plástico.
  • PLA (o poliamida): Aunque no resulta tan flexible, no huele en absoluto cuando se funde en el bolígrafo y lo hace a temperaturas más reducidas.

Podremos hallar multitud de oferta en colores para los dos géneros de plástico. ¡¡Pero cuidado!! No debemos adquirir cualquier cosa en Internet, en tanto que hay muchas copias o versiones de plásticos que no están avalados por la FDA y que son realmente tóxicas si el pequeño se las mete en la boca.

Los botones de manejo

Por lo general, estos bolis 3D dispondrán de tres botones: uno para regular la cantidad de plástico que queremos que salga, otro para que salga por la boquilla y otro para retirar la carga sin especificar fuerza.

Estos son los botones básicos que nos dejarán evitar accidentes y tener un mayor control sobre el bolígrafo. A estos botones, a veces, se le sumarán los de la regulación de temperatura.

Protección en la boquilla

Es esencial tener en cuenta que si es un bolígrafo 3D pensado para pequeños, deberá tener algún sistema que evite el recalentamiento y que resguarde las manitas de los pequeños.

En general, esta gama de productos deberá proteger singularmente la boquilla que es los que más se calienta. Podrá tener un protector que la rodee, unos guantes térmicos para que use el pequeño, o un sistema de boquilla fría para evitar quemaduras.

Sin embargo, si no cuenta con ninguna protección, recomendamos huir de semejante producto.

Nuestro preferido: 3Doodler Start Essentials

3Doodler es un fabricante de garantía, vanguardista en la distribución de bolis 3D. Este modelo, Start Essentials, está concebido solamente para los más pequeños desde su diseño hasta sus posibilidades.

Es un bolígrafo muy fácil de utilizar y quizás el que más ha pensado en la seguridad de los pequeños. Como primer lapicero 3D, es probablemente el mejor que hay en el mercado desarrollado para pequeños.

Sus sistemas de protección son expepcionales para un empleo sin preocupaciones: No cuenta con partes calientes, con lo que el pequeño podrá tocar el plástico o incluso la boquilla sin riesgo de quemarse.

El plástico que emplea Doodler (Ego Plastic) es ecológico y no tóxico, respetando las indicaciones europeas de seguridad infantil. Además, puede fundirse a temperaturas sensiblemente más bajas que el PLA o ABS, evitando cualquier género de riesgo incluso entre los más pequeños. Aún de esta manera, no es conveniente su empleo en pequeños por bajo los 7 años.

En este modelo notaremos de qué manera el plástico que utilizamos se coagula veloz, dejando crear estructuras concluyente para las que, por lo general, se precisa sensiblemente más temperatura.

Consigue unos resultados realmente buenos sin desamparar a unos más que admisibles sistemas de seguridad que resguarden a los pequeños de quemaduras.

La adquiere del producto incluye un set con 48 tiras de plástico ecológico de colores, plantillas para practicar estatuas, un cargador y un libro que les inspirará nuevas creaciones.

La única queja es el costo, algo más elevado de lo normal para este género de bolis para pequeños.

Y aunque tampoco destaca por su gran precisión, la verdad es que como juguete para pequeños que nunca han tenido un dispositivo como este, es el ideal independientemente de la edad del pequeño.

Pluma 3D de Fede: Lo disfrutarán los pequeños y no tan pequeños

Este modelo de Fede destaca por su pantalla LCD con la que se puede comprobar la temperatura, especificar el género de filamento que introduciremos y regular la velocidad de salida del plástico.

Podemos emplearlo conectado a la corriente o al pc por medio de USB. Pero además deja el uso sin cables, con una batería externa.

Como punto positivo afirmaremos que el apagado automático tras unos minutos de inactividad nos pareció digno de mención, en tanto que lo consideramos un básico en seguridad. Y no todos los productos de esta gama lo tienen.

También incluye una especie de dedales protectores para que los lleve puesto el pequeño en el índice y pulgar. De esta forma se alejan estos dos dedos de la boquilla, evitando tocar la parte más caliente.

Pero apacibles por el hecho de que realmente no hay riesgo de quemaduras en tanto que no emplea grandes temperaturas.

Es muy intuitivo y se regula el calor automáticamente, conforme la velocidad que especifiquemos por medio de la pantalla.

Como punto negativo echamos de menos alguna velocidad más en la salida del plástico derretido, pero cumple con las especificaciones consiguiendo buenos resultados.

El bolígrafo incluye 12 rollos de PLA de diferentes colores (¡una cantidad generosísima!) y un soporte para poder dejar el bolígrafo en vertical al paso que se esté empleando y siga caliente la boquilla.

Cumplirá con nuestras esperanzas y los más pequeños podrán emplearlo sin riesgo alguno y comodamente y además intuitiva.

Y los mayores además podrán hacer sus pinitos por la calidad de las posibilidades que ofrece este bolígrafo 3D.

Nulaxy 3D Pen: El mejor diseño

Este bolígrafo 3D destaca por su entretenido diseño en forma de robot. En la una parte de la cabeza tiene dos LED que simulan los ojos del robot y además podrá dialogar para dar avisos que mejoren su empleo.

Se puede hallar en colores blanco, rojo o azul.

Es realmente fácil de manejar: cuenta con un botón para calentar y después introduces el plástico. Cuando esté dispuesto para ser empleado el robot te lo afirmará (¡literalmente!).

Evidentemente, los acabados no son los de un bolígrafo profesional. Pero dejan hacer estructuras parcialmente complejas de manera fácil y veloz. Funde velozmente el plástico (marcha con PLA y con ABS) y lo extrae de forma uniforme.

No precisa de cables para su empleo en tanto que marcha por medio de una batería que se puede recargar con un cargador USB.

Como extra, hay que resaltar el botón de apagado automático tras unos minutos de inactividad. También tiene un bloqueo que podemos activar cuando deseemos que el bolígrafo extraiga de forma continuada el plástico, de esta manera no se nos fatigará el dedo por apretar el botón de extracción durante largos periodos.

Esta opción incluye rebosantes accesorios (como el protector para los dedos) y filamentos. Su relación calidad-costo es buena además, con lo que es una de nuestras top 5 opciones en este género de bolis.

VICTORSTAR RP100A: El más económico

Este bolígrafo destaca por su compatibilidad con múltiples géneros de filamentos (PLA y ABS, entre otros) y su diseño ergonómico y colorido.

Con todo, es algo más grande de lo normal, con lo que resulta ostentoso de utilizar hasta el momento en que te habitúas. Sin embargo, una vez hecho a él tiene un empleo muy fácil: introducimos el filamento de plástico, se activa la temperatura y, cuando se calienta, apretamos el botón de extracción del plástico.

En el lateral cuenta con otro botón para regular la velocidad de salida del plástico por la boquilla. Normalmente se emplea la velocidad máxima por el hecho de que el resto resultan algo lentas incluso para los pequeños.

Destacamos además su función de apagado automático tras 8 minutos de inactividad. Una cuestión precisa en este género de productos destinados a pequeños.

Funciona conectándose a la corriente a través del cargador que incluye el producto. Lo malo es que a muchos usuarios les resulta algo corto el cable.

Con un costo muy asequible y sin grandes inversiones, cumple con las esperanzas. Se trata de un regalo económico y entretenido, recomendado para pequeños desde 8 años.

Pluma Meterk: A partir de 10 años

Aunque no se trata de un producto creado particularmente para pequeños, es suficientemente básico y cuenta con un mínimo de posibilidades de seguridad para que lo puedan utilizar desde los 10 años sin inconveniente.

También es buena opción como primer bolígrafo 3D para adultos.

Es un artículo con un costo muy competitivo que incluye un desprendido kit para comenzar nuestras andanzas con el 3D. Además, incluye 16 filamentos de múltiples colores, sensiblemente más largos que otros productos de la competencia.

Lo único que echamos de menos es que no incluye plantillas, pero las podremos adquirir por Internet sin inconveniente.

Admite filamentos de plástico de PLA y ABS. Sin embargo, con este bolígrafo recomendamos el PLA en tanto que es corriente hallar usuarios que han tenido inconvenientes de atascos con el ABS. Pero con PLA marcha a la perfección y sale el plástico muy fluido y de forma homogénea.

Como punto a favor cuenta con regulador de temperatura y velocidad por medio de su pantalla LCD, lo que nos hará más fácil de manejar el aparato.

Para los pequeños, será un alivio poder amoldar la velocidad a su capacidad de creación hasta el momento en que le cojan el truco al bolígrafo.

También nos chifla la función de activar la extracción del plástico de forma continuada haciendo doble clic en el botón de extracción.

No es un invento exclusivo, pero sí muy funcional, en tanto que de esta manera evitaremos fatigarnos por estar apretando el botón a lo largo del tiempo que estemos imprimiendo.

Como queja, el cable USB resulta cortísimo para manejar el bolígrafo con soltura y libertad. Sin embargo, no deja de ser una buena opción, eficaz y económica.

Última actualización el 2019-12-04 at 11:40 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados