Los mejores asadores de castañas

La recolección de la castaña comienza a inicios del mes de octubre y concluye al concluir el año. Es, durante los primeros compases del otoño, cuando el erizo madura para caer al suelo y dejar a la vista las apreciadas castañas.

Dentro de este periodo hay una data muy ligada a esta deliciosa fruta del bosque, la noche de Todos los Santos, que tiene lugar el 31 de octubre y en la como, en muchos rincones de España, es tradicional comerlas asadas.

Hágase con una sartén de Garcima o con un tradicional tostador de barro de Pereruela. Aunque la oferta es variada y para todos los gustos. También para aquellos de los que dispongan de una chimenea y deseen sacarle el máximo partido.

Rebajas


El fruto de la castaña

La castaña es un producto realmente versátil ‒rico en hidratos de carbono‒ en tanto que puede comerse de múltiples formas: cruda, cocida, asada, confitada o en almíbar. Es frecuente crear salsas o purés que acompañen platos de caza o carne roja.

Por eso, no hay que perder la ocasión y organizar una excursión para recolectarlas. Seguro que cerca de cada ciudad (no afirmemos ya en zonas rurales) existe algún lugar donde ir y poder pasar un estupendo día con los amigos o con la familia.

La recogida, por lo general, se realiza a mano con lo que se presta imprescindible hacerse con unos buenos guantes para que las púas no pinchen al procurar sacar el fruto de su coraza.

El siguiente paso es depositarlas en un cesto de mimbre o madera para dejarlas respirar y evitar que se estropeen. Si no se dispone de una cesta, una bolsa de tela o malla, puede servir. El consejo es no guardarlas nunca en bolsas de plástico pues su conservación será peor.

Y después toca lo mejor, ¡cocinarlas y degustarlas! La forma tradicional y con la que mejor se aprecia su delicioso sabor es el asado. Para eso existen diferentes aparejos con los que realizar un cocinado tan perfecto como el que consiguen los castañeros apostados a pie de calle.

Sartenes, tubos, castañeros eléctricos o tradicionales cocederos de barro. ¿Cuál será la mejor elección?

A continuación, se plantean 5 modelos diferentes para que ustedes, castañeros por devoción, elijan cuál es el que más les convence. No deje la ocasión de adquirir un práctico asador y déjese embriagar en su casa del rico aroma de la castaña asada y su sabor de hogar de otoño.

Nuestro preferido: el modelo tradicional de barro de Alfarería Pereruela

Cinco siglos acreditan el buen nombre de ‘Alfarería Pereruela SXVI’ en tanto que, generación tras generación, han seguido con la tradición alfarera, creando piezas de loza de barro refractado capaces para todo género de cocinas: vitrocerámica, gas, eléctrica, horno eléctrico, de leña, lumbre de chimenea y lavaplatos. ¡Hay que ver de qué manera han evolucionado estos productos artesanales!

Dentro de su pluralidad de productos, a los especialistas (y a nosotros) les ha encandilado la belleza y el estilo rústico de su tostador de castañas. Es una pieza viejísima que siguen realizando desde hace siglos mediante cocción lenta de hasta 14 horas y con un enfriamiento siguiente de 24 horas. De este modo la loza no sufre cambios bruscos de temperatura y se consigue una calidad máxima.

Está bañada con esmalte libre de plomo y su interior tiene acabado vitrificado.

Este tostadero tiene unas medidas de 25 centímetros de diámetro y 17,5 centímetros de altura, pero, debido a que está fabricado de manera artesanal, las medidas pueden fluctuar algunos milímetros.
Para el resto del año, este asador quedará como un factor ornamental en su cocina.

La más asequible: sartén castañera Garcima

Rebajas

Garcima es una compañía valenciana que, desde 1920, se ha afianzado como marca líder en la venta y fabricación de paelleras tradicionales y sartenes de todo género. Distribuye a treinta países productos de primera calidad realizados con la tecnología más avanzada.

Su sartén castañera, además de esto de tener un coste realmente bajo, está forjada en acero pulimentado de color metalizado y mango rojo. Se asemeja a un colador con su base llena de agujeros, cuya función es acercar el calor de las placas o la llama de la cocina de gas o de leña, sin que las castañas se quemen para conseguir dejarlas en su punto.

Tiene un diámetro de 26 centímetros, ideal para asar de una vez hasta un kilogramo de los apreciados frutos del otoño. Basta con hacerles un pequeño corte a las castañas y moverlas algunas veces para que se hagan uniformemente. Si todo va bien, deberían estar listas en menos de media hora.

Al tratarse de un producto fabricado con acero para sostener la sartén en perfectas condiciones, los especialistas aconsejan, una vez limpia y seca, untarla con un papel empapado con aceite de cocina. También se aconseja que se guarde envuelta en papel, en una bolsa de plástico.

Aunque este modelo es ideal para su empleo en cocinas de gas y leña, además es capaz para vitrocerámica y cocinas eléctricas. Puede que, al principio, cueste un tanto atinar con la temperatura del mando de cocina.

El truco es no poner la temperatura al máximo para evitar que se quemen por fuera y queden crudas por la parte interior.

Con tapa, mango largo y empuñadura de madera, Rome

Esta tostadora de castañas Rome está desarrollada para ser empleada al fuego de leña. De ahí su largo mango con empuñadura de madera maciza, con el que manipularla sin riesgos, y su doble tapa que resulta realmente útil para darles vueltas mientras que se asan.

Es de forma circular de 27 centímetros de diámetro y el lado del fuego está realizado con agujeros, tal como se caracterizan este género de asadores.

La tapa está unida con bisagras que se abre en tres cuartas partes, facilitando de esta forma el acceso al interior de esta sartén fabricada en acero de calidad.

Reúna a su familia en torno a la chimenea y además invíteles a unas estupendas castañas asadas o propóngales además ver una película con palomitas de maíz recién hechas.

Gloglow: cesta para el horno

Este tubo es otro buen aparato para asar el apreciado fruto al que llaman “oro cobrizo” en las zonas del Bierzo, en León.

Se trata de un tambor fabricado en acero inoxidable, superduradero y además indeformable. Este diseño hace que el recipiente pueda virar 360º para, de esta forma, conseguir que las apreciadas castañas acaben asadas uniformemente.

Su empleo es fácil. A través de su puerta móvil se introducen los frutos; después se pon en la bandeja del horno o sobre la lumbre y se vira algunas veces hasta el momento en que estén asadas al gusto.

Es muy simple de adecentar y además, incluso, puede meterse en el lavaplatos.

Pero no solo puede emplearse para las castañas. Cualquier fruto seco quedará fenomenal torrado en este tambor: almendras, nueces, cacahuetes, granos de café o pipas.

No pierda la ocasión y sorprenda a sus más allegados este otoño-invierno preparando un rico café y unos frutos secos recién torrados.

El más exclusivo: asador eléctrico de Schönhuber S.R.L

Schönhuber es un distribuidor italiano líder en la venta de artículos para el hogar. De hecho, 25 marcas internacionales le confían la exclusividad en la distribución de sus artículos.

El surtido de accesorios de mesa y cocina que ofrecen, podrá “satisfacer las necesidades más variadas: desde la celebración familiar hasta el almuerzo sibarita, desde muebles de diseño hasta decoraciones para el hogar, desde aparejos de cocina hasta degustación de vinos”. Así se venden en su web.

Y no es para menos. Para los sibaritas y amantes del pequeño electrodoméstico a los que no les importa gastarse dinero, han inventado el asador de castañas eléctrico. Con un diámetro de 25 centímetros, podrá meter hasta medio kilogramo de castañas.

Deje a todos boquiabiertos con su exclusiva olla de acero esmaltado con la que podrá asar ricas castañas, patatas, tomates… Sin necesidad de encender el horno.

Última actualización el 2019-12-04 at 12:20 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados