Los mejores amplificadores de guitarra

El amplificador es el apéndice de la guitarra eléctrica. Como su denominación apunta su función esencial es aumentar la potencia de una señal, en un caso de esta forma la que emiten las cuerdas, por medio de la energía eléctrica.

La elección más recomendable en el momento de la adquiere debe de tener en cuenta el nivel de conocimiento del instrumento de quien lo va a emplear y el espacio físico en el que se va a instalar el amplificador.

También si se va a trasladar mucho o no para valorar su tamaño y peso como factor de relevancia. Lo que tiene por nombre su portabilidad.

Por decirlo de una manera simple, no se trata de buscar el mejor en todo sino el más recomendable en conjunto. En el caso de los amplificadores de guitarra eléctrica la gama es variadísima.

Nada deben ver las posibilidades que precisa un principiante a las que demanda un usuario ya avanzado o un músico profesional.

En este caso, se opta por un amplificador que, por su relación calidad-coste, resulta ideal para principiantes y conciertos en pequeño formato.

Nuestro ganador es el , pues aporta una buena distorsión y un excelente sonido en su canal limpio con un peso de menos de cinco kilos, lo que facilita y mucho su portabilidad.

A tener en cuenta

El amplificador (ampli como es de empleo extendido) se distribuye en tres componentes principales: Preamplificador, etapa de potencia y altífono.

Preamplificador

El pre amplificador procesa la señal que le llega de la clavija jack del cable de la guitarra. Se puede acotar como el ‘hogar’, por poner un ejemplo, de la ecualización. Esta viene a ser la puesta a punto más esencial para el guitarrista.

Ecualización

Con la ecualización se fijan los tonos agudos, graves y medios y sus subdivisiones. No hay una ecualización mejor o peor. No se trata de una operación aritmética con resultado fijo. Depende siempre y en todo momento del gusto y el oído de quien toque y, muy esencial, de las características particulares del propio instrumento.

A través de la ecualización se pueden corregir, resaltar o mitigar ciertas sonoridades propias de la guitarra para que se ajuste más el sonido saliente del amplificador a los gustos de quien la toca.

Una recomendación práctica para examinar los tonos que da es situarlos todos en la postura media (5 si la escala es 10) para tomarlo como sonido de referencia y también ir bajando y subiendo de forma individual.

Ganancia

Es un término bastante complejo de explicar y tal vez un tanto demasiado técnico.

Empezaremos diciendo que el cometido genérico del pre ampli, a efectos técnicos, es nivelar la tensión eléctrica procedente de las fuentes de audio (señal de salida) y mandarlas (señal de entrada) al segundo componente ya convocado: la etapa de potencia.

La relación entre los dos niveles salida-entrada da como resultante el término ganancia.

Para hacerse una idea gráfica de la combinación de señales resulta útil trasladarlo a una labor más de caminar por casa. Por ejemplo, la conexión de un reproductor de música a un equipo de audio. Cada uno tiene su volumen distinguido.

Si subes a encuentre el volumen del reproductor (sería la señal de entrada) no lo hace el del equipo (señal de salida) a menos que también esté al máximo.

La diferencia es que la ganancia controla la señal que entra en el amplificador desde la guitarra al paso que que el volumen controla la señal ya procesada por el pre amplificador

¿En qué se específica? Si se sube la ganancia y entra más señal de la que sale se genera la distorsión, que no brota por muy alto que se ponga solo el volumen.

Los pasos a proseguirse para conseguir un buen sonido serían: primero establecer el nivel de distorsión que se desee por medio de la ganancia y después ajustar el volumen.

Etapa de potencia

La potencia se mide en número de vatios y no siempre y en todo momento es homónimo de perfecto sonido. El usuario, por lo general el novato, tiende a opinar que cuando más alto mejor. Hay más factores a querer.

Como es evidente no hay un número tasado de potencia conforme el lugar elegido para tocar.

No obstante, sí podemos aportar referencias útiles:

  • Por ejemplo, en casa sería suficiente con entre 10 y 20 vatios, incluso con menos si la calidad acompaña.
  • En torno a 50 vatios resultarían admisibles para locales de ensayo o pequeños establecimientos con música en riguroso directo. A partir de ahí el aumento de potencia está vinculado al tamaño del auditorio.

Bafle o altífono

El tercer componente es el bafle o altífono. Su cometido es convertir las señales eléctricas en audio. Por medidas, en pulgadas, en los amplificadores familiares habitúan a ser de 8 (20,3 centímetros de diámetro). Los más usados habitúan a ser los de 10 y los de 12 (25,4 y 30,4 cm. respectivamente).

Tipos de efectos

Otros términos con los que tendrá que familiarizarse están relacionados con efectos específicos muy frecuentes en las guitarras eléctricas.

  • El difiero (delay) repite un sonido como eco.
  • La reverberación (reverb) mantiene sutilmente el sonido tras emitirlo tal como si rebotara. El ejemplo más de a pie sería la estela sonora que deja una palmada. A efectos prácticos, con mucha reverb la sensación es que la guitarra se distancia.
  • A estos dos se añaden otros de empleo común como el efecto chorus que da idea de duplicar el número de cuerdas de la guitarra.

Otra de las posibilidades mienta al llamado canal limpio (sonido clean) Ofrece una sonoridad más limpia y sin aditamentos. Con eléctrica se consiguen de esta forma sonidos propios de una acústica.

¿De transistores o de válvulas?

Es un inconveniente muy habitual en el momento de adquirir un amplificador de guitarra eléctrica que acostumbra a solucionar el coste. Los de válvulas son bastante más costosos.

Y no es el único factor a tener en cuenta. También pesan más y precisan de mantenimiento y cambio de esas válvulas.

Eso sí, es complicado localizar a algún guitarrista que no asegure que la calidez de sonido que ofrece el amplificador de válvulas está a años luz en calidad.

También es verdad que el acercamiento a la sonoridad de los de transistores es cada vez mayor.

Hay una tercera vía en los híbridos, con válvulas en el preamplificador y transistor en la etapa.

El factor que los diferencia en el aspecto tecnológico es que el ampli a transistores recibe una señal eléctrica de la guitarra y la amplifica.

Los de válvulas están construidos con tubos de vacío y el sonido se genera a través del calentamiento de estos tubos sobre los 100º. Es recomendable, por lo tanto, esperar unos minutos tras su encendido para que se calienten las válvulas.

¿Modelo Combo o componentes por separado?

Cuando los tres elementos se integran en la misma pieza conforman los amplificadores combo que son de empleo mayoritario en el campo familiar o en actuaciones de pequeño formato.

Existen otras alternativas al combo más dirigidas a los profesionales.

  • Una es el modelo stacks con dos cuerpos diferentes: un cabezal con el preamplificador y la etapa de potencia y el altífono aparte. El cabezal se puede conectar a un bafle de un solo altífono o de múltiples.
  • La otra, con los tres componentes por separado, tiene por nombre rack, y es propia ya de los grandes conciertos con costos altísimos.

La siguiente selección se orienta a resaltar los más valorados en función de sus características particulares, su relación calidad-coste y, como se señalaba, del destino que se le pretenda dar a la adquiere.

El ganador, Boss Cube 10GX Guitar Amplifier

Pese a su tamaño y peso (algo menos de cinco kilos) aporta una buena distorsión y un excelente sonido en su canal limpio (el que emite el sonido más limpio).

Es tan ligero implica que la portabilidad resulta muy fácil. Una ventaja a la que suma una utilidad derivada de la opción de las pilas.

Buena autonomía. Viene con cable ayudar y de alimentación para tocar al aire libre.

Sus 10 vatios de potencia son más que suficientes para el campo familiar. Suele bastar, en condiciones normales, con dejar el volumen a la mitad.

Incluso si lo ponemos más bajo, con el objetivo de evitar molestias a los vecinos, la calidad no se resiente.

Otro de los aspectos más señalado es su buena contestación en las tres opciones que ofrece, o sea, en las llamadas presets, que son:

Clean (sonido limpio), Crunch (sonido con distorsión leve propio del blues y del rock por lo general) y Lead (el sonido propio de los solos de guitarra).

Una prestación añadida se abre con la posibilidad de mudar estas tres presets de serie por medio de la aplicación Cube Kit que dispone de hasta diez diferentes (solo se pueden tener tres al tiempo).

En suma, un producto que, como ya expresan sus usuarios, cubrirá de sobra las esperanzas si lo que se busca es comenzar a soltarse con la guitarra eléctrica.

Fender Mustang I v.2 20 W

Con 20 vatios de potencia está orientado a principiantes persistentes en la práctica de la guitarra o a usuarios de niveles intermedios.

Sencillo, con un solo canal, pero fiable. La relación calidad-coste, a juzgar por la experiencia de usuario, es de lo mejorcito del mercado.

La toma USB multiplica las posibilidades musicales a través del computador. Por ejemplo, a través del PC se pueden inspeccionar y mudar las presintonías.

Como recomendación hay que leerse con detalle las instrucciones para sacarle todas las posibilidades, que son muchas.

También cuenta con efectos que no precisan el uso de pedales aunque tiene una alternativa que deja instalarlos.

Especial mención merece la calidad de los sonidos limpios. En la distorsión tal vez se percibe ligerísimamente que es un amplificador pequeño de gama baja, entendida como amoldada al público al que está dirigido.

Vox ac 30hw2x

Una joya del diseño, cableado a mano, de estilo vintage en forma de maletín y… de válvulas. Un cúmulo de características particulares que explican su coste.

30 vatios de potencia para un capricho de más de 30 kilos (sin ruedas para el transporte), sólido y solvente musicalmente, aunque no se puede pedir menos.

Los privilegiados usuarios encomian primordialmente la limpieza de su sonido con un tono vintage acorde a su diseño. Sería un caso claro de la calidez que dan los tubos frente a los transistores.

Otra de sus cualidades más valoradas es su capacidad para extraer los mejores sonidos que puede ofrecer la guitarra que se le conecta.

Fiable y perdurable, estéticamente brillante. Pero so sí, como se apuntaba, muy costoso. Por lo que es recomendable sobre todo para especialistas.

Marshall MS-2

El pequeño de una marca grande. Ideal para comenzar a trastear con la guitarra y llevarlo hasta en el cinturón si se quiere, dado su escaso peso y tamaño.

Un buen juguete para practicar y saber si serás o no perseverante y pasar a productos de mayor entidad.

Algunos especialistas destacan su buena prestación para tocar estilos musicales duros, caso del rock y el punk.

Entre las objeciones detectadas está la saturación del canal limpio de sonido con el volumen incluso medio o bajo. Pegas que, no obstante, tienen que relativizarse dependiendo del tamaño, potencia, coste y destino que tiene.

Hay hasta quien, por su bonito diseño, lo adquiere como ornamento, pero se puede emplear con las garantías propias de lo que es para tocar.

Mesa Boogie Road King 2×12″ Serie II

De un extremo a otro. La sofisticación técnica y el coste en consonancia. Una de las marcas por la que suspiran hasta los músicos profesionales.

Válvulas de gran lujo, calidad extrema, 120 vatios de potencia traducidos en un sonido delicioso.

Algunos especialistas estiman que ningún amplificador de tubo (válvulas) cuentan con más recursos técnicos para ofrecer los tonos y las sensaciones que precisa cada concierto. La aspiración de todo músico avanzado o profesional.

Seña de identidad de la compañía californiana durante su medio siglo de andanza que cumple este año. Pero hay que pagarlo, y no está al alcance de cualquiera.

Última actualización el 2019-12-04 at 01:10 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados