Los mejores alimentadores antiahogo para bebé

Un alimentador antiahogo es un artículo de seguridad infantil compuesto por un pequeño contenedor de malla o silicona que se acopla a un mango y cuya función es facilitar la transición del bebé cara la alimentación sólida sin riesgo de ahoga.

Con este mecanismo, similar a un chupete, los peques podrán ampliar sus gustos culinarios, probando seguramente todo género de frutas, verduras, galletas, pan o pasta.

Para facilitar la busca y atinar con la adquiere de este demandado producto, se ha realizado una investigación de mercado en el que cinco modelos destacan sobre el resto y de los que el Clevafeed de ClevaMama se ha proclamado como el favorito tanto por especialistas en puericultura como por progenitores. Su éxito se debe a la calidad de sus materiales y a su ergonomía.

Beneficios y características particulares

Los beneficios del empleo del alimentador antiahogo, avalados por pediatras, son múltiples. No solo evitan un posible atragantamiento, sino calma el dolor de las encías durante los periodos de dentadura y mejorar la habilidad de las manos.

Los diseños habitúan a ser similares. Lo que va a determinar la adquiere, con toda probabilidad, es el material del alimentador ‒de malla o silicona‒:

• La malla deja prensar mejor los comestibles, pero resulta algo difícil de adecentar y se va tiñendo con el jugo de las frutas y las verduras. Bien lavado no supone ningún riesgo para la salud, aunque al final el alimentador acabe con un aspecto ajado.

• La silicona es un material al que los pequeños están acostumbrados por los biberones o los chupetes. Es más dura y calma las encías inflamadas.

Al lavarla y esterilizarla queda como nueva y no absorbe los tonos de el alimento. Eso sí, a veces resulta complicado extraer todo el jugo por el hecho de que el material es un pelín más recio que la malla.

Recuerde que las siliconas empleadas siempre y en todo momento han de estar libres de componentes tóxicos, como el Bisfenol A o los ftalatos (empleados como plastificadores), o alérgicos como el látex.

Debemos tener en consideración…

A continuación se dan unos consejos que debe tener en consideración una vez se haya decantado por uno de los dos:

• Que sea simple de atestar y tenga un sistema de seguridad para que el bebé no lo pueda abrir.

• Que esté desarrollado con un mango ergonómico y tenga un tamaño manejable y proporcional a las manos del bebé.

• Que los agujeros sean los sufrientemente grandes para dejar pasar el comestible exprimido, con la excepción de que ningún pedazo pueda colarse en la garganta de un bebé.

• Que incluyan una tapa protectora para trasportarlo sin inconvenientes.

Recopilada toda la información, vamos a pasar al análisis de los cinco mejores alimentadores antiahogo. Hay opciones individuales, en bulto, con diferentes tamaños de tetina o con funciones extras como mordedor o sonajero. Todas ellas reúnen las mejores características particulares y se mueven en una horquilla de costos que van desde los 7 hasta los 15 euros.

El preferido: Clevafeed de ClevaMama

El mejor alimentador antiahogo llega de la mano de la reconocida marca de puericultura ClevaMama. Es el más vendido y el que mejores valoraciones recibe tanto por especialistas como por progenitores satisfechos.

Con este alimentador los peques de la casa podrán disfrutar de los comestibles sólidos sin riesgo de atragantarse gracias a los agujeros de la tetina que están diseñados para que ningún pedazo de importante tamaño pueda pasar a la boca del bebé.

La tetina está fabricada con una silicona transparente de alta calidad libre de BPA (Bisfenol A) y látex, y tiene la forma de un tradicional chupete para que al bebé no le resulte extraño. Además, tiene una textura suave, pero resistente a los dientecitos que comienzan a despuntar. También soporta temperaturas altas y bajas y, por ende, se pueden introducir sin miedo comestibles calientes, fríos o incluso congelados.

Su mango, de plástico, está desarrollado en forma de aro para que el pequeño pueda mantenerlo con las dos manos.

Se lava con agua caliente y un jabón neutro para, después, esterilizarlo hasta el próximo empleo; o, directamente, se limpia además en la bandeja superior del lavaplatos.

El Clevafeed de ClevaMama, recomendado desde los 6 meses de edad, es un producto versátil y además higiénico por el hecho de que incluye una tetina de reemplazo para tener el alimentador siempre y en todo momento listo, y un capuchón para proteger la tetina.

Munchkin: el mejor de malla

El segundo lugar lo ocupa un alimentador antiahogo de otra reconocida empresa experta en el cuidado del bebé: Munchkin. Este modelo es diferente al de ClevaMama por el hecho de que ha reemplazado la tetina de silicona por una resistente malla donde van introducidos los pedazos de comida.

Este material tiene sus ventajas y sus inconvenientes, como se ha dicho en la introducción.

Lo bueno es que como la malla es flexible, los comestibles pueden entrujarse al máximo para sacarles todo el jugo, cosa que con la tetina de silicona resulta más difícil.

Sin embargo, la malla no se lava tan de manera fácil como la silicona por el hecho de que no se separa del mango y con la utilización prolongado de jugos, por ejemplo, acaba por teñirse.

¡Ojo! Esto es pura estética y no supone ningún riesgo de gérmenes. Se lava con agua y jabón y estará listo para la próxima toma del bebé.

Los especialistas han indicado que en ciertos casos la tetina de malla causa rechazo en bebés muy pequeños en tanto que, a diferencia de los modelos de silicona, es una textura ignota en la boca y les cuesta acostumbrarse a ella.

Pero además aseguran que, en la mayoría de los casos y tras emplearlo varias veces, están encantados y se atreven a probar un montón de comestibles.

Si se quiere llevar fuera de casa, incorpora un capuchón hermético para facilitar la higiene y guardarlo en cualquier lugar.

Está desarrollado en tres colores que se entregan de manera aleatoria y dependiendo de la disponibilidad, con lo que no puede escogerse en el momento de la adquiere.

Lola Kids: la opción mejor en bulto de dos

En este listado no podían faltar estos mordedores antiahogo de Lola Kids. Volvemos a la silicona médica libre de BPA, higiénica y perdurable. Tal es con lo que las tetinas, tras sus lavados y procesos de esterilización quedan como nuevas.

A los especialistas y los profesionales que venden artículos de puericultura les chifla la idea de los tres diferentes tamaños de tetina incluidos.

De esta forma el alimentador evolucionará con el desarrollo del bebé, adaptándose y dando servicio a edades comprendidas entre los 6 meses y los 3 años.

A diferencia de otros productos, su mango es alargado, pero del tamaño ideal para un buen agarre desde bien pequeños.

Se presenta en bulto de dos con sus respectivas tapas, con seis tetinas de repuesto y dos opciones de color: naranja y azul o naranja y fucsia.

Es la opción mejor para aquellas parejas con gemelos o para hermanos que se llevan escasos meses. También hay progenitores que dependen de los abuelos para el cuidado de sus hijos y priman la practicidad. Y en un caso así podrán dejar uno en la guardería, por ejemplo, y otro en casa de sus familiares.

Los alimentadores de Lola Kids son estupendos para facilitar la transición cara los comestibles sólidos sin correr riesgo, dan nuevas sensaciones y alivian las encías en los periodos de dentadura.

El alimentador multifunción de Momcozy

El diseño único del alimentador antiahogo de Momcozy lo hace realmente singular y, por esta singular característica, ocupa un espacio en esta comparativa.

El motivo principal por el que destaca es que, además de esto de nutrir al bebé de una manera segura, además lo entretiene con las bolas de colores que incorpora el interior del mango y lo transforman en un sonajero. Asimismo, está proveído de un asa circular tipo mordedor que facilita el agarre, calma las encías y robustece los músculos faciales.

La tetina es de silicona 100% segura, antirrasgaduras y sin componente tóxico como el Bisfenol A, los ftalatos o el látex.

Viene presentado en una bonita y completa caja que lo transforma en un estupendo regalo que incluye dos alimentadores y 6 tetinas de diferentes tamaños para darle un empleo perdurable.

Sin duda, se trata de de las opciones mejores de adquiere de esta comparativa por su 3 en 1: alimentador, sonajero y mordedor. ¡Y a un coste muy competitivo!

Nuby: el mejor coste

Si lo que prefiere es probar con un modelo económico pero que cumpla con todos los requisitos de seguridad, el alimentador de Nuby es la mejor alternativa.

Está bien valorado por los especialistas y sobresale del resto, además de esto de por su coste, por su sistema de seguridad con doble giro y bloqueo que evita a los pequeños el poder abrirlo.

Este modelo es de malla, de igual modo que el de Munchkin, y tiene el tamaño suficiente para introducir comestibles grandes que mantengan entretenido al bebé durante un largo rato. Se lava a mano con agua caliente y jabón o en el lavaplatos.

Al igual que los precedentes alimentadores, además incluye una tapa protectora que aísla la red para que no toque ninguna superficie como una mesa manchada, o si lo guardamos en algún divido del bolso-cambiador. Su asa circular es ergonómica y con colores vivos que van a llamar la atención del pequeño.

Proteger y nutrir al bebé es fácil con el mordedor antiahogo de Nuby.

Última actualización el 2019-12-04 at 11:10 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados