Los mejores alcoholímetros y los más fiables

Cada vez son más los usuarios que adquieren y usan este género de dispositivos. Pero no olvidemos nunca que si vamos a consumir alcohol (sea la cantidad que sea) lo mejor es no conducir.

Sin embargo, muchos llevan el alcoholímetro en el turismo para evitar una multa y cerciorarse de que la cerveza de la cena “les ha bajado” y que no van a dar positivo en una prueba de alcoholemia.

Pero debemos tener en cuenta que no todos los alcoholímetros cuentan con la misma precisión. Existen ciertas claves a tener en cuenta si queremos que nuestro dispositivo sea lo más fiable posible.

Y si queremos fiabilidad, tristemente el costo no será una de sus mayores ventajas.

Nuestra opción mejor es la Dräger Alcotest 3820 por ser la opción más fiable y durable. Dräger es la marca alemana más empleada por la Policía y cuerpos de seguridad de numerosos países y es una garantía de calidad y precisión.

Por supuesto, existen opciones más asequibles que las que aquí hemos elegido.

Pero la realidad es que los alcoholímetros asequibles no habitúan a educar resultados muy fiables. Y aunque muchos los adquieran para evitar la multa, la utilidad esencial es que no arriesguemos nuestra vida ni la de el resto.

Por eso, esta es una de esas veces en las que la fiabilidad está muy por sobre el costo.

Y por eso nos hayamos decantado únicamente por aquellos que son dispositivos de calidad, precisos y fiables.

Aun así, hemos añadido dos opciones más alcanzables y, aunque no sean tan precisas como las precedentes, tienen la calidad suficiente para ser incluidas en la lista.

Claves a tener en cuenta en el momento de adquirir un alcoholímetro

¿Cómo se usa un alcoholímetro?

En realidad, la utilización o el funcionamiento de los alcoholímetros no tiene mucho misterio. Eso sí, para asegurarnos de que estos dispositivos nos dan una medición lo más precisa posible, vamos a deber esperar 15 minutos antes de hacernos la prueba.

Sólo así podremos estar seguros de que no somos un riesgo para el resto en la carretera. En el presunto de que hayamos cometido el fallo de probar un tanto de alcohol antes de sostenernos al volante.

El sensor

El sensor es uno de los elementos clave en este género de productos. Son tan esenciales que vamos a deber recalibrarlos cada cierto tiempo, dependiendo del empleo y del aparato en cuestión.

En primer lugar, vamos a deber tener en cuenta la sensibilidad. A mayor sensibilidad, mayor costo. Sin embargo, una mayor sensibilidad hará que el dispositivo no deba recalibrarse frecuentemente. Por lo que, con el tiempo, ahorraremos en costos.

Dentro de los sensores, los más fiables son los electroquímicos ya que consideran la temperatura ambiente y la humedad en sus mediciones. Si no cuentan con dicho sensor, posiblemente la precisión sea inferior.

Sin embargo, otros sensores pueden conseguir precisiones del 97% (más que suficiente para un usuario “de calle”) como el NM Hot-Wire o bien otras alternativas que han ido desarrollando en los últimos tiempos.

Precisión

Va muy relacionada con el punto precedente. Y la combinación de los dos puntos es la que nos señalará la fiabilidad del aparato, imprescindible en un alcoholímetro.

La precisión va a depender de los rangos de medida que tenga el dispositivo. Es decir, si los escalones de medida son de 0,01mg/L será sensiblemente más preciso que uno que nos muestre los datos en escalones de 0,05mg/L.

Tengamos en cuenta que, en España, las tasas de alcoholemia toleradas para los conductores son de 0,25mg/L en aire respirado. Salvo para los conductores noveles y profesionales que es algo más estricta: 0,15mg/L.

Por ello, la precisión cuando a los “escalones” de medición afectará de manera notable al resultado que nos dé el alcoholímetro.

Pantalla

Deberemos asegurarnos de que leemos bien la pantalla en todo momento para evitar confusiones.

Podremos localizar todo género de pantallas, tradicionales, con botones o táctiles. Elegir una o bien otra será cuestión de gustos.

Sin embargo, lo que sí que recomendamos en este punto es que cuente con retroiluminación para facilitar su lectura si hacemos la prueba de noche o en un lugar con poca luz.

Las boquillas

Es preciso utilizar una boquilla limpia en todos y cada prueba que hagamos. De esta forma, nos cercioramos de que la medición no está adulterada.

Por ello, cuanto más fácil y práctico sea el sistema de cambio de boquillas, mejor para nosotros y para el dispositivo, ya que correremos menos riesgo de romper el aparato.

Eso sí, antes de elegir el modelo a adquirir es esencial que nos aseguremos de que encontraremos sencillamente los repuestos de estas boquillas sin dejarnos el sueldo del mes en ello.

De todas formas, aunque no son los dispositivos más corrientes, existen alcoholímetros que no precisan boquilla.

Extras

Aunque no son precisos, a determinados usuarios les interesa tener funcionalidades extra como que sea capaz de guardar los registros para establecer tendencias en sus mediciones.

Nuestro preferido Dräger Alcotest 3820: La marca que usan los cuerpos de seguridad

Dräger es una marca muy empleada por los cuerpos de seguridad, con lo que es una garantía de calidad y precisión. Si lo que queremos es un dispositivo fiable, no lo habrá mejor que este.

Además, podremos configurar este alcoholímetro en de españa, catalán, portugués y además inglés.

Su precisión es de las mejores del mercado, cuenta con un sensor electroquímico con un porcentaje de fallo inferior al 5%. Además, tiene una funcionalidad extra interesante que nos deja grabar un histórico de 10 mediciones.

Cuenta con pantalla retroiluminada y grande, simple de leer incluso en situaciones nocturnas.

La forma de emplearlo es muy fácil. Sabiendo que tardará 5 segundos en encenderse. Después, solo habrá que pulsar un botón y soplar durante 5 segundos por la boquilla hasta el momento en que la señal acústica (opcional) nos indique que paremos.

En cuanto a su autonomía, marcha con batería integrada que durará toda la vida útil del aparato. Es realmente potente, ya que dejará realizar más de 1.500 pruebas sin especificar recargar.

Ahora bien, como ocurre con la gran mayoría de los alcoholímetros, vamos a deber recalibrar este dispositivo tras de año en año de empleo, aproximadamente.

Con la adquiere de este dispositivo va incluyendo una funda de microfibra, para guardarlo, y 3 repuestos de boquillas. Las boquillas se encuentran sencillamente en bultos de 5 y cuestan 1€ por boquilla aproximadamente.

La única queja que podríamos ponerle a este alcoholímetro es que no tiene un costo al alcance de todos.

Sin embargo, sus materiales de fabricación son realmente resistentes y la durabilidad del producto es alta. Por lo que será un aparato que nos dure unos 5 años sin inconvenientes.

ACE + III Premium: Con cambio de sensor

Dentro de los modelos más fiables, ACE es una marca de garantía. Su punto fuerte es que no necesitaremos mandarlo a fábrica para que nos lo recalibren. Bastará con adquirir otro sensor y mudarlo nosotros mismos. Esto nos ahorrará tiempo y quebraderos de cabeza.

Es fácil de utilizar, aunque tal vez algo lento al iniciarse. Desde que lo encendemos tardará 20 segundos en estar listo.

Sin embargo, el tiempo de contestación tras realizar la prueba es de 5 segundos, bastante veloz equiparado con otros modelos de la misma gama.

Si la medición supera lo tolerado en España (0,25mg/L), nos lo avisará con una alarma auditiva. Cuenta con un sensor electroquímico con gran sensibilidad y precisión.

Es muy cómodo de llevar por el hecho de que es pequeño, sólido y ligerísimo. Su pantalla LCD es extensa y retroiluminada, simple de leer en situaciones de poca luz.

En cuanto a su autonomía, marcha con baterías AAA. Tras dar el resultado de la medición, aguardará 5 segundos y se va a apagar para ahorrar batería.

Entre sus extras, cuenta con una funda para poder guardarlo con comodidad y 10 boquillas tirables. Eso sí, no incluye las pilas.

Oasser Respiratorio Digital: El más económico

Rebajas

Esta opción de Oasser tiene un buen equilibrio entre la precisión que ofrece y su costo. Eso sí, vaya por delante que no es extremadamente preciso, pero como algo orientativo puede ser una alternativa válida.

Ante todo, debemos tener en cuenta que en ningún caso será preciso justo tras consumir alcohol. Deberemos esperar 20 minutos para asegurarnos de que realiza bien su medición.

Para su empleo, es de la misma forma fácil que cualquier otro alcoholímetro básico: se aprieta al botón, se sopla 5 segundos y, en el caso de superar las tasas toleradas, pitará para informarnos. Tras la prueba, el alcoholímetro aguardará 3 minutos y, si no hubiera actividad, se va a apagar de forma automática.

Se trata de un dispositivo sólido, simple de llevar incluso en un bolsillo. La adquiere del producto incluye, además de esto, cuatro boquillas tirables.

Es posible que por defecto la unidad de medida sea en porcentaje o con cualquier otra propia de otros países. Para mudarla a la que empleamos en España (mg/L), solo deberemos darle al botón rojo de forma continuada al encenderlo, hasta el momento en que aparezca la unidad que deseemos.

En el caso de este dispositivo, podremos utilizar las boquillas tirables múltiples veces, ya que la medición no es 100% precisa (pero sí bastante atinada). Incluso si las lavamos un tanto con agua, podremos prolongar un tanto la vida de cada boquilla sin inconvenientes.

Por último, agregar que para el costo que tiene, es buen dispositivo. Recomendamos siempre y en todo momento “desechar” la primera medición que nos da el aparato cuando lo encendemos. Por alguna razón, esa primera medición acostumbra a estar adulterada.

Drivaid

Este modelo de Drivaid es otra de las versiones económicas que podríamos aceptar como fiables. Y como en el modelo precedente, vamos a deber tener en cuenta sus características particulares para conseguir los resultados más acertados posibles.

Es realmente pequeño, para poder llevarlo encima sin que nos moleste ni ocupe demasiado. Además, la boquilla es plegable, evitando que sobresalgan elementos y pudiendo guardarlo de forma compacta.

Los sensores que usa son semi-conductores. No son los más precisos del mercado, pero nos van a servir para hacernos una idea aproximada (pero bastante atinada) de si debemos volvernos a casa en taxi.

Su empleo es realmente simple: Se enciende y tardará entre 20 o 30 segundos en poder ser usado. Tras soplar durante 5 segundos, un pitido nos notificará de que la medición ya está ya lista.

Recomendamos soplar dos o tres veces para asegurarnos de que la primera medida no estaba adulterada.

Su pantalla es LCD y está retroiluminada, con lo que resulta simple de leer bajo cualquier circunstancia. Nos deja ver los resultados en distintas unidades de medida: % BAC, BAC y ‰ mg/L.

En cuanto a su autonomía, marcha con pilas AAA, incluidas en el bulto al lado del alcoholímetro.

Otros extras que incluye son las 5 boquillas tirables con la adquiere del alcoholímetro. Como ocurría en el modelo precedente, podremos reutilizarlas tras aclararlas un tanto con agua.

Además de la fiabilidad orientativa y no tan precisa como en los otros modelos propuestos, plantea además la queja de que los materiales de fabricación asemejan algo enclenques. Sin embargo, para el costo que tiene es un dispositivo útil y práctico.

BACtrack BTM5: Alcoholímetro con Bluetooth

Si queremos dar un paso más en este género de dispositivos y poder conectarlo al teléfono, este modelo es el vanguardista. Es compatible tanto con iOS como con Android.

Se puede conectar a nuestro móvil por medio de Bluetooth o por medio de un cable micro USB. Los resultados se van a mostrar en la pantalla de nuestro teléfono y podremos guardar el histórico.

Este modelo no precisa de boquillas, con lo que nos ahorraremos esa parte del mantenimiento. Y para su empleo bastará con soplar durante 5 segundos a unos 2 centímetros del sensor. Aun así, su precisión es realmente alta, incluso para ser usado como profesional.

Al ir conectado al teléfono (si lo empleamos con el cable micro USB) no nos deberemos preocupar por su autonomía. Si queremos utilizar el sistema contact less, cuenta una pila AAA incluida en el aparato.

En cualquier caso, paradójicamente tiene como punto negativo su punto positivo: depende del teléfono. Es decir, que si nos quedamos sin batería, nos hemos quedado sin alcoholímetro.

Como extra, cuenta con una aplicación traducida en 10 idiomas para guardar los datos conseguidos con el alcoholímetro. También podremos personalizarla, agregar juegos o temas y además incluso ponernos un avatar.

Última actualización el 2019-12-04 at 11:00 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Guías de opiniones, compra, análisis y artículos en Coches