Las mejores vinotecas de 10 a 18 botellas

uuGibNEL

Dicen los datos que Italia es el país que más vino genera, España el que más vende y Estados Unidos el que se lo toma. Pero incluso de esta manera, no siendo los que más (somos novenos) hay unos siete millones de españoles que toman vino habitualmente y que prácticamente seguro tienen alguna botella en casa.

Así que muchos de esos millones de amantes y conocedores del buen vino pensarán habitualmente en de qué manera conseguir las condiciones precisas para conservar esas botellas que habrán comprado con tanto mimo.

Y las vinotecas, que hasta hace poco estaban reservadas al planeta de la hostelería por sus costos y su importante tamaño, están ahora al alcance del bolsillo de muchos de los buenos catadores de vino.

Hay multitud de modelos libres. Hemos escogido los cuatro más demandados en la red y que nos asemejan mejores, y hemos realizado una comparativa de la que ha salido victoriosa la Tristar WR-7516, que cumple con medras con las esperanzas de los clientes.

Es un análisis realizado con la ayuda de especialistas y usuarios sobre modelos de vinotecas de pequeño tamaño, de 10 a 18 botellas. Y para la comparativa se han tenido en cuenta múltiples aspectos:

La temperatura: el vino ha de estar entre 12 a 15 grados centígrados y una humedad relativa del 65 al 70 por ciento. Por lo tanto, estos valores son los que debe conseguir la vinoteca perfecta. Existen modelos que ofrecen dos zonas de frío, concebidas para poder sostener los vinos blancos y los espumosos a menor temperatura.

Sistema de enfriado. Las vinotecas pueden ser termoeléctricas o con torno. Los sistemas con torno tienen mayor capacidad de enfriado pues emplean el mismo mecanismo que un frigo.

Al igual que sucede con estos, tienen el inconveniente de que hacen estruendo y tienen una ligera vibración. Dos factores que no favorecen en nada la conservación del vino. Aunque en los modelos modernos de vinotecas y frigos el estruendo y la vibración se ha reducido mucho, es un factor a tener en cuenta.

Por otra parte, los sistemas termoeléctricos consiguen temperaturas más estables que los compresores, pero siempre y en todo momento en referencia a la temperatura ambiente. Por ejemplo, si la habitación está a 22 grados la vinoteca podrá bajar en 10 grados la temperatura de su interior y sostendrá al vino en 12.

El inconveniente brota en lugares muy cálidos o con calefacción fuerte en tanto que la vinoteca tendrá que estar trabajando de forma continua y incluso de esta manera podría no llegar a la temperatura recomendable del vino.

Eficiencia energética. Es el inconveniente de lo que acabamos de comentar. La necesidad de que en situaciones de calor el aparato necesite marchar todo el tiempo y a plena potencia. Así que si siempre y en todo momento es un factor clave en el momento de elegir un nuevo electrodoméstico, en el caso de las vinotecas termoeléctricas habrá que tenerlo todavía más en cuenta.

La nevera para vino Tristar WR-7516 es la mejor posicionada en el análisis realizado. Su escaso consumo eléctrico, su gran capacidad y su buen control de la temperatura la transforman en la adquiere más recomendable.

De cerca le sigue Cavist Cavist 12 que con un diseño moderno y unas grandes particularidades técnicas se queda apartada a la segunda opción por su voluminoso coste.

Aquí está el análisis individual de los modelos más buscados de la gama:

Tristar WR-7516

La vinoteca Tristar WR-7516 destaca por su eficiencia energética clase A. Se trata de una de las pocas de su gama que consigue tan poco consumo.

El sistema de enfriado termoeléctrico de la WR-7516 consigue reducir la temperatura ambiente hasta 14 grados. Este notable descenso de la temperatura exterior hace que los inconvenientes que supone este género de enfriado en verano queden prácticamente solventados.

Si la zona exterior donde se sitúa la vinoteca alcanza los 32 grados centígrados, la vinoteca lograría tener el vino a 18. A pesar de este dato, en ningún caso se aconseja someter a este género de electrodomésticos a temperaturas tan elevadas. Y al vino tampoco.

La ventaja del sistema termoeléctrico es que las vibraciones son tan bajas que prácticamente pasan desapercibidas y no hace estruendo.

Su coste ronda los 200 euros, lo que hace de ella una vinoteca muy competitiva para todas las especificaciones técnicas que tiene.

La nevera para vino de Tristar tienen una capacidad de hasta 16 botellas y tiene un volumen de 48 litros.

La temperatura se puede regular desde una pantalla LED táctil ubicada en la parte superior de la vinoteca.

Para poder ver mejor las botellas hay una luz interior con interruptor de encendido y apagado.

Sus dimensiones 49 cm x 42 cm x 52 cm hacen que esta nevera de vinos en forma de cubo se pueda acomodar en cualquier ambiente.

El único inconveniente de esta vinoteca es que tiene una sola zona de temperatura.

Aunque a efectos prácticos los vinos blancos y espumosos siempre y en todo momento precisan unas horas de frigo o unos minutos de congelador, el hecho que haya dos zonas de temperatura hace que cada género de vino (blanco/tinto o del año/reserva) se pueda conservar a la temperatura más recomendable.

Cavist Cavist 12

Diseño moderno y limpio que llama la atención al primer vistazo. La vinoteca Cavist Cavist 12 te atrapa antes de saber sus particularidades técnicas.

Cavist dispone de dos zonas de enfriado en las que se puede regular la temperatura de 7 a 18 grados centígrados. Con una capacidad de seis botellas en todos y cada zona.

El sistema de refrigeración es termoeléctrico y incluso de esta manera consigue asegurar la temperatura elegida por el usuario sin alteraciones.

Tiene un sistema antivibración, muy esencial en este género de modelos para no alterar la calidad del vino. Una fijación que también ha llevado a esta marca a administrar a este modelo de una puerta de cristal tintado para evitar que la luz directa y los rayos ultravioleta estropeen el vino.

Es un aparato muy sigiloso.

Las medidas, 48cm x 34,5cm x 54,3 cm, de esta vinoteca con acabado en aluminio y baldas de madera hacen que se pueda integrar en los espacios más vanguardistas.

El mayor inconveniente es su coste, que ronda los 400 euros.

Klarstein Vinamora

La nevera para vino Klarstein Vinamora destaca por su diseño alargado (26cm x 65cm x 50cm). Con una capacidad de 12 botellas, 2 en todos y cada anaquel, este género de ordenación hace que la vinoteca se pueda acoplar en cualquier espacio, sea un rincón de la cocina o del comedor.

Los cinco estantes de acero extraíbles, la iluminación LED, la puerta frontal de vidrio y la pantalla LCD que apunta la temperatura complementan una elección de diseño bien interesante.

Con sistema de enfriado termoeléctrico consigue sostener una temperatura regulable entre 11 y 18 grados. Aunque como otros modelos, con este género de enfriado es recomendable no ubicarla en sitios con un calor exterior superior a los 28 grados centígrados.

Con todo, cabe resaltar que los materiales empleados para el aislamiento del modelo Vinamora y el oculto ventilador trasero asisten a que la temperatura interior de esta nevera de vinos sea muy estable.

Su eficiencia energética de clase B y su coste, que está en torno los 150 euros, hacen todavía más atrayente este modelo.

Orbegozo VT 1810

La vinoteca Obergozo VT 1810 tiene una doble zona de enfriado. Por un parte cuenta con una zona superior con capacidad para 6 botellas donde la temperatura se puede regular entre 7 y 12 grados centígrados.

La zona inferior tiene capacidad para 12 botellas y se puede regular su temperatura entre 12 y 18 grados centígrados.

La temperatura de cada zona se controla de manera fácil desde un display digital y táctil que está situado en la parte superior.

El sistema de enfriado es termoeléctrico conque hay que tener en cuenta que esta vinoteca debe situarse en una zona fría de la casa; un lugar que no supere los 28 grados de temperatura en ningún momento.

Si se pon la vinoteca Obergozo en zonas de calor no conseguirá la temperatura recomendable para al vino y además de esto tendrá un consumo excesivo (es de clase energética D).

Y por si las moscas esto fuera poco, al estar el motor en pleno funcionamiento durante un buen tiempo correría el riesgo de quemarse.

Uno de los beneficios esenciales de un sistema termoeléctrico como el que emplea este modelo debería ser el menor estruendo, pero en el caso de la VT 1810 muchos usuarios se quejan de lo mucho que suenan sus ventiladores.

A nivel estético destaca por la iluminación interior LED de bajo consumo y sus tres estantes cromados y extraíbles. Tiene un tamaño 34,5cm x 49cm x 66,7cm.

La gran ventaja de esta vinoteca es su gran capacidad para el coste que tiene, unos 150 euros.

Última actualización el 2019-12-04 at 13:30 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados