Las mejores teteras eléctricas

George Orwell, el creador de “1984” le ha dedicado un libro a su querida infusión, el té. Si bien Reino Unido celebra su Día Nacional del Té, tanto esta bebida como el resto de las infusiones, poquito a poco se han extendido a todos los rincones del planeta.

Según los ingleses, si vas a preparar un te debes disfrutar de cada momento. Desde que pones el agua a calentar hasta el momento en que te sientas a tomarlo.

Para hacerlo bien, es necesario contar con aparejos que te asistan a prepararlo. El agua y la calidad del té son los dos elementos claves en esta ceremonia.

No se trata de poner el agua a hervir y dejará la tetera en el fuego, hasta el momento en que la cocina parezca Londres, sino el agua ha de estar en su debido punto de temperatura.

Los hervidores eléctricos, son de gran ayuda para calcular el punto preciso del agua al paso que dejan preparar la infusión directamente en ellos.

Puristas horrorizados o determinados más modernizados, podrán estar a favor o contra utilizar las teteras eléctricas. De todas formas, desde CompraMejor les daremos determinados consejos y asistirlos a decidir si son de los que desean hacerse con una tetera eléctrica.

Para el equipo de usuarios y especialistas, la mejor tetera eléctrica es Cecotec ThermoSense 390 Clear por el hecho de que cumple con todas las posibilidades precisas a un coste asequible.

Vamos a ver las teteras con más detalles y a proseguirse averiguando ciertas curiosidades.

Algo de historia

Es curioso saber que el té es originario de China, por mucho que los británicos parezcan sus embajadores.

Según una historia legendaria, en el año 2737 a.C. el emperador Shen Nung, había ordenado hervir el agua antes de tomarla, con la intención de cuidar su salud.

El recipiente en el como se hervía el agua se encontraba cerca de un arbusto, el “Camellia thea”, en el que cayeron dentro unas hojas que se habían secado.

Tanto el aroma como el sabor fueron del agrado del emperador, y también incluso llego a incluirla en un libro de medicina por el hecho de que el “Tu”, «quita la sed, disuelve el sueño y anima el corazón”.

Las primeras teteras de barro empezaron a fabricarse en la Dinastía Ming (1368-1644) y con ellas comenzó toda la mítica celebración de la ceremonia del té, que a propósito en Japón, se celebra una por cada estación del año.

La infusión llegó a Occidente aproximadamente en el 1610 y hasta el siglo XIX, el té que se vendía en el planeta era de China. El té negro que consumimos hoy en día es una invención moderna, inventada por los chinos cerca de 1840, para facilitar su exportación.

Luego los ingleses intensificaron su producción en sus colonias de la India, por el hecho de que los chinos se cansaron de que los ingleses les pagasen el té con opio.

¿Cuál es la diferencia entre un hervidor eléctrico y una tetera?

A menudo los hervidores eléctricos son llamados “teteras”, por el hecho de que habitúan a emplearse para preparar este género de bebidas.
Sucede que los hervidores no incluyen un filtro para introducir las hojas de te o de hierbas y han sido concebidos para calentar el agua de forma veloz.

Un hervidor se emplea tanto para preparar té, café soluble, caldos o incluso tener agua caliente para alguna cocción o hidratar comestibles.

Si bien hay determinados hervidores con funciones singulares para preparar té, por el hecho de que dejan elegir la temperatura del agua, su coste es sensiblemente más elevado.

La ventaja de las teteras eléctricas por sobre las usuales es que son más simples de utilizar y más precisas, por el hecho de que dejan ajustar de forma automática la temperatura sin riesgo a “cargarnos” las hebras de té o las hojas de las infusiones.

Al ser eléctricas son más veloces, algo que nos viene realmente bien para acortar tiempos, si somos de los que preferimos el té por las mañanas antes que el café, para ir a trabajar.

En cuanto al ahorro energético, siendo un pequeño electrodoméstico, no consume mucho como si lo hace una lavadora o un frigo.

Características para elegir una tetera

Vamos a contar una serie de características particulares que nos servirán para tener en consideración en el momento de elegir nuestra tetera.

Material

Las teteras habitúan a fabricarse en vidrio, metal, porcelana, plástico, hierro, planta, aluminio entre otros. Cada material cuenta con puntos a favor y puntos en contra.

Las teteras eléctricas habitúan a estar fabricadas en acero inoxidable, aluminio con ciertos componentes plásticos o de vidrio.

El vidrio y el acero inoxidable son materiales considerados de mayor calidad que el plástico, aunque el plástico no se calienta tanto al tacto y hace que los hervidores sean más ligeros.

El acero inoxidable es uno de los materiales más nobles para la cocina, con lo que, en el caso de las teteras, ayuda a sostener mejor el sabor de las infusiones, preservando su intensidad y aroma.

Entre los beneficios de las teteras de aluminio o acero inoxidable, encontramos su alta retención del calor y su ligereza.

Diseño

El diseño entre las teteras eléctricas no cambia mucho. Podemos hallar ciertas con líneas más modernas o bien otras con un estilo más vintage.

Muchas se asemejan al diseño de los hervidores eléctricos y por eso también venga el hecho de confundirlos.

En función del material con el que estén diseñadas, podremos querer ciertas de mejor calidad que otras, con mejores acabados y líneas más definidas.

Temperatura

Desde el principio destacamos la relevancia de la recomendable temperatura en el agua para no deteriorar las hebras del té o las hojas de las infusiones.

Si injerimos infusiones demasiado concentradas, producto de que el agua está demasiado caliente, perdemos la posibilidad de disfrutar el sabor real.

Por ejemplo, hervir el agua puede marchar en los tés negros, pero no es perfecto para los tés verdes, blancos y oolong.

Poder elegir la temperatura precisa para cada género de infusión es algo imprescindible en una tetera eléctrica.

Capacidad

En lo primero que debemos prestar atención es cuál es la medida que trae la tetera, si es en onzas, en mililitros o una combinación de las dos.

En general una taza contiene de 175 a 225 mililitros, equivalente a aproximadamente de 5,9 a 7,5 onzas (29.5735 ml = 1 oz).

La mayoría de las teteras eléctricas cuenta con capacidades entre los 0,5 litros y pueden llegar a 1,2l, 1,7 y también incluso 2 litros. Es decir que pueden preparar 4 tazas de té o incluso determinados modelos posiblemente hasta 6 tazas o más.

Velocidad y Potencia

Dijimos que una de los beneficios de este género de teteras, es que logramos la temperatura del agua en menor tiempo.

En general para que sea una buena tetera, no debe diferir más de dos minutos. Un calentador eléctrico tarda sobre tres o cuatro minutos y ciertas cocinas de inducción alcanzan el punto de ebullición al minuto, siempre y en todo momento y cuando tengan la opción de máxima potencia.

Claro que en la velocidad de la tetera eléctrica tendrá mucho que ver, la potencia con la que cuente. En general, estos electrodomésticos no escatiman potencia, y encontramos teteras con potencia de 1000W hasta los 3000W.

Características extra

Muchas de estas funciones son muy prácticas, como la opción de sostener el calor y el apagado automático.

Otras tienen múltiples opciones para elegir la temperatura recomendable al té que deseemos prepara o incluso un punto de ebullición por un periodo de tiempo.

Muchos modelos de teteras dejan guardar el cable en la propia base y extraerlo solo al momento de empleo, de forma que quede todo mucho pero recogido en la cocina.

En la parte frontal, habitúan a tener un medidor de agua para que podamos calcular cuanta agua precisamos. Suele estar en litros, pero hay determinados modelos que también tienen las medidas en tazas y también incluso en onzas.

Si de seguridad se trata, la mayoría de los modelos cuenta con protección frente al sobrecalentamiento o incluso no se ponen en funcionamiento si advierten que no tiene agua en su interior.

Tamaño

Piensa que es un electrodoméstico al que vas a deber darle un lugar en la encimera. Más o menos todas tienen las mismas medidas.

Aquí lo que realmente importa es que contemples un espacio en tu cocina para ella, que ese espacio sea cómodo para su empleo diario y que sea acorde con la tetera que has elegido.

Ruido

Ninguna de las teteras está exenta de hacer algo de estruendo cuando hierven el agua. Si bien no hacen el bullicio de una lavadora, no se trata de electrodomésticos completamente sigilosos.

Muchas de ellas incluso, incluyen pitidos para hacerte saber en qué momento el agua está ya lista.

Mantenimiento

A diferencia de los hervidores, las teteras deben lavarse entonces de cada empleo por la parte interior. Da igual si tomamos siempre y en todo momento la misma bebida, con el tiempo los sedimentos podrán migrarle mal sabor a la bebida y deteriorar la infusión.

El filtro merece un tratamiento aparte, no solo debemos asegurarnos de que no queden hebras ni restos de las hierbas, sino de cuando en cuando, es conveniente cepillarlo. Si bien no nos damos cuenta, con el tiempo también pueden aparecer las acumulaciones de sedimentos.

Piensen en una taza blanca la cuál con el tiempo se va “tiñendo”, realmente se trata de sedimentos que se marchan amontonando, los mismos que aparecerán en nuestra tetera eléctrica si no la cuidamos apropiadamente.

Precio

Afortunadamente, las teteras eléctricas tienen un coste asequible. Claro que cuántos más detalles de diseño, más accesorios, más posibilidades y calidad en sus materiales, el coste acrecentará.

Pero todavía así, podemos hacernos con alguna tetera que se ajuste a nuestro bolsillo, por el hecho de que a dios gracias hay una gran pluralidad de costes, desde los 15 euros en modelos muy básicos o hasta más de 100 euros en modelos más complejos.

La preferida, Cecotec ThermoSense 390 Clear

Una tetera que cumple con todos los requisitos para hacer un té en su punto justo y que podemos adquirir a un coste asequible.

Fabricada en vidrio de borosilicato, un material que resiste de manera perfecta las altas temperaturas y que, en contraste al plástico, suma cuando de acabado se trata. Además, como buen vidrio, no transmite olores ni sabores.

Lo que si son de plástico son determinados de sus detalles, pero aquí debemos destacarlo como punto a favor. En otro modelo de la marca, sus acabados son de acero pulimentado y con el tiempo aparecen restos de oxido. En este modelo siendo de plástico, esto no nos va a suceder.

El material de su filtro si es acero inoxidable, y gracias al tamaño de sus agujeros es capaz tanto para hebras pequeñas, grandes hojas o infusiones de grano fino.

Cuenta con un filtro extra en su boca en forma de pico, por si las moscas alguna hebra se cuela. Ambos filtros son extraíbles y lavables.

Hablemos de su capacidad, 1, 7 litros que serían cerca de 8 tazas de té. Claro que no tenemos la obligación de llenarla cada vez que la empleemos.

Podemos repartir la cantidad de agua gracias a una escala impresa, dividida en 0,5l, 1l y 1,7l o acercar medidas medias. Cuenta también con un señalarse máximo y mínimo de llenado.

Tiene una potencia de 2200 W que deja conseguir de forma rápida la temperatura y la posibilidad de elegir entre un rango de 60º, 70º, 80º y 90º, por el hecho de que como mentamos, no es necesario llegar a hervir el agua, sino todo lo opuesto.

Cuenta con una función extra de “purificar” que, si deja llevar el agua a ebullición durante 3 minutos, en el caso de que precisemos purificarla para un empleo particular como preparar biberones.

Como no podía ser de otra manera, también tiene la función de sostener caliente, para poder contar con de las infusiones sin precisar recalentarlas y perder sabor.

Todos los comandos y también incluso la pantalla LED se sitúan en la parte superior del asa y para poder tener todo al alcance de una sola mano.

En cuánto a su diseño, sus líneas son muy tradicionales. Las partes plásticas pueden no combinar mucho con el vidrio son muy funcionales: un asa ergonómica de tacto frío para que podamos manipularla, una base resistente y durable, y una boquilla con sistema antigoteo para no verter al momento de servir.

Vale la pena resaltar su doble boca de llenado, con una tapa abatible y ancha para el agua. El agujero central deja poner y suprimir el filtro, que por su lado cuenta con un asa para evitar que el calor de este entre en contacto con las manos.

Todo se remata con una bonita tapa con asa que sostendrá los aromas en la tetera y que deja sostener cerrada la tetera, todavía quitándole el filtro evitando así, que los sabores se concentren en exceso.

Un doble sistema de seguridad deja que se desconecte de forma automática y evita su funcionamiento en seco o contra el sobrecalentamiento.

Pero ¿y como calienta el agua? Como cualquier hervidor eléctrico, con una resistencia oculta en su base, conectada a la corriente eléctrica. Permite un giro de 360º que deja que tanto zurdos como diestros puedan manipularla.

Por poner alguna queja, al usarla en su función de “purificar” y con le nivel de llenado máximo, las burbujas pueden hacer que un tanto de agua se salga por el pico.

Algunos usuarios se han quejado un tanto del estruendo, pero esto es algo común en las teteras y hervidores eléctricos.

Un último detalle, no solo podremos ver a través del vidrio el color que toma la infusión, sino la luz LED de su base se enciende cuando el hervidor está activo y cambia conforme la temperatura escogida para el agua.

¿Su coste? 30 euros, bastante económico si tenemos presente todas las posibilidades de infusiones que nos perite y que el principal material de la tetera es el vidrio.

Con ciertas posibilidades menos, Klarstein Ostfries

Con una potencia y capacidad similar a la tetera Cecotec, de 2200W y 1,7 litros, nos dejará preparar cerca de 8 tazas de té en pocos minutos.

En el caso de la tetera Klarstein, las medidas de llenado están indicadas de forma más segmentada cada 0,25 litros, señalando el mínimo nivel de llenado de 0,5 litros y el máximo de 1,7 litros.

En cuanto al diseño, juega un tanto más con la composición de sus materiales. Un cuerpo de resistente al calor, un asa ergonómica de plástico y tacto frio que nos deja manipularla sin quemarnos, y una tapa así como la base en acero inoxidable como remates de acabado.

Otro elemento de acero inoxidable es el filtro, que evita que con los usos tome color y sabor. Los agujeros son bastante pequeños y dejasen pasar el agua sin dejar escapar las hebras o las hojas.

Permite elegir la temperatura en un rango de 50º, 70º, 80º y 90º. Misma cantidad de rangos que la Cecotec, pero con una temperatura mínima un tanto más baja. No cuenta con funciones extra como sostener el agua caliente, pero si con la función de punto de ebullición.

Los controles de la tetera también se sitúan en el asa, solo que al estar en medio de ella pueden ser un tanto molestos a lo largo del agarre. No cuentan con una pantalla LED, pero si con luces que apuntan la temperatura escogida.

A lo igual que la Cecotec, también tiene una luz LED en su base que cambia de color dependiendo de la temperatura que escojamos.

Para completar la tetera es suficiente con suprimir la tapa, pero a diferencia de la Cecotec, el filtro no cuenta con alguna asa extra que deja quitarlo de forma independiente, sino va enroscado a la tapa.

También es verdad que quedan a la vista las cabezas de determinados tornillos dentro de la tapa, y como remate de diseño es una cosa que se puede mejorar por un lado de la marca.

El sistema para calentar el agua es el mismo, una resistencia eléctrica en una base 360º, que deja poner la tetera en cualquier situación. Como medidas de seguridad, cuenta con desconexión automática en seco y contra el sobrecalentamiento.

Para determinados usuarios, el cable se queda un tanto corto si los enchufes en nuestra cocina están un tanto elevados por sobre la encimera.

Su coste de 39 euros, es un tanto más elevado que el de la favorita.

Para pocas tazas, tetera eléctrica de AICOOK

La tetera eléctrica AICOOK es ideal para una o dos personas pues tiene menor capacidad. Además, se amolda mejor a las cocinas pequeñas, pues, en comparación con otras teteras, su tamaño es mucho menor.

Con una capacidad máxima de 0,8 litros y un nivel mínimo de llenado de 0,4 litros, es más que suficiente para preparar hasta 4 tazas de té.

Cuenta con un nivel de selección de temperatura muy fácil, no se basa en grados, sino en opciones que se eligen desde un botón en su base.

Se puede elegir entre la temperatura para preparar un té negro y similares o bien otra temperatura para preparar te verde o incluso conseguir la temperatura justa para un café.

También es de las que cuenta con una alternativa para sostener caliente las infusiones, cuando la temperatura es inferior a los 75º, se empieza de forma automática.

A diferencia de otras teteras el interruptor se encuentra en la base, con lo como debemos tener singular cuidado al lavarla.

Está fabricada en vidrio y plástico libre de BPA. Su filtro a diferencia de las teteras precedentes es un mallado metálico que se puede extraer para limpiarlo con sensiblemente más sencillez y es independiente de la tapa abatible de la tetera.

Tiene la particularidad de que marcha como un émbolo, para que al ponerlo en la tetera ocupe poco espacio y que al momento de limpiarlo deje abrirse completamente y suprimir las hebras.

Su base es 360º y tiene incorporado un recogecables. No escatima en seguridad, es de las teteras con protección por sobrecalentamiento y contra el vaciado.

El coste de la AICOOK es de 26 euros, siendo la más asequible de la comparativa pero también la de menor potencia, 760W.

Con múltiples opciones de temperatura, Navaris

Fabricada en plástico por fuera y acero inoxidable por la parte interior, la tetera Navaris tiene algo menos de capacidad que la Cecotec y la Klarstein, pero algo más que la AICOOK.

Estamos hablado 1,2 litros de capacidad máxima y 0,5 de mínima, con medidas medias de 0,8 y 1 litros.

El filtro está fabricado en acero inoxidable y sus agujeros son enanos, imposible que por ahí salga una hebra.

Si la infusión es de hojas secas, siendo tan pequeños los agujeros del filtro, posiblemente sea preciso dejarla descansar un tanto más, para aprovechar mejor el sabor y el color que dan las hojas.

A lo igual que la AICOOK, es de las teteras cuyo filtro y tapa forman un conjunto, dejando separarse para su recomendable limpieza.

En cuanto al ajuste de temperatura, es una de las que más posibilidades brinda. Se puede elegir entre 7 temperaturas diferentes, desde los 40º a los 100º, en tramos de a 10 grados.

Todo controlado por medio de un indicador LED y unos comandos situados en la parte superior del asa.

La potencia es la misma que las teteras con capacidades mayores, 2200 W acompañados con una protección frente al sobrecalentamiento y apagado automático.

El resto de las posibilidades no cambia demasiado, incluye la función para sostener caliente las infusiones, una base 360º con un recogecables.

Si la versión en plástico negro no es completamente de nuestro agrado, la marca tiene el mismo modelo en acero inoxidable. Eso sí, no es de las teteras económicas, su coste es de prácticamente 40 euros.

La más compleja, WMF Lono

Con un diseño muy complejo y el respaldo de una marca alemana fundada en 1853, es tal vez la que mejor aceptan los puristas del té.

Fabricada en vidrio resistente al calor y acero inoxidable Cromargan de muy, muy alta calidad, el mismo que WMF emplea para esas agrandas baterías de cocina o el resto de sus electrodomésticos.

Su capacidad va desde los 0,5 a los 1,7 litros, con medidas medias de 1 y 1,4 litros.

Cuatro configuraciones de temperatura: 70 ° C, 80 ° C, 90 ° C y 100 ° C. La diferencia es que la tetera WMF deja programar la temperatura y los tiempos de ebullición hasta 40 minutos. También cuenta con función para sostener caliente las preparaciones.

El funcionamiento de su filtro es como el de un émbolo y esto brinda múltiples posibilidades. Podremos prepara infusiones que partan con el agua fría y cuyas hojas precisen ir cogiendo poquito a poco la temperatura del agua.

Si a esto le sumamos que podremos programar hasta 40 minutos una ebullición muy frecuente, hablamos de una tetera que nos deja manejar cualquier género de dispuesto para infusiones.

La otra alternativa, la que muchos puristas prefieren, es en el momento en que el agua hirvió, sumergir en ella las hebras de té, algo que el émbolo lo deja con total sencillez.

Si no queremos dejar descansando durante un buen tiempo la preparación en el agua y que el sabor se intensifique por demás, basa con levantar el émbolo para retirar las hebras y poner la tapa individual.

Los controles de la tetera se sitúan en su base, pues la tetera en sí está pensada como una vajilla que se pueda utilizar para servir el té, como cualquier otra tetera de vidrio o porcelana.

Claro que todo este conjunto de complejas posibilidades tiene su costo, el coste de la WMF ronda los 120 euros.

Última actualización el 2019-12-04 at 01:10 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados