Las mejores tablas de planchar

gsxtgwL

Lo más frecuente es estar horas, días y semanas eligiendo una buena plancha, que con vapor, que con rociador, con una cosa, la otra, etc.

¿La tabla? Da igual adquirimos cualquiera por ahí y ya está, una bien económica sencillita y listo. Error, entonces vienen los inconvenientes. “No se apoya bien y baila”, “la funda no ha durado nada”, “me duele la espalda con esta tabla”, etc.

No se trata de simples “tablas”, sino de verdaderas aliadas que pueden facilitarnos la labor. Los especialistas han elegido ciertas de ellas para orientarnos y se han decantado por el hecho de que la favorita sea la Taurus Argenta.

Rebajas

¿Por qué una tabla de planchar?

Planchar no es una actividad que a todos nos deleite, es más, muchos de nosotros lo hacemos más por obligación que por placer.

Ir de punta en blanco nos agrada, pero habitualmente debemos tener una cierta presencia, imagínense que carta de presentación, si al llegar al trabajo tenemos la camisa o la falda arrugada.

Pero no todo es penar o una obligación, en invierno no hay nada mejor como ponerse una camiseta o el pijama calentito recién planchado; incluso hay quiénes planchan las toallas y aunque es un trabajo extra, quedan extraordinariamente suaves.

Tanto tal como si estaremos un rato con la plancha o una tarde, nada mejor que hacernos con una buena tabla de planchado. Siempre es más frecuente prestar mucha atención a la adquiere de la plancha, y cuando llega el momento de la tabla, recurrir a adquirir cualquiera por ahí.

Si pensamos la tabla como nuestra base de trabajo mientras que planchamos, tal vez comencemos a mudar un tanto de idea. Tanto como la plancha, puede hacernos la labor sensiblemente más fácil y soportable; incluso evitar dolores de espalda o de brazos, que habitúan a aparecer cuando estamos un buen tiempo planchando.

Muchas de ellas incluso vienen con múltiples accesorios, facilitándonos la labor y convirtiéndose en verdaderas asistentes al momento del planchado.

A tener en cuenta

El espacio que ocupará la tabla. Si tenemos en nuestra casa un espacio dedicado a hacer la colada, podemos decantarse por una mesa rebatible, que deja múltiples espacios de almacenamiento, pero que ocupa un buen lugar. Si el espacio para hacer la colada no es tan grande, otra alternativa son las tablas que van mantienes a la pared y cuya ventaja es que siendo plegables no ocupan tanto espacio.

Las más habituales son las tablas de pie plegables, por el hecho de que dejan utilidad en su guardado, desde en un armario o colgadas en la parte posterior de alguna puerta. También existen tablas de mesa, cuyas patas de apoyo son sensiblemente más cortas y en consecuencia ocupan un espacio mucho menor al plegarse y guardarse.

No todas tienen el mismo largo. Por ejemplo las tablas de mesa habitúan a ser sensiblemente más cortas que las de pie, y si debemos planchar pantalones o vestidos largos, las primeras no resultan ser realmente cómodas. Tenemos que pensar que vamos a planchar y en función de eso, determinar el largo de la tabla. En general las medidas habitúan a ser entre unos 120 a 140 cm de largo.

Tampoco el ancho es el mismo, pudiendo cambiar de unos 30 a 45 o incluso los 52 cm. Ante la duda, siempre y en toda circunstancia es mejor una tabla ancha, dejará mayor superficie de planchado, y hará que nos fatiguemos menos, pues no será preciso ir y venir en tantas ocasiones con la plancha.

La altura es esencial, sobre todo por el hecho de que acostumbramos a planchar de pie y las malas posturas, producto de no ajustar la altura de la plancha pueden causarnos grandes dolores de espalda. De hecho, si es regulable para amoldarse a nuestra altura y situación de brazos, mucho mejor, por el hecho de que nos dejará incluso poder planchar sentados en un banco alto o una silla, que es lo que habitúan a asesorar los especialistas. Además, si en casa vamos a emplear la tabla más de una persona, esta característica es imprescindible. Para que tengamos un factor, la altura acostumbra a regularse entre unos 70 a 90 cm, siempre y en toda circunstancia tomando como referencia que nuestra espalda ha de estar recta y no echados sobre la tabla.

La estabilidad. Que la tabla se mueva mientras que planchamos es incómodo y probablemente la ropa se lleve más de una arruga de regalo al pasar la plancha. Para evitarnos el mal trago, la estabilidad de la tabla estará asociada a su base de apoyo y su estructura. Las más firmes, son aquellas con estructura de madera o acero, pero claro que habitúan a ser sensiblemente más costosas. Un tabla con una base de apoyo dónde sus patas formen una “T”, no será tan firme como una de 4 patas; tenga la forma que tenga lo recomendable es que en la parte inferior de las patas cuente con unos tacos para evitar cualquier deslizamiento y aumentar la estabilidad.

Las tablas tienen un cierto peso. Si no tenemos un espacio fijo de planchado, es realmente posible que guardemos la tabla en un lugar diferente al que planchamos, y por mucho que la distancia a recorrer sean unos pocos metros, lo idóneo es que la tabla no sea tan pesada. Eso sí, cuánto más ligera, menos estabilidad a la estructura va a ofrecer, con lo como aquí debemos sopesar que nos es conveniente más.

Las fundas de las tablas, dependiendo la marca, pueden ser buenas o que tal vez en escaso tiempo pensemos en recambiarlas. Incluso, las fundas son un planeta aparte: ignífugas, transpirables, ciertas que reflejan el calor mejor que otras, muchas hacen que la prenda se adhiera mejor facilitando el planchado, ciertas son lo suficiente impermeables para aguantar grandes descargas de vapor, etc.

Sea como sea la funda, lo mejor es que sea extraíble; para que podamos lavarla cuando lo consideremos preciso y mudarla cuando este en mal estado.

El acolchado o almohadilla, se encuentra entre la tabla y la funda. Su función principal es amortiguar la plancha sobre la prenda, facilitar el deslizamiento de la plancha y proteger la tabla de la humedad del vapor de planchado. Pueden estar fabricadas en algodón, siendo las idóneas, o en algún material sintético. Lo ideal es que la tabla cuente con una almohadilla de 1 a 1,5 cm.

Dependiendo el modelo de tabla podemos hallar accesorios extras, determinados vienen incluidos, pero otros debemos adquirirlos aparte. Tanto de una manera como de otra, lo esencial es que la tabla de planchar tenga la suficiente utilidad para dejarnos el accesorio que mejor se adapte a nuestro planchado. Algunos de ellos son: un soporte para las mangas, soporte para la plancha, ganchos o bandejas para la ropa recién planchada, etc.

Además de los accesorios, ciertas tablas tienen particularidades que las distinguen de otras, como un ala abatible para el planchado de la zona de los hombros, pueden virar 360º y evitar conque demos vuelta la prenda, otras en cambio traen un toma que sirve de alargue, bloqueo infantil para evitar que se caiga o desajuste accidentariamente, etc.

El preferido: Taurus Argenta

Rebajas

Con una extensa superficie de planchado de 124 x 40 cm: Nos deja poner el largo completo de una pierna de pantalones o un lado completo de una camiseta, dejando un planchado sensiblemente más cómodo y minucioso.

Su altura es regulable mediante una palanca hasta 93 cm, para que la espalda no padezca ningún género de daño, pudiendo incluso planchar sentados. Plegada, ocupa un total de 160 cm de largo x 47 cm de ancho, un tanto alta y también incluso pesada para determinados especialistas pero incluso de esta forma cabe a la perfección en cualquier armario.

La parte que se usa para el apoyo de la plancha mide en torno a 34,5 x 26 cm, permitiéndonos poner una plancha o un centro de planchado; la base es absolutamente llana asegurándonos una buena superficie de apoyo para poder poner la plancha, el aro de metal en la base forma un perímetro que sobresale cara arriba y cuya función es asegurar que el centro de planchado quede encajado para que no exista riesgo de que se caiga durante su empleo.

La base de la tabla es una reja que deja que el vapor y el calor se liberen a lo largo del planchado, haciéndola transpirable y evitando que tanto almohadilla como funda se humedezcan y mojen el resto de prendas que debamos planchar.

Las patas en forma de “T” son gruesas y hacen que la tabla se sostenga estable mientras que planchamos, una parte de este trabajo también lo hacen los tacos de goma en el extremo de cada pata, que evitan que la tabla se deslice al presionar y desplazar la plancha sobre esta. Algunos especialistas han apreciado que es bastante pesada, aunque es una desventaja al momento de transportarla, se convierte en una ventaja pues su peso le ofrece mejor estabilidad.

La funda de algodón es flexible en su perímetro, podemos extraerla para lavarla y volver a ponerla de forma veloz y fácil. El perímetro flexible hace que la funda se adapte a la perfección a todo el contorno de la tabla y quede lo suficiente estirada para que no forme ninguna arruga, si la funda tiene una arruga lo más probable es que entorpezca el planchado y concluya por arrugar la prenda.

Algunos especialistas han apreciado que la almohadilla entre la base de la tabla y la funda no es lo suficiente gruesa, tras consecutivos planchados podremos apreciar que tal vez las marcas de la reja se trasfieren a la funda y por consecuente a la prenda; en el en caso de que esto ocurriese, podremos fortalecer la almohadilla o hacernos con una funda más gruesa.

El coste de la Taurus Argenta es de en torno a 40€, estando en un punto medio entre una tabla muy asequible y una de mayor costo.

Otras opciones

Polti Top

A diferencia de la Taurus, la Polti Top es un tanto más ancha en su superficie de trabajo, de 124 x 48,5 cm. La diferencia además de esto del ancho reside en el diseño de la superficie, en la Polti la punta es sensiblemente más pronunciada lo que nos deja planchar con toda sencillez los hombros de las camisas, faldas y pantalones cortos; en tanto que poner y acomodar en la punta prendas con cortes más complejos, hace que queden suficientemente estiradas para que la plancha se deslice sin inconvenientes. Por su largo, como en la Taurus, no tendremos inconvenientes en planchar de una sola pasada largos de pantalones y un lado completo de una camiseta.

Además como accesorio trae incluido un plancha mangas, que deja poner cualquier manga, pero sobre todo las de las camisas y plancharlas con sensiblemente más sencillez; evitando incluso marcar la raya de la plancha o no planchar de forma recomendable las pinzas de los puños.

Su altura es regulable en 7 situaciones, desde los 77 cm hasta los 98 cm, permitiéndonos planchar sentados si de esta forma lo quisiéramos. Si tenemos pequeños en casa es ideal, pues cuenta con bloqueo de seguridad que evita que se abra o se cierre accidentariamente provocando accidentes.

Comparte particularidades similares con la Taurus, por ejemplo el ámbito de apoyo de la plancha es extenso, su base cerrada y cuenta con un aro perimetral, de esta forma es que podremos poner la plancha o el centro de planchado con total seguridad. La base de la tabla también es una reja que deja el paso del calor y el vapor, pero a diferencia de la Taurus los especialistas no han apreciado que con los consecutivos planchados esta se marque en la funda.

Otra característica que comparten es la forma en “T” de las patas, aunque la Polti tiene ciertas ventajas en esto. No se trata de dos patas cruzadas, sino cada pata tiene dos caños gruesos, englobando más puntos de apoyo en la base y fortaleciendo cada eje de la “T” de apoyo; con lo como tiene cuatro patas en lugar de 2, solo que están cruzadas. En los extremos de las patas también tiene una goma que ayuda a que la tabla se sostenga firme y apoyada, pero el beneficio en la Polti es que dos ellas trae consigo unas ruedas de transporte, para que al doblar la tabla nos dejen transportarla con total sencillez sin que debamos preocuparnos por el peso de la tabla.

La funda de algodón, a lo igual que en la Taurus, es transpirable y se amolda al perímetro de la tabla sin inconveniente, pudiendo quitarse para lavarse y volver a ponerse sin inconvenientes.
Otros accesorios extra son la reja para la ropa y el asta para el cable. No hace falta poner la tabla cerca de la mesa o acercar una silla, pues la ropa recién planchada la podremos dejar sobre la reja. El asta para el cable evita que el mismo roce la ropa o enganche la prenda y la arrugue.

En cuanto a su coste ronda los 80 €, el doble que la Taurus, pero también debido a que tiene el doble de posibilidades.

Vileda Tabla Smart

Si tenemos poco espacio la tabla Vileda es una muy buena opción de adquiere; también siendo una tabla simple y fácil es ideal si no planchamos con mucha frecuencia.

Su superficie de planchado es de 114 x 34 cm, tal vez ciertas prendas larguísimas o anchísimas debamos plancharlas en múltiples pasos, pero es lo que toca si procuramos ahorrar espacio. Tengamos en cuenta que al plegarla, la altura de la tabla es de 132 cm, cabe sin inconveniente en cualquier armario pero es esencial conocer esta medida de antemano, más si lo que no nos sobra es espacio.

Su altura es graduable desde 76 a 95 cm, prácticamente la misma que la Taurus o la Polti.

Es muy, muy ligera, esa solo 3kg, pero esto también tiene sus desventajas. Por ejemplo, soporta 10 kg de peso siendo más que suficiente, pero cuidado con aplicar demasiada presión al planchar. También hay que tener en cuenta que sus patas son sensiblemente más delgadas que en otras planchas y también incluso las gomas que llevan para evitar que la tabla se deslice son sensiblemente más pequeñas y de menor grosor. Esto no quiere decir que la tabla sea enclenque, sino al presionar o desplazar la plancha debemos llevar cuidado de que la fuerza no sea excesiva, por el hecho de que tal vez con otros modelos no apreciemos que al aplicar demasiada fuerza la tabla se mueva, pero con la Vileda sí.

De forma similar a las tablas precedentes, su funda de algodón es transpirable y la base de la tabla es una reja que ayuda a que el vapor y el calor no queden atrapados en las prendas y se libere con sencillez.

La desventaja es que la base de apoyo de la plancha no es cerrada absolutamente y al apoyarla debemos asegurarnos de que la plancha quede bien apoyada; además de esto debido a su menor tamaño, no es una base capaz para centros de planchado.

En cuánto a su coste, muy asequible, rondando los 30 €.

Foppapedretti Assai

Para los que no nos agradan las tablas usuales, la marca italiana Foppapedretti fabrica tablas de madera; para muchos especialistas, el material y el diseño le aporta un toque vintage.

El hecho de que esté fabricada en madera de haya no solamente le da un toque diferente, sino a la estructura de la tabla le aporta sensiblemente más firmeza.

La superficie de planchado es de la misma forma compacta que la Vileda solo que un tanto más ancha, de 115 x 50 cm. Aquí ya debemos sopesar si nos es conveniente una tabla más grande o al contrario nos vale mejor una más pequeña.

Su altura es regulable en tres situaciones y para los especialistas se queda un tanto corta, en tanto que no deja alturas más bajas como el resto de las tablas, solo se puede regular en un rango de 85 a 91 cm, siendo muy alta para planchar estando sentados.

La base de planchado es de madera, con la particularidad de que al tener pequeños agujeros conserva las mismas particularidades que una reja, evita que el calor y el vapor queden atrapados entre la base y la funda, humedeciendo la ropa.

El soporte de apoyo de la plancha es metálico y nos vale tanto para una plancha para un centro de planchado. Es extraíble, con lo como podremos quitarlo mientras que se enfría y guardar la tabla sin riesgo alguno para la madera.

Su base de apoyo es una doble “T”, muy similar a la Polti, solo que en esta tabla las “T” están separadas en dos pares; dejando cuatro puntos de apoyo sensiblemente más espaciados que favorecen la distribución del peso a lo largo del planchado y le ofrecen a la tabla una mejor estabilidad. Además, las cuatro patas incluyen muletones de goma en sus extremos, que evitan cualquier posible deslizamiento.

La funda además de esto de ser de algodón tiene la particularidad de que al fabricarla se le ha añadido polvo de aluminio termo resistente, de esta forma a diferencia de otras fundas de algodón, es sensiblemente más resistente frente a posibles quemaduras por el calor de la plancha.

El peso de la tabla no tiene por qué preocuparnos, aunque la madera es un material más pesado, sus cuatro patas cuentas con unas pequeñas ruedas que hace que podamos moverla de forma simple y ligera.

A lo igual que la Polti cuenta con un accesorio para que podamos apoyar la ropa una vez planchada; los especialistas mantienen que al no ser una reja sino una base de madera es mucho mejor, por el hecho de que evita que por el peso de la ropa la reja se marque en la ropa recién planchada.

Su coste es elevado, sobre los 100 €, pero es lo tiene si queremos hacernos con una tabla con este diseño y fabricada en madera.

Leifheit Air Active

Si creían que una tabla de planchar no podía ser tecnológica, estaban equivocados. La Leifheit cuenta con un sistema “Air Active” que hace que la funda se infle y desinfle, para aumentar o reducir el grosor de la superficie de planchado.

¿Cuál es el beneficio? Poder tener la superficie que mejor se adapte al género de tejido que vayamos a planchar. Los tejidos más gruesos precisarán de superficies más acolchadas para que al presionar la plancha sobre la prenda logremos suprimir todas las arrugas de forma más fácil; los tejidos más finos, precisan superficies menos acolchadas pues no requieren tanta fuerza en el planchado, además de esto apoyar un tejido fino en una base muy acolchada facilita que el tejido se hunda y arrugue, es como pretender planchar una seda sobre un sofá.

La desventaja es que no es una tabla de las que cuentan con una gran superficie de planchado, siendo apenas un tanto más extensa que la Vileda, de unos 118 x 38 cm. La altura regulable, en cambio tiene un tanto más de juego que en el resto de las tablas, siendo de 75 a 100 cm.

Sus patas en forma de “T” cuentan con un doble par de caños gruesos por cada pata, similar a la Polti, solo que la distancia entre los pares de caños está más separada, ofertando cuatro puntos de mejor estabilidad en la base de planchado, como sucede en la Foppapedretti.

El soporte para plancha es considerablemente mayor que en los otros modelos, pudiendo poner cualquier centro de planchado y obviamente cualquier plancha. Como accesorio extra, cuenta con sosten cables para evitar que el cable nos arrugue la ropa y entorpezca el planchado.

Claro que la tecnología tiene su costo, y estamos frente a una tabla de planchar que puede conseguir los 200 €.

Última actualización el 2019-12-04 at 17:51 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados