Las mejores sondas de pesca para medir la profundidad y advertir a los peces

No hay ámbito que escape a los avances en tecnología. En el de la pesca, esta circunstancia tiene una de sus expresiones más locuaces en las presentes sondas. Un dispositivo que, mediante impulsos sonoros, apunta la profundidad de las aguas y los bancos de peces.

Además, hay modelos que integran GPS que añaden cartografía marina y rebosantes datos auxiliares sobre navegación y seguridad.

Dos funciones, las medidas hasta el fondo y la detección de piezas, que, obviamente, les dotan de una enorme utilidad para aquellos apasionados avanzados o profesionales en tanto que sus costos las hace poco rentables para pescar de forma ocasional.

De la próxima selección hemos elegido el modelo Striker Plus con GPS de una de las marcas punteras en el ámbito, Garmin, por sus buenas posibilidades y un coste razonable en un segmento de productos costosos.

Rebajas

Su aparición como dispositivo tecnológico data de principios del pasado siglo aunque la sonda apareció con la navegación. Desde la piedra que se anudaba a la cuerda y se tiraba en el fondo para medir entonces el cordel hasta la actualidad.

¿Cómo marcha?

El proceso una parte de la emisión de una onda sonora mediante un aparato llamado transductor, que es la parte que va en contacto con el agua. Estas ondas, al encontrarse con el fondo o con un pez, rebotan y regresan un eco (además se llaman ecosondas o sondas náuticas) que se traduce en pantalla a factores como la profundidad o el relieve del fondo marino.

Un transductor es un instrumento pensado para convertir energía. Recibe una señal de cierta energía y la reconvierte en otra diferente. Para que nos entendamos, podríamos decir que hace las veces de antena de telecomunicaciones.

En la práctica, su trabajo comienza con una primera fase en la que el transductor emite pulsos de sonido a través del agua, después esos pulsos, al tocar un objeto, rebotan y forman un eco. Y para finalizar ese eco recibido desde el transductor es aumentado de potencia en el receptor para que se pueda ver en una pantalla como el perfil del fondo acuático en el que estamos pescando.

En función de la velocidad del sonido en el agua (entre 1.400 y 1.500 metros/segundo) y el tiempo que transcurre en percibir el eco devuelto se consigue la profundidad del agua o la distancia a la que están los peces.

¿Cómo advierte los peces y los fondos?

El principio para conseguir sus dos principales objetivos está fundamentado en la diferencia de densidad. Es decir, las ondas generadas por el convocado transductor rebotan cuando advierten algo de diferente densidad al agua, de esta forma sea la de un pez o la de las rocas que acotan el fondo del agua.

Que unas ondas reboten más deprisa que otras, da idea de cuáles son las particularidades del fondo, si es blando o es duro.

Frecuencia de sonda: definición y tipos

La definición académica afirma que la frecuencia de una onda es el número de veces que se genera la onda por unidad de tiempo. Su unidad de medida es el hercio (Hz) y es inversa a la longitud de onda. Esta característica implica que a mayor número de ondas por segundo, menor será la distancia entre ellas.

También es inversa a la distancia, de semejante modo que una onda de baja frecuencia recorre más distancia que una de alta frecuencia.

Tipos de frecuencias:

Alta: Fijada en 200 Hz. Es decir, emite 200.000 ondas por segundo aunque lo esencial es la distancia que pueden conseguir. Esta recomendada para fondos poco profundos propios de agua dulce. Permite la captación de detalles menores y, por ende, la de bancos de especies pequeñas.

Baja: Establecida en 50 Hz con carácter general, aunque además se manejan los 28 Hz para profundidades superiores a un quilómetro (es propia de profesionales).
Es la idónea para alta mar con fondos de gran profundidad y peces de importante tamaño.

En resumen, los tramos entre 83 y 200 Hz de frecuencia son recomendables para atrapas en interior y cerca de la costa. Entre 50 y 200 Hz para costa y alta mar.

¿Qué es el ángulo de cono?

Es la superficie de cobertura que tiene la sonda a través del transductor. Para hacerse una idea gráfica viene a ser como el haz que desprende una linterna. Cuando más grande sea el ángulo de cono más superficie bajo el agua está abierta a la detección del dispositivo.

¿Dónde se instala el transductor?

Como se apuntaba, el transductor es el componente de la ecosonda que va en contacto con el agua y emite los pulsos de sonido. Su ubicación puede ser variable.

Ponemos algunos ejemplos:

En popa: Colocarlo en la parte posterior de la embarcación (espejo de popa) acostumbra a ser el lugar más habitual. Elimina prácticamente al ciento por ciento la pérdida de señal. El haz sonoro que emite nunca ha de estar interferido por ningún elemento de la embarcación como puede ser la quilla o hélice.

En el interior del casco: Reservado para los cascos de fibra de vidrio. Este material deja la propagación de ondas con una ínfima pérdida de señal.

A través del casco: Instalación conocida como ‘pasacascos’. Como su nombre apunta hay que hacer un agujero en el casco y asegurarlo con una tuerca. Dicho de esta forma, asemeja fácil, pero hay que ser realmente cauteloso, o dejar la instalación a cargo de profesionales para sellar bien y que no se afecte la estanquidad de la embarcación.

Entre las recomendaciones precedentes a la instalación se aconseja hacerla en lugares que tengan garantía de un flujo de agua limpio extraño a burbujas o turbulencias. Tampoco es recomendable en sitios cercanos a tomas o descargas de agua.

Tipos de sondas

Con GPS: Incluyen como esencial prestación ayudar mapas cartográficos que permiten marcar de forma recomendable una zona de rebosante pesca. Esta opción facilita el chequeo de las superficies con más posibilidades de atrapa.

Con tecnología Chirp: Es en la actualidad la tecnología punta en estos dispositivos. Su nombre se deriva del acrónimo en inglés de ‘pulso radiado y comprimido de alta intensidad’. La diferencia sustancial es que emite barridos continuos de frecuencias que abarcan toda la horquilla: desde la más baja hasta la más alta. Esta prestación permite un flujo de información sensiblemente más extenso.

Profesionales: La pluralidad de modelos y el progresivo incremento de posibilidades y de calidad ha hecho que en este ámbito ya no sea preciso hacer un enorme desembolso para adquirir uno que resulte útil en las faenas pesqueras.

Quede claro, como ya se adelantaba, que estos dispositivos son costosos en sí, pero en el campo profesional la inversión ya puede equipararse al nivel apasionado y aun de esta forma resultar eficaz.

Para kayak: Dispositivo especializado para pesca desde este género de embarcaciones. Resulta fácil de manejar para pescadores sin gran experiencia. Además, ofrecen datos pormenorizados para hacerse una idea clara de la zona acuática en la que se está.

Para pato: En este género de modalidad, consistente en ir sentado sobre una mini lancha hinchable individual con los pies proveídos de aletas en el agua, se emplean unas sondas muy fáciles.

Van fijadas con un pequeño soporte singular. Entre sus cometidos está una utilidad muy esencial en un caso de esta forma como es advertir ramas o rocas.

Portátiles: Obviamente, su principal baza es la portabilidad de una embarcación a otra. Para fortalecer esta ventaja vienen con un sistema de amarre muy fácil.

A tener en consideración

Transductor: Ya hemos señalado que es la parte más esencial de la sonda. Los hay monofrecuencia que emiten y reciben una frecuencia cada vez. Tienen un solo disco. Esta característica los hace más limitados frente a los multifrecuencia de doble antena que, por poner un ejemplo, pueden percibir al tiempo datos del fondo marino y de bancos de peces próximos.

Potencia: Influye en la calidad de la recepción del eco y, por ende, en los datos. También en la calidad de las imágenes, prestación muy a valorar cuando el navío se mueve en exceso. Por supuesto, son variables, pero para hacerse una idea, habitúan a tener unos 600 vatios para sondas orientadas a aguas poco profundas y unos 1.000 (1Kv) para profundas.

Pantalla: Los avances en tecnología en este componente son muy frecuentes. Hay que solicitarle un tamaño y una calidad de imagen recomendable para conocer los datos sin excesivo sacrificio. Decimos sin excesivo por el hecho de que las lecturas requieren mayor trabajo que, por poner un ejemplo, un GPS terrestre.

Garmin GPS Striker Plus 5CV, completo a un coste razonable

Rebajas

Un modelo muy, muy completo y robusto de una de las marcas más señaladas en este segmento, y a un coste razonable para ser productos costosos. Por supuesto, cumple con medras las esperanzas de los apasionados de alto nivel y además incluso es fiable en el campo profesional.

Como es señal de identidad de la firma, tiene un funcionamiento muy intuitivo, factor que se valora mucho en unos dispositivos complejos. Sobre el modelo precedente incorpora un mecanismo que deja ampliar o reducir el ángulo de cono. Es decir, se regula la superficie sobre la que se aplica la sonda.

También ofrece la configuración de sonda con la que se puede fijar la velocidad del barrido, desde lento a ultra veloz. En cualquier caso, todas las opciones se pueden ejecutar con el modo perfecto automático.

Además, abarca todo el segmento de frecuencias, desde la baja hasta la más alta, y además incluye la tecnología Chirp con barridos continuos de frecuencias.

El modo de lectura (la pantalla es de cinco pulgadas) se hace mediante pantallas partidas que facilitan datos de buena visibilidad en las subpantallas (además pueden ajustarse el tamaño para dar prioridad a una información o bien otra).

La manejabilidad, otra de las particularidades de mayor peso, es perfecta. Como ejemplo, para mudar el ángulo de cono es suficiente con pulsar dos botones. Es decir, la velocidad es otro de sus atractivos.

Lowrance 000–14013, la sencillez como baza

Un dispositivo en la gama baja de coste que cumple con las posibilidades básicas (por poner un ejemplo, no tiene GPS) para la práctica de la pesca por un lado de apasionados avanzados. Pasa por ser la sonda más fácil de empleo del mercado.

El diseño muy simple y además lo son sus menús, a los que se accede con solo un toque en las funciones clave.

Además, además cuenta con la configuración automatizada de la sonda que cambia en función de las condiciones del agua (autotuning).

Por sus particularidades es una sonda muy recomendable para pequeñas embarcaciones tipo kayak, catamarán o las citadas lanchas hinchables individuales (las conocidas como patos).
El objetivo de este dispositivo es evitar al pescador dificultades. Y lo consigue, ofertando los factores esenciales sin que sea preciso dedicar más tiempo al dispositivo que a la acción de pescar.

No es compleja, pero sí útil para algunos usos vinculados habitualmente a la pesca para buenos apasionados.

Raymarine Dragonfly 5PRO, nitidez y calidad de imagen

Nitidez de pantalla LCD y gran calidad de imágenes son dos de los principales ‘pros’ de este modelo de altas posibilidades. Entre ellas la tecnología Chirp de barridos de frecuencias.

También incluye la posibilidad de transmitir todos los datos recabados a otros terminales mediante una aplicación propia de la marca (Wi-fish). Se consiguen muy buenos resultados en grandes profundidades (hasta cerca de los 200 metros aproximadamente).

Muy fácil el cuadro de mandos y muy intuitivo en su empleo. Asimismo, su sistema sólido de manejo con rótula y conector incluido permite una simple instalación.

Kupet Fish FinderAl, al alcance del bolsillo

Su ventaja está en un coste desconocido, por bajo, para este segmento de productos. Con diseño similar a un walkie talkie, su portabilidad es otro de sus ‘pros’ más evidentes.

Claro que, llega como mucho básico (profundidad, presencia de peces o temperatura del agua), pero, por el coste, es de enorme utilidad para mejorar los resultados de los apasionados a la pesca que perseveran.

Su pantalla no destaca por la calidad de imagen ni por ofrecer muchos datos debido a su tamaño, pero sí cumple con la visión en todos y cada momento de los factores esenciales.

Garmin GPSMAP 721xs, un lujo

Tiene de todo y se paga. Un equipo completo para embarcaciones de nivel que ofrece más que una sonda usual.

Todos los extras imaginables y funciones singulares para la navegación a vela. Orientado al campo deportivo de elite, a ámbitos profesionales o a personas con embarcaciones al alcance de unos pocos.

Cuenta con todo género de compatibilidades como radares marinos y con posibilidades como datos del motor o del conduzco automático.

Última actualización el 2020-03-16 at 13:50 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados