Las mejores sombrillas de playa

El Ministerio de Sanidad advierte de los inconvenientes derivados de una exposición directa al sol, entre otras razones, pues “la radiación ultravioleta puede reprimir la contestación inmunológica y forma una de las principales fuentes de cáncer de piel”.

Entre las medidas generales de protección frente a las temperaturas excesivas aconseja seguir “el mayor tiempo posible en lugares frescos, a la sombra o climatizados”.

Por eso, la mejor forma de resguardarse en lugares como la playa es hacerlo bajo una sombrilla como la Crevicosta, elegida como la favorita de esta comparativa. Un modelo ligero y resistente, con diseños coloridos y estampados y a un costo ‘superasequible’.

Dada la relevancia de la radicación solar, desde Compramejor hemos querido buscar y estudiar cuáles son las mejores sombrillas de playa para que tus vacaciones sean imborrables (y seguras).
Existen un sinfín de modelos en el mercado, pero en la próxima comparativa encontrarás los cinco mejores, no sin antes darte unas pautas para tu elección.

¿Qué debemos tener en consideración en el momento de seleccionar una sombrilla de playa?

  • Tamaño. Cuánto más grande sea, obviamente, más sombra dará. En esta comparativa hay modelos con diámetros que van desde los 160 hasta los 210 cm de diámetro. Toca valorar y seleccionar la que más se adapte a las necesidades de cada persona o cada familia.
  • Materiales. Te recomendamos buscar sombrillas cuyo esqueleto (palo y varillas), esté fabricado de aluminio o acero. Ambos son resistentes, pero el aluminio es sensiblemente más ligero. En cuanto a la tela, habitúan a ser tejidos Oxford o poliéster. Estas lonas son opacas y enormemente resistentes ante tirones y raspaduras. Además, y normalmente, mantienen bien el color tras largas exposiciones al sol.
  • Protección solar. El tejido, para una mejor función, ha de estar cubierto con un filtro de protección solar contra los rayos UV. En esta comparativa hay modelos con FPS 30, 50 y protección total, que es la más recomendada.
  • Anclaje. Suele ser la acción más difícil y, en consecuencia, un aspecto esencial a tener en consideración. Piensa dónde quieres usarla: en la playa, en el jardín o en los dos lugares. Los modelos de espiral son los recomendados para la playa, mientras que que los planos están concebidos para introducir en la tierra o en los jardines.
  • Peso y plegado. Probablemente debas caminar unos metros para llegar hasta la playa o la piscina. Por eso, es recomendable seleccionar una sombrilla ligera y que se pliegue lo máximo posible. Todos los modelos incluyen una bolsa de transporte con asa para cargarla con sencillez.

Sombrillas tradicionales, tipo cobijo, antiviento, con sistemas de ventilación y reclinadas. A continuación, te conversamos de sus características particulares para que tú decidas cuál se ajusta a tus necesidades y por un costo que no sobrepasa de los 70 euros.

La preferida y al mejor costo de Crevicosta

Esta sombrilla de Crevicosta es la elegida por muchos usuarios como la favorita pues es ligera, con lo que facilita su transporte si debemos llevarla a pie hasta la playa.

Sin embargo, es al tiempo fuerte y sólida. Su asequible costo conjuntado con la excelente calidad de sus materiales también la transforman en el modelo preferido por los especialistas.

Para conseguir ser ligera y robusta al tiempo, ha sido fabricada con aluminio inoxidable de muy alta calidad. Y sus varillas son de fibra de vidrio flexible, que la hacen resistente ante inopinados golpes de viento.

También incluye una abertura en la parte superior que deja circular el aire para que no haga resistencia y, así, evitar que la sombrilla salga volando.

El tejido con el que está confeccionada es de tela de Oxford, un material técnico en especial empleado para equipos de camping. Un material que se identifica por su dureza ante posibles desgarros o la resistencia a las inclemencias del tiempo.

Otra característica señalada y que los especialistas agradecen es su cómodo sistema de anclaje que hace más fácil su fijación en la arena. Se trata de dos mangos plegables donde se apoyan las manos para clavar la espiral sin sacrificio alguno.

Pero un aspecto muy importante por el que vale la pena adquirir esta sombrilla es el tratamiento que cubre la tela para no dejar pasar los rayos UV tan perjudiciales para la piel.

Además, no importa de qué lado procedan, pues en la parte superior del palo tiene una zona flexible con la que dar la inclinación deseada al parasol.

Recuerda que no es una advertencia trivial. La Asociación Española Contra el Cáncer advierte que “el principal factor de riesgo en la aparición de melanomas son las radiaciones solares tipo B (UVB) y tipo A (UVA)”.

La sombrilla Crevicosta, de 2 metros de diámetro, está libre en cuatro diseños diferentes con atractivos colores y estampados. Los especialistas aconsejan seleccionar una que destaque lo más posible si en sus previsiones está ‘plantarla’ en una playa atestada de gente.

Pesa en torno a 2 kilos y también incluye una bolsa de tela para guardarla que se puede colgar del hombro.

Otra buena opción de Yino

Si precisas una sombrilla tanto para la playa para el jardín, para esas escapadas al campo, detente en este modelo de Yino.

A diferencia de la favorita se asegura al suelo con un anclaje puntiagudo que sale del poste principal. Asimismo, se le pueden agregar tres amarres más que, sujetos con cuerdas, la dejan inmóvil y también instalada de manera firme.

El tejido, 100% poliéster, conjuntado con vinilo, evita el paso del calor y mantiene el espacio fresco. Además, el parasol se inclina para cubrir el recorrido del sol durante el día y así bloquear los rayos UV desde cualquier ángulo.

La parte superior está ventilada para amortiguar el impacto del viento y mejorar la circulación del aire bajo la sombrilla.

Está fabricada en aluminio y tiene un diámetro de 160 centímetros y un máximo de hasta 2 metros de altura.

El modelo de Yino, en blanco y azul, se pliega y es realmente simple de transportar gracias a su peso (1,5 kilos) y a su bolsa de tela a juego incluida.

El mejor modelo XXL de Karry

¿A que resulta un fastidio cuando hay que estar moviendo la sombrilla cada poco tiempo o no se tiene suficiente espacio sombreado si sois un conjunto de personas?

Para esos casos, lo mejor es adquirir la sombrilla XXL de Karry, que con 190 centímetros de diámetro va a prestar una fresca sombra y a una altura regulable desde los 160 hasta los 190 centímetros de altura.

Este modelo no es reclinable, pero, con semejante extensión no se echará de menos esa característica.

Está fabricada con fibra de carbono cuya virtud principal es que, siendo extremadamente ligera, tiene una dureza superior al acero.

El varillaje es de aluminio para aportar resistencia y también impedir que la sombrilla se rompa con las fuertes ráfagas de viento. Por otro lado, el tejido de la sombrilla, además de esto de ofrecer una protección UV 30, tiene un efecto perlado que escurre las gotas de lluvia.

La sombrilla de Karry se fija al suelo con un soporte en forma de espiral, aunque los especialistas han observado que no es tan robusto como el de los otros modelos.

Al igual que el modelo de Crevicosta, pesa 2 kilos y también incluye una bolsa de transporte para guardarla o transportarla cómodamente.

Protección solar UPF 100 de Tommy Bahama

Las sombrillas Tommy Bahama destacan por la gran cantidad de diseños que el fabricante ofrece, y por la calidad de sus materiales. Así que, si no quieres exponerte y buscas una marca referente, esta es la mejor alternativa.

Sus diseños coloridos y con múltiples estampados son de los más chulos que encontrarás en el mercado y destacarán en esas playas abarrotadas de sombrillas.

Como la mayoría de ellas, se hace imprescindible que tengan un peso ligero, pero al tiempo sean fuertes y resistentes para aguantar en esas huracanadas playas, por ejemplo de Cádiz o Fuerteventura.

El mango telescópico deja dejarla baja para que el aire no se la lleve o para seleccionar la altura que mejor convenga en todos y cada momento. También se le puede dar inclinación y tiene un respiradero en la parte superior.

La tela de la Tommy Bahama tiene un factor de protección UPF 50+ y no se estropea con el sol ni pierde color.

El anclaje es similar al del modelo preferido, en espiral y con unos mangos laterales que asisten a fijarla en la arena.

Los especialistas, finalmente, destacan su estabilidad y su buena fijación, además de esto de su extenso parasol de 210 cm de diámetro.

La más resistente: SportBrella

La utilidad de la sombrilla SportBrella es su punto fuerte. Puede emplearse de forma tradicional con el mástil en vertical anclado al suelo, o tipo cobijo fijada en diagonal y con el añadido de unos faldones laterales que amplían el espacio y protegen del viento.

Con esas ampliaciones laterales tiene un espacio suficiente para acoger a dos personas tumbadas o tres sentadas, añadiendo determinados bártulos como la nevera y los bolsos.

Asimismo, esos laterales incluyen bolsillos donde se pueden guardar todo género de aparejos que deseemos tener a mano.

Está fabricada al completo (mástil y varillas) en acero inoxidable cubierto por una tela de poliéster que incorpora un filtro con FPS 50+ para evitar que el 98% de los rayos UVB y el 95% de los UVA, penetren.

También incorpora dos ventanas laterales con cierre que dan claridad al interior cuando se despliega en modo cobijo.

El anclaje quizás sea lo más difícil, pues se requiere maña y fuerza para fijarla en diagonal, en tanto que no es de rosca. Eso sí, una vez puesta no se va a mover de su lugar.

Para optimar la fijación, cuando la utilizamos como carpa se le añaden tres ganchos atados con cuerdas que pueden amarrarse al suelo o atarse a algún poste si el viento es demasiado fuerte.

El único aspecto menos recomendable es su largura de 135 cm cuando está plegada. Aunque, en lo que se refiere al resto, la sombrilla SportBrella es excelente.

Última actualización el 2019-12-04 at 10:50 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Guías de opiniones, compra, análisis y artículos en Viajes