Las mejores neveras del mercado

Se conoce el uso del hielo desde la Antigüedad, cuando recurrían a los neveros naturales tanto con fines terapéuticos para conservar comestibles. Tiempos en los que el hielo se comprimía para que durase más.

Ahora, desde el instante en que hace poco más de un siglo existen ya las neveras eléctricas y no hay hogar que pueda vivir sin ellas. Para conservar los comestibles o para refrescarnos el día con un tanto de hielo o una bebida fría.

Y existen diferentes géneros de neveras que podríamos resumir fundamentalmente en dos: Las combi, que son las que tienen puertas una encima de otra, para abrir el congelador o el frío sobre cero. Y las americanas, que tienen dos puertas de arriba abajo. Suelen ser sensiblemente más grandes, o por lo menos más ostentosas, y hasta hace poquísimo estaban reservadas a los bolsillos más llenos, por su elevado coste.



A tener en consideración

Una de las primeras cosas que debemos mirar en el momento de adquirir una nevera es su consumo.

La nevera es el único electrodoméstico de toda la casa que sigue encendido durante todo el día, con lo que es el que más electricidad consume.

A efectos prácticos una nevera con la calificación energética A+ consume un 20% menos que una de clase A. Y la diferencia se duplica con una A++ que consume un 40% menos que una A.

Las marcas han mejorado tanto el consumo eléctrico que a veces vale la pena mudar un frigo viejo, aunque siga marchando, por uno nuevo. Porque el cambio se rentabilizará de forma rápida con la bajada en la factura de la luz.

También es esencial tener en consideración el nivel de estruendo. El torno que hace el trabajo de enfriar, soltando y comprimiendo gases, repite una y otra vez, sin parar, el frecuente estruendo que da la impresión de que la nevera arranca y se queda de forma continua.

Pero en cuestión de estruendo además se ha avanzado mucho y puede resultar algo molesto, pero ya no es agotador.

Otra de las características particulares a tener en consideración es el estruendo. Los frigos son muy estruendosos en tanto que usan compresores para enfriar. Al soltar y comprimir el gas hacen unos ruidos muy propios. Al igual que sucede con la eficiencia energética los nuevos modelos han reducido mucho el nivel de estruendo.

Un aviso. La temperatura de las neveras no he de ser algo muy frecuente, de por vida, como acostumbramos a hacer. Hay que cambiar la temperatura conforme el género de productos y la cantidad. Más fría cuando la llenamos, para que todo se enfríe antes… y entonces volvemos a la temperatura frecuente.

Historia

Nevera y frigo son dos palabras que significan lo mismo, aunque tienen diferente historia. Nevera fue el término original con el que se ‘bautizó’ a aquellos armarios de principios del siglo XX que iban apartados gracias a un forro de pizarra o de corcho, y en los que se introducía una barra de hielo para enfriar todo lo que estuviera dentro.

Más tarde, con la llegada de la electricidad, el ingeniero francés Louis Abel Charles Tellier ideó el frigo, allá por 1858.

Pero la nevera como electrodoméstico no existió hasta el momento en que en 1913 General Electric vendió, en Chicago, la primera nevera eléctrica.

Después sería la Compañía Kelvinator, hacía el año 1918, la que fabricó el primer refrigerador con control automático.

Poco después fue la compañía Electrolux la primera que patentó el frigo familiar, en el año 1922.

Y habría que esperar hasta tras la II Guerra Mundial para empezar a emplear el congelador como un factor añadido al frigo.

Lo mismo ha pasado con el nombre. Los frigos nacieron con una denominación diferente a la de nevera para que no se confundieran los conceptos de llevar una barra de hielo dentro (nevera) o fabricar el frío.

Y si en un principios el término frigo fue el ganador, actualmente se impone el nombre de nevera en numerosos países, y en otros está medrando sensiblemente.

Neveras combi

Las neveras combi son aquellas que tienen el congelador situado en la una parte de abajo. Un género de estructura que resulta muy cómoda para acceder a los comestibles de mayor empleo, y que al tiempo deja a los cajones de las verduras estar puestos en la situación inmejorable para su recomendable refrigeración.

De estas neveras combi, el modelo Zanussi ZRB34315XA por su clasificación energética A++ es el elegido. Su ahorro de energía unido a sus posibilidades técnicas que favorecen la mejor conservación de los comestibles lo han aupado al primer puesto del ranking.

El Ganador: Zanussi ZRB34315XA

Esta nevera tiene una capacidad de enfriamiento para 226 litros, y un congelador de 92 litros, lo que no supone un enorme gasto gracias a su calificación energética A++, que un notable ahorro en la factura de la luz. El fabricante estima el consumo en 242 Kwh por año.

Tiene además de esto un sistema de enfriado ‘AirFlow+’, que provoca la circulación del a aire frío hasta el punto de que es capaz de sostener la misma temperatura en la zona de arriba que en la de abajo.

Tiene además este modelo de Zanussi un cajón “SuperFresh” que mantiene la carne y el pescado a una temperatura un 15 por ciento más baja que la del resto de la nevera.

Finalmente, presenta una función que enfría los comestibles nuevos más veloz sin que aumente la temperatura de los que estaban guardados antes.

Su nivel de estruendo no supera los 43 decibelios, y tiene acabado antihuellas.

Su mayor inconveniente es el coste, en tanto que ronda los 500 euros.

Subcampeón: Indesit CAA 55

Es la más asequible de las ‘combi’ aquí escogidas, y tiene una eficiencia energética A+, lo que deja reducir su consumo a 256 Kwh por año.

Con una capacidad de 150 litros en la una parte de nevera y 84 litros en el congelador, mide 174 x 54,5 x 58 cm, y su nivel de estruendo está en los 42 decibelios.

Tiene cuatro temperaturas seleccionables tanto en la una parte de nevera como en la de congelador. Que siendo ‘no frost’ no genera escarcha ni deja acumulaciones de hielo.

Sólo la hay en color blanco.

Beko RCNA320E21X

Esta nevera Beko tiene dos sistemas de frío independientes al agregar lo que se ha bautizado como ‘neo frost’, y que deja sostener mejor los niveles de humedad que precisan los comestibles frescos.

Además tiene un ionizador que evita los malos olores de los comestibles, y además incluso reduce las bacterias.

Su capacidad es de 197 litros en la zona de nevera y de 60 en el congelador. Su estruendo de 43 decibelios y su coste… de los más costosos de esta selección.

Teka combi nfl-320 y además-inox

Una nevera que se declara eficaz energéticamente al agregar una función ‘eco’ que mejoraría su calificación A+. Aunque las hay con un consumo muy similar a sus 286 Kwh por año.

Es ‘no frost’ y lleva un sistema antibacterias y unos filtros de lignito para evitar los malos olores. También tiene función de congelado veloz.

Desde entonces, es una nevera para quienes no tengan una necesidad muy grande de congelador, en tanto que dedica un enorme espacio a nevera (219 litros), superior a sus contendientes, pero se queda proporcionalmente corto en el congelador (76 litros.)

Su nivel de estruendo es de los menores entre los productos aquí escogidos, con 40 decibelios.

Neveras americanas

Tienen un ancho y una capacidad mayor, con lo que resultan ideales para familias grandes o extensos conjuntos de personas.

Son neveras frecuentes de Estados Unidos, con por lo menos dos puertas verticales y bastante más anchas de lo que aquí es frecuente, lo que les da mayor capacidad.

Han sido durante muchos años las neveras frecuentes de las películas y un propósito inalcanzable para todos los hogares, por lo alto de su coste. Que los convertía en un artículo de gran lujo.

El Ganador: Siemens KA90NVI30

Nada menos que 573 litros de capacidad, de los que nada menos que 200 son solo para la parte del congelador. Otro planeta, en comparación con los combi… aunque además en el coste.

Además, este modelo presenta el beneficio de una eficiencia energética A++, lo que le deja un ahorro del 20% respecto a los que solo tienen A+.

Es ‘no frost’ y ‘multiAirflow’,, que le aporta una distribución uniforme del fría para que sostenga una temperatura muy frecuente en todos los rincones.

Además, este modelo incorpora sensores inteligentes para evitar los muy frecuentes cambios de temperatura que provocan las continuas aperturas de su puerta. Lo que tampoco es extraño en familias grandes, con pequeños.

También está muy cuidado su sistema de iluminación interior, que se hace con lámparas led lo que deja un buen nivel de luz sin deslumbrar. Y tiene acabado de acero inoxidable, anti huellas.

No hace más estruendo que una nevera combi sensiblemente más pequeña, en tanto que no supera los 43 decibelios.

Pero tampoco puede competir con una nevera combi en el coste.

A++, la más alta de la gama, hacen que el coste se rentabilice en escaso tiempo.

Subcampeón: BEKO GN163121X NF

Tecnología americana con filtro de carbono para evitar los olores, y el sistema ‘neo frost’ que mantiene los niveles de humedad en el 90%, con lo que los comestibles se mantienen frescos más tiempo.

Su capacidad es de 558 litros, 368 de ellos dedicados a la nevera. Y tanto su eficiencia energética (A+) como su nivel de estruendo (43 decibelios) son admisibles.

Es un modelo que ha hecho además de esto una apuesta por la estética para que se vea moderno y bien elegante al tiempo. Con un acabado en acero inoxidable y unos tiradores que se complementan a la perfección.

Toda la pared siguiente del divido destinado a nevera está alumbrada.

LG GSL760PZXV

Este modelo americano de origen coreano presenta un dispensador de agua y hielo en la puerta, lo que para muchos usuarios amantes del agua fría será una gran aportación, que solo precisaría tener una toma de agua a la que poder conectarlo.

Tiene una capacidad de las mayores de este segmento, superando los 600 litros totales, con nada menos que 405 destinados a nevera.

Pequeño se queda, no obstante, el congelador, pues destina mucho espacio a la fabricación y el almacenamiento de cubitos de hielo, que dejarán responder cada vez que le demandemos hielo.

Tiene además de esto una tecnología inverter que le deja ser más eficaz, y sigiloso hasta el punto de no llegar ni a los 40 decibelios.

También como novedades tiene un cajón singular deja que las verduras duren más tiempo, y además incorpora el sistema Smart diagnosis de LG, que nos afirma cuál es el fallo, si lo tiene, con solo acercar el móvil.

Hisense RQ562N4AC1

Una nevera que se sale de lo frecuente en este género de modelos y presenta tres espacios distinguidos. Con toda la parte superior haciendo el trabajo de nevera, y la inferior, dividida en dos espacios separados, como congelador.

Presenta la particularidad de que la una parte de nevera puede convertirse en congelador, si fuera preciso, pues la temperatura se puede cambiar desde los 5 grados hasta los -20.

También viene con un sistema para sostener la humedad de los comestibles y aumentar su duración, que en un caso de esta manera lleva por nombre ‘triple Nano fresh’. Y que además reduce los malos olores como previene la capacitación de bacterias.

Quizás lo mejor de este modelo sea el coste, para todo lo que nos ofrece.

Klarstein Grand Host A

El más asequible de esta selección, y por su estética, que recuerda a las cocinas de los grandes chefs, conquista a los más sibaritas.

Tiene una pantalla de control táctil incorporada a la puerta que nos deja sostener el control de la temperatura con total sencillez.

Es ‘no frost’, las puertas pueden ser en acabado ‘cristal’, o ‘inox’ o negro, y su capacidad es de 322 más 152 en el congelador. Eficiencia energética A+.

Última actualización el 2019-12-04 at 12:10 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados