Las mejores mini neveras del mercado

Las mini neveras han pasado de llamarse mini bares y encontrarse únicamente en los hoteles, a ser un factor imprescindible en muchas oficinas, salas de conferencias, espacios pequeños o incluso en dormitorios de las residencias de estudiantes.

El empleo está poco a poco más extendido y es una forma práctica y cómoda de guardar pocas cantidades de comestibles que deben seguir fríos.

Al ser como una nevera tradicional pero en un formato reducido, ocupan poco espacio y también, incluso, en el caso de necesidad se pueden trasladar de un lugar a otro.

Se trata de un electrodoméstico muy versátil, donde destaca la Severin KS 9838 como una de las favoritas. Es una mini nevera de bajo consumo (dispone de certificado energético A+) y tiene 42 litros de capacidad, en los que se incluye un pequeño divido congelador.

A tener en cuenta

Capacidad

Lo primero que vamos a deber proponernos es para qué exactamente la queremos. No es exactamente lo mismo especificar una mini nevera para dos bebidas que para guardar comestibles.

Las mini neveras tradicionales habitúan a tener una capacidad entre 40 y 50 litros. Desde ahí, podemos hallarlas con todo género de capacidades. Por ejemplo, existen mini neveras donde solo caben 4 latas de refrescos.

Evidentemente, las dimensiones de la nevera dependerán de su capacidad. Por ejemplo, podría interesarnos tener una mini nevera que cuente con un divido de congelador, lo que añadirá dimensiones al electrodoméstico.

Como consejo, no nos fijemos solo en la capacidad sino en la distribución interior. Si las baldas se pueden desplazar para mudar el alto de los cajones, mejor que mejor. De esta forma aprovecharemos mejor su capacidad.

Consumo energético

Puede parecer algo anecdótico, pero no lo es. El consumo energético se debe tener en cuenta, en tanto que es un electrodoméstico que seguirá de manera continua enchufado.

Si bien una mini nevera consumirá menos que una nevera tradicional, consume bastante energía para apreciar las diferencias entre una calificación energética o bien otra en la factura de la luz.

Por ello es recomendable que tenga, al menos, la calificación energética tipo A. Seguro que lo agradeceremos a corto plazo.

A pesar de todo, también existen modelos de sobremesa para poder conectarlos al computador por medio de USB.

Si procuramos algo pequeño que sostenga frías dos bebidas o un solo tupper durante unas horas, será suficiente con este sistema. Este tipo no se categoriza con los mismos estándares de eficiencia energética que el resto de mini neveras.

¿Es estruendosa?

Quizá es algo en lo que no caemos hasta el momento en que la comenzamos a utilizar. Sin embargo, si vamos a utilizar la mini nevera en un dormitorio o en un lugar donde valoremos el silencio, es esencial que sea sigilosa.

Aunque también podemos guiarnos de las creencias de otros usuarios, este punto podremos comprobarlo con los decibelios que tiene la mini nevera. Por bajo 50dB, tendría que ser suficientemente sigilosa para no incordiar.

Materiales

Existen muchos materiales capaces y resistentes para este género de electrodomésticos. Lo único que recomendamos es que, si vamos a usarla en exteriores, nos aseguremos de que están fabricadas en acero inoxidable. De esta forma sabremos que resistirá mejor a las inclemencias del tiempo.

En cuanto al interior, siendo los dos materiales buenos para nuestro propósito, siempre y en toda circunstancia será mejor decantarse por estantes de vidrio que de metal. Son más simples de adecentar y poseen mejor los derrames que pudiera haber.

Extras

Algunas mini neveras cuentan con colgadores internos para guardar latas de bebidas o bien otros objetos específicos. Dependiendo de lo que deseemos introducir, estos detalles pueden ser interesantes.

Si no siempre y en toda circunstancia metemos el mismo género de comestibles o bebidas, consideraremos útil que la nevera tenga un termostato regulable. De esta forma, podremos bajar la temperatura si lo que queremos es enfriar bebidas de manera rápida, por poner un ejemplo.

Severin KS 9838: Con divido congelador y muy eficaz

Es una de las opciones más versátiles en tanto que incluye un pequeño divido congelador. Cuenta con una capacidad de 42 litros y tiene una buena eficiencia energética (A++). Este modelo es, de verdad, uno de los más vendidos.

En la puerta dispone de dos estantes: uno más bajo pero suficientemente ancho para poner botellas, y otro en la parte superior con el tamaño equivalente a una tarrina de margarina.

El divido congelador es pequeño, pero suficiente para alguna urgencia o para introducir comestibles pequeños, dos latas o hielos. Aproximadamente, tiene una capacidad de 6 litros.

Como extra, incluye una pequeña bandeja para hacer cubitos de hielo. Es veloz enfriando (para este género de nevera), y consigue congelar agua por completo en 6 horas aproximadamente.

Cuenta con termostato regulable y los materiales exteriores dejan aislar la nevera para sostener la temperatura interior muy frecuente. Incluso cuando la temperatura exterior se encuentra a 38ºC, notaremos de qué manera la mini nevera mantiene los comestibles fríos y en perfectas condiciones.

Un punto esencial es que se trata de una nevera bastante sigilosa. Con 43dB, podremos tenerla incluso en un dormitorio de estudiantes sin inconvenientes en este aspecto.

No es una mini nevera singularmente grande en tanto que sus 42 litros ocupan unas dimensiones de 43,9 x 47 x 51cm. Además, las bisagras de la puerta se pueden desplazar para que, en lugar de abrirse la puerta por el lado derecho, se abra por el izquierdo.

En terminante, tiene un buen tamaño para este género de neveras. Es positivísimo el hecho de que cuente con congelador y su eficiencia energética es perfecta. Una buena opción para guardar comestibles regularmente.

Bomann KB 389: Prática y funcional

Se trata de una nevera pequeña y de bajo consumo, pero con 43 litros de capacidad. Este modelo, también dispone de una eficiencia energética de A++.

Cuenta con un divido congelador de 6 litros y, además de esto, dispone de la función de descongelar. Todas las baldas son extraíbles, para asegurarnos de que se amolda de manera perfecta al género de comestibles que introduzcamos en la mini nevera.

Dispone de temperatura regulable de 0 a 8ºC. Cuenta con torno, con lo que le facilita la labor de enfriar bien y sostener adecuadamente la temperatura. Como extra, incluye cubiteras con la adquiere del electrodoméstico.

Quizá, como queja, podríamos decir que no cuenta con luz interior. También que hay que adecentar el divido congelador algunas veces pues a veces se sale la escarcha.

Por lo demás, es una mini nevera con un diseño sólido (51 x 43,9 cm) y bien elegante. En cuanto al estruendo, durante su funcionamiento puede llegar a los 43 decibelios, lo que no es molesto para tenerlo en dormitorios o para la utilización en caravanas, por poner un ejemplo.

Inventor: 66 litros de capacidad

Rebajas

Este modelo de inventor cuenta con una capacidad de 66 litros, que mantiene fríos gracias a su eficaz torno para un mejor desempeño de esta mini nevera. Es capaz de sostener la temperatura incluso cuando el ambiente está a 43ºC.

Dispone de 3 estantes graduables y de un pequeño divido congelador de 5 litros. En la puerta, también encontramos dos estantes a diferentes niveles para poder introducir desde botellas hasta latas de refrescos.

Ahora bien, el divido congelador solo marcha adecuadamente cuando lo utilizamos para productos ya congelados. Es capaz de sostener su temperatura por unos días, pero no tiene potencia suficiente para congelar un producto que no lo estuviera anteriormente. Por ejemplo, podremos introducir helados pero no fabricar hielo.

Destaca por tener un certificado energético de A+ y, en consecuencia, un bajo consumo de energía. Además, es muy sigilosa: con 42dB ni notaremos que la tenemos.

Dentro de que es más grande que otros modelos tradicionales, es bastante amoldable a cualquier lugar. Tiene unas dimensiones de 63 x 44,5 x 51cm y dispone de puerta reversible para poder abrirse a la derecha o a la izquierda conforme las necesidades. Además, las patas son graduables para evitar que pueda cojear en terrenos irregulares.

Se trata de una alternativa moderna y bien elegante, a la par que funcional enfriando los comestibles en un momento. Un buen producto para aquellos que intenten una mini nevera con mayor capacidad que en los modelos estándar.

Klarstein Geheimversteck: La más compacta (17 litros)

Si procuramos una mini nevera muy compacta, para meter dos tuppers y algún refresco o temtempiés, esta es nuestra opción. Si procuramos algo pequeño para un espacio reducido, no encontraremos mejor nevera.

Tiene solo 17 litros de capacidad, con lo que sus dimensiones son bastante reducidas, capaces de amoldarse a cualquier lugar.

Por supuesto, no cuenta con divido congelador, pero dispone de una balda en el interior y un botellero en la puerta. Suficiente para aprovechar al máximo los 17 litros de capacidad.

Como todas nuestras propuestas, es una mini nevera enormemente eficaz, teniendo una categoría de consumo energético de A+.

Permite ajustar la temperatura entre 4,5 y 15ºC, dependiendo del género de comestible o bebida que hayamos introducido en el electrodoméstico.

En solo 2 horas, esta nevera estará a la temperatura pedida y lista para emplearse, sin perder un grado de temperatura con el tiempo.

Uno de sus grandes puntos positivos es que es súper sigilosa: su emisión de ruidos no supera los 38dB en ningún caso. Es de las más sigilosas que encontraremos.

Como extra, dispone de iluminación interior al abrir la puerta.

Se trata de una alternativa de calidad, muy compacta y reservada, que podremos poner en cualquier lugar y va a pasar desapercibida.

Beko TS 190320: Una nevera pequeña

Si una nevera es demasiado grande para nuestra cocina y buscamos opciones que puedan atender a nuestras necesidades, quizás debamos proponernos esta alternativa de Beko.

Cuenta con 86 litros de capacidad con dos estantes que se pueden desplazar a diferentes alturas. En la parte baja, cuenta con una caja transparente para frutas y verduras y en la parte superior, tiene un divido de 10 litros para congelar con cubitera incluida.

El congelador no es lo más veloz que encontraremos, no está al nivel de una nevera grande. Si queremos hacer hielo, tardará un mínimo de 6 o 7 horas. Sin embargo, su poder es más que suficiente para sostener congelados los comestibles.

En la puerta encontramos 3 baldas a diferentes alturas, para poder introducir todo género de botellas, latas y conservas. En una de las baldas incluye una huevera con capacidad para 6 huevos.

Su certificado energético es de A+, con lo que podremos despreocuparnos por grandes aumentos en la factura de la luz.

En cuanto al estruendo, se trata de una nevera sensiblemente más sigilosa que las tradicionales. Aunque posiblemente algunas veces emita algún estruendo, con 43dB, los ruidos que pueda hacer son sutiles y ni nos daremos cuenta.

Sus dimensiones son 82 x 48 x 53cm, con lo que es ideal para cocinas y espacios reducidos o para segundas residencias, por poner un ejemplo.

Última actualización el 2019-12-04 at 10:50 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados