Las mejores máquinas de café expreso manual

photo  dceacc

Por las mañanas despertarse y arrancar la rutina, lleva mucho de voluntad. Pero si sabemos que nos espera un buen café, tan rico como el de las cafeterías, pero sin salir de casa, las mañanas tienen otro sabor.

Ya seas un sibarita, un apasionado barista o simplemente un buen bebedor de café, las máquinas de café espresso están concebidas para conseguir un café con todas las características particulares que este género de café requiere.

Los especialistas han probado ciertas de las máquinas y han decidido que la favorita sea la DeLonghi EC 680.BK. Ahora más que excusas para no levantarnos, tendremos un buen motivo.

¿Por qué una cafetera expreso?

El término de café expreso (conocido también como café exprés, exprés, espresso o solo), viene dado por la forma de preparación de este género de café producido en Italia. Debe su nombre a la obtención de esta bebida por medio de una cafetera expreso. Se caracteriza por su veloz preparación y por un sabor y textura más concentrados.

Si te agrada este género de café intenso y aromatizado, puedes tenerlo sin la necesidad de acudir a la cafetería o restaurant más próximo, en tu casa. El café expreso se identifica por su intensidad, su aroma y por la crema de café, una espuma compacta característica del café expreso que le aporta un sabor excepcional, muy buscado por los amantes del buen café.

En el mercado encontramos muchas máquinas para preparar café, desde la frecuente cafetera italiana que se pon en los fogones que no precisa electricidad hasta las más avanzadas y complejas máquinas de café expreso absolutamente automatizadas.

Cada vez son más conocidas las máquinas de café expreso de cápsulas, que no deja de ser una alteración de la cafetera manual. Son más limpias en el momento de preparar un café expreso, pero con estas máquinas no podremos hacer un café a nuestro gusto, en tanto que la cápsula trae una cantidad de café molido prefijado en fábrica y no podremos jugar con los factores de prensado ni de cantidad de café molido, solo con la cantidad de agua que vertemos sobre el café.

Tipos de máquinas de café expreso

Existen diferentes géneros de máquinas de café expreso:

  • Máquina de café expreso manual: Se pon manualmente el café en el filtro y agua en el depósito de la cafetera, se prensa y con el vapor que genera la máquina se consigue un café expreso con su crema de café.

    Lo bueno de este género de máquinas es que el usuario puede elegir la cantidad de café que deposita en el filtro, el prensado del café y la cantidad de agua, regulando estos factores podemos conseguir un café más intenso, más suave, más espeso, más ligero, con más crema, etc. Es la máquina preferida para los puritanos del café.

  • Máquinas de café expreso automáticas: En este caso la cafetera tiene un depósito para café en grano y otro para agua. La propia cafetera muele el café, se reparte sola y se pueden regular desde la temperatura, cantidad de agua, finura de molido, etc.
  • Máquinas de café expreso súper-automáticas: Además de lo mentado en las máquinas de café automáticas, tienen un depósito para leche y simplemente con pulsar un botón puedes hacer desde un café americano hasta un cappuccino. Son absolutamente automáticas y se pueden regular todos los factores para conseguir un café. A los sibaritas del café, estas máquinas no les son de su agrado.

A tener en cuenta

Una buena máquina de expreso manual debe de estar fabricada en acero inoxidable, cobre o latón, materiales perdurables y resistentes a la alta presión.

En cuanto a la bomba de agua hay modelos con bomba rotatoria que alcanza unos 4 o 5 bares de presión; la mayoría de las máquinas más modernas con bomba vibrátil, alcanzan cerca de 19 bar de presión, consiguiendo con lo que unos 9 bar de vapor pasen por el café molido extrayendo su aroma, una mayor intensidad en el sabor y la ansiada crema de café característica de los cafés expreso.

La temperatura que alcanza el agua en estas máquinas se mueve en el rango entre 85 y 92 ºC, sin que llegue a hervir el agua; para no arruinar el café, en tanto que café hervido, café perdido.

Un accesorio poco a poco más presente en las máquinas más modernas es el vaporizador, que emplea el vapor que genera la máquina para calentar leche y generar espuma en la misma, muy empleada en los cafés cappuccino.

Cada vez en el mercado encontramos máquinas con porta-filtros más versátiles que dejan conseguir una o dos tazas de café simultáneamente; incluso otros modelos traen filtros para utilizar saquitos mono-dosis (formato ESE) muy limpios y cómodos para la gente que no tiene tiempo de caminar dosificando el café molido, aunque es realmente simple hacerlo con la cuchara medidora-prensadora que traen.

Todas llevan un calienta tazas, que es una bandeja tibia que deja que la taza no esté fría cuando se vierte el café en su interior, para conservar mejor su aroma y que no se arruine enfriándose al contacto con la taza.

En cuanto a capacidades y dimensiones, los depósitos de agua fluctúan entre 1,2 a 2 litros, así no deberemos completar de manera continua la cafetera cada vez que deseemos tomarnos un café. En la mayoría nos deja regular la cantidad de agua que se vierte por taza de café. La capacidad máxima de preparación de estas máquinas acostumbra a ser de dos tazas en simultáneo.

Hay que tener en cuenta que no son un aparato de cocina que se puede utilizar y guardar en una alacena, pues sus dimensiones, aunque no son extremadamente grandes, rondan los 30x30x30 cm; volumen que debemos tener libre en la encimera, anaquel o mesa donde deseemos ponerla, pues además de esto son muy vistosas y le van a dar a nuestra cocina un aire particular.

La potencia, fluctúan entre los 750 W de las máquinas más asequibles y los 1100 W las máquinas más completas.

Lo más interesante es el rango de costes desde 50 € hasta los 180 €. Una cafetera económica no tiene por qué preparar un café malo, pero tienen menos funciones que las más caras. Estas máquinas son una buena opción para degustar un buen café expreso en casa sin especificar desplazarte hasta una cafetería.

Recomendaciones

Los especialistas nos han dejado determinados consejos para realizar un rico café expreso y que no tengamos nada que envidiarle al de cualquier cafetería:

  • El material más recomendable para las tazas de café es la loza; y si la taza es gruesa todavía mejor. Es el material que mejor conserva la temperatura del café.
  • La forma de la taza he de ser cóncava, esto deja que la espuma se conserve por más tiempo.
  • Las tazas deben precalentarse con agua caliente. Si vamos a valernos del calienta tazas, debemos ponerlas boca arriba para evitar que condensen.
  • Usar un café recién molido es ideal, el sabor y la textura siempre y en toda circunstancia serán mejor que con un café ya molido. La molienda he de ser en su punto justo, ni finísima pero tampoco grosísima.
  • Cada vez que pongamos café en los filtros, debemos prensarlo bien, para asegurar una distribución recomendable de los granos del café.

El preferido: DeLonghi EC 680.BK

DeLonghi es una marca dedicada a la fabricación de electrodomésticos pero sobre todo de una de las líderes en fabricación de máquinas de café espresso, y por eso han desarrollado ciertas innovaciones tecnológicas para las máquinas de café de este género.

El sistema “Thermoblock”, calienta en cerca de 40 segundos el agua y mantiene la temperatura en su punto de forma muy frecuente, algo que nos dejará poder realizar un café en todo momento y sobre todo, no arriesgarnos a que los granos molidos se quemen.

Su funcionamiento es muy intuitivo con tres botones, dos para elegir las tazas de café y otro que dejará calentar la leche. El botón on/off deja poner la cafetera en modo “stand-by” para ahorrar energía al paso que no está en empleo, pero sostendrá la temperatura muy frecuente del agua y que esté siempre y en toda circunstancia lista para utilizar.

La función “Flow Stop” nos dejará elegir la cantidad de tazas y el tamaño del café automáticamente. Podremos preparar una o dos tazas en simultáneo; incluso mudando el tamaño de los filtros y jugando un tanto con la creatividad y conseguiremos conseguir un solo largo o un café más fuerte. También es verdad que al principio, cogerle un tanto el punto al café puede servir un tanto, pero cuando nos acostumbramos a su empleo, ya vamos a ser especialistas baristas.

Para los amantes del cappuccino, incluye un calentador de leche que mezcla al tiempo vapor, aire y leche, generando una espuma grasosa ideal para este género de cafés. Importante el mantenimiento de este género de accesorios, entonces de cada empleo, lo idóneo es limpiarlos introduciendo un vaso con agua y efectuando la misma maniobra tal como si calentáramos leche; si no lo hacemos con frecuencia se obstruirá.

Permite emplear café ya molido, o incluso para los más sibaritas hacerse con un molino y adquirir café en grano; o saquitos mono-dosis, si somos de los que no nos agrada mucho tener que adecentar la cafetera entonces de cada empleo.

Ya hemos aprendido que la clave de un buen café reside en calentar anteriormente las tazas; para esto la máquina nos deja proveer agua caliente y cuando el café esté listo, mantenerlo caliente sobre el anaquel para tazas.

La altura para poner las tazas es de 8 cm, con lo que si nos agradan las grandes tazas debemos preparar el café aparte y entonces servirlo.

Fabricada en acero inoxidable y de dimensiones compactas (15 cm de ancho), podremos tenerla sobre la encimera sin ocupar mucho espacio y tal vez haciendo juego con el resto de electrodomésticos. Debido a su tamaño, hace que solo tenga capacidad para 1 litro y 15 bar de presión, siendo una de las máquinas espresso con buena presión (aunque no de las mayores), pero bien nos sirve para conseguir un café espumoso y mantecoso.

Para su mantenimiento y limpieza, cuenta con un indicador acústico que notifica cuando ya es hora de descalcificar la máquina. El sistema anti-goteo así como la bandeja extraíble recoge gotas nos van a facilitar la limpieza entonces de cada empleo.

Quizás no sea una de las máquinas de café más asequibles, pero vale cada euro que invirtamos en ella. Además siendo una marca con respaldo, hallar servicio técnico y repuestos nos será muy fácil, lo que nos ahorrará cefaleas a futuro.

Otras opciones

Cecotec Power Espresso 20

Si procuramos una alternativa más asequible, podemos decantarse por la marca Cecotec. Su tamaño no es tan sólido (25 x 30 x 30 cm) pero podremos conseguir 20 bar de presión para un buen café. Aquí determinados especialistas han sentido que a pesar de su presión, no tiene la potencia suficiente para realizar el café de forma tan veloz como ocurre con otras máquinas, con lo como debemos esperar unos segundos más para conseguir nuestro café por la mañana.

Podremos preparar una o dos tazas de café y también incluso acepta el uso de sacos ESE, debido a su mayor tamaño su depósito es mayor dejando una capacidad de 1, 5 litros de agua. Si precisamos prepara múltiples tazas, el calentador superior nos ayudará para que no se enfríen los cafés.

El calentador de leche deja regular la salida de vapor y también conseguir agua caliente para infusiones. El vaporizador es orientable, con lo como bien nos vale cualquier recipiente para calentar; y también incluso tiene una protección extra para evitar quemaduras por vapor.

Lo que han sentido los especialistas es que vibra mucho, dependiendo del material de la taza, si es muy ligera, posiblemente debamos mantenerla para que no se deslice y se vuelque el café.
Su mantenimiento es similar a otras máquinas de café con una bandeja de goteo extraíble, aunque en un caso así para descalcificarla debemos valernos de nuestra conducta pues no tiene ningún género de alarma que nos avise periódicamente de su limpieza.

Está fabricada en acero inoxidable y plástico, claro que por su coste en comparación con otras máquinas, los acabados de diseño no son tan buenos.

Solac CE4480

Rebajas

Si queremos una buena marca de máquinas de café sin resignar mucho el coste, podremos decantarse por una cafetera espresso Solac.

Eso sí, deberemos estar preparados a presar atención al paso que realizamos el café, por el hecho de que esta cafetera no se detiene automáticamente. Tiene las mismas funciones que las precedentes, deja calentar leche, elegir entre una o dos tazas de café. Solo que sus interruptores son “vintage” por así decirlo y cuando el café ya está listo, deberemos detener el dosificado de forma manual.

Los indicadores lumínicos a la vera de los interruptores nos asisten a orientarnos apra saber si la temperatura del agua es la recomendable. Si durante su empleo, el botón verde del interruptor de café se va a apagar, nos dará la pauta de que el agua no sale con la temperatura recomendable.

Su apagado si es automático y es buena medida de seguridad. Luego de continuar un tiempo encendida y no registrar empleo, se va a apagar automáticamente evitando su recalentamiento y favoreciendo el ahorro energético.

El vaporizador de leche es orientable y deja regular la salida de vapor o incluso solo de agua. Claro que para activar y detener el vaporizador, también deberemos hacerlo de forma manual.

Cuenta con 19 bar y un depósito de 1,25 litros de capacidad. La desventaja es que es otra cafetera que vibra mucho durante su empleo y deberemos estar atentos de que las tazas no se desplacen. Tampoco cuenta con sistema anti-goteo, con lo como posiblemente ni bien la encendamos comience a despedir gotas de agua.

Oster Prima Latte

A diferencia de otros modelos, la cafetera Oster tiene dos diferenciales. El primero es que deja elegir el modo perfecto en el que la vamos a emplear, automáticamente o manual. En el modo perfecto manual podremos dirigir la cantidad de agua en el café, al paso que que en el automático tiene ya las funciones prefijadas para preparar la cantidad de café recomendable par incluso cappucino, un café con leche o un espresso.

El segundo diferencial es el depósito de leche que calienta y cuela la leche automáticamente, solo hay que elegir la densidad de la espuma y cuando esté lista, servirla en la taza. Es extraíble para facilitar su limpieza y guardar la leche restante de la preparación en la nevera.

A diferencia de otras máquinas no incluye el filtro para emplear con sacos de café, aunque determinados especialistas las han probado con el filtro de menor capacidad y les ha funcionado.

Incluye un sistema de autolimpieza, pero de todas formas hacer circular agua únicamente por sus conductos no es una mala manera de asegurarnos la durabilidad de la cafetera.

Su presión es de 15 bar, sus dimensiones de 37 x 34 x 27 cm y está fabricada en acero inoxidable; y claro que el plus de color suma mucho sobre la encimera.

Saeco Poemia Class

Junto con las De Longhi, son de las mejores marcas de máquinas de café espresso y eso claro, se aprecia en su coste.

Este modelo es muy fácil y también intuitivo de manejar, los indicadores de luz nos van a dar la pauta de cuando el agua esté a la temperatura recomendable, y solo debemos virar la perilla para conseguir la dosis de café o bien el vapor que va a calentar la leche. La perilla lateral nos dejará graduar la intensidad del vapor de leche. Un detalle que sería mejorable, es que el botón de encendido esté en la parte delantera; tener que meter la mano por detrás para su encendido, no es algo muy práctico.

Los filtros de café están diseñados para poder conseguir un café bien mantecoso y con una buena densidad de espuma, que son las características particulares esenciales de un buen café espresso.

Su presión es de 15 bares y sus dimensiones de 20 x 26,7 x 29,5 cm. La capacidad el depósito de agua es de 1 litro y acepta sacos mono-dosis de café. Cuenta con apagado automático tras 10-15 minutos.

La desventaja es su material de diseño, no es que tenga malos acabados, pero por su coste podría estar fabricada con más acero y menos plástico. Otro detalle mejorable, es que la altura para introducir las tazas es pequeñísima, incluso de menor altura que en otras máquinas de café de la gama.

Última actualización el 2019-12-04 at 13:00 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados