Las mejores máquinas de café de goteo

Levantarse por la mañana y que el día no arranque hasta el primer sorbo de café asemeja ser la premisa de más de alguno de nosotros. Lo que sí asemeja cambiar, es la forma de dar con ese primer café del día.

Dentro del conjunto de los que desayunamos en nuestra casa, se abre un abanico de opciones. Desde de qué manera nos agrada ese café hasta como y con que lo preparamos.

La gran mayoría nos valemos de las máquinas de café eléctricas, particularmente las de goteo, por el hecho de que requieren no estar pendientes de ellas durante la preparación y también incluso muchas se pueden programar para tener el café listo justo cuando suene el despertador.

Inclusive este género de máquinas de café gana poco a poco más adeptos por el hecho de que la forma de realizar el café hace que contenga un nivel más bajo de cafestol, un aceite que aumenta indirectamente el nivel de colesterol en sangre.

Durante décadas se han encontrado en casi todos los hogares de España ¿quién tal vez no recuerda los coladores de mano de porcelana o plástico que se empleaban con un filtro de papel?

Si bien hoy en día ese género de filtros sigue existiendo, las máquinas de café eléctricas por goteo les han ido ganando casi todo el terreno por ser máquinas sensiblemente más recomendables y cómodas.

De entre los tantos modelos, los especialistas y usuarios de CompraMejor han elegido las 5 mejores, siendo la favorita de ellas la cafetera Aigostar Chocolate 30HIK, por su simpleza de empleo, su calidad y como resulta lógico su coste asequible a cualquier madrugador, que necesite de un buen sorbo de este elixir aparentemente oriundo de Etiopía.

Características de las máquinas de café por goteo

Capacidad

La capacidad se mide en litros si hablamos del depósito y en tazas si nos referimos a la jarra. Esto es por el hecho de que se pierde un tanto de agua, por evaporación, en el proceso.

Etas máquinas de café tienen una capacidad que cambia de 2- 4 a 10 -12 tazas. Es decir, cuánto café se consigue aproximadamente si se trata de tazas pequeñas o grandes.

Algunos modelos como excepción llegan hasta 14-16 tazas y otros dejan hacer solo hasta 6 tazas.

Potencia

Capacidad y potencia van de la mano. Las máquinas de café con menor capacidad son como resulta lógico menos potentes.

Sin embargo, si equiparamos dos máquinas de café de igual capacidad y potencia diferente, aquella que tenga más potencia hará el café de forma más veloz.

Filtro

Hoy en día, la mayoría de las máquinas de café de goteo cuenta con filtro permanente, por norma general de nylon. Los modelos más viejos, empleaban el tradicional filtro de papel Melita.

De todas formas, los filtros permanentes pueden usarse con filtros papel si de esta manera lo queremos, en tanto que las medidas de uno se amoldan a los otros sin inconveniente.

Lo único que debemos tener en cuenta es que emplear filtro de papel o no, cambia el sabor del café. Los más puristas prefieren emplearlo, al paso que que otros los usan para evitar la acumulación de sedimentos de café en él.

Por su parte, las principales ventajas de los filtros reutilizables son que dejan ahorrar dinero y son afables con el medio ambiente.

Temperatura

Lo ideal es que el agua del café esté entre los 90 y los 95ºC. Esto es una cosa que ha de estar indicado en la ficha del producto.

¿Qué sucede? Muchos de los modelos económicos no llegan a esta temperatura o, al contrario, suben la temperatura sobre los 95ºC.

Jarra

Este mundo de las máquinas de café de goteo se divide en jarra de vidrio o jarra térmica por norma general de acero inoxidable.

La ventaja de la jarra de vidrio es que deja ver cuánto café nos queda hecho, la desventaja es que pierden temperatura poquito a poco y se hace preciso recalentar el café, con lo que implica para su sabor.

Las jarras de vidrio son aspirantes a romperse. La solución es una cafetera de marca conocida que nos asegure localizar un repuesto de jarra.

Características auxiliares

Algunas máquinas de café cuentan con temporizador, lo que deja programarlas y tener el café listo a un cierto horario, sobre todo por la mañana cuando más gusto, pero al tiempo haraganería da tener el desayuno listo.

Otros modelos dejan cambiar el grado de concentración del café, calentando el agua de forma intermitente y que vaya cara el filtro poquito a poco. Se tarda más en hacer el café, pero se supone que de esta manera se consigue más sabor y mejor aroma.

También encontramos máquinas de café con molino integrado y son una auténtica pasada, por el hecho de que nos deja aprovechar el café en su versión más pura de sabor.

Otras de las particularidades es la posibilidad de regular la temperatura de la base térmica, que evita con lo que el café se sostenga caliente sin quemarse una vez hecho.

El resto de las posibilidades habitúan a ser apagado automático o las alarmas de limpieza de los filtros.

Precio

No necesariamente una cafetera cara preparará mejor café. En el coste también influye la calidad de los materiales (plástico, acero inoxidable, etc.), las posibilidades (programable, con molinillo, etc.) y como es natural la marca.

Con una cafetera económica podemos conseguir un buen café, la clave no es otra que cogerle el truco a la cantidad de agua, la molienda del grano y como es natural, la calidad del café.

La horquilla de costos es muy extensa, hay modelos por poco más de 20 euros y otros que superan los 100 o incluso 200 euros.

Lo ideal es sopesar el paladar, la frecuencia de empleo y los límites de nuestro bolsillo.

Algunos consejos

Controlar el grosor del grano, la cantidad de agua y la temperatura no es labor fácil con las máquinas de café de goteo, realmente no es labor fácil con ninguna cafetera.

Algunas tienen la opción de poder moler los granos y otras traen consigo un manual que nos ayuda bastante con la labor de conseguir un buen café.

De todas formas, posibilidades aproximadamente, mayores o menores conocimientos, vamos a darles algunos consejos para poder disfrutar de un café con sus cualidades.

  • Hacernos con un molinillo de café y moler los granos en el momento o máximo para un par de días. El café pierde hasta un 60% de sus propiedades a los 15 minutos de ser molido.
  • Si utilizamos granos frescos, no podemos diferir mucho en consumirlo en tanto que se pone rancio.
  • Juega con las mezclas. Hay muchas tiendas de café que te dejan combinar las variedades a tu gusto, sin que debas caer en las mezclas del súper.
  • El café coge aroma y sabor cuando pasa por medio de los granos molidos. Cuánto más fino sea el grano, más amargo será el café. Un café con granos más gruesos dará como resultado un café más ligero.
  • El café es agua en su mayor parte, trata de que el agua sea filtrada. El sabor y la cafetera te lo agradecerán.
  • La clave de todas las claves es la limpieza. El filtro permanente de cuando en cuando precisa de una limpieza profunda para suprimir el aceite del café (van a apreciar que se pone cobrizo).
  • La jarra es necesario lavarla y no enjuagarla entre tanda y tanda de café, también tiende a acumular ese aceite y pozos.
  • No dejes la jarra en el calentador de la cafetera, quema el café. Es preferible preparar menos café o emplear una jarra térmica para conservarlo.
  • El depósito de agua debe limpiarse con cierta frecuencia. Por más agua filtrada, los minerales se acumulan obstruyendo la cafetera y alterando el sabor del café.
  • Una opción es emplear agua y vinagre y hacerla circular por la cafetera, tal como si hiciéramos café. Si la idea del vinagre no nos cierra de forma plena, hay muchos productos descalcificadores ideales para electrodomésticos.

Descalcificador máquinas de café SAECO/PHILIPS | SAECO 250 ml CA6700/10

Incluye 1 botella de 250 ml para un ciclo de eliminación de los depósitos de cal
8,00 EUR

La preferida: Aigostar Chocolate 30HIK

Si procuramos una cafetera simple, eficaz y económica la opción mejor es la Aigostar.

Ideal para la oficina o si en casa somos muchos los que tomamos café, por el hecho de que es del género de máquinas de café que soporta realmente bien los usos continuados. Es veloz, robusta y con buena capacidad.

Lo primero que vale la pena resaltar, es que no marcha con filtros de papel sino con un propio filtro de nylon reutilizable. Nuestro bolsillo y el medio ambiente agradecidos.

Los componentes plásticos de la cafetera están libres de BPA y la jarra de cristal es de alta resistencia. Aigostar somete todos los materiales a pruebas de temperatura y resistencia.

Con solo 1000 W de potencia, en diez o quince minutos tendremos hasta 10 tazas (1,25 litros) de café listo para servir y ofrecer.

Cuenta con apagado automático a los 40 minutos de su encendido, con lo como sostendrá el café caliente una vez hecho aproximadamente durante 30 minutos.

Si lo preferimos, podemos encenderla de nuevo sin recargar el depósito y sostener el café caliente por más tiempo, pero no es algo con lo que estén conforme todos los usuarios, por el hecho de que podría recalentar el café más de lo debido y alterar su sabor.

El interruptor de encendido y apagado se alumbra para de esta manera saber si está o no en funcionamiento. Tanto la cafetera como el depósito de agua tienen medidas en función de las tazas que deseemos preparar.

En la cafetera el detalle de las medidas no es poco esencial, aunque de tanto verlo pasemos de ello. Pero imagínense que reciben gente, es bastante útil saber cuánto café nos queda en la cafetera y si alcanzará para todos, o no hacer café demás que después debamos tirar.

Aunque de goteo, cuenta con un sistema antigoteo para que, si queremos servirnos café antes que concluya, no caiga el líquido sobre la base antiadherente de calentamiento, manchándola y generando un olor a café quemado poco agradable.

Se monta y desmonta de forma fácil, prácticamente que el manual está de ornamento, aunque se agradece que el mismo esté en castellano. La limpieza se hace de forma muy fácil y a menos que seamos muy perezosos, no es necesario tirar del lavaplatos.

El cable, de unos 75 cm de longitud se queda recogido en el divido que la cafetera tiene singularmente desarrollado para esto.

Trae consigo una cuchara medidora para calcular con mejor precisión la cantidad de café y que no estemos cambiando la cuchara y la medida, y que cada vez nos salga un café diferente.

Un consejo, si les agrada el café fuerte o más diluido, no cambiar la cantidad de café en el filtro sino la dosis de agua, en tanto que en comparación con otras máquinas de café con la misma dosis de café puede salir más aguado.

La marca también trae múltiples consejos propios para que se pueda preparar el café de forma que nos sepa más sabroso.
Ligera, robusta y rendidora por 20 euros y monedas, con la calma de una garantía de un par de años.

Con jarra térmica, Philips Café Gaia

Rebajas

Muchas de estas máquinas de café tienen como opción sostener el café caliente, aunque no es una cosa que satisfaga a todos. Algunos usuarios aprecian que el sabor y el aroma del café se altera cuando se calienta más de la cuenta.

La opción para que el café y que conserve su temperatura inicial sin alterar el sabor, es hacernos con la cafetera con jarra térmica de Philips.

No se trata solo de una jarra fabricada en acero inoxidable que nos presagia conservar la temperatura al menos a 65ºC entonces de dos horas, sino la clave no es otra que el cierre de la jarra.

Tres opciones. Abrir de forma plena la jarra para poder atestar con ella de agua el depósito o limpiarla por la parte interior. Cerrarla, pero dejando que el café ingrese por la válvula.

Y la mejor de todas, la opción de cerrar absolutamente la jarra, para que no solo el sabor y la temperatura, sino también el aroma se conserve de forma hermética en ella.

A diferencia de la Aigostar, el depósito está mejor señalizado en tanto que nos apunta la cantidad de tazas grandes y pequeñas que podemos conseguir conforme con el nivel de agua. Lo único que siendo de acero inoxidable la jarra, no podremos ver las medidas en el momento en que el café esté hecho.

El resto de las particularidades no difiere mucho de la cafetera preferida. Filtro de nylon, potencia de 1000 W para una capacidad de 1,2 litros, sistema antigoteo por si las moscas no podemos esperarnos a que todo el café esté hecho, desconexión automática y un práctico divido para guardar el cable.

Lo que si difiere es el coste, es una cafetera que ronda los 70 euros. Pero si sumamos el costo de una cafetera por goteo más el de una jarra térmica, desde ese momento la cafetera Philips es una alternativa que compensa.

Semiautomática, Kenwood Cafetière Programmable

Partimos con el respaldo de una gran marca como Kenwood, con una trayectoria en la fabricación de electrodomésticos desde la década del 40.

Si somos de los que nos agrada levantarnos y tener el café listo, la Kenwood Cafetière Programmable es nuestra próxima cafetera.

La principal ventaja por sobre las otras es que siendo semiautomática nos deja programarla hasta un máximo de 12 horas de antelación.

Pero también tiene otras dos funciones más que la destacan. Una de ellas es la función de preparación corta, que nos deja realizar de 1 a 4 tazas en poquísimo tiempo.

La otra función y la que más agrada a los sibaritas de las máquinas de café de goteo, es la posibilidad de seleccionar la intensidad del café con el botón “Aroma” y conseguir un café suave, medio o fuerte.

Todas las funciones pueden conjuntarse y guardarse de forma adaptada en hasta 8 programas. Si a nosotros nos agrada el café fuerte y a las 8 de la mañana, posiblemente a otro le guste el café más ligero y por las tardes.

Ambas opciones quedan registradas en los programas, lo único que debemos hacer es atestar el depósito de café y dejar elegido el programa, por eso sea semi automática.

En cuanto al resto de sus particularidades, cuenta con 1200W, apenas un tanto más de potencia que la Aigostar o la Philips, pero sus 1,25 litros de capacidad los hace rendir un tanto más, pudiendo conseguir hasta 12 tazas en lugar de 10.

También cuenta con un sistema antigoteo y un divido para recoger el cable.

Cabe mentar su diseño, reservado, sólido, de líneas simples y que le dan a la cocina ese toque moderno y complejo.
Este modelo,el modelo CM610, viene con jarra de vidrio, pero si preferimos dar un paso más, el modelo CM620 cuenta con jarra térmica.

Su coste ronda los 87 euros, pero tengamos presente que hablamos de una cafetera que prácticamente nos lleva el desayuno a la cama.

Programable y con molinillo de café, Klarstein Aromática II

Si procuramos ir un tanto más allá cuando a máquinas de café de goteo, la Klarstein Aromática II es una de las más completas y con mayores posibilidades.

Lo primero que destacamos por sobre el resto de las máquinas de café de la comparativas es el molinillo integrado, por el hecho de que a los que nos agrada el buen café, sabemos que no hay comparación entre el sabor de un grano recién molido en comparación con otro que lleva días o incluso semanas molido.

Además, el género de molienda que le demos al grano puede acentuar o suavizar el gusto. Para ello la cafetera nos deja 5 niveles de molido, desde una textura finísima para sabores intensos, hasta una más gruesa si preferimos un café más ligero.

Imagínense los aromas que desprende un café hecho desde granos recién molidos. Y lo que es mejor, que este sea el aroma que te despierte por las mañanas, en tanto que además de esto la Klarstein Aromática II es programable.

A diferencia de la Kenwood, deja ajustar el temporizador en hasta 24 horas y con mayor precisión en los minutos.
También deja ajustar y programar el número de tazas que pretendemos tomar, de 2 a 10, medidas que también se ver reflejadas en la cafetera.

Puede conservar el café caliente durante 40 minutos o si preferimos, por unos 30 euros más, seleccionar el modelo Klarstein Aromática II que incluye además de esto de la jarra de vidrio, una jarra térmica. También podemos hacernos con la jarra térmica en otro momento, en tanto que se vende por separado.

En cuanto a capacidades y medidas, se mantiene en el estándar. La jarra de cristal cuenta con una capacidad de 1,25 litros, al paso que que el molinillo puede moler hasta 150 gramos de café por tanda.

Un detalle que es esencial apuntar, es que cuenta con un filtro de lignito activado integrado en el depósito de agua para descalcificar el agua, cuidar nuestra salud y que la cal no altere el sabor del café.

Trae consigo múltiples accesorios, un filtro de nylon al que se le puede agregar un filtro de papel si nos agrada el café sin pozo alguno, una cuchara medidora y un cepillo de limpieza.

Tales posibilidades en una cafetera tienen su costo, la Aromática II está rondando los 100 euros, aunque si nos detenemos a cotejarla con otras máquinas de café similares, no esta nada mal de coste.

Para los titubeantes, DeLonghi BCO

Si estamos entre que si una cafetera de goteo o mejor una expresso y que, si acepta sobres de café ya envasado también, o incluso, en casa somos múltiples y no logramos ponernos conforme, la DeLonghi BCO combinada puede dejar zanjas múltiples de estas cuestiones.

Por un lado, tenemos una cafetera expresso de 15 bares de presión, con la opción de dos filtros para preparar café corto o largo, y que incluso acepta filtros de monodosis.

Como buena expresso no puede faltar el tubo vaporizador para calentar la leche y conseguir la compacta espuma tan buscada en este género de cafés.

También cuenta con un accesorio para comprimir el café en los filtros, como lo hacen en la mayoría de los bares y una reja extraíble que recoge las gotas que pudieran caer la retirar la taza.

Por otro lado, tenemos la cafetera de goteo. Funciona con un filtro reutilizable el que podemos combinar con alguno de papel y que deja preparar hasta 10 tazas de café.

Sorprende, que teniendo un depósito de agua con capacidad de 2,6 litros solo prepare 10 tazas, pero es por el hecho de que se trata de litros totales, en tanto que cada cafetera tiene depósitos independientes y extraíbles, algo que se agradece para su llenado y limpieza.

Vale la pena resaltar que los dos depósitos cuentan con un sistema de filtrado de agua que reduce la cal, el cloro y el resto de posibles minerales que el agua pudiera contener, con la meta de que el café tenga un sabor lo más puro posible.

También incluye la característica jarra de vidrio con las marcas de referencias y sistema antigoteo por si las moscas no aguardamos a que el café concluya de atestar la jarra.

Todo el panel de control es analógico, es quizás la más básica de los modelo BCO de DeLonghi, pero si tenemos presente que su coste sobrepasa los 100 euros, es una de las más asequibles de su gama.

Última actualización el 2019-12-04 at 01:10 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados