Las mejores mantas eléctricas para cama

GOZDTRL

En invierno ponemos en funcionamiento la calefacción para estar lo más agradables posible en nuestras casas. En el momento del baño, abrimos el grifo unos minutos antes para que el agua esté a nuestro gusto. Incluso, en más de una ocasión hemos sentido el placer de ponernos una prenda recién planchada y que el calor nos recorra el cuerpo.

Pero ¿y en el momento de acostarnos? La sensación de meternos en la cama con las sábanas frías no es para nada agradable. Unos especialistas han probado las mantas eléctricas, no solo para que podamos calentar la cama, sino para poder pasar largas tardes de invierno en el sofá arropados gozosamente y disfrutando un libro o un té. La responsable de estos placeres será la manta eléctrica Medisana HU665.

¿Por qué una manta eléctrica?

Principalmente por el hecho de que pasar frío no es agradable. En el momento de acostarnos, calentar la cama hace que la sensación de meternos en ella al acostarnos sea una sensación sensiblemente más agradable.

Algunas personas, cuando pasan frío por la noche por estar mal arropadas, no habitúan a descansar de forma recomendable. Incluso puede causarles enfermedades en el cuerpo, como dolores en los huesos o malestar muscular.

También son empleadas para relajarse, pues destensan los músculos y las articulaciones.

Recomendaciones

Lo principal, el tamaño de la manta. Si vamos a usarla para la cama debemos tener en cuenta su tamaño para buscar la manta que mejor se adapte. Algunas mantas para camas matrimoniales dejan que cada lado de la manta se regule de forma independiente.

La potencia de la manta va a depender del tamaño y de la temperatura que alcance. Cuanto mayor sea la manta, más potencia y más temperatura. En general la potencia de las mantas acostumbra a estar entre 50 a 150 W y las temperaturas que alcanzan cambian de 20 a 40 ºC.

Niveles de temperatura. Muchas mantas ofrecen de 2 a más de 6 niveles de temperatura. Las que más opciones nos brinden serán las más costosas. Pero esto no ocurre entre aquéllas que tienen dos o tres niveles de temperatura: por el costo de una manta con dos temperaturas podemos conseguir una con tres temperaturas.

Si lo incluye, el apagado automático marcha cuando la manta alcanza la temperatura indicada o si programamos su apagado. Es ideal si dormiremos con ella, en tanto que evitará que estemos mucho tiempo expuestos a un calor excesivo; en el caso de que no lo tuviera, no es recomendable dormir con la manta. La factura de la luz además lo agradecerá.

Si tenemos alergia a algunos textiles, debemos tener en cuenta el género de material. Muchos habitúan a ser sintéticos y poco transpirables. Lo ideal es hallar una manta que sea agradable al tacto y que deje que nuestro cuerpo respire apropiadamente.

Para lavar la manta, hay que tener en cuenta las indicaciones de la etiqueta como en todo textil, y cumplirlas al pie de la letra. Algunas pueden lavarse a máquina (incluso secarse), al paso que que otras solo pueden lavarse a mano. Si requiere lavado en seco, debemos recurrir a una tintorería.

No debemos doblar la manta eléctrica cuando todavía esté caliente, pues se podrían dañar los cables internos que la recorren; o emplear la misma si la hemos lavado y todavía no está seca, por el hecho de que aunque su voltaje no sobrepasa los 24 voltios, no es recomendable su conexión a la corriente eléctrica.

Si dormiremos con ella, lo recomendable es ponerla sobre la sábana. Si solo vamos a usarla para calentar la cama, podemos ponerla sobre la sábana bajera, pero entonces debemos retirar la manta en el momento de acostarnos. Al dormir, la exposición de la piel al calor de la manta durante un periodo largo de tiempo, podría causarnos alguna quemadura leve.

Tampoco es recomendable su empleo en embarazadas, pequeños y tomas muy pequeños, personas con marcapasos, diabetes o inconvenientes graves de salud. En estos casos, lo mejor antes de su empleo, es consultar con un especialista.

No hay que confundir un calienta-cama eléctrico con una manta eléctrica. Los primeros habitúan a ser de materiales más robustos y se ponen entre el jergón y la sábana bajera.

La preferida: Medisana HU665

Mide 150 x 80 cm, y se puede emplear en camas de hasta 200 x 100 cm. El cable es de unos 200 cm de longitud.

Tiene tres niveles de temperatura. Está realizada con un textil libre de productos químicos y es transpirable.

En cuanto a seguridad, cuenta con un sistema para evitar el sobrecalentamiento y se apaga de forma automática pasados 180 minutos. Su potencia es de hasta 60 W.

Su mando es desmontable, lo que hace que pueda lavarse en la lavadora con una temperatura inferior a 30º, o de forma manual.

Otras opciones

Electrolux AEG

Cuenta con tres niveles de temperatura regulables y está realizada en algodón. Sus medidas son de 150 x 70 cm. Permite el lavado a máquina hasta 40ºC.

Tiene un sistema que evita el sobrecalentamiento. Su apagado automático es a las 8 horas, pero por lo menos su potencia es un tanto menor, de 50 W.

Como plus de ventaja, puede usarse como calienta-camas o manta, pues tiene incorporadas 4 cintas graduables para evitar que se deslice al paso que dormimos.

Klarstein

El material de esta manta es de polar y poliéster, con lo que, además de esto de la temperatura de la manta, debemos contar con la del textil y sumar que por ser materiales sintéticos no es muy transpirable.

Sus medidas son de 150 x 80 cm. Permite tres niveles de temperatura, su potencia es de 60 W. Cuenta con protección anti sobrecalentamiento, pero no tiene apagado automático.

Vidabelle

Similar a la Klarstein, está realizada en franela (poliéster), pero es un tanto más grande, sus medidas son de 190 x 80 cm.

Se puede regular en tres temperaturas, tiene protección por sobrecalentamiento y apagado automático a los 90 minutos. Su potencia es de 60 W.

Master

La principal diferencia es que solo cuenta con dos niveles de temperatura. Su costo es sensiblemente más bajo, pero además sus posibilidades.

Sus medidas son de 150 x 80 cm, su potencia de 60 W. Tiene sistema anti sobrecalentamiento y solo se puede lavar a mano.

Si procuramos una manta muy básica, esta podría ser una alternativa.

Mantas eléctricas con 6 niveles de temperatura

Julava

Es una manta extensa con medidas de 180 x 130 cm, pero su material es poliéster. Lavable a máquina a una temperatura no mayor de 30ºC.

Cuenta con protección anti sobrecalentamiento y se apaga de forma automática tras 3 horas.

Imetec Relaxy TH-01

Está realizada en microfibra, de 150 x 90 cm. Se puede lavar a máquina a una temperatura no superior a 40ºC.

Se apaga de forma automática pudiendo elegir el tiempo de apagado de 1 a 9 horas. Tiene sistema de protección por sobrecalentamiento y su potencia es de 150 W.

Silky Home

Fabricada en textil polar, de 160 x 120 cm. No es capaz para lavar en la lavadora, solo a mano. Su potencia es de 160 W y protección anti sobrecalentamiento.

Está pertrechada con una bolsa con asas para guardarla o si la queremos transportar.

Beurer HD 100

Confeccionada en un textil transpirable, es quizás un de las marcas más conocidas de fabricación alemana. Una de las mantas más extensas, 200×150 cm. Lavable a máquina a una temperatura de 30ºC.

Apagado automático a las 3 horas, sistema de protección por sobrecalentamiento con termostato de triple protección y con un consumo de 150 W.

Electrolux

A diferencia del resto de mantas eléctricas, esta cuenta con 10 niveles de temperatura, claro que su gasto de potencia es de 180 W.

Está hecha en poliéster, sus medidas son de 180 x 130 cm, y es lavable a máquina a una temperatura de 40ºC.

Podemos regular su apagado automático entre 1 a 9 horas, y está asegurada con protección anti sobrecalentamiento.

Última actualización el 2019-12-04 at 01:30 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados