Las mejores freidoras familiares con y sin aceite

Hace determinados años, las freidoras estaban apartadas a las familias más numerosas. Sin embargo, este electrodoméstico ha ido adaptándose a las necesidades de rebosantes géneros de usuarios llegando a ser un imprescindible en nuestra cocina.

Existen diferentes clases de freidoras conforme sus funcionalidades y, en el momento de hacernos con una, deberemos valorar diferentes factores.

Para nosotros, la mejor freidora es la Cecotec CleanFry. Se trata de una freidora tradicional de aceite con una gran capacidad. No solo es eficaz, sino cuenta con un filtro que dejará que el aceite nos dure sensiblemente más tiempo limpio y es realmente fácil de adecentar.

Antes de comenzar, debe aclararse que existen múltiples géneros de freidoras, dependiendo de las cantidades que deseemos freír. Podremos hallar dos tipos:

  • Industriales (o de suelo): Diseñadas para la hostelería, que difícilmente va a caber en una cocina común de un hogar. Tienen un costo realmente elevado.
  • Domésticas (o de sobremesa): Están diseñadas para contener menos cantidad de comida. Son más pequeñas y habitúan a tener un solo divido (cesta) para introducir los comestibles a freír.

Debido al tamaño de las industriales, asemeja imposible que un usuario desee una para su hogar. Por ello, nos vamos a centrar solo en lo que debemos tener en cuenta en el momento de buscar una freidora familiar.

A tener en cuenta:

El ingrediente con el que deseemos freír los comestibles:

Actualmente, conforme el género de ingrediente que queremos utilizar para freír, encontraremos múltiples géneros de freidoras familiares:

  • Freidoras con aceite: Las tradicionales y más frecuentes. Se enchufan a la corriente, que calienta el aceite mediante resistencias. Aunque tarden algo de tiempo en calentar el aceite, entonces son las que mejor mantienen la temperatura durante su empleo.
  • Freidoras de agua y aceite.: Son más veloces en su funcionamiento que las tradicionales y marchan con unas proporciones específicas de aceite, agua y sal. La mezcla entre el agua y el aceite favorece que los restos de los fritos que se queden, se mantengan atrapados en la sección de agua para no entremezclarse con el próximo sabor.

Normalmente, estas freidoras dejan regular la altura de la cesta para freír los comestibles con aproximadamente aceite. También servirá para no mezclar las próximas frituras con los restos de la precedente que se encuentran en el agua.

Eso sí, tengamos presente que habitúan a ser los modelos más costosos.

  • Freidoras sin aceite: Es un punto intermedio entre la freidora tradicional y el horno. “Fríen” los comestibles a base de aire caliente a gran temperatura y precisan una pequeña cucharada de aceite para mejores resultados.

Aún así, se llaman “sin aceite” por el hecho de que no precisan apenas aceite equiparado con el resto. Logran un resultado muy semejante a las frituras (aunque no llegan a serlo) y es una forma más sana de cocinar.

La potencia:

La potencia la vamos a ver reflejada en vatios. Una freidora de aceite precisará más potencia para calentar y sostener la temperatura. Por ello, recomendamos que alcance los 1.000 vatios si es pequeña (en torno a un litro) y los 2.000 vatios de potencia si es más grande (desde los 3 litros de capacidad). Lo mismo ocurre con las que marchan a base de agua y aceite.

Sin embargo, una freidora sin aceite tendrá en cualquier caso suficiente potencia con 1.400 vatios.

Capacidad:

Podemos hallar una gran pluralidad de capacidades en este género de freidoras. Las más habituales son de 1 litro (pensada para parejas o familias pequeñas), de 2 litros (para 4 o 5 personas) y de 3 litros (familias más grandes).

Sin embargo, podremos hallar capacidades medias o incluso freidoras de 5 litros.

Dimensiones:

Dependiendo del espacio con el que contemos en nuestra cocina, el peso y tamaño de la freidora tendrán mayor o menor relevancia.

Si el espacio es un inconveniente, siempre y en todo momento podremos decantarnos por una freidora compacta (o mini freidoras). Suelen rondar el litro de capacidad y no precisan de tanta potencia (en torno a 900 vatios). Son algo más lentas que el resto pero nos salvan el inconveniente del espacio.

Nuestra preferida:

Cecotec CleanFry: Mejor freidora tradicional de 3L

Este modelo de Cecotec es de las mejores freidoras que encontraremos, por su excelente relación calidad-coste. Se trata de una freidora fabricada en acero inoxidable, con 3 litros de capacidad y 2000W de potencia. Todo ello a un coste más que asequible.

Es una freidora pensada para grandes cantidades: en el cestillo se podrá cocinar prácticamente un kilogramo de patatas al tiempo. Eso sí, si no tenemos mucho espacio en la encimera, recomendamos mirar las otras alternativas que proponemos por el hecho de que esta abulta bastante.

Además de su gran capacidad, uno de sus puntos a resaltar es el filtro OilCleaner. Se trata de un filtro que se pon bajo las resistencias de la freidora para impedir que los restos de fritura ensucien el aceite en exceso. Es un buen sistema para que nos dure más veces cada aceite.

Esta freidora además cuenta con un filtro antiolores en la tapa para evitar que toda la cocina acabe oliendo a fritos.

Aunque además cuenta con una ventana en la tapa para inspeccionar el proceso de la fritura, no sirve de mucho en tanto que se empaña con sencillez. De todas formas, no se aconseja el uso de la freidora tapada en tanto que podríamos quemarnos al sostener la tapa y al salir todo el vapor caliente de golpe.

Como en la mayoría de las freidoras eléctricas, la temperatura es regulable hasta los 190ºC como máximo. Una vez que alcanza la temperatura elegida la mantiene aunque estemos introduciendo congelados. En ese aspecto, es inmejorable.

Uno de los aspectos que más valoramos es que se desmonta por completo, lo que hace sensiblemente más fácil su limpieza. Además, es capaz para lavarse en el lavaplatos sin inconvenientes (prácticamente entera, claro, por el hecho de que la parte eléctrica y las resistencias no deben meterse). El “montaje” siguiente es parcialmente fácil, con lo que no nos va a costar nada tenerla siempre y en todo momento a punto.

Como queja, afirmaremos que el diseño es algo pobre. De aspecto, asemeja de juguete. Sin embargo, no nos dejemos engañar, si la cuidamos bien y sostenemos a punto nos puede durar muchos años.

Otras opciones:

Aigostar Dragon Pro 30LDX: Mejor freidora sin aceite

Si lo que buscamos es una freidora sin aceite con la que poder cocinar de forma más saludable, Aigostar Dragon Pro 30LDX es de las opciones mejores. Con una capacidad de 3,2 litros y una potencia de 1400W, no nos defraudará su eficiencia.

Es veloz en el momento de conseguir la temperatura que señalemos (pudiendo llegar de 80 a 200ºC) y tiene temporizador de 0 a 30 minutos para inspeccionar el tiempo de cocinado.

Se trata de una freidora multifunción con la que no solo podremos freír comestibles, sino podremos asarlos o incluso descongelarlos. Y es suficientemente extensa para introducir un pollo pequeño y asarlo.

Aunque, ¡notificamos! El sabor de los fritos en las freidoras sin aceite no sabe igual, aunque en un caso así esté muy conseguido.

Pero este modelo es realmente sigiloso y eficaz en el momento de cocinar y, si le echamos una cucharadita de aceite sobre los comestibles, quedarán muy restallantes de igual modo.

La cesta cuenta con un esmalte antiadherente para facilitar la limpieza. Además, incluye una esponja de silicona para poder adecentar la freidora sin riesgo de dañar el material antiadherente.

Como mecanismo de seguridad tiene un asa de toque frío, que impide que nos podamos quemar con los humos o las altas temperaturas.

Lo mejor de esta freidora es que no deja olores en la cocina. Sólo echamos de menos algún género de aviso (sonoro o luminoso) cuando acaba el tiempo definido de funcionamiento.

Ahora bien, al principio hay que tener paciencia. Puede costarnos múltiples intentos cogerle el punto a la freidora para que no se nos pasen los comestibles ni se nos queden extremadamente crudos.

Pero una vez conozcamos los tiempos de nuestro electrodoméstico, vamos a ver que ha sido una gran inversión para nuestra cocina.

Mini freidora AICOK: La mejor para los inconvenientes de espacio

Si lo que tenemos es un inconveniente de espacio en la cocina, podremos hacernos con esta freidora compacta de AICOK. Por sus pequeñas dimensiones y ligereza, podremos ponerla en cualquier esquina sin inconveniente. Es simple de utilizar y muy manejable.

Se trata de una freidora de aceite de 900 vatios y 1,5 litros de capacidad (en torno a 350 gramos de comestibles). No acepta grandes cantidades de comida, pero cumple su función con eficiencia.

La temperatura es regulable desde los 130ºC hasta los 190ºC. Aunque calienta veloz, tiene el defecto de que le cuesta sostener la temperatura, con lo que posiblemente debamos esperar un minuto entre “tanda y tanda” de congelados.

Como punto positivo, tiene como mecanismo de seguridad un temporizador, y los materiales exteriores de la freidora se pueden tocar sin riesgo de que nos quememos durante su empleo.

Es fácil de adecentar, y aunque solo la cesta es capaz para meterla en el lavaplatos, la verdad es que se agradece, por el hecho de que resulta la parte más desganada de adecentar de una freidora.

Este modelo cuenta con una tapa con ventana para inspeccionar los comestibles al paso que se fríen. Ahora bien, recordamos que no se aconseja utilizar la freidora con la tapa puesta.

Como queja afirmaremos que, en el momento de guardar este electrodoméstico la tapa es difícil de desmontar y echamos de menos poder quitar el mango para que ocupe menos. Sin embargo, es una freidora ideal para dos personas, con buen coste y calidad.

MOVILFRIT 117.054 Lux 5: Con sistema de agua y aceite

Si optamos por el sistema de agua y aceite para cocinar nuestros fritos, vamos a deber estar preparados a realizar una buena inversión. Entre todas las opciones, este modelo de Movilfrit cuenta con una buena calidad que hará que merezca la pena este desembolso.

Es muy resistente, desarrollada para que dure muchos años incluso si se emplea prácticamente diariamente. Sin embargo, tiene unas dimensiones bastante extensas, con lo que no es la freidora ideal para cocinas pequeñas.

Se trata de una freidora eléctrica que alcanza los 2000 vatios y tiene una capacidad muy extensa (de 5 litros) capaz de freír grandes cantidades en una misma tanda. Su potencia le deja calentar veloz el aceite y el agua, además de esto de sostener la temperatura muy frecuente durante su empleo.

Quizá, por este coste, hubiéramos agradecido un filtro que recogiese los restos para que nos durase más el aceite. Sin embargo, su capacidad y potencia compensan este fallo.

Si somos de olfato fino con los fritos, notaremos mucha diferencia cuando a la calidad que dará este electrodoméstico, en tanto que mantiene excepcionalmente limpio el aceite y evita mezclar sabores.

En este sentido, es una maravilla: Podrás freír pescado, carne o patatas sin especificar mudar el aceite.

Taurus Professional 2: Freidora tradicional de tamaño intermedio (2L)

En cuanto a freidoras de aceite tradicionales, esta alternativa que nos ofrece Taurus es muy versátil. Tanto su tamaño como su capacidad (2 litros) la transforman en el punto intermedio entre una compacta y una para familias grandes.

Fabricada en acero inoxidable, sumerge la resistencia en el aceite para calentarlo. Lo que la transforma en una freidora muy eficaz en el momento de calentar y sostener la temperatura del aceite. Los 1700W se van a apreciar. Con todo, será más limpia en el momento de usarla si no rellenamos los 2 litros de aceite completamente.

La temperatura podrá regularse desde los 150ºC hasta los 190ºC.

Uno de sus puntos positivos es que dispone de punto de escurrido, para dejarla en alto y que los comestibles pierdan ese aceite de más antes de servirlos.

Sin embargo, esto la hace más desganada en el momento de su limpieza. Aunque es completamente desmontable (cosa que agradecemos de forma profunda) adecentar la resistencia será un reto.

En cuanto al tamaño es bastante manejable. Su diseño le deja poder guardarla de forma fácil o incluso desmontarla si fuera preciso.

En terminante, es una freidora que marcha realmente bien, calienta muy veloz, ocupa bastante poco, tiene una buena capacidad y podemos desmontarla para limpiarla con sencillez. Y es incontrovertible que tiene un buen coste para las posibilidades que tiene.

Última actualización el 2019-12-04 at 11:10 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados