Las mejores fiambreras y termos para la vuelta al cole

La vuelta al cole implica conseguir útiles, mochilas, libros y todo lo preciso para que los pequeños y los no tanto, empiecen las clases cien por ciento pertrechados. Claro que un aspecto que no se nos puede pasar por alto, es que la vuelta al cole además implica el codiciado bocadillo en el recreo, o hacer algún cambie de eso que tanto no agrada en el momento de el alimento.

En esto las fiambreras y los termos son los protagonistas, tanto o más que la propia comida. De ellos va a depender que el bocadillo o el alimento se sostenga en buen estado y que soporte vaivenes o apretones en las mochilas.

Las fiambreras y los termos dependen de muchas particularidades dependiendo del comestibles que deseemos conservar. No es exactamente lo mismo un termo para refrigerar un jugo de otro que al tiempo además sirve para tomar de forma directa de él.

sucede algo similar con las fiambreras, ciertas solo se trata de una bolsa térmica, al paso que que otras dejan guardar los comestibles en compartimentos distinguidos.

Como ya es costumbre, les vamos a brindar una selección de las mejores fiambreras y termos para la vuelta al cole; de esta forma como una breve guía que los ayudará a decidir cuales son los más indicados en función de los comestibles que nuestros hijos consuman.

Fiambreras


Rebajas


Rebajas



Rebajas



Rebajas


Rebajas


Rebajas



Rebajas

Rebajas


Rebajas


Rebajas




Rebajas

Rebajas






Rebajas








Rebajas


Termos y botellas



Rebajas


Rebajas











Rebajas


Rebajas



Rebajas

Tipos de fiambreras

En general las fiambreras se distinguen primordialmente por el género de material y por el sistema de almacenamiento de los comestibles, esto es, no es exactamente lo mismo un tupper compartimentado que una bolsa térmica que deja guardar múltiples tuppers.

Vamos a ver determinados géneros de fiambreras y examinar mejor sus particularidades.

Bolsas-termos

Son similares a las bolsas térmicas que se usan en los pic-nic o campin solo que de menor tamaño.

Ideales para conservar la temperatura de los comestibles gracias al aislante metálico de su interior, como si de un papel de aluminio se tratara. Si de conservar comestibles fríos se trata, muchas veces habitúan a incluir unas placas enfriadoras que se guardan en el congelador anteriormente.

No habitúan a estar compartimentadas, sino se trata de un enorme espacio que deja guardar los tupper o envases que vayamos a consumir. Son además de esto extraordinariamente versátiles, en tanto que podemos guardar piezas de frutas, tuppers compartimentados, bricks de jugo, etc.

Su interior además de esto de ser aislante es impermeable, con lo que nos asegura un transporte seguro mientras que una sencillez de limpieza increíble; garantizándonos una recomendable higiene y liberando la fiambrera de olores indeseables.

Otra ventaja es su transporte. La mayoría cuenta con múltiples géneros de asas, dos más cortas que dejan transportar la fiambrera en la mano y una más larga y graduable, para poder llevarla colgando y liberar las manos.

El sistema de cierre acostumbra a ser una cremallera y además incluso determinados modelos cuentan con un bolsillo lateral para transportar la botella de agua y además incluso un bolsillo anejo para la servilleta y los cubiertos.

Fiambreras de plástico

Normalmente los tuppers se emplean como fiambrera, claro que este género de artículos no tienen presente cuestiones como el transporte o la posibilidad de guardar múltiples ingredientes juntos, pero sin entremezclarse.

Por ejemplo, las fiambreras con cierre hermético facilitan transportar elementos que no siempre y en toda circunstancia son absolutamente sólidos, como arroces con salsa o algún género de puré.

El cierre hermético puede ser mediante solapas, esto es una tapa con solapas a sus lados, que se traban en los bordes del recipiente evitando filtraciones y que la tapa corra el riesgo de abrirse.

Otro sistema es el cierre hermético de botón. Este sistema cierra a presión liberando el aire que hay dentro del recipiente, de esta forma sea presionando un botón o comprimiendo la tapa y cerrando la abertura superior.

La ventaja del sistema a presión es que además de esto de evitar derrames y que el recipiente pueda abrirse, ayuda a conservar los comestibles más frescos. También es ideal cuando el recipiente está muy “lleno” por el hecho de que evita que al cerrarlo se colapse cara los lados.

Otras fiambreras se cierran apilando un compartimiento sobre otro con una cinta que ayuda a sostener el conjunto unido. La ventaja es que deja transportar diferentes comestibles y en cantidad, incluso determinados modelos traen tapas medias para evitar que el contenido de un recipiente salpique la base del otro.

La desventaja es que no habitúan a llevarse realmente bien con los tumbos, en tanto que un golpe demasiado fuerte puede desencajar los compartimentos y verter el contenido.
La silicona tampoco escapa a las fiambreras, ya hemos visto este material en moldes y diferentes aparejos de cocían. Este género de fiambreras pueden tener uno o múltiples compartimentos para guardar el alimento.

Su cierre normalmente es con solapas y la principal ventaja es que muchos modelos son plegables. No solo nos deja jugar con la altura de la fiambrera en función de las cantidades, sino entonces de su empleo, se puede doblar y transportar ocupando poquísimo.

Otra ventaja de este material es que soporta realmente bien los consecutivos lavados en el lavaplatos y está libre de BPA.
Finalmente tenemos las fiambreras compartimentadas, incluso determinados modelos incorporan un recipiente para salsas, ideales para el kétchup, la mahonesa o cualquier otro género de aliño.

La ventaja es que en un solo espacio nos aseguramos el transporte del primero, del segundo, de la guarnición y hasta si nos apuramos del postre. Como si fuera una bandeja de aeroplano.

La desventaja es que las cantidades están condicionadas. En cada divido entra una determinada porción o género de comestible. Pero es ideal para los más pequeños o los pequeños de primaria, pues sus raciones habitúan a ser más pequeñas y de verdad no siempre y en toda circunstancia consiguen acabarse el alimento.

Sea cuál sea la fiambrera de plástico que elijamos, una cuestión esencial es asegurarnos de que sus materiales se encuentran libres de BPA, debajo les explicamos un tanto más sobre este material; y todavía de esta forma, cada cinco años o incluso menos, se hace preciso mudarlas por el hecho de que el material se tiñe, adquiere olor o se raya.

No olvidemos el medio ambiente, y cerciorémonos que este género de fiambreras puedan ser reciclables cuando caduque su vida útil.

Fiambreras de acero inoxidable

Son las vanguardistas y las que dieron lugar a las dos precedentes. Si, ya sabemos que si de diseño y estética se trata las pobres se llevan las de perder, además es verdad que de todos los materiales de las fiambreras es el menos ligero, pero tiene ciertas ventajas interesantes.

Lo primero es su material, el acero inoxidable es la estrella si de cocina se trata. Es higiénico, evita que se le impregne olores, no se tiñe y no se daña con los lavados en el lavaplatos.

Otra ventaja es la gran capacidad de estas fiambreras, en todos y cada una se pueden poner cantidades notables de comestible.
Su cierre no es hermético, pero gracias al material es super resistente. Es común ver estas fiambreras con múltiples compartimentos amontonados y trabadas en los costados por un sistema de presillas que se cierran a presión, dejando todo el conjunto fijo y evitando derrames.

También es frecuente que tengan una manilla superior que ayuda al traslado.

Abstenerse de utilizar este material en el microondas y el acero inoxidable no oficia de aislante térmico; con lo para platos calientes no sería la opción mejor.

Eso sí, son muy durables durables, a tal que es frecuente que en casa de nuestros progenitores encontremos alguna o nos resulte familiar de nuestra infancia.

Fiambreras con tapa a rosca

Se las acostumbra a conocer además como termos para comida.

Hay dos tipos, están las fabricadas con acero inoxidable de doble capa y que en su exterior normalmente incluyen una funda de neopreno; o las que están fabricadas con materiales plásticos de doble capa.

Aquí la clave es la doble capa. ¿Por qué? Porque ayuda a conservar la temperatura de los comestibles, sean estos fríos o calientes, de verdad, muchos modelos están concebidos para transportar las papillas de los tomas.

Las ideales son las de acero inoxidable, por el hecho de que combina las propiedades del material de esta forma como el diseño de la doble capa aislante.

Además, muchos modelos traen una funda de neopreno que robustece las propiedades aislantes, resguarda de rayones y golpes; y sobre todo le aporta ese plus de diseño, por el hecho de que vienen con entretenidos y coloridos estampados.

También las hay de plástico, el material es un tanto más ligero, no precisa de fundas, pero por su material, no están exentas de máculas, rayones y olores.
Ya sea de acero o de plástico, una clave es que el cierre a rosca venga acompañado de una goma que ayuda a que el cierre sea totalmente hermético.

Algunos consejos

  • Planifica el menú de antemano, no solo es la clave de una vianda equilibrada, sino ayuda a reducir costos en la economía hogareña. Si precisas información sobre como planear un menú de éxito, les dejamos ciertas ideas aquí.
  • El tamaño de la fiambrera no debe exceder lo que el pequeño come normalmente en tu casa. No lo atiborres de comida que entonces vas a deber tirar, pero tampoco quedarse corto y que no pueda restablecer energías.
  • Incluye de ser posible todos los conjuntos de comestibles: hidratos de carbono, proteínas y verduras. No olvides los lácteos y las fibras.
  • También es esencial cambiar los géneros de cocciones: guisado, vapor, plancha, hervido, frito, etc.
  • Para el postre, lo mejor es fruta de temporada o aprovechar para reemplazar la porción de lácteos con algún yogurth.
  • No escatimes en colores, texturas y sabores. Muchos pequeños son bastante difíciles con el alimento, pero a otros les chifla probar comestibles variados.

Tipos de termos y botellas

Evitar el BPA

El BPA es un componente químico que llevan determinados plásticos y que puede migrar a los comestibles o a las bebidas. El riesgo reside en que si migra lo ingerimos, a nuestro organismo quitarlo se le complica, acumulándose en el cuerpo.

¿Qué efectos tiene el BPA en nuestro cuerpo? Tiene la capacidad de alterar el sistema endocrino. Algunos estudios lo relacionan con inconvenientes como la diabetes, la obesidad, infertilidad y hasta determinados géneros de cáncer. Incluso hay muchos movimientos y campañas que promueven el retiro del BPA en los envases de empleo alimenticio y hasta en los electrodomésticos.

La Unión Europea ha prohibido su empleo en biberones y está proponiéndose en retirarlo de los envases de comestibles.

Si queremos saber con qué género de plástico está fabricada la botella de la como tomamos agua, bastará con mirar en su base un triángulo con flechas y un número dentro de él. Las botellas que no poseen BPA, llevan en el triángulo los números 2,4 o 5.

Esto no quiere decir que no lleven otras substancias tóxicas, en sí las que se consideran seguras son las que están elaboradas con polipropileno (triángulo con el número 5) y el tritán.

Lo ideal es adquirir botellas que podamos rellenar, y bajo ningún término rellenar las botellas de plástico de agua envasada por el hecho de que, aunque no lo percibamos, se marchan degradando haciendo que los materiales, como el BPA, puedan migrar al contenido.

¿Qué material utilizar?

Entonces, si no podemos valernos de la botella que hemos comprado para rellenar, ¿Cómo transportamos el agua que queremos tomar, sin equiparar en todos y cada empleo una botella nueva? Simple hay otros géneros de materiales que podemos utilizar, incluso el plástico, toda vez que esté libre de BPA.

El Tritán es un género de plástico libre de BPA, resistente, duro y al tiempo ligero y transparente. El plástico nos ofrece gran pluralidad de diseños, es menos costoso, podemos congelar agua en su interior. La desventaja es que incluso siendo de tritán las botellas son menos durables, precisan un repuesto periódico y que su producción no es muy sostenible.

Otra opción son las botellas de acero inoxidable, pues no libera componentes tóxicos, es durable, resistente, ligero y además higiénico. Otra gran ventaja, es que acostumbra a emplearse como material térmico, pues las botellas y termos de acero inoxidable mantienen realmente bien la temperatura de bebidas frías y calientes.

Claro que en materia de costos en comparación con el tritán, el acero es sensiblemente más costoso, no está exento de rallones o abolladuras, y además incluso ciertas personas aprecian un cierto sabor metálico en el agua.

No debemos confundir el acero inoxidable con el aluminio, muchas botellas para agua presumen estar compuestas de acero cuando realmente están fabricadas con aluminio, metal pesado que no es recomendable para la salud.

Otras particularidades

Independientemente del material, las botellas para tomar agua que podemos utilizar hoy en día como alternativas a las que se adquieren en las tiendas, vienen pertrechadas con ciertos detalles útiles y curiosos.

El cierre he de ser seguro y hermético. Si estamos empleando el agua en la oficina, o la llevamos de un lado para otro en el bolso o en el vehículo, quereremos evitar que se abra y se derrame el agua, mojando papeles y posesiones.

Las botellas además de esto de cerrarse seguramente deben tener una abertura que deja su llenado y que podamos tomar.

Algunas botellas dejan un acceso veloz a un pico que incluso se puede abrir con la boca, otras en cambio dejan desenroscar la parte superior para tomar por una abertura o desenroscar absolutamente la tapa que sirve las veces de vaso.

Si prefieres que los pequeños empleen un sorbete hay modelos que dejan exponer el sorbete para tomar y entonces ocultarlo para su guardado. Sea como sea el sistema, lo esencial es que nos deje un buen flujo de agua y evitemos derrames al tomar.

La ventaja que tiene los picos o los sorbetes para tomar es que al no tener que desenroscar una tapa, puede hacer que tomemos agua con una mayor frecuencia, la desventaja es que no son absolutamente herméticos y están de manera continua expuestos al exterior.

Cuando la botella es acero, siempre y en toda circunstancia es recomendable una funda de neopreno, silicona o algún otro material que la resguarde de abolladuras, ralladuras o roturas por caídas.

Algunas fundas, tienen incorporado un sistema para su transporte como cintas o ganchos que hacen que no necesariamente carguemos con las botellas en la mano.

Las bebidas frías se pueden sostener con una botella de acero inoxidable o con algún modelo que tenga pared de aislamiento, en donde se pueden poner pequeños cubos de hielo y tomar agua fresca a toda hora.

Las botellas reutilizables además precisan de una higiene periódica, por eso lo idóneo es lavarlas entonces de cada empleo, si son capaces para lavaplatos mucho mejor. En caso de lavarlas a mano, nunca emplees materiales o productos abrasivos.

No emplees agua caliente para botellas de plástico, solo con las de acero inoxidable.

Última actualización el 2019-12-04 at 10:10 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados