Las mejores fiambreras eléctricas para comer en el trabajo o de excursión

En las grandes ciudades comer fuera de casa se ha transformado en una obligación diaria debido a la imposibilidad de ir a comer a casa, por las distancias y la falta de tiempo.

Y las cosas se han complicado en los últimos tiempos. Primero por el hecho de que los recortes de muchas empresas empezaron por la desaparición del presupuesto destinado a abonar las comidas. Y por el hecho de que apuntarse a un menú del día en un bar tampoco está al alcance de cualquier bolsillo…

Así que llevar cada mañana el táper se ha transformado en algo frecuente para la mayoría de los trabajadores.

Pero por desgracia no todas las oficinas tienen un microondas en una muy, muy mona cocina de empresa. Y como no es plan de comer frío todos los días… La solución viene de la mano de las fiambreras eléctricas con las que el propio tupper va a calentar el alimento.

Actualmente, aunque existen numerosas opciones, nuestra preferida es la Fiambrera ‘2 en 1’ de Travelisimo, sobre todo por su sencillez de limpieza, imprescindible en el cada día.

¿Qué debemos tener en cuenta en una fiambrera eléctrica?

Básicamente, cuatro cosas: género de conexión en el momento de calentar, la capacidad del envase, de qué forma se limpia y si es realmente simple de transportar.

Sistema de calentamiento (conexiones)

Las fiambreras eléctricas pueden calentarse de diferentes formas:

  • Conectándose a un enchufe: puede ser útil para no desprender olor a comida cerca de los compañeros.
  • Conectándose a un USB: si no se dispone de espacio o enchufes cerca, siempre y en toda circunstancia existe la posibilidad de enchufarlo con un cable al computador, por poner un ejemplo.
  • Conectándose al enchufe del encendedor del vehículo: Perfecto para viajes o en trabajos en que se pase un buen tiempo conduciendo.
    Lo normal es que las fiambreras eléctricas tengan un solo género de sistema de carga, pero es posible localizar alguna que deje calentar el alimento a través del enchufe y del USB, por poner un ejemplo.

Capacidad de la fiambrera

La capacidad se va a medir en litros y vamos a deber seleccionarla conforme el número de personas que tengan previsto emplear el producto. Podrás localizar fiambreras individuales y tamaños familiares.

En cualquier caso, lo normal es que sea para una sola persona ya que son aparatos que no habitúan a tener una gran potencia, y en consecuencia no serán capaces de calentar grandes cantidades de comida.

Capacidad de calentamiento

La potencia de la fiambrera definirá la capacidad (y velocidad) de calentamiento. Podremos localizar fiambreras que alcancen hasta 200W, aunque resulta meridianamente superflua tanta potencia para este género de aparatos.

Obviamente, el tamaño y la capacidad influirán en su velocidad en el momento de calentar el alimento. Y como prácticamente siempre y en toda circunstancia tendremos prisa por terminar…

Este género de fiambreras habitúan a tardar en torno a 40 minutos en calentar su interior, de media. Ese tiempo de calentamiento deberá venir en las especificaciones técnicas, con lo que recomendamos comprobar esta variable antes de adquirir el producto.

Sin embargo, ciertas fiambreras que se enchufan en el vehículo dejan más potencia y, en consecuencia, más velocidad en el momento de calentar los comestibles. Si buscas una fiambrera de tamaño familiar, posiblemente te compense calentarla con este sistema.

En cualquier caso, resulta bastante complicado quemar el alimento con una fiambrera eléctrica. Permite calentar comestibles de forma progresiva, pero tendría que estar múltiples horas para conseguir quemarla.

Limpieza de la fiambrera

La sencillez en la limpieza es quizás la variable más esencial de una fiambrera eléctrica. Tengamos en cuenta que se deberá adecentar tras cada empleo, y en la mayoría de los casos eso significa cada día. Al ser un aparato que marcha con electricidad, no es un factor trivial.

Las fiambreras más fáciles de adecentar son las que cuentan con recipientes en su interior, que se extraen para lavarlos. De esta forma, eludimos humidificar zonas frágiles como el enchufe.

También encontrarás fiambreras fabricadas con materiales antiadherentes en su interior. El material más habitual y con mejores resultados es el de los acabados cerámicos. Esto va a facilitar de manera notable la limpieza en el cada día.

Otros aspectos a tener en cuenta

Dependiendo de de qué forma se vaya a transportar, podríamos precisar que la fiambrera disponga de asas o de algún otro sistema de enganche (como correas).

Y además de esto, aunque el los pies en el suelo afirme lo opuesto y posiblemente lo demos por hecho, ¡cuidado! Porque no todas las fiambreras del mercado tienen un cierre hermético.

Así que es esencial prestar atención a este detalle, que deberá venir detallado en las características particulares del producto. Por regla general, un cierre de goma tendrá que ser suficiente para asegurar que no derramemos líquidos al virar la fiambrera por accidente.

Nuestra preferida: Fiambrera ‘2 en 1’ de Travelisimo

Esta fiambrera de Travelisimo es una gran opción ya que es muy fácil de adecentar y deja múltiples géneros de enchufe para calentar.

Se trata de las pocas fiambreras que contiene dos enchufes para calentar desde el vehículo (12V) o desde casa con un enchufe corriente (220V). Ambos vienen incluidos con la adquiere del producto.

Sus dimensiones son 24 x 17 x 11,5cm, pesa 600 gramos y dispone de una capacidad de 1 litro. Se trata de una fiambrera realmente ligera y portátil, simple de trasladar.

Si bien tarda unos 40 minutos en calentar completamente el alimento, es de los aparatos más fáciles de adecentar. Contiene múltiples compartimentos de acero inoxidable que se pueden extraer para fregarlos o, incluso, meterlos en el lavaplatos.

Tiene un divido ayudar de plástico para poder separar comestibles. Eso sí, no es una fiambrera lista para llevar líquidos. Podremos introducir sin inconvenientes un tupper hermético si lo precisamos, pero no se aconseja emplear el divido por defecto para sopas.

La adquiere de la fiambrera además incluye una cuchara de plástico.

En terminante, si lo que valoramos en una fiambrera eléctrica es que sea ligera para transportarla, que contenga múltiples compartimentos y que sea realmente fácil de adecentar, esta alternativa cumplirá con nuestras esperanzas.

Ariete 797, la más veloz: comida caliente en 5 minutos

Ariete 797 es una de las fiambreras más veloces que encontrarás en el mercado. Destaca de manera notable por su potencia (120W), siendo capaz de calentar el alimento en solo 5 o 10 minutos. Su velocidad está muy sobre la mayoría de fiambreras eléctricas del mercado.

Esta fiambrera se debe emplear conectando el recipiente mediante un enchufe de corriente. Otro punto positivo de este producto es que deja desconectar y separar del aparato el cable de corriente, para poder transportarlo con mayor sencillez.

Es de pequeño tamaño (28x16x9cm) y cabría en un bolso, pero incluso de esta forma tiene una gran capacidad, incluso si precisamos llevar comida para dos personas.

Sin embargo, pesa 1,4kg. No es que sea súper pesada, pero tampoco es la fiambrera más ligera.

Su gran punto negativo es que la bandeja no puede retirarse, lo que hace que la limpieza sea algo complicada. No se podrá introducir bajo el grifo, con lo que habrá que limpiarla con paños húmedos y paciencia.

Sin embargo, está fabricada en porcelana con tratamientos antiadherentes, lo que por otro lado sí que facilita la limpieza a pesar de no ser desmontable.

El material de fabricación de la bandeja interior (porcelana) deja sostener el alimento caliente, incluso habiendo desconectado el equipo de la corriente. Lo que sí debemos tener en cuenta es que no dispone de un apagado automático.

Si lo que más se valora de la fiambrera eléctrica es la velocidad al calentar, sin duda esta es la opción mejor.

Fiambrera de bento: para grandes cantidades

Esta fiambrera está singularmente pensada para aquellos que deseen llevar mayores cantidades de comida. Durante su adquiere, podrás elegir dos géneros de enchufe para calentar el equipo: mediante la corriente del hogar (220V) o del enchufe del vehículo (12V).

Tiene dos contenedores internos. Son independientes y extraíbles para facilitar su lavado. El más extenso, de 1,5 litros de capacidad, está hecho de acero inoxidable. Y el más pequeño, de 0,45 litros, es de plástico con tapa para separar comestibles.

A la hora de calentar, no es una fiambrera singularmente veloz. Sin embargo, en media hora conseguirá calentar los comestibles de forma homogénea.

Antes de calentar, se deberá abrir la tapa de escape para dejar salir el vapor de los comestibles y evitar que la tapa se irregular.

En cualquier caso, se aconseja desenchufar el aparato antes de ponerse a comer.

Sus dimensiones, de 23,5 x 11 x 17,5 centímetros, la transforma en una fiambrera grande. Y además de esto cuenta con cierre hermético, con lo que es idónea para transportar todo género de comestibles.

Si buscas una fiambrera eléctrica con bastante capacidad, esta es bastante práctica y cubrirá las necesidades de la mayoría.

Fiambrera de GHB: Se puede comer en su interior

Si precisamos una alternativa económica pero práctica, esta fiambrera de GHB es buena opción. Contiene múltiples compartimentos, espacio para los cubiertos (incluidos en la fiambrera), tiene asa para transportarlo y agujero de vapor para evitar que se irregular.

No es un equipo singularmente grande, con dimensiones de 25,4 x 18,6 x 11,6cm, un peso de 700 gramos y una capacidad de 1 litro. Es idóneo para llevar al trabajo cada día.

Sus compartimentos están fabricados con acero inoxidable, listos para consumir los comestibles en su interior. Y son extraíbles, con lo que resultan de forma fácil lavables.

Su procedimiento de calentar está dividido para poder llegar uniformemente a todo el envase. Y tardará unos 30-40 minutos en calentar toda el alimento.

El enchufe tiene un protector para poder desconectar el cable y cerrar la conexión. Esto consigue proteger el enchufe del agua cuando limpiemos el equipo con un paño húmedo. Con todo, no se debe meter el dispositivo bajo el grifo.

Como queja, afirmaremos que el cable para enchufar a la corriente es demasiado corto. La mayor una parte de las veces requerirá un alargador o dejarlo en el suelo enchufado.

Con todo, no deja de ser una fantástica opción para llevar el alimento en el cada día.

Unold: Fiambrera de diseño

Esta fiambrera tiene uno de los diseños más reservados. Aunque pueda parecer pequeña, tiene una gran capacidad, pudiendo cobijar 1,5 litros. Es compacta con unas dimensiones de 23,2 x 16,5 x 11,5 cm y ligera (pesa en torno a 800 gramos).

A pesar de su tamaño, esta fiambrera es capaz de calentar el alimento hasta 70ºC. Para un empleo normal, tardará unos 40 minutos en calentar los comestibles de su interior. Para conectarla a la corriente, se emplea un cable de enchufe de pared.

En la parte interior de la tapa, encontramos un espacio para enganchar una cuchara y un tenedor de plástico (que vienen incluidos en la adquiere del producto).

También se incluyen dos compartimentos, uno de ellos cerrado para evitar mezclar el alimento.

Todos los compartimentos son extraíbles para una mejor limpieza. De hecho, el recipiente grande es de acero inoxidable y se puede lavar en un lavaplatos.

Si procuramos una fiambrera de diseño más prudente donde poder introducir un par raciones de comida, esta es nuestra opción.

Última actualización el 2019-12-04 at 11:40 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados