Las mejores estufas eléctricas

Tienen muchas ventajas y frecuentemente no suponen una gran inversión, pero por desgracia su poder calorífico es escaso, su consumo es alto y sus reguladores de temperatura no son muy precisos.

La primera de sus ventajas es la seguridad. Las estufas eléctricas no desprenden gases que puedan resultar perjudiciales para la salud y se pueden poner en habitaciones pequeñas, o cerradas a cal y canto, sin riesgo alguno.

Y eso las hace muy deseables en circunstancias específicas, como calentar la pequeña habitación en la que nos fuimos a acostar, o programarla para media hora antes que suene el despertador y de esta forma levantarnos calentitos.

Además, y cuando a seguridad, ni siquiera tienen directamente riesgo de incendio o de quemaduras, alén del susto de tocar algo muy caliente y quitar la mano deprisa.

En cuestiones de limpieza y ocupación de espacio las estufas eléctricas además son imbatibles. No precisan comburente que pueda manchar, ni hay que guardar nada para más adelante.

Y el tiempo de dedicación y atención se limita a los segundos que nos lleva enchufarla y darle al interruptor. No hay más.

Además, aseveran los especialistas que son fabulosas en concepto de desempeño, por el hecho de que es la única que aprovecha toda la energía recibida. Pero eso no supone ni que sea económica ni que caliente mucho, con lo que es un mérito al que no acabamos de sacarle demasiado partido.

Otra gran ventaja es que no emite olores de ningún género, se puede desplazar de un lugar a otro sin complicad y las veces que se desee, y además de esto no precisa mantenimiento ni revisiones periódicas.

En la parte mala está, sobre todo, el coste de la luz, que asemeja que no tiene límite y da la impresión de que todos los días sube.

Y como además de esto no son estufas que calienten ni mucho ni muy veloz, pues no serán eficaces para habitaciones grandes. Y si nos empeñamos en calentar muchos metros con ellas, nos resultará extremadamente costoso.

Claro que entonces están las distintas tarifas de la luz que tenga cada uno de ellos, y que pueden ser más provechosas. Pero para que sea un sistema asequible tendrá que instalar en casa… energía solar. O algo similar.

Hay múltiples géneros de estufas eléctricas:

Infrarrojas o de cuarzo:

Son las más fáciles de todas. Muy simples de desplazar y con capacidad para calentar sitios pequeños con bastante velocidad. De ahí que se vean más en el baño que en otras dependencias de las casas. Muy limitadas, pero eficaces.

Tienen la particularidad de que no calientan el aire que les circunda, sino los objetos próximos. Por eso están recomendadas para ponerse cerca o en cuartos muy pequeños, pero no sirven para calentar una habitación.

Estufas eléctrica de cuarzo: Orbegozo BP 3300

Rebajas

Una de las tradicionales estufas eléctricas son las de cuarzo como es el caso de la Orbegozo BP 3300.

Cuenta con tres barras de 400 W de potencia cada una, dejando regular la estufa en 1200, 800 y 400 W, gracias a su ruleta de encendido a rosca, la como además de esto se sitúa en la parte superior de la estufa y evita que nos estemos inclinando para regularla.

Los especialistas aseveran que no podremos elegir cuales de las barras encender en tanto que cuenta con un principios programado. Primero se enciende la del medio, entonces la de debajo y para finalizar la superior.

Lo que sí destacan es que encendiendo solo la barra del medio, a 400 W, puede ser calor más que suficiente, siempre y en toda circunstancia teniendo presente que su utilidad es el calor directo sobre los objetos, y no sirve para calentar el ambiente.

Por eso es un modelo ideal para emplear bajo algún escritorio y sostener los pies calientes. Y además, como todas las de este género, para calefaccionar el baño antes de la ducha o incluso usarla como refuerzo de una estufa principal.

Pero, insistimos, no se puede olvidar que, al emplear los infrarrojos de cuarzo, solo generará calor en la zona específica donde de la luz de la estufa.

Lo que sí hay que tener muy en consideración es la seguridad. Sobre todo si tenemos pequeños en casa. Porque las barras están incandescentes y queman de verdad. Y por mucho que tengan una reja para procurar evitar accidentes, es poquísimo si tenemos presente el atrayente que la luz o el calor pueden despertar en un pequeño.

El sistema antivuelco, dotado por un sensor que advierte cuando deja de estar en contacto con el suelo, evita que la estufa pueda tomar contacto con algún material inflamable.

De pequeñas dimensiones (30 x 42 x 17 cm) se puede amoldar a espacios pequeños y dada su potencia es ideal para pocos metros. Además el asa de transporte sirve para trasladarla de una estancia a otra.

Una desventaja es el largo de su cable, de 1,5 metros, que siendo tan corto puede entorpecernos la elección del lugar a ponerla. Lo que es más preocupante si tenemos presente que su labor es calentar los objetos en riguroso directo.

Eso sí, es muy asequible.

Aigostar Sun 33LCH – Estufa eléctrica de cuarzo con 3 niveles de potencia de 1200W

En cuestión de tres segundos comienza a generar el calor que sin duda procuramos únicamente llegar a casa en una jornada fría. Los especialistas destacan de ella además la inclinación, de más de 30º y que sea capaz de repartir el calor por toda la habitación gracias al giro que tiene muy frecuente si lo queremos. Como medida de seguridad, se apaga de forma automática para evitar accidentes una vez exceda la temperatura máxima.

Orbegozo BP 5003 Estufa de Cuarzo de 1200 W

Rebajas

Dos niveles de potencia en sus dos barras de cuarzo de un radiador cuya potencia es de 600 W y 1.200 W. Estamos frente a una estufa con dispositivo de seguridad antivuelco y una pantalla que podemos dirigir hacía donde deseemos. Los especialistas aplauden lo eficaz que es a pesar de su reducido tamaño, lo que la transforma en una gran aliada de las olas de frío. Eso sí, si estamos muy alejados de ella puede ser poco eficaz.

Calefactor cerámico – OK ORH 2441 ES HEATER QUARTZ

Excelente relación calidad-coste para un radiador de cuarzo que tiene dos niveles de calor (600 y 1.200 W) y una potencia de 1.500 W. Cuenta con dos elementos calefactores y el cabezal es reclinable para conducir el calor cara la dirección que se se desee.

Comprar en MediaMarkt

De aceite:

Quizás la más usual en la mayoría de los hogares españoles. Sobre todo en su formato radiador.

A diferencia de los radiadores estándar que están repletos de agua, estos vienen llenos de aceite que se calienta con electricidad, y les deja sostener el calor durante más tiempo (hasta 45 minutos tras apagarse) lo que aumenta su eficiencia.

Lo malo es que no sirven para dar un calor instantáneo por el hecho de que aunque acaben amontonando calor, tardan más en calentarse,

De’Longhi RADIA S TRRS 1225C

Rebajas

Cómodo por sus ruedas y un enorme aliado para los días de bufanda por sus doce elementos y el termostato que incorpora y con el que podremos tener la temperatura de la que no queremos que baje la habitación en la que lo enchufemos. Si no queremos estar todo el rato subiendo o bajando los grados para coger la temperatura ideal el radiador trae un botón que con solo apretar comienza a marchar para conseguir un ambiente ideal. Los especialistas aplauden su simple manejo y el agradable calor que desprende.

Radiador Orbegozo RA 2000E

Gran potencia y con unas ruedas que dejan transportarlo con sencillez puede ser tu gran aliado en días de mucho frío. Se puede graduar de manera fácil el nivel calor, con solo virar el termostato al nivel deseado para tener una temperatura de confort. Y con el beneficio de lo sigilosos que son este género de radiadores, se evitan molestos ruidos.

Radiador de aceite AEG RA 5522 de 2200 W

Rebajas

Estamos frente a un radiador de aceite de once elementos con tre niveles de potencia (1000/1.200 y 2.200W). Con sus cuatro ruedas multidireccionales su transporte por la o las habitaciones es práctico y cómodo. Los expetos destacan su consumo, contenido, y la capacidad calorífica suficiente para entrar en calor en cuestión de minutos. Estamos frente a una estufa de color grafito que, aunque no intentemos el diseño sino la comodidad, la transforma en un factor reservado en la mitad del salón.

Olimpia-Splendid Caldorad 9

Es una estufa de aceite formada por 9 elementos, fácil, funcional y de buena apariencia externa. Con tres niveles de potencia que llegan hasta los 2.000 W, y termostato incluido.

Tiene timer de 24 horas, función antihielo, interruptor antivuelco, asas integradas, ruedas y enrollacable.

El fabricante asegura que es capaz de calefactar 50 metros cúbicos, lo que en un piso normal estaría cercano a los 20 metros cuadrados.

Su marca, Olimpia -Splendid es 100% italiana y le acreditan más de 60 años de historia. Y además de esto de estar en 45 mercados diferentes, tiene filial comercial en Madrid.

‘Calefactores’:

Son radiadores que tienen incorporada una gran resistencia. Cuando la electricidad la calienta sube la temperatura del aire que entra en ella, y conforme de qué forma salga hay dos tipos diferentes de estufas.

Termoventilador o radiador, como es más conocido. Son las que tienen un ventilador interno que ‘disparan’ el aire caliente cara afuera.

Turboconector. En este modelo el aire pasa por la resistencia y sale de forma natural, sin impulso extra.

Rowenta Comfort Compact SO2320F2

Destacamos este radiador de bajo consumo por ser uno de los más recomendados por los especialistas. No se debe olvidar que estos aparatos se identifican por se un tanto estruendosos pero en un caso de esta forma estamos frente a un aparato con función silence para reducir el nivel a solo 44 dBA a 1.000 W. Su potencia máxima alcanza los 2.000W. Tiene asa para facilitar el transporte y un termostato. Entre sus ventajas, consigue calentar el ambiente en escaso tiempo y no precisa de mucho espacio (26 cm de largo, 13 cm de ancho y 19,5 cm de altura). También dispone de la función ventilador de aire frío para refrescar tu casa en verano.

Klarstein Skyscraper Heat

Por su diseño se ha ganado un hueco entre las recomendaciones. Los especialistas destacan de este termoventilador lo sigiloso que puede ser y su diseño único que además de esto de ocupar poco espacio pasa inadvertido a la vera de determinados muebles de la casa por su color gris y sus líneas futuristas. Además, ofrece un calor instantáneo y gracias a su temporizador (se puede ajustar por hora) el dispositivo siempre y en toda circunstancia tendrá la estancia a la temperatura que deseemos.

Cecotec 05305 Vertical Ready Warm 9750 Rotate Force

El de siempre y en toda circunstancia. Este modelo llega a tener una potencia de 2.400 W pero se puede regular menos (1.200W) si queremos optimar el consumo de energía. Posee un sistema oscilante automática de 90º, repartiendo de esta forma el calor por toda la estancia. Está desarrollado con protección de sobrecalentamiento.

Muy similar es el modelo de 2000W, que tiene menos potencia pero incorpora una pantalla led para un control más fácil del radiador. Tiene además sistema eco, para ahorrar, y Security Sistem, que es una reja de seguridad que impide el acceso al interior del termoventilador.

Es muy simple de transportar, fluctúa de forma automática 90º y es capaz de calentar una habitación de techos normales de 15 metros cuadrados. Todo con poco peso y un tamaño reducido.

Estufas halógenas:

Este género de estufas marchan con un filamento de metal enroscado en un tubo de vidrio que contiene un gas halógeno. El paso de la electricidad calienta el filamento, por norma general de wolframio, que hace una reacción con el gas que eleva la temperatura.

Ese calor se transmite por radiación y no por convección, gracias a lo que consigue una mayor eficiencia en el momento de calentar los pies y la altura media de nuestro cuerpo, aunque al principio deje un tanto más frío el aire más cercano al techo.

Este género de calor (por radiación) se percibe como más caluroso y agradable

Orbegozo BP 0300 Estufa halógena, 400 W

Enfocada a dar un calor localizado en una zona pequeña, esta estufa halógena es una gran aliada si lo que procuramos es calentarnos sin estruendo. Con un diseño reservado y práctico cuenta con una potencia de 1.200W que se pueden repartir en tres niveles de funciones que van desde los 400W a los 800W o ya la totalidad.

Olimpia Splendid 99545 radiador halogeno

Pensada para los días que friísimos y no tanto, gracias a su selector de potencia de tres niveles: 400W, 800W y 1200W.
Con base oscilatoria de 90° para una extender el calor de forma uniforme y muy frecuente en un máximo de 45 m³. Cuenta con termostato de seguridad y además interruptor antivuelco.

Ideal para llevar de aquí para allá gracias a su grande y cómoda asa, además de esto de que solo pesa 2 kg. Viene en color gris y negro, pero este último es un tanto más costoso.

Estufa Halogena Protone Pr-Hh-01 3 Tubos Halogenos

Con un peso de 1,7 kg esta estufa halógena es una gran aliada en los días de frío tanto en casa como en la oficina. Por sus particularidades no emite ningún sonido y calienta las zonas a las que se dirige en cuestión de minutos. Podemos regularla en tres fases.

Estufa eléctrica halógena – OK OHH 2321 ES

Con la función de protección contra el sobrecalentamiento esta estufa halógena cuenta con tres niveles de potencia que van entre los 400W para la potencia 1, 800W para la 2 y 1200W para la potencia 3. Su sistema oscilante se puede dejar en situación fija.

Comprar en MediaMarkt

Última actualización el 2019-12-04 at 03:10 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados