Las mejores cámaras de videovigilancia interactivas para perros y gatos

Nuestras mascotas pasan más tiempo solas en casa del que nos complacería. Pero, con las nuevas tecnologías, podemos sentirnos cerca gracias a las cámaras de videovigilancia que nos enseña imágenes en riguroso directo de nuestro amigo de cuatro patas y con las que, además de esto, nos podemos comunicar.

Se trata, por ende, de una muy, muy buena adquiere si, por desgracia, nuestro querido compañero sufre ansiedad cuando cerramos la puerta o se amedrenta sencillamente con los ruidos cuando estamos lejos del hogar. Asimismo, además de esto de dedicarle palabras cariñosas mediante un altífono, algunos aparatos incluyen hasta un dispensador de chuches.

Es el caso, por poner un ejemplo, de la favorita de esta comparativa, la cámara para perros Furbo, un modelo líder en ventas con un sinfín de valoraciones positivas. Este moderno aparato ̶ con una resolución de imagen y vídeo de 1080 pixeles HD, un zoom de cuatro aumentos y un enorme angular de 160º ̶ nos deja interactuar por voz con nuestra mascota y lanzarles muy ricas chuches.

Rebajas

¿No sirve una cámara de vigilancia IP usual?

Claro que sí, pero las cámaras específicas para mascotas te ofrecen otras funciones como las que detallamos ahora.

  • Sensor de movimiento y sonido. La mayoría de los modelos para mascotas tienen un detector de movimiento y sonido que activan la cámara y además, incluso, graban la acción durante unos segundos. En cuanto esto ocurra nuestro móvil nos notificará con una alarma o una notificación push de que algo sucede.
  • Función bidireccional. Cuando la aplicación móvil asociada a la cámara nos avise de que nuestra mascota ladra o se mueve cerca del objetivo de vigilancia podremos conversar con ella mediante la función bidireccional que emite sonido y, en algunos modelos, además imagen en los dos sentidos. Así calmaremos a nuestro piloso. Los perros distinguen los colores amarillo y azul. Por eso, estos aparatos encienden una luz LED azul en el momento en que nos disponemos a saludarles.
  • Dispensador de chuches o pienso seco. Muchos de estos aparatos incluyen un dispensador de pienso o chuches que se programa o activa desde la App. Esa función es realmente útil para mitigar nuestra ausencia, recompensarles en momentos de agobio o en el momento en que nos comunicamos con ellos. Algunos modelos pueden guardar hasta 100 bolas de pienso.

A tener en cuenta

Ahora que conoces las principales diferencias con una cámara de vigilancia normal, ten presente las próximas cuestiones:

  • El funcionamiento. Estas cámaras precisan de una conexión wifi para su funcionamiento y una aplicación que podemos descargar en nuestra tableta o teléfono inteligente. No incluyen baterías recargables con lo que debemos ponerla cerca de una toma de corriente.
  • La resolución. Si te importa la nitidez, elige una cámara que te ofrezca un mínimo de resolución de 720 pixeles. Los mejores modelos, además, filman en alta resolución de 1080×1920 pixeles.
  • El ángulo de visión y el zoom. Los especialistas aconsejan decantarse por una cámara que ofrezca un angular extenso con el que visionar toda la estancia. Cuantos más grados tenga el gran angular, mayor espacio de visión nos dará. Fíjate en los modelos que incorporan el zoom, la función de acercamiento o distanciamiento de la imagen.
  • La visión nocturna. Esta función es común a todas las cámaras de videovigilancia por norma general y deja en la oscuridad. Si trabajas de noche o habitúas a acudir asiduamente a acontencimientos, esta función te dejará ver de qué forma se encuentra tu mascota en todo momento.
  • El almacenamiento y la memoria. Esta característica además es apreciadísima por los usuarios en tanto que tienen la posibilidad de guardar los vídeos en la nube para de esta manera colgarlos en redes sociales o enseñárselos al veterinario si fuera preciso. Además, algunos modelos incluyen ranuras para tarjetas SD con las que aumentar la memoria de almacenamiento.

Dónde poner la cámara

Dependiendo de lo activa que sea tu mascota, los especialistas aconsejan poner la cámara en una zona segura como una estantería para que no pueda tirarla. Escoge un lugar cerca de su cunita y sus muñecos o del comedero. También hay modelos que se instalan en la pared y en el techo.

El coste

Gastar el dinero en una cámara de vigilancia para mascotas hará que dejarla no suponga un trauma para ella ni para ti. No te arrepentirás del desembolso. Encontrarás en la próxima comparativa modelos fáciles por solo 50 euros; pero aquellos con una mejor resolución y mayor calidad fluctúan entre los 140 y los 200 euros.

La preferida: Furbo

Rebajas

Furbo es la más popular y vendida en todo el planeta en tanto que esta marca fue quien creó el término de cámara de vigilancia con la que cuidar de nuestras mascotas cuando no estamos en casa y además interactuar con ellas para que no nos echen de menos.

Fue creada con la ayuda de educadores caninos y veterinarios para premiar a nuestra mascota cuando se porta bien, aliviarla si escucha un estruendo extraño y lanza ladridos que incordian a los vecinos. Así que, no solo sirve para asegurarnos de su bienestar, sino es un dispositivo estupendo y funcional para enseñar a nuestro amigo.

Una de sus principales funciones es que dispensa golosinas. Desde la App podremos darle a nuestro cánido una chuche cuando deseemos. El único requisito es que deben ser de un centímetro aproximadamente. Con un depósito de hasta 100 golosinas, tendrás para semanas.

Los especialistas además destacan su detector de ladrido que notifica al móvil cuando las perros están alborotando. Es, ahora, cuando podremos ver qué ocurre y, en función de ello, conversar con ellas para calmarlas.

La cámara Furbo, desarrollada en color blanco y con unas medidas de 22,5x12x15 centímetros, no solo graba vídeos con una resolución increíble de 1080p HD. La aplicación está pertrechada con un sistema de alarmas que nos notifican si nuestra mascota no para quieta o si aparece otra persona en la estancia. Incluso le saca una foto cuando mira a la cámara. Seguro que consigues entretenidos retratos de tu cánido o gato.

Y, en sus particularidades técnicas, destaca por su gran angular de 160º, el zoom de hasta cuatro aumentos que deja observar de cerca sus movimientos y la visión nocturna que se activa automáticamente cuando no hay luz en la habitación. Estas funciones no vienen predeterminadas, con lo que se activan conforme nuestras preferencias.

Las posibilidades de la cámara Furbo son inusuales y, por tal razón, vale la pena abonar por ella.

La subcampeona: Skymee Petalk

Skymee Petalk es una marca menos conocida que Furbo pero con unas posibilidades muy similares y a un coste más económico. Por eso, se ha transformado en una excelente alternativa.

Al igual que la cámara Furbo tiene una resolución de alta definición de 1080p full HD, un zoom 4x y visión nocturna. También puedes sacar fotografías desde la App y guardarlas en la nube para compartirlas.

Su gran angular, de 120º, es inferior al de la favorita, con lo que los especialistas aconsejan ponerla en un lugar estratégico. Por ejemplo, el espacio donde mayor transite tu cánido o tu gato.

También es bidireccional y además incluye el dispensador de chuches cuyo tamaño recomendado debe fluctuar entre 0.6 cm y 1.1 cm.

Aunque no incorpora detector de ladridos, sí de movimiento, con lo que si tu mascota se encuentra más inquieta de lo frecuente y se pasea en muchas ocasiones delante de la cámara la App te va a expedir una notificación para que veas lo que sucede y la alivies si fuera preciso.

En cuanto al diseño, está fabricada con materiales resistentes y tiene unas medidas similares a la ganadora de 23,9×14,3×14,3 cm.

El diseño sí importa: Petcube Bites

Cuidar y jugar con tu mascota cuando no estás en casa es posible con la cámara de vigilancia interactiva Bites de Petcube.

A los mascoteros les chifla su diseño minimalista en formato plano. Bicolor en plateado y negro, este aparato se pon sobre cualquier superficie o instalado en la pared. Es una buena idea si se tienen gatos que escalan por todas partes y podrían tirarla sin apreciar.

Respecto a sus particularidades técnicas tampoco se queda atrás respecto a sus contendientes. Verás vídeos de alta resolución gracias a sus 1080p, podrás acercarte a tu mascota con el zoom de tres aumentos y observar, tanto de día como de noche, todo lo que pasa alrededor gracias a su objetivo gran angular de 138º.

Además, las fotografías y los vídeos se guardan sin costo en la nube pudiendo grabar hasta cuatro horas de las andanzas perrunas y gatunas.

Pero la cámara de Petcube oculta una característica que la hace singular. Con este aparato tienes la posibilidad de lanzar una chuche con diferente fuerza o programarlo para que lance las golosinas a horas predeterminadas.

El recipiente tiene un kilogramo de capacidad y dispensa galletas de mayor tamaño que los dos modelos precedentes que puede llegar a los 2,5 cm sin que se atasque. Dependiendo de la medida de las bolas, el dispensador lanzará una o múltiples de una vez.

Por esta razón, su tamaño supera al resto, con unas medias de 32,7×7,8×18,3 cm y un peso además mayor de 1,58 kg.

Una cámara superventas: Petzi Treat Cam

Una de las cámaras más vendidas es la Petzi Treat Cam que cuenta con un excelente audio y una resolución de 720p de alta definición, suficiente para conseguir una buena imagen, pero de calidad inferior a la que ofrecen otros modelos.

Colócala en la pared o sobre una estantería. Seguro que tu mascota la encuentra enseguida cuando descubra las chuches que este aparato guarda para ella. Además, no debes desamparar a sus galletas preferidas si no tienen forma de bola en tanto que el único requisito es que el tamaño de cada premio no supere los dos centímetros y medio, de la misma manera que el aparato de Petcube.

Su gran angular de 110º te dejará observar cualquier rincón, aunque no podrás acercar la imagen en tanto que no dispone de zoom. Y despreocúpate si olvidaste dejar las persianas levantadas en tanto que, cuando baje la luz, se activarán los infrarrojos que dejan la visión nocturna.

Con la Petzi Treat Cam además se puede conversar con nuestra mascota, aunque, en contraste al resto de modelos, el mensaje es unidireccional. Esto quiere decir que ella nos escuchará cuando le llamemos, pero nosotros no oiremos su contestación.

Desde la App se controlan todas las funciones, desde darle una chuche hasta sacar una foto. Independientemente de la cámara, además dispone de un chat que nos deja contactar y compartir experiencias con otros usuarios.

Con unas medidas de 33,7×18,5×11.4 cm y un peso de 1,6 kg es la más grande de esta comparativa.

El máximo ángulo de visión: LXMIMI

Aunque el quinto modelo, de LXMIMI, no ofrece la opción del dispensador de galletas, se ha incluido en esta guía para quienes valoran tener un enorme ángulo de visión y la mejor calidad de imagen.

Su diseño es como la de cualquier cámara de vigilancia IP transformada en una simpática cabeza de cánido. Esto la transforma en el modelo más pequeño y sólido. Al no agregar el dispensador, la cámara en sí no ocupa prácticamente espacio, con unas medidas de 10,6×8,8 cm y apenas 272 gramos de peso.

La LXMIMI, con una resolución de 1280×720 pixeles, puede ponerse sobre una mesa, instalada en la pared y además, incluso, en el techo si no queremos que nuestros amigos la transformen en su juguete preferido.

No importa donde la pongamos pues su objetivo rota hasta 355 º en horizontal y 100º en vertical con lo que nos da la posibilidad de ver toda la estancia. También de noche gracias a su visión nocturna. Está dotada, además, de un sensor de movimiento que notifica si hay más actividad de lo normal en la estancia.

Además de ver y oir a nuestra mascota, la LXMIMI además tiene la función bidireccional para interactuar con ella.

Si quieres grabar a tu piloso vas a deber agregar una tarjeta de memoria Micro SD de 32 GB en tanto que la LXMIMI no tiene memoria interna como otros modelos.

Última actualización el 2020-03-30 at 12:10 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados