La mejor selección de mochilas pensando en una vuelta al cole para todos los gustos

Conseguir la mochila ideal para la vuelta al cole no es labor fácil. Mientras los pequeños claman por sus personajes preferidos en ellas, los progenitores priorizamos otras cuestiones como su utilidad y ergonomía.

Generalmente la del año pasado está tan usada que nos sirve, o nuestro pequeño ya no precisa de una mochila para el kinder sino una más grande y con más compartimentos. Ni dialogar si se trata de empezar la secundaria, es impensado cruzar la puerta del instituto con la mochila de los Power Rangers.

Muchas de ellas, por más bonitas y estéticas que sean, no cumplen completamente con su función o no son las más capaces para la espalda de los pequeños. Es sabido que una mochila que no compense adecuadamente el peso de libros y cuadernos puede causar grandes daños en la espalda.

Como modelos hay muchos y resoluciones una sola, vamos a brindarles una breve guía sobre las distintas mochilas que podemos hallar, las características particulares principales de cada una y ciertas recomendaciones cuando al empleo para que la espalda de nuestros hijos no se vea perjudicada.

¿Cómo elegir la mochila recomendable?

Partamos de la primera de las causas que generan dolores y inconvenientes de espalda, el peso de los útiles.
Da igual como organicemos la mochila, si el peso no es el recomendable por más ordenada y acomodada que esté en su interior, el daño lo ocasionará igual.

Algunos especialistas aconsejan que el peso de la mochila no debe superar el 15% de lo que pesa el pequeño, en escolares de 4 a 12 años.

Cuando se trata de pequeños más pequeños, lo idóneo son mochilas de no más de 6 litros. En el caso de los jóvenes el peso se puede aumentar, pero todavía de esta manera las mochilas no deben exceder los 30 litros.

Otra cuestión es la medida de la mochila, nunca he de ser más larga que la espalda del pequeño ni ser pero profunda que su centro de gravedad. La carga debe situarse lo más cerca del cuerpo, y el ancho de la mochila nunca debe exceder el de los hombros.

Siempre elegir mochilas con correas regulables y acolchadas, de ser posible con asas a la altura del pecho y de las caderas. Por más que el peso sea el recomendable, es un factor con el que van a cargar todos los días y he de ser agradable.

Una mochila con compartimentos interiores y exteriores evitará que el contenido se mueva a lo largo del transporte, ayuda a una mejor distribución del peso y evita que los útiles se desplacen muy de lado.

Así mismo, siempre y en todo momento es recomendable poner los objetos más pesados, más cerca de la espalda. No es casal que el compartimiento de la notebook esté pegado a la espalda.

Para saber que compartimentos son los recomendables, debemos pensar si nuestros hijos llevan al instituto la notebook, la tablet, si llevan una botella de agua, si la llevan llaves de casa, etc; y buscar compartimentos que aseguren el recomendable transporte y guardado de todos esos materiales.

Si de tecnología se trata, muchas de ellas acorde a los tiempos que corren incorporan una salida de audio. Parece una tontería, pero como progenitores que el celular esté a salvo en la mochila y que solo salgan los auriculares al exterior, es un alivio.

La tela de la espalda. No es suficiente con que la parte posterior de la mochila sea acolchada y tenga un diseño que se amolda a los omoplatos y lumbares, es muy esencial que la tela sea transpirable y que deje una recomendable ventilación sobre todo en verano.

Si la tela no es completamente impermeable, es recomendable llevar un cubre mochilas. El paraguas no siempre y en todo momento la “tapa” con totalidad y corremos el riesgo de que los útiles se estropeen.

Si tiene etiqueta mejor. Parece una tontería, pero a muchos maestros les resulta realmente útil poder saber dónde guardar los cuadernos corregidos en lugar de repartirlos.

Además, en muchos kínderes habitúan a pedir explícitamente que la mochila vaya con etiqueta, pues los más pequeños no habitúan a tener muy claro que es de quién.

Finalmente, debemos pensar en el material de la mochila. Como les aseveramos anteriormente, si no es impermeable, buscar algún suplemento para cubrirla.

Las mochilas fabricadas con materiales sintéticos habitúan a ser realmente resistentes y limpiarse con mayor sencillez, sin recurrir tanto a la lavadora.

De todas formas, elegir mochilas que sean lavables, pues sino nos llevaremos un inquietud con las costuras y los estampados impresos.

Otra opción, quizás más preferida por los jóvenes, son las mochilas de tela. Se lavan con mayor sencillez, pero no están exentas de que una mancha de tinta las estropee o que les jueguen una mala pasada bajo la lluvia.

También es verdad que los diseños en tela son limitados en cuánto a ergonomía y unión. Pero sabemos que, si las prefieren, lidiar con adolescentes no es labor fácil.

Tipos de mochilas

Mochilas escolares hay muchas por mucho que estemos acostumbrados a ver la tradicional mochila de dos asas que se lleva en la espalda. Cada una se amolda a una necesidad y edad diferente.

Mochila tradicional o “backpack”

La tradicional mochila de siempre y en todo momento y cuando se lleva en la espalda, como un bulto detrás, de ahí su nombre en inglés.
Se caracterizan por tener dos asas regulables y acolchadas, y también incluso en determinados modelos asas auxiliares.

Una de estas asas es la que une a las horizontales y se abrocha a la altura del pecho, ayudando a compensar la postura y poniendo al pequeño de forma más erguida.

Otras mochilas tienen un asa vertical a la altura de la cintura, y estas asisten a repartir el peso entre la espalda y la cadera.

El fondo de la mochila, que está en contacto con la espalda, también acostumbra a ser acolchado y en ciertos casos tiene detalles de diseño que acompañan la forma de la espalda.

Los compartimentos y bolsillos auxiliares que podemos hallar en estas mochilas son de lo más variado y la cantidad de ellos depende del diseño.

Incluso muchos de estos compartimientos están singularmente diseñados para guardar, tarjetas, lapiceros, llaves o incluso un espacio para el celular, la notebook o la tablet.

Mochilas infantiles

No es exactamente lo mismo una mochila escolar que una mochila infantil. ¿Por qué no? Porque las mochilas infantiles están concebidas para los pequeños del kínder, el tamaño de su cuerpo y sus necesidades difieren abismalmente de un pequeño de primaria.

En estas mochilas a diferencia de útiles, se habitúan a llevar una pequeña muda de ropa, un termo con agua, un bloc de notas y poco más.
Su tamaño es muy, muy pequeño, ideal para la estatura de un pequeño de 4 o 5 años. Cuentan con un solo bolsillo central y algún bolsillo accesorio, que habitualmente es más decorativo que otra cosa.

Algunos modelos en lugar de dos asas llevan una especie de arnés de pecho que evita que las asas se resbalen de los hombros. También habitúan a tener una pequeña asa que sirve para que los progenitores, como sucede habitualmente, puedan ir y venir con la mochila.

Rebajas


Rebajas



Rebajas




Rebajas










Rebajas










Mochila ergonómica

Este género de mochilas también es una alteración de la mochila tradicional, en tanto que se transportan con dos asas y en la una parte de la espalda.

La principal característica que hace la diferencia radica en que su diseño está cien por ciento pensado dependiendo de la anatomía de la espalda.

Se amoldan con perfección a las curvas de la columna y hacen que le peso esté adecuadamente distribuido.

El diseño de sus asas también es ergonómico. Acompañan la recomendable unión del peso y dejan regularse hasta cierta altura evitando que el peso se sobrecargue en las dorsales o en las lumbares.

Su diseño también contempla que no provoquen ni rozaduras ni molestias bajo la axila.



Rebajas





Rebajas



Rebajas










Rebajas




Rebajas


Rebajas





Rebajas

Rebajas








Rebajas

Rebajas


Mochila con ruedas o trolley

Las preferidas entre los escolares hasta tal punto que se están convirtiendo en un tradicional de las escuelas primarias.

La ventaja con estas mochilas es que el peso no lo soporta la espalda sino el carro dónde viaja la mochila. Además, fuere como fuere el peso, gracias a las ruedas incorporadas y el asa extensible, el transporte de los útiles implica poquísimo sacrificio.

De todas formas, determinados modelos incluyen también dos asas para transportar la mochila en la espalda. Más que nada por si las moscas algún camino, día de lluvia o escalera entorpece el camino.

La razón por la es muy usada durante la primaria, es pues en esta etapa la cantidad de cuadernos y libros que se emplean diariamente acostumbra a superar el peso recomendado que el pequeño puede llevar en la espalda. Lógicamente ir a clase sin los útiles tampoco es una alternativa.

El otro motivo es que son de gran ayuda cuando los pequeños deben transportar otros elementos, como por ejemplo la lonchera o el termo de bebida, que muchas veces se llevan colgando de un hombro o de la espalda.

Ni dialogar si a esto le sumamos, bolsa de deportes, cartulinas, bolso con materiales artísticos, etc.

Si quieres saber más sobre este género de mochilas puedes consultar «Las mejores mochilas escolares trolley para la vuelta al cole«.









Rebajas

Rebajas




Rebajas




Rebajas



Rebajas



Mochila cruzada o bandolera

Estas mochilas a diferencia de las precedentes habitúan a tener una sola asa la cuál se cruza por delante del pecho para repartir el peso.

No son mochilas de gran capacidad y si precisamos llevar peso, no son muy recomendadas.

Desde entonces no son capaces para los estudiantes de primaria, pero es verdad que para determinados estudiantes de secundaria que llevan pocos útiles, resultan suficientes al paso que cancheras.

Otras mochilas

Más que mochilas, se tratan de bolsos o maletines que hacen las funciones de una mochila.

Por ejemplo, el tradicional bolso o morral, que muchos estudiantes secundarios prefieren utilizar pues evita llevar “algo” en la espalda, y quizás los diferencia de los pequeños que emplean mochila.

La desventaja es que si se cargan mucho puede causar una mala postura y ni dialogar del dolor de hombros y las contracturas que causa.

Muchos otros estudiantes que asisten con la notebook a clase prefieren utilizar un maletín, en tanto que trae un compartimiento singularmente desarrollado para el computador, y otros más para guardar cuadernos, bolis y demás útiles.

Algunos modelos incorporan un asa larga regulable para colgar desde los hombros y dos asas más pequeñas para llevar el bolso en la mano.

Última actualización el 2019-12-04 at 10:20 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados