El material imprescindible para la vuelta al cole

photo  dfba

Los institutos habitúan a pedir, a lo largo del inicio del curso escolar, una serie de materiales que no pueden faltar en los estuches de los pupilos, con la meta de asistirles en el estudio. No se trata tanto de enseñarles hábitos de estudio, como de clasificar y guardar en buen las tareas, o incluso los apuntes, cuando se marchan haciendo mayores.

Es esencial que los pupilos aprendan a conservar adecuadamente el material que utilizarán durante los muchos meses que dura el curso. Por eso, en la próxima recensión se han escogido los mejores artículos escolares, empezando por el imprescindible: la etiquetadora. Con ella podrá marcar la ropa, la mochila y el bolso de deporte para que no se pierdan. También los estuches, donde se guarda el valioso material imprescindible que se ha elegido como el mejor del mercado.

Las mejores etiquetadoras

Los institutos aconsejan que el material escolar de cada pupilo vaya de forma perfecta identificado con su nombre y apellido, para que los profesores controlen que los pequeños tienen todo lo preciso y para localizar al dueño en el caso de pérdida. Los marcadores, tanto para ropa para el resto de material, son un artículo imprescindible que facilita a los progenitores esta labor.

Los especialistas aconsejan dos tipos que se detallan ahora: la etiquetadora manual, tipo sello, y la electrónica.

La mejor etiquetadora manual: Mine Compact

Se trata de un sello que deja, con un solo clic, imprimir las letras de forma directa sobre prendas, libros, mochilas, estuches, etc., ahorrando un valioso tiempo. Contiene un set de letras que se encaja en la base del estampador formando el nombre o la oración deseada. Estas se imprimen con tinta indeleble al presionarlo sobre la superficie a marcar y… ¡Listo! La prenda del estudiante queda adaptada al momento.

Este sello incluye una almohadilla de tinta resistente a los lavados, que dejará que los pequeños mantengan sus cosas marcadas y localizadas durante todo el curso.

Además, esta etiquetadora es útil para toda la familia por el hecho de que es capaz de realizar hasta 1.000 impresiones con el mismo repuesto.

La mejor etiquetadora electrónica: Dymo Letra Tag LT-100H

Dymo es algo como el ‘marcador’ de siempre y en toda circunstancia. Una reconocida marca experta en todo género de rotuladoras.

Para los progenitores que precisan marcar muchos objetos o prendas ‒bien por el hecho de que tienen múltiples hijos o por el hecho de que son unos maniáticos del orden y el almacenamiento‒, ha concebido el modelo Letra Tag LT-100H.

Es una impresora de simple manejo que crea etiquetas al gusto del usuario: blancas o a color, con diferentes formatos de letra, subrayado, negrita, idioma y distintas funciones más.

Los especialistas la han elegido como la mejor por el hecho de que muestra en su pantalla exactamente de qué forma quedará la impresión, y eso nos evita caminar repitiendo una y otra vez la impresión, como seguro que vamos a haber hecho en más de una ocasión.

Y es que ahora, con este modelos, ya no resulta necesario pensar si el resultado en la etiqueta será el aguardado, por el hecho de que lo vemos.

Su gran pantalla LCD tiene capacidad para 13 caracteres que se personalizan desde los botones con los que se elige la función a realizar. Entre lo atributos más resaltables está el de memorizar hasta 9 etiquetas diferentes, con data y hora.

Es un dispositivo electrónico que marcha con 4 pilas AA y además incluye apagado automático tras unos minutos para el ahorro de energía.

Los mejores estuches

Una de las tareas más esenciales que los profesores enseñan a sus pupilos desde 1º de Infantil es a recoger los aparejos de una manera ordenada en su pupitre o en las estanterías destinadas para esto. Por eso en el listado de material escolar habitúan a pedir uno o dos estuches para guardar todo lo relativo a la escritura y a la plástica.

Normalmente piden un modelo fácil donde quepa el lapicero, el bolígrafo, la goma, el sacapuntas y el pegamento; y otro con más de un divido, en el que meter las pinturas, los ‘rotus’, las ceras, etc.

El mejor estuche de una cremallera: Eastpack Benchmark

Rebajas

Este estuche es idóneo para guardar el material de escritura y los instrumentos que no deben mancharse con las pinturas o las ceras. Es un plumier con una cremallera principal central de simple acceso. Además, los estudiantes lo podrán combinar con sus mochilas en tanto que ofrece un extenso abanico de colores para elegir.

El mejor estuche para guardar todo: Totto

Rebajas

La reconocida marca Totto ofrece a los pupilos material escolar con originales diseños y con bonitos colores y estampados. Los especialistas destacan su estuche con dos cremalleras que deja organizar todo de forma ordenada.

Uno de sus puntos fuertes son sus dos cremalleras en forma de espiral que, a diferencia de las del tradicional sistema dentado, pueden arreglarse si se descosen o se bloquean.

Además, están fabricados en tela de poliéster de alta resistencia a los roces y al desgaste.

El menor estuche para los más organizados: Homecube

No se ha querido dejar fuera de esta guía el estuche de Homecube por ser el favorito de los estudiantes metódicos a los que les agrada tenerlo todo súper ordenado y a la vista.

Su cremallera se abre en tres cuartas partes y deja al descubierto el material que lleva dentro, con lo que localizar al final de curso el trozo de goma de borrar que sobrevive desde el primer trimestre es una labor sensiblemente más fácil que en otros modelos.

El cierre tiene dos tiradores en los que poder enganchar un pequeño candado y, de esta forma, poner fin al hurto de lapiceros.

Su interior está forrado de un tejido en color gris simple de adecentar y se divide en múltiples compartimentos: un bolsillo con velcro, otro con cremallera y red, y enganches para bolis, rotuladores o lapiceros.

Los especialistas creen que este sistema de almacenamiento es el más recomendado para los estudiantes de la E.S.O y Bachillerato, pero además para los universitarios.

Los mejores lapiceros

Un buen lapicero es principal para los pequeños que comienzan a escribir en Primaria y para los amantes del dibujo y de la pintura. Los especialistas destacan la marca Staedtler, que ofrece lapiceros de alta calidad y durabilidad a los que no hay que estar sacando la punta de manera continua por el hecho de que se rompe.

El mejor lapicero para escribir: Staedtler 120-2BK6D Noris

Hablar de la marca alemana Staedler es dialogar de la máxima calidad en dibujo y escritura. Y aunque tengamos la impresión de que estamos frente a un producto más costoso que otros con la misma utilidad, la verdad es que su nivel de calidad los hace los hace singulares.

Los lapiceros Staedtler (de siempre y en toda circunstancia) valen lo que cuestan y sobresalen sobre otros modelos por su mina resistente a la ruptura y su doble encolado de unos 2 milímetros de espesor.

Están fabricados con buena madera que no se astilla y un excelente grafito, que es el mineral empleado en la fabricación de los lapiceros.

Los mejores lapiceros de colores: Staedtler Noris Club

En cuanto a lapiceros de colores, Staedtler, oferta este bulto de 24 unidades que además de esto de aportar la frecuente fiabilidad de la marca, se pueden conseguir a un coste bastante admisible.

Además, son lapiceros ecológicos y están realizados con madera procedente de bosques de administración sostenible, como acredita su certificación PEFC.

Con ellos, los pupilos podrán plasmar bellos dibujos de trazo suave y colores intensos. Además, pueden conjuntarse entre sí y ampliar la paleta de colores.

Además, y como es frecuente en todos los lapiceros de este segmento, el cuerpo está lacado en el tono de la mina para permitir una identificación simple y veloz del color que queremos tomar del estuche.

La mina está reforzada con un protector blanco que la resguarda y la hace más resistente a la ruptura, conque resultan idóneos para los ‘chiquis’, que habitúan a apretar de manera fuerte sus lapiceros contra el papel.

Lo único que podría tener de malo lo que determinados llaman el ‘ABS’ de las minas, por aquello de la protección que supone la capa blanca, es que resta un tanto de intensidad al color.

Así que conforme determinados usuarios resulta necesario dar más pasadas para conseguir la misma intensidad que aguardamos de ese color.

Eso sí, la aminoración del número de roturas de la punta, y por ende la mayor duración del lapicero es incomparable con la mayoría de los modelos.

Los mejores sacapuntas

Los estudiantes de todas las edades, como los trabajadores de oficina emplean esta herramienta la mayoría de los días. En el caso de los escolares es esencial apostar por los modelos en los que el modelo se sitúa en una ‘especie’ de estuche que sirve como depósito para las virutas.

Se trata de un artículo más que útil, en tanto que con este modelo de sacapuntas logramos evitar que los pequeños pongan la mesa perdida. Incluso eludimos las virutas del color, que lo acaban manchando todo.

Dependiendo de la vena artística y además imaginativa, cada pupilo precisará el mejor sacapuntas manual o el mejor modelo eléctrico.

El mejor sacapuntas manual: Swordfish

Cualquier lapicero o pintura precisa de un buen sacapuntas que afile la mina sin riesgo de romperse. Este es un modelo sólido idóneo para ser guardado en cualquier género de estuche y para cualquier género de lapicero, en tanto que cuenta con dos agujeros: uno de tamaño estándar de 8 milímetros y otro para los lapiceros gordos de 10,5.

Pero lo que más agrada a los especialistas es su depósito incorporado que recoge las virutas, con lo que no resulta necesario levantarse a la papelera cada vez que le sacan punta al lapicero.

Tiene un diseño ergonómico que facilita el agarre. Y aunque puede parecer algo sin relevancia, para las pequeñas manos de los parvulitos es realmente útil.

El mejor sacapuntas eléctrico: Zenacolor

El sacapuntas manual puede quedarse corto para los pequeños “Picassos” que pasan sus horas fuera del cole dibujando y coloreando.

Por lo tanto, un sacapuntas eléctrico como el modelo de Zenacolor les dejará acumular sensiblemente más viruta en su depósito y llevarlo a todas partes, en tanto que marcha con pilas.

Eso sí, puede ser un tanto trasto para meterlo en la mochila, y tiene el inconveniente de que en el primer contacto de los pequeños con su sacapuntas pueden terminar consumiendo múltiples lapiceros, por aquello de la novedad.

Pero es ideal para ponerlo sobre el escritorio.

Los lapiceros quedarán de forma perfecta afilados gracias a su hélice de acero inoxidable que talla la madera y el grafito en menos de 5 segundos.

Está desarrollado para adultos, pequeños o para artistas noveles y profesionales.

Milan, las gomas que llevan un siglo borrando nuestros fallos

Rebajas

Las mejores gomas de borrar son las que no dejan borrones y sueltan poquísimos restos.

Las más empleadas siguen siendo las habituales, que este año cumplen nada menos que un siglo borrando de nuestra vida los trazos que nos salen mal… sobre el papel, claro.

Nada menos que 25 millones de gomas de borrar venden de año en año de su modelo más tradicional: el 430. La frecuente goma cuadrada que todos en este país vamos a haber empleado de pequeños en el instituto.

Están fabricadas con caucho sintético de alta calidad y perviven inalterables hasta su completo desgaste. En esta guía los especialistas plantean como preferido el bulto de 4 gomas de Milan en tanto que siempre y en toda circunstancia resulta conveniente tener de repuesto o en diferentes lugares.

Tombow… si precisamos borrar además el bolígrafo

Para los cursos escolares más avanzados resulta conveniente agregar al estuche una goma que sea capaz de borrar tinta, como la que ofrece la marca Tombow.

Este género de borradores además está fabricado de caucho, pero natural en lugar de sintético, y además incorporan micropartículas de arena con las que arrastran la tinta del papel.

Con esta goma tanto la tinta de los bolis como la de pinturas o rotuladores desaparecerán en un periquete con unos ligeros pases.

Los mejores bolis

A pesar del apogeo de las nuevas tecnologías que dejan escribir mecánicamente, el arte de la escritura ‘a mano’ todavía no ha fallecido, y tener un buen bolígrafo para trabajar es imprescindible.

Los pupilos, desde 3º de Primaria, ya precisan del empleo del bolígrafo para determinados de sus trabajos escolares, y la marca francesa Bic, desde el instante en que sacó su primer modelo “Bic cristal” es la firma top de estos aparejos.

El bolígrafo Bic cristal nació en Francia en 1950 con el nombre de Bich, que era el apellido de su creador.

Marcel Bich logró una tecnología suiza capaz de recortar y dar forma a piezas de metal de hasta una centésima de milímetro. Y fabricó una ‘bola’ de acero inoxidable de un milímetro por la que hizo fluir una tinta de un grosor tal que ni goteaba ni se obstruía.

Luego logró una extensión tal que hoy casi todo el planeta en algún momento de su vida ha tenido entre sus manos uno.

Bic de cuatro colores

Rebajas

El modelo que recomendamos en esta lista para la vuelta al cole es el bulto de 3 BIC 4 Color Shine. En un solo bolígrafo se consiguen los 4 colores de tinta tradicionales: azul, negro, rojo y verde.

Con el 4 Color Shine los estudiantes organizarán sus apuntes y crearán sus códigos de color, como por ejemplo: azul para el texto, negro para el subrayado, rojo para lo imprescindible y verde para las anotaciones a pie de página.

Está desarrollado con colores metalizados (rosa, azul y plata), que le aportan elegancia y le dan un toque distinguido.

Bolígrafo que se borra

Para los pupilos a los que les cuesta sostener una presentación limpia y sin tachones se ha inventado el modelo FriXion Clicker de Pilot. Es un bolígrafo de tinta líquida y punta redonda que incorpora una goma en la parte inferior para borrar los fallos y evitar borrones que bajen la nota de un trabajo o de un examen.

La opción mejor es el bulto de tres colores: rojo, azul y negro. Aunque el coste es más elevado, el resultado de estos bolis es excelente.

Los mejores rotuladores, Faber-Castell

Rebajas

Prosiguiendo con la lista de material escolar demandada por la mayoría de institutos, lo siguiente a tener en cuenta son los rotuladores. Normalmente piden 12 unidades, pero para quienes les encante pintar y dibujar en casa, además de esto de en el cole, Faber-Castell tiene blísteres de 24, 36 o 50 colores, como además tamaños estándar o jumbo.

Según la opinión de los especialistas, los rotuladores de esta marca son los mejores por el hecho de que no se secan con sencillez, y eso hace que amorticemos su coste gracias a su duración.

Porque es frecuente que los pequeñajos dejen el rotulador sin tapón, y cuando lo vuelven a coger ya no marcha por el hecho de que se ha secado la punta… y está para tirar.

Están especialmente diseñados para pintar o dibujar sobre cualquier superficie, incluidas la madera y el cartón. Los colores proseguirán siendo intensos y refulgentes.

Otra de las grandes ventajas de estos rotuladores Faber-Castell es que la tinta que poseen es lavable, con lo que los progenitores no van a deber preocuparse si sus hijos manchan la ropa.

Y eso es mucha calma conforme quiénes y a qué edades.

Las mejores pinturas para colorear: BIS Kids Plastidecor

Plastidecor es la marca referente en España en lo concerniente a pinturas de cera ultrarresistentes para colorear.

Son idóneas para el cole y para casa por el hecho de que no manchan las manos, el estuche ni la ropa. Son tan cómodas de emplear que los peques van a sacar punta y borrarán los dibujos con sencillez.

Es un modelo que tiene la garantía de pertenecer a la marca Bic, y está extendido por múltiples países, aunque salvo en España se llaman Crayones o Crayolas.

Además no son tóxicas y duran hasta el momento en que desaparecen. Están hechas con cera de parafina mezclada con pigmentos de polvo que son los encargados de darle el color.

Están libres en colores vivos y combinables entre sí, pudiendo elegir la caja de 12, 18, 24 o 36 ceras.

Los mejores subrayadores: Stabilo Boss

Rebajas

El rotulador de Stabilo Boss original marcó el patrón de de qué forma debía ser un subrayador hace ya 40 años.

Así como los bolis Bic son los favoritos de los estudiantes, los Stabilo Boss siguen siendo los fluorescente más vendidos en Europa.

Tienen muchas virtudes, pero una de las más esenciales es su sistema anti secado. Que les deja estar hasta cuatro horas sin tapón y pintar de forma perfecta a continuación.

Los peques lo pasarán pipa pintarrajeando y además, incluso, no va a pasar nada si se lo llevan a la boca por el hecho de que su tinta está formada a base de agua, que lo hace atóxico y seguro.

Pueden comprarse sueltos o en bultos de 4, 6 o bien 8, en colores fuertes o en tonos pasteles superbonitos.

La mejor grapadora para guardar en el estuche: Rapesco X5

Si se pretenden tener todos los apuntes ordenados, sin que ninguna hoja se pierda, incluir una grapadora en el estuche será de gran ayuda.

Alguien puede pensar que prefiere poner imperdibles o clips, por el hecho de que las grapadoras se bloquean, rompen las hojas y enseguida se acaban los repuestos. Qué rollo, ¿verdad?

Lo que pasa es que esas cabecitas pensantes no conocen el modelo de Rapesco X5. Se trata de un aparejo práctico que marcha empleando un 60% menos de sacrificio que otras grapadoras similares, y es capaz de unir 25 folios con una sola grapa y en un toque.

Se carga con grapas desde la parte superior y ofrece tanto un engrapado tradicional como abierto, idóneo para las hojas que se desprenden de los libros.

Está libre en una extensa gama de colores y fabricada con materiales de enorme calidad que cumplen con las reglas más exigentes. Además, gracias a su reducido tamaño cabe en cualquier estuche escolar.

Última actualización el 2019-12-04 at 12:30 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados